El dedito dichoso

Mi hijo se chupa el dedo. 
Durante la eco de las 12 semanas ya le vimos cómo lo hacía, así que en su caso se puede decir: lo ha hecho desde siempre.
Creo que empezó a meterse los deditos en la boca en torno al mes de vida. En poco tiempo, chuparse el pulgar de la mano izquierda se convirtió en una costumbre. En torno al tercer mes de vida, tenía en el dedito la ampolla de la ampolla de la ampolla, todas reventadas, y con una pinta bastante mala: el dedo parecía una chistorra.
Recuerdo que en la revisión de los tres meses se lo comentamos a la pediatra (que en aquella revisión no era la habitual sino una suplente). Nos echó la bronca, haciéndonos incluso un dibujo acerca del desastre de paladar que se le iba a quedar. No la critico, nos dijo lo que nos tenía que decir, pero eso no quita que yo saliera de allí sintiéndome bastante mal. Y es que desde fuera es fácil dar consejos, pero desde dentro, que te digan que sigas probando con el chupete cuando ya has comprado diez marcas y modelos distintos, cuando insistes, insistes e insistes y nada… pues da rabia, porque parece que es que no te lo tomas en serio, que no te importa o que te parecen monos los niños que se chupan el dedo (a mi no me lo parecen o al menos no más que los que chupan el chupete).
No sé por qué motivo, empezó a usar menos el pulgar. Yo lo achaco a los temas de la dentadura. Y es que con dos meses y algo empezó con los dolores de la boca y la pediatra, en aquella revisión de los tres meses, nos confirmó que los dientes estaban cuajando. Creo que aquel achuchón debió pasar y con la bajada del dolor, dejó un poco el vicio (por cierto, no le salió ningún diente hasta los 6 meses).
Así que tuvimos unos meses bastante “relajados”. Se seguía chupando el dedo, pero solamente para dormir. Le daba unas cuantas chupaditas, enseguida se quedaba frito y se le caía. El dedito se le sanó de inmediato, ya no tenía ni ampolla ni nada y yo pensé que habíamos pasado lo peor.
Pero no, con la salida de los primeros dientes fue cogiendo de nuevo el vicio. Y ahora, que llevamos un mes con un achuchón fuerte de los dientes, está todo el día con el dedo en la boca. La costumbre se ha extendido incluso a las comidas, a cuando tiene miedo o desconfía de alguien… Es su consuelo.
A mediodía, si no tiene demasiada hambre o está somnoliento, tengo que luchar para sacarle el dedo de la boca y poder meterle comida. Con una mano le sujeto el brazo (hace una fuerza tremenda) y con el otro le meto la cuchara. En cuanto suelto, otra vez para dentro. Si le sujeto el brazo más de dos cucharadas seguidas, llora desconsoladamente, se pone rojo, se atraganta y es probable que ya no quiera comer más. Así que he llegado a dejarle tranquilamente e ir intercalando cucharada-succión-cucharada-succión… Además de tardar un siglo, y de lo molesto que resulta para el que le alimenta, se pone perdido pero perdido de verdad, porque luego con la mano llena de puré se lo refriega por todos lados. Y no es que no tenga hambre, porque cuando no quiere comer lo deja bien clarito y ya te puedes poner como te pongas (además de que nunca nunca se me ocurriría alimentarle por la fuerza).
He probado muchas cosas. Durante la comida, y ante la negativa de sacarse el dedo, he probado a darle una cuchara para que la coja. Suele funcionar, pero en general lo único que funciona con él es que tenga hambre de verdad, lo cual, en su caso, es bastante poco habitual. Nunca tiene tanta hambre como para prescindir de su dedito.
Cuando está cansado, se frota los ojos, se toca las orejas, como todos los niños, pero también se chupa el dedo. Como tarde mucho en descansar (normalmente porque lucha contra quedarse dormido), puede pasarse un rato bien largo chupa que te chupa.
Ahora, además, está siendo muy complicado distinguir entre lo que es chuparse el dedo como vicio/consuelo y lo que es un dolor de dientes tremendo. Se muerde ambas manos, se mete todos los dedos y se masajea las encías, se muerde el brazo dejándose marcas.
¿Mordedores?. Lo mismo que los chupetes. Pasa de ellos, no le gusta tener en la boca nada que no sea su dedo. Los mira, les da veinte vueltas, los muerde un poco y finalmente los tira.
Miento, sí que le gusta tener cosas en la boca, pero todas las que no debe: mandos a distancia, cualquier papel, revista, libro que pille, los cinturones de su padre, un botón de una camisa que lleve quien esté con él, los zapatos, el borde de la cuna…
Chupetes y modelos he probado muchísimos: Nuk, Chicco, Avent, BebeDue, Suavinex… de látex, de silicona… No es cuestión del modelo de chupete. No ha succionado uno NUNCA. De recién nacido lo empujaba con la lengua y ponía cara de asco. Ahora aprieta la boca, mueve la cabeza, protesta, nos aparta las manos y le falta enseñarnos por dónde metérnoslo. Lo intento casi todos los días de lunes a viernes, a la hora de la siesta. Al final lo coge con las manos, le muerde la anilla, los bordes, se mete la tetina por un ojo, por la nariz, cualquier cosa menos su uso “correcto. Y el chupete siempre acaba en el mismo sitio: en el suelo.
Me recomendaron, cuando era tan pequeñito, ponerle una manopla. Los primeros días la chupaba tanto que en 15 minutos estaba chorreando baba. No pasó ni una semana cuando aprendió a pillar el borde con los labios y a tirar de ella. En 2 minutos ya se estaba chupando el dedo de nuevo.
¿Preocupada?. Relativamente. Es curioso como para mi hijo estoy teniendo la templanza que nunca he tenido para mi. El tema me preocupa en la medida de que es algo malo para él y que puede causarle problemas en un futuro. Ahora, no estoy excesivamente preocupada porque:
– No veo solución alguna y como se suele decir: “de lo que no tiene solución, ¿por qué procuparse?”.
– Tengo la confianza / esperanza de que cuando empiece a andar y a hablar pierda sentido el chuparse el dedo durante el día. Confío en que cuando pueda entender más y expresarse mejor, yo pueda explicarle que es malo, él pueda explicarme por qué lo hace y podamos buscar alguna solución.
– Pienso que aún es pequeño y los datos dicen que pasado el año de vida el hábito suele decaer en muchos niños.
– Según he leído, mientras el hábito se abandone antes de que salga la dentadura definitiva, los daños son menores y pueden incluso resolverse sin intervención médica alguna.
Debo decir que me ha ayudado bastante hablar con una persona (ella sabe quien es, ¡gracias!) cuyo hijo ha estado luchando por abandonar el hábito hasta hace poco, un hábito que ha tenido durante sus primeros años de vida. Su relato sobre la fuerza de voluntad del niño me ha animado mucho y creo que es un buen ejemplo de cómo ocuparse, como madre, de un problema pero sin preocuparse en exceso y sin crearle un trauma al niño.
Me encantaría que compartierais vuestras experiencias conmigo, creo que puede resultar muy útil. ¡Gracias!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

33 comentarios sobre “El dedito dichoso

  • el 25/07/2010 a las 9:28
    Permalink

    Yo estuve hasta los 7 años o más, chupándome el dedo. Así que era algo que tenía que evitar a toda costa que mi hija lo hiciese. Y creo, y digo creo porque el otro día la vi, lo hemos conseguido. Desde el mes y medio intenté que cogiera el chupete cuando empezó a chuparse el dedo. Ella lo escupía, yo se lo metía, ella lo escupía y yo se lo metía. Y así cada tarde de las vacaciones hasta que al final lo cogía. A veces le daba arcadas, pero tenía claro que el dedo no se lo iba a dejar coger. Así que al final, ni dedo ni chupete. Al chupe le ha cogido apego, es decir, que duerme en la guarde con él en la mano o dormía, porque aquí tampoco lo coge ya.

    Así que no puedo ayudarte, porque el otro día le vi dos veces chuparse el dedo gordo, se lo quité, la dije que no y no la he vuelto a ver. Quizá sea también por darla pecho, que el hábito de chupar para consolarse lo obtiene del pecho. No sé, espero que pronto se le pase…

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 10:00
    Permalink

    Gracias, mamacontracorriente. Martín ya tiene muy superado lo del dedo y ahora me pasa que cuando veo un niño chupándose el dedo me entra una ternura… y pienso en mi pequeño que ya no es tan pequeño. Me alegro de que no estés preocupada y estáte segura de que va a tener un punto final. Además, ¿no es mucho más natural chuparse el dedo que no un chupete de goma? Nuestro pediatra, en quien confío al 100%, nos comentó que hasta los 5 años tranquilidad total, porque con los dientes de leche no hay ningún problema.
    Por cierto, ¿no está apegado tu hijo también a una mantita o peluche o algo así que agarra a la vez que el dedo?

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 10:18
    Permalink

    Aunque no lo hace demasiado, el nuestro se mete el dedo (o dedos, depende del día), pero nunca el pulgar y siempre cuando está despierto, para dormir usa el chupe.
    Yo es que desde que nació me preocupó bastante, porque mi hermana se tiro bastante tiempo con el tema de los dedos y al final llevo corrector (y tal como dices, da lo mismo lo que uses, como prefiera el dedo ya le puedes poner lo que quieras delante que pasará de ello)
    ¿Has probado a meterle el mordedor en el frigo? Con el mío no funciona, pero se de gente que tenía que tener media docena de ellos, porque su hijo sólo los quería mientras estuviesen fríos.
    Con el mando de la tele, unos amigos nos dieron uno que no usaban, le he quitado la placa interior (la que lleva el circuito) y el resto lo he metido al lavavajillas y ahora es el que usa)
    He dicho que casi no se mete SUS dedos en la boca, pero eso no excluye al resto de dedos, que en cuanto te descuidas te ha metido un ñasco que no veas, jajaja

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 10:39
    Permalink

    Yo no te puedo ayudar… pero ánimo y no desesperes. Muchos besos y ya nos irás contando.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 10:53
    Permalink

    Alex nunca se ha chupado el dedo, de todas maneras, la comadrona siempre nos dijo que no debíamos preocuparnos si lo hacían, que para los bebes, la succión no es solo consuelo o porque tienen dolor, sino que para ellos es un placer…Además, creo que los daños del paladar no son tanto como se ha dicho siempre, aparte que tampoco puedes evitarlo, porque no vas a poder desenroscarle el dedo al crío!!! Hace algún tiempo vi en la tele un invento que era una especie de pulsera para que el niño no pudiera chuparse el dedo… una cosa que me pareció una salvajada teniendo en cuenta que los bebes buscan consolarse con el dedo y con el chisme ese lo que haces es impedírselo…

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 11:00
    Permalink

    Yo he intentado que no chuparan el dedo, desde pequeñitas si veía que iban con el dedo se lo sacaba y les metía el chupete. Una prima de mi madre tiene el dedo más pequeño de tanto que se lo chupó,jajaja, la verdad es que no sé si es bueno o malo y tampoco sé como puedes solucionarlo.ánimo

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 11:01
    Permalink

    El mío no fue muy aficionado ni al dedo ni al chupete. Por suerte, porque si no a mi suegra le da algo. Y es que mi cuñada estuvo chupándose el dedo hasta que era muy mayor y sí que tuvo problemas. Se le deformó el paladar y toda la zona de debajo de la nariz y, como es bailarina, de mayor le costaba respirar. De hecho, más o menos cuando yo empecé a salir con su hermano, se hizo una operación bastante complicada.
    Pero no quiero asustarte con esto porque no siempre es igual, afortundamante. En el lado contrario, tengo a uno de mis primos al que siempre he visto chupándose el dedo, por lo menos hasta los 7 u 8 años y jamás ha tenido ningún problema. Así que, supongo que depende de la estructura del paladar del niño o qué sé yo, Me acuerdo que a mi primo le untaban el dedo con algún mejunje que compraban en las farmacias y que le daba mal sabor. Pero mucho resultado no debía dar porque seguía chupándoselo.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 11:42
    Permalink

    Julito como el tuyo nunca ha querido chupete. Como tu, con la salida de los dientes probe cientos de modelos, para q le aliviase un poco. Consegui q uno de nuk q es redondo lo tuviera mas tiempo en la boca y algo le hacia, pero duro poco, julito no ha sido niño de chupete.
    Existen unas especies de palo alargado con la punta redondeada de gomaespuma de la marca nuk, q les ayuda con los dientes.
    NO es la panacea pero algo le hizo a julito.
    Por otro lado mi hermano se chupo el dedo hasta edades inospechadas, no recuerdo cuantos años tendria, pero como 7 u 8, aun le recuerdo con su dedo en la boca. NO recuerdo bien, pero creo q le fastidio un poco la dentadura. De lo q si me acuerdo es q lo dejo de la noche, de repente, de un dia para otro.
    Si quieres le pregunto mas a mi madre q se acordara mas q yo.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 11:46
    Permalink

    Tanto mi hermana como yo nos hemos chupado el dedo, y no solo uno, sino dos a la vez, y no ha pasado nada. Así que no estés preocupada, es normal que los niños lo hagan y los dientes no salen mal, al menos a nosotras nos han salido bien y yo tengo recuerdos de chuparme mis dos dedos (índice y corazón), así que debía ser mayor cuando dejé de hacerlo porque aún recuerdo el gustito con el que lo hacía, jejeje.

    En serio, a veces hay que dejar un poco que los niños sean niños y no preocuparnos por todo lo que hacen, los pediatras a veces nos meten el miedo en el cuerpo, pero una madre es la que mejor conoce a su hijo, y si a ti no te parece mal y estás tranquila con el tema, por algo será :-D. BSS!

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 13:25
    Permalink

    Mi hermana no se chupó el dedo nunca y tenía el paladar faltal. Y luego hay crios que se han chupado el dedo y tienen la boca perfecta. Así que yo creo que la boca se deforma si se tiene que deformar y punto, se chupen el dedo o no se lo chupen.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 13:48
    Permalink

    Suu, tuviste algún tipo de problema por haberte chupado el dedo tantos años?. Yo lo he intentado mucho con mi hijo, pero es imposible, no quiere y punto. Cuanto más insisto más se enfada y al final tiene un berrinche grande. Es ir en contra de su naturaleza.

    Naia, gracias a ti!!. No estoy preocupada, es decir, estoy pendiente del tema, procuro seguir ofreciéndole el chupete y evitar en la medida de lo posible que lo haga, pero no me obsesiona ni tampoco quiero crear un problema donde creo que ahora mismo no hay. Yo también creo que es mucho más natural chuparse el dedo, de hecho creo que mi hijo siempre ha visto los chupetes y mordedores como algo extraño y por eso no le hacen gracia. De tu pediatra también me fío, que ya has contado varias cosas de él y parece muy cabal.

    Y, no, no tiene apego a ninguna otra cosa, no, sólo a su dedito.

    Papalobo, sí que he probado lo del mordedor en el frigo por vamos, es que no le motiva nada, enseguida lo tira y a por otra cosa. Los mandos le encantan, yo también había pensado en coger uno viejo y dárselo ya para él pa' siempre! El otro día le compramos uno, que no le disgusta, pero, claro, no es igual que los de verdad!.

    Leia Organa, ¡gracias!.

    LadyA, yo creo que es muy natural, sobre todo en bebés. Muchos abandonan el hábito de forma espontánea conforme van creciendo, eso es lo que espero que pase con mi hijo. No había oído lo de la pulsera… pero, mira, a mi hijo como le saques el dedo a la fuerza, a parte de hacer una fuerza tremenda para que no se lo saques, no te imaginas cómo llora y cómo se cabrea. Es ir en contra de su naturaleza y privarle de su único consuelo!.

    Cartafol, gracias, seguiré intentándolo!.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 13:49
    Permalink

    Laky, yo también creo que depende del paladar con el que haya nacido el niño, con el tipo de succión que haga, la intensidad, la frecuencia, etc etc. Espero que no le pasa nada, pobrecito!.

    Mamadejulio, no conozco eso que me comentas de NUK, luego busco a ver qué es. A mi lo de la dentadura me preocupa, ¡cómo no!, pero considerando que su padre y yo no tenemos los dientes demasiado bien puestos, lo de ponerle aparato algún día lo doy casi por sentado, ojalá no, pero lo tengo bastante asumido. ¡Ya veremos!. Si le preguntas más a tu madre, fenomenal, muchas gracias.

    Deliciaskawaii, yo creo que es normal y probablemente las deformaciones varíen según sea el niño, según sea la succión… esperemos que no le pasa nada y esperemos que abandone pronto el hábito!. Yo también creo que es algo natural pero, efectivamente, puede traer problemas así que, como digo, hay que ocuparse sin preocuparse.

    Nat, es que nunca se sabe!. Yo preferiría que no se chupara el dedo para evitar el riesgo pero, de momento, es inevitable.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 17:03
    Permalink

    Poco puedo ayudarte yo Mamá cc. Mi peque no se chupó nunca los dedos, utilizó chupete hasta los dos años y pico. Los últimos meses era un vicio al tete de impresión. Pero a pesar de eso, un día lo cambió por unos coches y hasta hoy. NO fue traumático.

    Sí he conocido casos de niños con el paladar regulín por culpa del dedo, y como bien dices otros no, dependerá de la succión, de la colocación del dedo.

    Pero la succión es un relajante para ellos, de eso no cabe duda. Más si ahora el pobre está con el tema de los dientes. Sería inhumano prohibirle ese consuelo.

    El tiempo dirá. Y cuando vaya siendo más mayor es más fácil ensayas otros métodos, a día de hoy lo veo complicado.

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 21:18
    Permalink

    Mejor el dedo que el chupete, no veas mi sobrina ahora que si ve uno que se ha quedado escondido lo coge y rechupetea, me refiero a mi sobrina de 3 años y medio…

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 21:21
    Permalink

    Pues yo no he tenido más ue el paladar un poco hundido, pero nada del otro mundo. Quizá los dientes de abajo un pelín más adelantados. Es decir, yo me meto el dedo gordo en la boca y tengo la forma perfecta. Pero nada más. No utilizado correctores ni nada. Los dedos los tengo perfectamente.

    Mis padres lo intentaron todo, me echaban de todo en los dedos gordos, yo lo chupaba hasta que se iba el sabor y luego vuelta a chupar. Así que eso va en la maduración del niño y de cuando lo quiere dejar. Mis padres no consiguieron que yo lo dejara, fui yo la que decidió dejarse de chupar el dedo.

    Espero que tu hijo pueda dejarlo antes que yo 🙂

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 23:36
    Permalink

    Al final lo va a dejar cuando le llegue el momento, como el chupe, el tema de quitar el pañal y todo eso…Como siempre, la maduración.

    EL único problema es el tema del paladar y los dientes, pero como todavía no tiene y queda tiempo para que se sufra una deformación preocupante, lo mejor es no darle más importancia de la que tiene.

    Intentar quitarle el hábito si quieres, pero sin agobios y sin prisas. Que cada cosa lleva su tiempo.

    Un beso y no te preocupes

    Respuesta
  • el 25/07/2010 a las 23:46
    Permalink

    Belén, sí, el tiempo dirá, y esperemos que sea para bien!.

    Ricinhos, no sé, puestos a succionar algo, creo que es mejor el chupete. Puede que luego sea complicado quitar ese hábito, pero lo es más el del dedo que siempre lo lleva puesto.

    Suu, entiendo a tus padres porque yo creo que cuando un niño quiere chuparse el dedo, lo mismo da que trates de impedírselo. Así que sólo espero que mi niño poco a poco vaya dejándolo.

    Cactus girl, yo también creo que es un problema de maduración y, por tanto, todo vendrá cuando tenga que venir. Pienso que a día de hoy es su mayor consuelo y quitárselo a la fuerza sería incluso cruel, lo iba a pasar muy muy mal.

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 1:37
    Permalink

    Hola mama (contra) corriente, este es mi primer comentario! pero te leo desde el anonimo desde hace mucho tiempo (hay que acosador sono eso, sorry) me gusta mucho tu blog y la forma en la que escribes *-*

    Yo soy muy joven y no tengo hijos aun, nunca me dio por chuparme el dedo pero si le agarre mucho el gusto al chupete mas o menos hasta los tres años que mi madre tuvo que botarmelo porque sino hay seguiria.

    Por cierto acabo de abrir un blog http://sharly1508.blogspot.com/ y para mi seria un honor que te tomaras un tiempito para leerlo y darme tu opinion. Muchas gracias!

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 8:25
    Permalink

    Sharly, gracias por animarte a dejar tu comentario, cuando tenga un ratito me pasará por tu blog, un abrazo.

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 10:29
    Permalink

    La pequeña mia tambien se los chupa desde antes de nacer, porque se la ve perfectamente en la eco.
    Pero se chupa dos el índice y corazon,segun salió del paritorio ya estaba …
    Eso de que se quita el habito a algunos ,alrededor del año ,no se que decirte porque la mia a cumplido tres y no hay manera de quitarselos.
    Le he dado hasta ese liquido para no morderte las uñas y al principio dice:¡que agco!pero luego parece que le saca jugo.

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 10:31
    Permalink

    Pues espero que se le vaya quitando el vicio Kithy!. Cómo son!!.

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 12:25
    Permalink

    Hola MamaCC:
    Lo que dices de que le metias el chupe y lo escupia se llama reflejo de extrusion. Todos los bebes vienen preparados de nacimiento para que no se les metan objetos extraños en la boca, automaticamente lo escupen sin querer, es un reflejo, asi evitan los atragantamientos.
    Unicamente no provoca ese reflejo la carne y la piel humanas, por eso los bebes toman teta sin problema y cuesta tanto hacer que se enganchen a un chupe, y por eso, algunos se chupan el pulgar. Si tu hijo tomara teta, en vez del pulgar usaria la teta para calmarse y dormir, solo chupando sin sacar nada.
    Es completamente normal y sanisimo, no pasa nada.
    Si en vez de el dedo prefieres que chupe el chupete, pues bien, pero la causa y el motivo por el que lo hace es el mismo y el mecanismo para superarlo tambien, el bebe se debe sentir lo suficientemente seguro para dejar de hacerlo, en el caso de un chupe se puede hacer a lo burro, escondiendolo o tirandolo, con el dedo no se puede y con la teta tampoco.
    Prueba a achucharlo mas cuando este con el dedo, a ver si la sensacion de consuelo la elimina del dedo y la trasfiere a ti (no es un metodo probado ni nada, pero mal no le va a hacer)
    Mi hermano estuvo enganchado a los chupes hasta los 4 o 5 años (tenia dos) y mi cuñada al dedo hasta los 4… no pasa nada, los bebes acaban madurando y dejan de necesitar el consuelo, burlarse de el o hacerle notar que depende del chupe, dedo o lo que sea, normalmente no solo no funciona, sino que lo vuelve mas inseguro y por tanto dependiente de el.
    Un beso.

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 12:29
    Permalink

    Reyes, muchas gracias por extenderte tanto! Lo del reflejo de extrusión ya lo sabía, está claro que es por eso. De hecho, el tiempo que duró la lactancia él mamar no mamaba apenas nada, pero en la teta siempre se quedaba más tranquilo. En aquella época yo decía eso de "soy un chupete humano" y es cierto, mi hijo no utilizaba mi teta como comer y sí para calmarse.

    Sobre achucharle cuando se chupa el dedo, ya me gustaría. Pero es que no le gusta nada que le achuches, no se deja!. Es algo que ya había pensado pero, nada, no hay forma! jaja

    Yo también creo que es algo natural, sólo espero que no le cause gran problema en un futuro. Gracias de nuevo.

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 13:28
    Permalink

    Mas que darme las gracias tu, debo disculparme yo, es que soy de muchas palabras y me cuesta resumir… perdona siempre la extension de mis comentarios, eres un sol. Un beso

    Respuesta
  • el 26/07/2010 a las 14:39
    Permalink

    Que no, Reyes, que gracias a ti por darme tanta información y tan útil! jajaja. Besos.

    Respuesta
  • el 27/07/2010 a las 0:20
    Permalink

    Ale, sí que da el tema para rato… Mi niño, que tiene ya tres años, se sigue chupando el dedo. Me preocupa un poco, pero creo que todavía no es el momento para forzarlo. En las ecografías ya salía chupándose el dedo y, aunque a veces cogía el chupete, para dormir el prefería su dedo. Ha habido varias etapas de más adicción, pero ahora sólo lo utiliza para dormir. No sé cuando lo dejará… En cambio mi niña, no se ha chupado el dedo nunca, y tampoco utiliza chupete. Ya tiene 17 meses y nunca ha necesitado ese consuelo. Cada niño es un mundo.

    Respuesta
  • el 27/07/2010 a las 9:22
    Permalink

    Isitabcn, si sólo se lo chupara para dormir yo estaría bastante tranquila, si ahora estoy algo más preocupada es porque está otra vez en una fase de tener el dedo en la boca todo el rato.

    Respuesta
  • el 27/07/2010 a las 11:28
    Permalink

    ¡Hola! Mi segunda hija también se chupaba el dedo desde siempre. De recién nacida, intenté por todos los medios que cogiera un chupete en vez del dedo, pero no había manera… Con algo más de un año, y, coincidiendo con que varios dientes le debían de estar saliendo a la vez, tenía el dedo gordo hecho una auténtica pena de tanto chupárselo, con la piel erosionada y agrietada. Lo que hicimos fue envolverle el dedo en esparadrapo, uno que pegase mucho, para que no pudiese arrancárselo. Cada vez que iba a chupárselo, lloraba y se desesperaba porque así no le gustaba, y le ofrecíamos el chupete. Al principio no lo quería, pero enseguida lo empezó a coger.
    Después de acostumbrarse al chupete, le mantuvimos el dedo con el esparadrapo una buena temporada, por si acaso, hasta que finalmente le pudimos quitar el esparadrapo.
    La verdad es que empezamos a hacerlo un poco a la desesperada, y los primeros sorprendidos de que el método funcionase fuimos nosotros mismos. Pero, así ha sido como mi hija ha empezado a usar chupete ¡con casi un año! Yo estoy contenta, porque de verdad que tenía el dedo en carne viva. Ahora ya tiene dos años, y ni me planteo quitarle el chupete no sea que vuelva a chuparse el dedo!
    P.D.: Mi madre dice que yo también me chupaba el dedo, así que de casta le viene al galgo… A mí me lo lograron quitar más mayorcita, con el líquido ese que venden en la farmacia.

    Respuesta
  • el 27/07/2010 a las 12:16
    Permalink

    Superamatxu, jo, qué complicado es esto! Yo de momento no quiero recurrir al esparadrapo, lo había pensado, pero ahora mismo no tiene mal el dedo. Hoy he comprado un chupete "todogoma", vamos a ver si ese le hace más gracia!.

    Respuesta
  • el 27/07/2010 a las 15:06
    Permalink

    He llegado tarde, me gustaría aportar que no he intervenido en lo de chuparse el dedo confiada en que llegara el momento de razonar con mi hijo pequeño de dos años y medio que no ha parado de chuparse el dedo desde que nació. Ha tenido temporadas de enrojecimientos y pequeñas infecciones. Confiada de que hablando se entiende la gente, cuando le saco el tema y le digo que tiene que chuparse sólo un poco y para dormir me dice que está buenísimo que si quiero. Recurro a decirle que su dedo "se le va a gastar" me dice que no pasa nada que si se le gasta ese, tiene otro y me lo enseña y tan contento.

    Respuesta
  • el 27/07/2010 a las 15:13
    Permalink

    Madre, desde luego, mira qué sacan argumentos!. Ahora es pequeñito, si sigue con el vicio se me ocurren otras cosas que puedes hacer, como enseñarle fotos de dientes torcidos para que vea lo que puede pasar. En fin, espero que se le quite la costumbre!

    Respuesta
  • el 28/07/2010 a las 9:54
    Permalink

    No veo muy acertado tu consejo porque tener los dientes torcidos no es algo negativo para un niño de dos años que no tiene nociones estéticas todavía y no funcionaría el conductismo en este caso.

    Respuesta
  • el 28/07/2010 a las 9:59
    Permalink

    Madre, seguro que a ti se te ocurrirá mejor que a mi qué cosas puedes decirle para intentar que deje el vicio, yo conozco una madre que enseñó a su hijo fotos que sacó de internet de problemas relaciones con chuparse el dedo, aunque el niño era algo mayor, eso es cierto, y al niño sí que le impresionaban las fotos y no quería por nada del mundo acabar con la boca así.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com