El destete, por Pilar Martínez de Maternidad Continuum

Llevaba tiempo queriendo invitar al blog a Pilar Martínez, autora del blog Maternidad Continuum. Creo que tiene mucho que aportar en la blogosfera y que tiene un perfil más que interesante: farmacéutica, asesora de lactancia, autora del libro “Los 5 Pasos para Tener Éxito en tu Lactancia Materna” y madre de dos hijas.

El mes pasado ofreció una videoconferencia sobre Destete Respetuoso junto con Vivian Watson y ya está disponible la grabación para los que estéis interesados. Precisamente sobre esa temática es el artículo que nos trae hoy: los motivos del destete. Espero que lo encontréis interesante.

Motivos para destetar

La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Española de Pediatría recomiendan dar el pecho en exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé y al menos hasta los dos años combinado con otros alimentos. Y una vez finalizados estos dos años, recomienda dar el pecho hasta que la mamá y el niño lo deseen.

El deseo de destetar puede venir de la mano de la madre o del niño. Cuando es el niño quien decide destetarse, entonces hablamos de destete natural y en el caso de que la madre sea la que quiere dar ese paso hablaremos de destete dirigido.

Muchas personas desconocen estas recomendaciones oficiales y presionan a las mamás para que dejen el pecho por muchos motivos: el bebé ya es muy mayor, tu leche ya no le alimenta, la leche a partir de los seis meses es agua…

En realidad se trata de mitos infundados que no tienen ninguna lógica, pero que pueden hacer dudar a las madres. De hecho, uno de los mayores retos a los que se enfrenta una mujer que amamanta a un niño mayorcito (que ya camina y habla) es superar la presión del entorno que a veces puede llegar a ser abrumadora.

Desgraciadamente, los biberones estaban de moda cuando yo nací y en mi generación nos criaron fundamentalmente con leche de fórmula porque en aquel entonces, el gusto por lo nuevo y por lo “moderno” llevó a muchas personas a pensar que esta leche era mejor que la leche materna.

Esto significa, que es muy posible que esa señora que no conoces de nada y te dice que tu hijo es muy mayor para mamar, nunca ha amamantando a ningún niño y tampoco se ha leído las recomendaciones la OMS, por lo que su opinión no debería ser tenida en cuenta.

Todos los niños se acaban destetando algún día. Unos lo hacen antes y otros después. El  pediatra Carlos González, comenta en su libro “Un regalo para toda la vida” que aunque una madre le dijese que quería ganar el Premio Guiness e intentara dar el pecho durante quince años, no lo conseguiría porque su hijo se destetaría mucho antes 🙂

Sin embargo, si una madre quiere destetar a su hijo después de haberse informado y toma su propia decisión como adulta que es, debe ser respetada y apoyada.

¿Qué motivos con los más comunes por los que las mamás que quieren destetar?

La incorporación al trabajo tras la baja maternal

En España, la baja por maternidad tiene una duración de 16 semanas (un poco menos de 4 meses) por lo que muchas mamás que no pueden alargar este periodo deben volver al trabajo cuando su bebé aún debería ser amamantado en exclusiva.

Suele tratarse de un destete parcial durante las horas en las que el bebé y la mamá están separados.

Un nuevo embarazo

Hay una creencia errónea que dice que las mamás embarazadas no deberían amamantar para evitar riesgos de abortos o de otras complicaciones en el embarazo. Lo preocupante es que esta forma de pensar está bastante extendida, incluso entre la comunidad médica.

En realidad esta afirmación no tiene ninguna base científica, de hecho hay estudios que demuestran que no hay diferencia en el peso al nacer de bebés cuyas madres dieron el pecho durante su embarazo, comparados con bebés a los que sus madres no dieron el pecho en el embarazo (Merchant 1990).

Asimismo, tampoco existe riesgo de aborto espontáneo debido a las contracciones uterinas que se pueden producir mientras el niño mama, ya que se comprobó que la duración media de los embarazos era la misma en mujeres que daban el pecho y en mujeres que no amamantaban en su embarazo.

Sin embargo, muchos niños se destetan solos si su mamá se queda embarazada porque la leche cambia de sabor y se vuelve más salada y disminuye la producción de leche debido a las hormonas del embarazo.

La introducción de la alimentación complementaria

Muchas personas creen que cuando los bebés empiezan con la alimentación complementaria, ya no es necesario el pecho y esto no es cierto porque durante el primer año de vida del bebé, la leche debe ser su alimento principal. No olvidemos que la alimentación complementaria se llama complementaria porque complementa a la leche.

La leche materna va cambiando su composición en función de la edad del bebé, por lo que no es igual la leche que pueda tomar un bebé de 4 meses que uno de 10. Siempre se adapta a las necesidades del niño por lo que siempre será nutritiva para él y le ayudará a conseguir un óptimo desarrollo.

Si le quitamos el pecho por este motivo, tendremos que darle otra leche, que nunca podrá ser tan óptima como la nuestra.

La presión del entorno

En nuestra sociedad no estamos muy acostumbrados a ver a las mamás dando el pecho a sus hijos y mucho menos si ya son tan  mayorcitos como para tomar teta de pie.

Es mucho más habitual ver a un bebé tomando un biberón en la calle o en un parque que tomando pecho.

Muchas personas creen que los niños que ya caminan no deberían ser amamantados e incluso les humillan diciendo que tomar teta es de bebés.

De hecho, hay muchos niños de 3 ó 4 años que toman pecho “en secreto” y no se lo cuentan a nadie.

Algunas mamás no soportan esta presión o no quieren soportarla y deciden destetar a sus hijos.

No sentirse apoyada por el papá

Cuando el papá apoya a la mamá en su lactancia todo es muy sencillo porque actúa como parapeto de muchas críticas y opiniones ajenas.

Pero cuando el papá escucha a las personas que critican la lactancia y les da crédito, continuar con esa lactancia es muy, muy complicado, porque la mamá tendrá “el enemigo en casa” como se dice coloquialmente y es posible que se canse de luchar.

El cansancio, la necesidad de recuperar su propio cuerpo

A veces la mamá necesita sentir que su cuerpo es suyo y está cansada de amamantar a su hijo.

A veces necesita desvincularse un poco para terminar su puerperio o necesita dejar el pecho para poder empezar a tener otro tipo de relación con su hijo. Igual de cercana y cariñosa, pero diferente.

La agitación del amamantamiento

Algunas mamás que amamantan en tándem (a dos hijos de distintas edades) sienten lo que se llama la agitación del amamantamiento que les hace sentirse incómodas cuando dan el pecho a su hijo mayor.

También hay mamás que no dan el pecho en tándem que han descrito sufrir esta agitación.

Esta incomodidad es una sensación intensa, muy visceral y muy primaria que hace que la mamá rechace amamantar a su hijo mayor.

Se cree que es algo relacionado con nuestro instinto mamífero y que no se puede evitar.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

44 comentarios sobre “El destete, por Pilar Martínez de Maternidad Continuum

  • el 20/10/2012 a las 16:38
    Permalink

    Mi experiencia de destete está relacionada con el embarazo. Cuando me quedé embarazada de mi segunda hija, la primera tenía 6 meses y yo no quería destetarla, así qur tras consultar a mi médico de cabecera, dos ginecólogos y una asesora de lactancia y que todos me dieran el visto bueno, seguí con mi lactancia y la firme intención de amamantar en tándem.

    Sin embargo, cuando estaba de 6 meses, tanto la niña como yo estábamos incómodas. Decisí tomar la medida de “no ofrezco, no niego” y, sobre un mes después, ya no pedía nunca. Para mí fue duro, porque quería dar lo mejor a mi hija mayor, pero la vida tiene estas cosas.

    Me hubiera gustado relactarla, pero ya no sabe qué hace con el pezón cuando me lo pide.

    Al menos, tengo la tranquilidad de haber vivido todo como un proceso natural, sin forzar las cosas.

    Respuesta
    • el 21/10/2012 a las 12:13
      Permalink

      Claro, eso es muy importante, no forzar las cosas, que vengan solas. Besos.

      Respuesta
  • el 20/10/2012 a las 22:45
    Permalink

    No sentirse apoyada por el padre… Ese es mi caso. Tanto con una como con otra, he tenido que escuchar que ya eran mayorcitas para seguir con la teta. La primera se destetó a los 9 meses, naturalmente. La segunda, que acaba de cumplir 15 meses sigue, pero ya son muchas las personas que “hablan”… Pero ambas estamos felices de mantener ese vínculo.

    Respuesta
    • el 21/10/2012 a las 7:09
      Permalink

      La mía tiene casi 7 meses, seguimos con Lactancia materna a demanda y poco a poco con la alimentación complementaria. Queremos llegar al año, pero ya mi marido está lanzando críticas para que en cuanto cumpla un año de edad, la destete. Yo no quiero hacerlo, y prefiero que sea la propia naturaleza o mi propia niña la que decidan cuando destetarse, pero me tendré que incorporar al trabajo y junto con las críticas de todo el entorno, se que se va a hacer complicado… en fin, mientras tanto, seguiremos disfrutando mi niña y yo, de algo tan positivo como la lactancia.

      Respuesta
      • el 21/10/2012 a las 12:11
        Permalink

        Qué complicado, Chari, hacer las cosas sin apoyo. Espero que podáis continuar todo el tiempo que querais, sin interferencias externas!. Besos.

        Respuesta
      • el 25/01/2015 a las 18:58
        Permalink

        Escribí este comentario hace ya algún tiempo, hoy aún sigo con lactancia, a pesar de la presión de mi marido, del entorno y del cansancio de algunos días.
        Mi hija y yo queremos seguir, pero yo empiezo a tener dudas, hay días en que le quiero destetar y luego me arrepiento… por tanto, aún no ha llegado el momento.
        Tiene 33 meses 🙂

        Respuesta
        • el 25/01/2015 a las 21:38
          Permalink

          Hola Chari, lo que te sucede es que ya el proceso de destete se esta llevando a cabo, es simple, poco a poco dejas sentir ganas de amantar a tu hija. Es un proceso normal. Yo a mi ultima bebe la destete a los 2 años 8 meses porque me empezó a agrietar el pezón y me dolía mucho, eso sucedió precisamente cuando el color de mis pezones volvió a ser rosado y casi no me bajaba leche. Mi cuerpo me informo que ya era momento de destetar. La niña me buscaba pero rápidamente entendió que me hacia daño y dejo de pedir. Fue un proceso natural que empezó como en tu caso con deseos de destetar y arrepentimiento. Escucha tu cuerpo, sigue tus instintos y no cedas a presiones externas.

          Respuesta
          • el 04/02/2015 a las 14:43
            Permalink

            Creo que Maritza te ha dado un buen consejo Chari, un abrazo.

        • el 04/02/2015 a las 14:44
          Permalink

          Exacto, cuando llegue el momento, lo sabrás y se producirá de manera natural. Mi hijo también tiene 33 meses, casi 34, y creo que es normal que haya días que estés más motiva que otros, a mi también me pasa.

          Respuesta
    • el 21/10/2012 a las 12:12
      Permalink

      Qué duro! La verdad es que nunca me he planteado si en nuestro caso a mi marido llegaría un punto en el que le parecería que el niño es “demasiado mayor”, pero sería muy complicado, desde luego. Un beso.

      Respuesta
    • el 22/10/2012 a las 19:19
      Permalink

      Hola Marta
      No te sientas presionada ni por el papa ni por la gente que te rodea. Sois unas privilegiadas y lo que tenéis que hacer es disfrutarlo al máximo.

      Respuesta
      • el 23/10/2012 a las 14:50
        Permalink

        Es un gran consejo pero es tan difícil conservar siempre la fortaleza para no dejarse presionar…

        Respuesta
  • el 20/10/2012 a las 23:22
    Permalink

    Destete a mi hijo a los 21 meses y en el cuarto mes de embarazo de mi hija, y ahora que leo este articulo reconozco esa sensación de rechazo que describe, puesto que la decisión fue mía, por mi hijo hubiera seguido, y aunque estoy contenta de a pesar de la presión social haberle amamantado todo ese tiempo, si no me hubiera quedado embarazada hubiera seguido. Ahora es el turno de mi hija y es una experiencia maravillosa.

    Respuesta
    • el 21/10/2012 a las 12:12
      Permalink

      Bueno, las cosas nos vienen como nos vienen. Me alegro que ahora lo estés disfrutando con tu hija. Besos.

      Respuesta
  • el 21/10/2012 a las 5:21
    Permalink

    Muy interesante pilar! Nosotras continuamos , ya vamos por 27 meses de feliz lactancia, gracias a Dios tenemos el apoyo de papi, coincido que seria muy difícil sin eso…

    Respuesta
    • el 21/10/2012 a las 12:11
      Permalink

      Sería muy difícil, sí!

      Respuesta
  • el 22/10/2012 a las 1:55
    Permalink

    Gracias:
    Me impulsa a seguir dando la TETI como cariñosamente le llama mi hijita. Ella tiene 2 años 4 meses, aunque toma ya menos , mucho menos que cuando era pequeñita, lo sigue disfrutando y yo también.
    Tengo el apoyo de su papá y también de mi mamá…felizmente no lo comentamos mucho…y así evitamos comentarios innecesarios…la lactancia es divina….
    A las madres que luchan con el entorno…les sugiero que les muestren lo que dice la OMS y los artículos que hay sobre lactancia extendida.
    bendiciones infinitas

    Respuesta
    • el 23/10/2012 a las 14:52
      Permalink

      Enhorabuena por esa lactancia, Milagros. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 22/10/2012 a las 8:33
    Permalink

    Si el apoyo es importantísimo por que la presión es mucha, yo no se en que les afecta que uno amamante a su bebe, y la información esta muy mal, yo llegue a pensar que mi leche le hacia daño a mi bebe!!! Pueden creerlo??? E visitado varios médicos y me han dihxo que mi leche ya es Vieja , que máximo a los 9 meses les sirve a mi bebe etc etc … Que le de formula , ahora tendré que empezar a mentir respecto a que sigo lactando a mi bebe de 6 meses

    Respuesta
    • el 23/10/2012 a las 14:52
      Permalink

      Pues por desgracia a veces hay que mentir incluso a los profesionales de la salud, ya ves como está el panorama!

      Respuesta
  • el 22/10/2012 a las 11:44
    Permalink

    Me ha parecido muy interesante esta entrada, yo he dado el dado el pecho a mis hijas durante todo el tiempo que he podido. Es cierto que a la mayor se lo fui retirando poco a poco durante el embarazo de la segunda porque me daba miedo que le cogiera celos a la hermana al verla mamando, aunque afortunadamente no fue así. De hecho, cuando ya nació la pequeña (la mayor acababa de cumplir 3 años) todavía “probó” algunas veces.
    A la pequeña la acabo de destetar como quien dice este verano, con los tres años bien cumplidos. Es cierto que a pesar de ser una de las cosas que más he disfrutado de mis hijas, ya tenía un cierto cansancio y por eso, poco a poco, le he ido ofreciendo menos y ella pidiendo … ella pedía igual, no voy a mentir.

    En cualquier caso, ha sido decisión mía después de 6 años de lactancia, cuando me ha parecido oportuno, pero me he encontrado con mucha (MUCHA) gente que me miraba con asombro o incluso decían lo malo que era esto para mis niñas. Y eso que podía respaldar mis argumentos con información perfectamente contrastada, pero al final en ocasiones he tenido que hacer oídos sordos y disfrutar de mis niñas, con el valioso, valiosisimo apoyo de mi marido.

    Muchas gracias!

    Respuesta
    • el 23/10/2012 a las 14:52
      Permalink

      Gracias por compartir tu experiencia, me parecen admirables tus seis años de lactancia. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 22/10/2012 a las 15:24
    Permalink

    Que artículo más interesante! Estoy aprendiendo mucho con tu blog sobre la LM! Aunque ya un poco tarde…..pero bueno para cuando tenga un segundo. En mi entorno la mayor parte de las madres que conozco destetan por la reincorporación al trabajo. Las largas jornadas hacen muy complicado seguir con la LM. La baja maternal debería ser mínimo de 6 meses!

    Respuesta
    • el 23/10/2012 a las 14:51
      Permalink

      Me alegra que te interese, nunca es tarde, yo fracasé con el primero pero con el segundo lo estoy disfrutando muchísimo!.

      Respuesta
  • el 25/10/2012 a las 13:07
    Permalink

    Hola! Os cuento mi experiencia… LLevo 4 años y medio de felicisima lactancia y casi 2 de tándem. Pero reconozco que prácticamente desde la mitad del embarazo de mi segunda hija sufro de agitamiento durante el amamantamiento de mi hija mayor. Desde hace mas o menos un año solo hace una o dos tomas al día, pero vamos, aguanto poquito, me pongo nerviosa, alterada y la tengo que pedir que por favor se quite. La pobre no lo entiende aunque intento explicarle las cosas como puedo, y me hace sentir bastante incomoda pero me da tanta pena destetarla, no quiero que lo pase mal y vea que su hermana (que ya tiene 2 años y no es un bebe) sigue tomando su tetita y ella no, que de momento prefiero seguir aguantando por ella.
    Besos y gracias por el blog

    Respuesta
  • el 25/10/2012 a las 14:17
    Permalink

    Gracias por el artículo,muy interesante y expuesto de una manera muy clara.

    Puntualizaría si acaso que lo de la “agitación de amamantamiento” no es más que un eufemismo para nombrar el rechazo que se puede sentir ante la lactancia.Lo que no significa que esté en contra de este rechazo sino que tenemos que tomar conciencia de que puede existir.

    Enlazando esto con que el hecho de que el acto de mamar no es solo alimentar creo que cuando se siente tal rechazo hay que abordarlo adecuadamente incluso en consulta profesional con un psicólogo especializado en crianza.O bien hay que optar por el destete ya que crea confusión en la criatura que percibe como algo molesto para la madre lo que a ella le aporta placer.

    Un saludo,

    Rosana

    Respuesta
  • el 27/10/2012 a las 5:24
    Permalink

    ¡Muy interesante la entrada!

    Yo recién acabo de destetar a mi bebé ( 28 meses). La verdad es que ya lo había intentado antes pero él no estaba preparado y no me iba a permitir verlo sufrir. En esta ocasión, hable con el y me entendió perfecto por lo que veo, porque no han habido lágrimas ni pataletas.
    Desteté porque yo estoy muy cansada, aún practicando colecho despertaba en cada toma (hasta 8 veces en las noches más pesadas) y sentí ya la necesidad de recuperarme en este sentido.
    Me siento muy contenta con todo lo que logramos y estoy convencida de que este era el momento exacto para despedirnos de nuestra lactancia.

    Saludos!

    Respuesta
  • el 31/10/2012 a las 16:31
    Permalink

    Me alegra mucho leer este artículos y todos los comentarios y experiencias de otras mamás que, como yo, hemos optado por hacer oídos sordos para disfrutar de la experiencia de la lactancia como algo hermoso, único y especial
    Mi peque está a punto de cumplir 20 meses y han sido muchas las voces, expertas y no expertas, que me han recomendado poner fin a la lactancia. Hace unas semanas, cansada de tanto comentario, lo intenté, pero fue un fracaso total. Ni él ni yo estamos preparados para poner fin a esta etapa. Él pide teta todo el rato que está conmigo… lo llevo siempre pegado a mí con una mamo dentro de mi camisa. Veo las miradas de la gente, un gesto de desaprobación que ya he aprendido que no me afecte…
    Dar el pecho a mi hijo es la experiencia más maravillosa que podemos experimentar juntos. Me niego a que tenga un final abrupto y traumático. Esperaremos a un destete natural, cuando ambos estemos preparados para pasar a otra etapa en nuestra relación que, pese a todo, estoy segura de que será tan especial como ahora.

    Un saludo

    Respuesta
    • el 12/11/2012 a las 14:27
      Permalink

      Me parece fantástica esa decisión que has tomado. Todo lo que se deja fluir es muchisimo mejor. Besos.

      Respuesta
  • el 13/06/2013 a las 1:54
    Permalink

    holaaa! les comento tengo un hijo de 21 meses q toma pecho y estoy embarazada de 6 semanas y mi ginecólogo no me apoya con seguir amamantando…
    estoy muy confundida ya q me angustia mucho el echo de q mi bebe se la pasa llorando y pidiéndome la teta… tenemos un vinculo muy especial por la teta es hermoso lo que siento de poder amamantarlo y ahora no se que hacer

    Respuesta
  • el 11/11/2013 a las 22:06
    Permalink

    Hola, llevo 16 meses dando el pecho a mi txiki y estoy encantada a pesar de los comentarios de un familiar tan cercano que duele comentarlo, mi propia madre. Con la mayor no pude darle el pecho tanto como nos hubiera gustado a las dos porque entonces trabajaba y al incorporarme al horario partido me fue muy difícil. Con Luken ya no trabajaba y ha sido y será lo mejor que he podido hacer. Espero seguir hasta que él decida que ha llegado el momento, pero tengo un problemilla que me gustaría comentar. Cogí mucho peso en el embarazo y tengo sobrepeso. He hablado con una dietista-nutricionista y me ha dicho que no era buena idea hacer dieta dando el pecho. Entonces tenía sólo 5 meses pero ahora con 16 podría hacer una dieta para adelgazar??????????

    Respuesta
    • el 11/11/2013 a las 22:13
      Permalink

      Yo no soy experta ni mucho menos pero creo que puedes hacer una dieta suave, comiendo de todo… Busca otro profesional a ver qué te dicen!

      Respuesta
  • el 13/02/2014 a las 13:02
    Permalink

    Hola q difícil es destetar a alguien tan indefenso q solo depende de uno; yo lo estoy intentando con esta es la tercera vez y es porque mi pequeña ya de 2 años 11 meses no quiere hablar y creo q a parte de que es por lo consentida que esta se deba también a esto de amamantarla. Llora
    mucho y eso me hace sentir la peor madre del mundo espero no equivocarme de hecho estoy por meterla a la guardería por la misma razón. Gracias por el espacio me gusto mucho su blog.

    Respuesta
    • el 19/02/2014 a las 20:46
      Permalink

      Hola Yadira, yo no creo que nada de eso tenga que ver con la lactancia. Te mando muuuuucho ánimo.

      Respuesta
  • el 07/05/2014 a las 16:33
    Permalink

    Mi hija va por los 21 meses, nunca probó una mamadera, chupón sólo teta desde que nació. Yo he estado feliz pero ahora estoy empezando a fastidiarme un poco, no porque tome leche de la teta sino porque se cuelga por horas de ella sin mamar sólo para tratar de dormirse y quedan adoloridas y sensibles, si no se la doy hace rabieta, grita y patea. Además de esto no tengo el apoyo de su papá ni de nadie asi que creo que eso está empezando a hacer presión. Sin embargo quiero que su destete sea algo natural ya que va a sala cuna desde los 6 meses y a penas me ve lo único que me pide es su teta, imagino que para conectarse conmigo otra vez. Saludos!!

    Respuesta
    • el 12/05/2014 a las 19:41
      Permalink

      A nosotros nos pasa igual Nancy, supongo que son fases… ánimo.

      Respuesta
  • el 22/09/2014 a las 22:45
    Permalink

    En mi caso, después de 2 anos y medio de darle a mi hija el pecho a demanda, yo me encontraba cansada. La nina se despertaba varias veces en la noche pidiendo teta, en el día la pedía todo el tiempo y para completar empezó a perder peso. El pediatra y la nutricionista me aconsejaron el destete. Que dejara de pedir el pecho no fue tan dificil, pero en las ultimas 2 semana el nivel de berrinches y pataletas se duplico. Antes raramente las tenia, pero ahora estoy manejando 3 o 5 pataletas al dia. Creo que se debe a que la bebe se consolaba con la teta y ahora no sabe como controlarse.

    Respuesta
  • el 23/01/2015 a las 1:36
    Permalink

    Hola. Yo llevo 17 meses de lactancia materna exitosa. Desde que empezamos con la alimentación complementaria mi marido me ha estado preguntando hasta cuando tenía intención de seguir, al principio pude “convencerle” de que lo mínimo que estaba dispuesta a mantenerla era 1 año, ya que según la OMS es el tiempo mínimo en el que la LM es el principal alimento. Antes de que cumpliera el año ya me estaba recordando que “hasta cuando quería seguir”. Le expliqué que no lo sabía, que creo que es bueno para el bebé y que no quería forzar la situación sino que ya se iría viendo. Finalmente tuvimos una conversación en la que vimos que su razón para querer el destete era el miedo a que yo faltase un día y mi hijo no supiera vivir sin teta. Le tranquilicé y decidimos intentar que mi peque no fuese tan dependiente y con mucho esfuerzo e implicación del papio conseguimos! Puede pasar un día entero sin mamar y al día siguiente mamar hasta 4 veces. Fue bastante duro sobretodo la hora de dormir (en lugar de mamá y su teta, papá y su cuento), suele llorar al principio pero se le pasa enseguida.
    El problema es que cada vez que hay alguna complicación (mala racha de noches sin dormir, épocas de mamitis, cuando el peque está malito y ñoño se vuelve irritable y le rechaza…) el papá lo achaca al hecho de que le doy el pecho y me dice que tengo que dejar de dárselo, al menos por las noches. Hasta ahora siempre lo hemos hablado y hemos seguido adelante, pero ahora dice que el niño está creando rechazo hacia él por lo enganchado que está a que yo le dé el pecho y quiere que lo dejemos ya. La verdad es que ha estado malito y cuando tiene sueño y quiere mami se pone un poco agresivo y mi marido quiere consolarlo y darle mimos y él se pone histérico…
    No sé si habrá llegado el momento de ceder.

    Respuesta
    • el 23/01/2015 a las 19:42
      Permalink

      La lactancia es un acto de amor, entre madre e hijo, del cual todo el mundo quiere tener opinión. Es normal que un bebe prefiera a su mama, pues su presencia significa alimento, cobijo y consuelo. Los padres hoy en dia desean ser mas activos, involucrarse mas en la crianza de los niños, lo cual es fenomenal. El problema inicia cundo el hombre no entiende el vinculo madre e hijo, se siente relegado y llega a pensar que su hijo no lo quiere. La relación con el padre se fortalecerá poco a poco, y llegara el día en que tu hijo prefiera que él lo atienda. Pero no hay que forzar al pequeño. Si el bebe y tu quieren continuar con la lactancia, continua, es mejor ser firme con papa, no permitas que te haga sentir culpable.
      No haces nada malo, sigue tu instinto y no cedas a presiones. Un consejo, incentiva momentos padre he hijo y aléjate para que estén solos. Háblale a tu hijo sobre el papa, dile lo mucho que, este lo quiere, dile a tu esposo lo mucho que el bebe lo extraño y las veces que lo nombro en el día, sube el ego al papa, aunque en un principio sean pequenas mentiras blancas, pues algunos hombres son un poco como ninos. Esta receta funciona la han practicado muchas generaciones de mujeres .

      Respuesta
      • el 04/02/2015 a las 14:47
        Permalink

        Estoy de acuerdo con lo que escribe Maritza. De hecho, mi marido leyó su comentario y me dijo que estaba muy de acuerdo. Creo que podría escribir un post sobre esto porque tengo el convencimiento de que en una crianza libre todos los niños pasan por una etapa en la que tienen un vínculo menos intenso con su padre, incluso a veces rechazándole. Esto con independencia de que lacten o no. A nosotros nos ha pasado con ambos niños y es simplemente una etapa. Como dice Maritza, algunos hombres pecan de falta de madurez. Simplemente deben darse cuenta de que sus hijos son bebés y llegará el día en que su relación se afianzará de manera natural.

        Respuesta
    • el 04/02/2015 a las 14:48
      Permalink

      Es un tema muy personal pero yo no veo por qué una persona adulta debería ceder ante las presiones de otro adulto. Entiendo lo que le pasa a tu hijo, a los míos también les pasó (y al primero no le daba el pecho!!), es una etapa que pasará pero si tu marido no colabora tardará más en pasar. Mucho ánimo y un abrazo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com