¿Cuándo acudir a un psicólogo infantil?

Antes de las vacaciones de Navidad tuve una conversación que me dejó bastante huella y a la que he estado dando vueltas durante todas estas semanas. ¿Cuándo acudir a un psicólogo infantil? ¿Tu lo tienes claro?

Pediatra vs psicólogo

En estos diez años de blog he recomendado a muchísimas familias que buscaran un psicólogo especializado en niños. También en el 1.0 cuando se ha dado la ocasión he tenido que decir lo que pensaba. Porque al final entiendo que cuando alguien comparte contigo una preocupación tan íntima es porque quiere que le digas lo que piensas… que no siempre es lo que quiere oir, también es verdad. O sí… a veces sólo necesitamos que venga alguien y le de naturalidad a algo que para nosotros supone una barrera.

Es una sugerencia que yo hago con naturalidad pero que soy consciente de que es un consejo muy delicado. Hay mucha gente que esto le cae como un jarro de agua fría. Que les ofende. Algunas veces lo he pasado realmente mal.

En otros países no se siente pudor para hablar abiertamente de que se acude a terapia psicólogica pero en España es un tema tabú. Es complicado hablar de ansiedad o depresión, dos males que miles de españoles padecemos más o menos en silencio. Pues cuando es un niño el afectado todo es aún más clandestino porque muchas personas tienen la creencia de que los niños no padecen enfermedades mentales o no necesitan ayuda porque son cosas de niños y porque para muchos padres es reconocer que están fallando o que sus hijos tienen un problema. Es algo muy doloroso para muchas familias, que puede llegar a causar un gran estigma.

Pero la realidad es que igual que acudimos a la pediatra si nuestro hijo tiene dolor de oídos lo lógico sería acudir a un profesional de la psicología infantil si vemos que nuestro hijo necesita ayuda en este campo. No olvidemos, además, que a veces le estamos consultando al pediatra temas que no corresponden a su campo. Que nos puede orientar con su mejor intención pero no desde el conocimiento que tiene un psicólogo.

No es un consejo éste que yo vaya soltando alegremente pero cuando en estos años me lo han planteado he tenido que decir la verdad: la ayuda que necesitas sólo te la puede dar un psicólogo. Y no pasa nada.

¿Mi hijo necesita un psicólogo infantil o lo necesito yo?

Te voy a poner un ejemplo de algo que me pasa con muchísima frecuencia.

Todas las semanas recibo mails de personas que están enfrentándose a la dureza de criar a un niño de alta demanda y muchas veces cuando hablamos de la desesperación que se produce la pregunta que termina surgiendo es ¿quién necesita un psicólogo?

Ocurre que en muchos momentos la crianza es tan dura que los que necesitamos un ayuda de un psicólogo somos nosotros. Tener las características de alta demanda no es una tara de nuestros hijos, no es algo que corregir. Pero a nosotros sí nos pueden ayudar a enfocar mejor el día día, a buscar formas de sentirnos mejor, de culparnos menos, de superar la enorme ansiedad que nos genera, a desahogarnos, a encontrar vías de escape, a sentirnos fuertes…

En otras ocasiones ocurre que hay un problema de conducta de un niño y lo mejor es hacer un abordaje familiar. Es decir, que un profesional vea al niño y ese psicólogo o bien otro psicólogo relacionado vea a los padres o se trate a todos en conjunto. La idea es trabajar juntos para conseguir una mejora real y una armonía consistente en el tiempo.

Qué hace un psicólogo infantil

Mi objetivo con este post es que si me estás leyendo porque estás preocupado/a por algo que le pasa a tu hijo debes tener claro que no hay nada de malo en que le lleves a un psicólogo. Al contrario, esto demuestra que le quieres, que quieres que esté bien y que pones los medios para ello.

Y no hace falta estar viviendo una situación límite para consultar a un psicólogo infantil. Hay muchas vicisitudes que podríamos llevar con mucho menos sufrimiento si acudiéramos a ellos cuando vemos que aparecen los primeros signos de que nuestro hijo está regular: miedos que se prolongan en el tiempo, niños a los que su timidez les supone un problema, una separación de sus padres, la pérdida o enfermedad de un abuelo, celos que se prolongan en el tiempo, problemas de aprendizaje…

Y, ¿dónde voy?

Otra de las razones por las que la psicología infantil parece una barrera insalvable es porque normalmente tendremos que acudir a un profesional privado (ya que por desgracia la salud mental está apenas contemplada en nuestro sistema nacional de salud). Y aquí se juntan por un lado el alto precio de las sesiones con el miedo a no saber dónde ir.

Si te atreves a preguntar te darás cuenta de que hay más gente en tu entorno que ha acudido a algún profesional y te pueden dar alguna recomendación.

Yo por mi parte te recomiendo que busques un centro en el que haya profesionales que se ocupen de toda la familia ya que además de trabajar con el niño es muy importante que los padres y cuidadores cercanos estén bien orientados.

Por mi experiencia, también te recomiendo la opción online, que a lo mejor te parece algo muy exótico pero a mi me fue genial en mi tercer embarazo. Cada vez hay más centros y profesionales de la psicología (como unpsicologoenmadrid.es, por ponerte un ejemplo) que además de su centro o despacho ofrecen la posibilidad de hacer consulta online. No es válido para todos los casos pero puede resultar muy práctico (y normalmente algo más económico).

En definitiva: si tienes dudas, si no ves bien a tu hijo, no pierdes nada en acudir a un profesional y que valore la situación y os ofrezca su ayuda. No es nada vergonzoso y no tienes que darle explicaciones a nadie de si va o deja de ir. Es muy triste todas las cosas que a veces tengo que leer o escuchar. Vamos a romper de una vez este tabú porque la salud mental es un pilar fundamental en la vida del ser humano y más aún si se trata de un niño, que está en pleno desarrollo.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com