Consejos absurdos.

En el tema de la maternidad se hacen muchas afirmaciones que no comparto en absoluto. Ya os iré comentado algunas.
Hoy me apetece comentar un consejo que he leído cientos de veces en revistas, blogs divulgativos y libros y que cada vez que lo leo no dejo de asombrarme, por lo absurdo que me parece.
“Cuando tu hijo duerma, no aproveches para hacer las cosas de la casa: descansa tu también”.
Quizá me parece absurdo el consejo porque yo no soy una super-woman, sino una mujer corriente, a la que el cansancio hace mella, pero que no por ello va a dejar que su casa se convierta en una pocilga. Quizá es que no he desarrollado suficientemente el don de la ubicuidad o que existen mujeres mucho más hábiles que yo que son capaces de atender a un bebé despierto mientras hacen todas las tareas de la casa. (y no digo ya si tienen otros niños, ¡es admirable!). Porque si no, no lo entiendo.
Si cuando mi hijo duerme, yo duermo, eso significa que debo cocinar, limpiar, comer y ducharme (tareas súper básicas) mientras él está despierto. Pues que me expliquen cómo. La capacidad de entretenerse solo de un recién nacido es igual a cero, por no hablar del hecho de que en las primeras semanas se juntan las tomas, los cambios de pañales…Y cuando el bebé ya va teniendo dos meses o tres, su capacidad de entretenerse con algún juguetito no supera los 10 ó 15 minutos, tirando por lo alto. El resto del tiempo suele requerirte a su lado y, la verdad, no veo cómo se puede cocinar y atender al bebé a la vez, o limpiar el baño.
Las dos primeras semanas después de la reincorporación de mi marido al trabajo, de hecho, tenía que desayunar y comer con el niño en el brazo izquierdo para que parara de llorar, comimos precocinado todos los días y no se limpió el baño, al margen de que mi higiene personal fue más que deficiente. Como para no aprovechar para hacer alguna cosa, aunque sólo fuera ducharme, cuando al final caía dormido.
Así que yo, que debo ser súper imperfecta, cuando mi bebé se duerme, corro por toda la casa, tratando de hacer el máximo número de tareas en el menor tiempo posible, antes de que se despierte. Y este consejo lo veo absurdo, pero absurdo de verdad.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

14 comentarios sobre “Consejos absurdos.

  • el 22/01/2010 a las 21:55
    Permalink

    Tipico consejo de revista que hace una redactora que tiene canguro para que le vigile al niño mientras ella duerme…Y tópicos como esos los hay a montones pero para todo…Si el niño nota que estás nervioso, se pondrá nervioso…

    Respuesta
  • el 22/01/2010 a las 22:14
    Permalink

    Madre mía, la que me espera,jeje. Te cuento lo del metro de hoy. Cogí primero la línea 6 desde conde de casal hasta oporto, y milagrosamente pillé asiento. Antes de que llegara el metro también pillé asiento en el andén. Y cuando hice transbordo en oporto hasta vista alegre, adivina qué, también pillé asiento yo solita, o sea que no pude llevar a cabo mi plan de ataque, pero de ser necesario sí que lo hubiera ejecutado, porque con mi tripón no estoy para soportar frenazos bruscos ni cosas raras. Un besín y buen finde!!

    Respuesta
  • el 24/01/2010 a las 15:50
    Permalink

    si la cama no se hace a las 9, se hace a las 12, o a las 4 de la tarde. Si el baño no se puede limpiar todos los dias, se limpia cada 3, y se le pasa una toallita al lavabo y al wc y listo. Si el bombo de la plancha está hasta arriba, se plancha lo que te vas a poner, y si el suelo está sucio, un barrido, dos fregonazos, y ya vendrán dias con más tiempo para eso….y si alguien llega criticando, (madre, suegra, hermanas, cuñadas, amigas…), gustosa le ofreces la bayeta y la fregona, y ya verás como huyen despavoridas…

    Respuesta
  • el 24/01/2010 a las 21:48
    Permalink

    Qué gracia, lo mismo que decia mi madre. Resulta que cuando nació mi hermano fue un gran caos porque no era nada tranquilo (parece que tuvo muchos cólicos) Estaba el dia entero hecha polvo y todo el mundo le decia lo mismo: que descansara cuando el niño dormía. Y ella le decia a todo el mundo: cuando el niño duerme yo me tengo que duchar, lavar los pañales (no habia desechables), lavar la ropa, limpiar un poco….

    Respuesta
  • el 12/02/2010 a las 16:37
    Permalink

    Ja ja ja , me he reído un montón, porque sí, es curioso que te cuenten eso. Yo es ahora con 3 años que tiene el peque cuando puedo darme el lujo de hacer cosas de la casa con él, y cuando él duerme dedicarme a descansar o a chatear o a hacer la comida para el día siguiente.
    Pero antes de este verano eso era imposible!!! Y yo también corría acelerada en ese par de siestas diurnas para poder tener las cosas mínimamente higiénicas. Y poder comer todos claro.

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 10:03
    Permalink

    Tienes más razón que una santa. Cuando mi hijo tenía pocos meses no podía hacer absolutamente nada. tenia ayuda por las mañanas ( de mi madre) y aún así no podía hacer nada. El bebé me absorbía el 100% del tiempo.

    Respuesta
  • el 22/07/2010 a las 13:14
    Permalink

    Me parece que llego un poco tarde en mi comentario, he encontrado hoy tu blog por casualidad. Pero yo te diré (y tambien soy primeriza jeje) que esta afirmación/consejo me parece acertadísimo, cuando un bebé duerme una mamá debe descansar, dormir, estar en el sofá con él en brazos (si si en brazos, no pasa nada porque "se acostumbre" si ya viene acostumbrado, o donde se pasó hasta ahora los primeros y únicos 9 meses de existencia??) anda qeu no vi yo tele o leí o navegué por internet o dormí con mi bebé al pecho en el sofá o durmiendo las dos.
    Para poder después hacer algo en casa (que no debe ser prioritario pero si es necesario) no hay nada como un buen portabebé, fulares elasticos, mochilas ergonómicas (no baby borjn y similares por favor) portabebés adecuados fisiologicamente al bebé y al porteador, o como pensais que se hacia antes, como hacen otros pueblos, otras culturas, que aunque nos parezcan "atrasadas" nos tienen tanto que enseñar….para tu próximo bebé considerálo, de verdad, todo te resultará más fácil, más natural y lo mejor de todo: lo más beneficioso para tu bebé!!

    22 de julio de 2010 13:10

    Respuesta
  • el 22/07/2010 a las 13:23
    Permalink

    María, ya me hubiera gustado a mi que mi hijo se hubiera conformado yendo atado a mi cuerpo. El siempre ha preferido tener libertad, pobré a ponerle en una mochila ergonómica y no le gustaba nada. Además de que no se puede limpiar el baño o hacer la comida con el bebé puesto delante y, tratándose de un recién nacido, a la espalda no lo veo una opción. Por otro lado, mi hijo ha dormido durante el día muy pocas siestas y muy poco rato… Vamos, que ya te digo yo que el consejo conmigo no era aplicable!!! Gracias por todo.

    Respuesta
  • el 22/07/2010 a las 14:11
    Permalink

    Bueno, está claro que cada bebé es un mundo, la mía siempre estuvo encantada en portabebé ( y yo más no lo niego) cuando era pequeñita en fular delante, luego mochila ergonómica, bandolera, más grandecita, sobre los 6 o 7 meses ya en la espalada, fular, mei-tai, mochila, a mi me dió la vida para las tareas caseras, hasta que no la puse en la espalda planchar y cocinar no, pero incluso delante, limpiar polvo, hacer la cama, pasar aspirador, recoger, cocinar sin fuego, osea, cortar, picar etc…, ir de compras etc…
    Ahora que ya es más grande (casi 20 meses y más de 10 kg) me parece una ventaja tremenda por otras cosas, para hacer turismo, la libertad de no cargar en aviones, ni en coche con la silla, poder ir a casi cualquier sitio, no problema con escaleras, este fin de semana por ejemplo estuvimos en una playa preciosa a la que se accede por escaleras, pues ala mi nena a la espalda y libertad!!! el "problema" es que ya no siempre quiere subirse, ahora se me está independizando quiere caminar……..ayyy que pronto crecen verdad?
    bueno, hoy descubrí yu blog y creo que repetiré por aquí, me gusta como cuentas las cosas, aunque no siempre se puede estar de acuerdo en todo, no? otra cosas que tenemos en común es nuestro amor por los animles 😉
    gracias a ti por compartir

    Respuesta
  • el 22/07/2010 a las 15:31
    Permalink

    María, como te acabo de comentar en la otra entrada, la de la mochila, seguramente es que el modelo que me prestaron no era nada del otro mundo. A mi me quitaba todo el aliento y mi hijo prefería ir en el capazo o estar en su hamaca, no colgando ahí conmigo, siempre se mostró disgustadillo. Quizá con otro niño me anime con un mei tai, no lo sé, me gustaría probar y que funcionara porque ciertamente la silla de paseo es un coñazo y también pesa lo suyo. Muchas gracias por todo.

    Respuesta
  • el 04/08/2010 a las 2:16
    Permalink

    Yo también llego tarde ! Pero soy también pro mochila, a mi me resultó muy cómoda. Y la sillita me parece un trasto de cuidado. Sobre todo que aparte de lo que pesa y ocupa, hace que siempre estés con las manos ocupadas y no puedes hacer nada más que empujar la sillita.
    Según mi experiencia, lo más cómodo es : cuando son muy bebitos, en brazos (total, no pesan casi nada), cuando crecen un poco, mochila (mejor una ergonómica que respete la espalda), y cuando ya pesan mucho, sillita de 2da edad, de esas que no pesan nada y se pliegan muy compactas.
    Claro que cada mujer es un mundo, cada bebé igual, y tengo muchas amigas que no podrían vivir sin su sillita-trasto de primera edad. Pero también es que estamos condicionadas por nuestra cultura, donde nos presentan la sillita como la compra más imprescindible y lo acabamos integrando.
    Eso sí, lo que no me creo es que el niño vaya mejor en su capazo que pegadito de su madre. Eso se debe a la incomodidad de la mochila en sí, que no está adaptada, y a la incomodidad de la madre. Las sillitas son inventos muy modernos, hasta ahora y en la mayoría de las culturas del mundo, la manera de llevar al niño es cargandolo. Es la manera natural, la naturaleza no tenía previstas las sillitas.
    Nunca he usado la mochila en casa, pero la chica que me cuida al peque durante el día se lo echa a la espalda y el tipo a los 5 minutos se queda frito… Que más quisiera yo !
    A mi los mei tai no me convencen, los veo mortales para la espalda. Me gustan mucho más las mochilas tipo ergobaby, con el niño bien apoyado en las caderas. Para gustos colores.
    Eso sí, si a tí te parece cómoda la sillita (o el mei tai), tampoco le hace daño al niño, y lo importante es estar cómoda. Y sobre todo, encontrar el método más adaptado a cada situación. Sin olvidar que a veces un poco de practica permite sacarle todo el partido a algo que al principio no sabes muy bien como aprovechar !

    Respuesta
  • el 04/08/2010 a las 8:38
    Permalink

    Gracias Patricia. Yo sinceramente creo que llevar colgado al niño, sea con la mochila que sea, no es para mi porque me asfixio, quizá a la cadera, no lo sé. Ahora nos hemos comprado una sillita de segunda edad y estoy encantada.

    Respuesta
  • el 22/04/2011 a las 19:42
    Permalink

    Silvia, ya ves! jaja

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com