Conceptos pro-sistema

Pensaba escribir hoy sobre otro tema, pero acabo de leer un texto interesantísimo en el Blog Alternativo sobre Eulàlia Torras de Beà, a raíz de una entrevista suya publicada en La Vanguardia titulada “La guardería no puede criar saludablemente a un bebé”, que causó bastante revuelo y por la que fue tachada de retrógrada, machista y demás lindezas. Os aconsejo que lo leáis, podéis hacerlo aquí.
Así que aprovecho este hilo para tratar un tema que tengo en mente desde hace tiempo: hasta qué punto han calado determinados conceptos en nuestra sociedad, conceptos inventados para la armoniosa continuidad de un orden económico-laboral que no piensa en las personas como individualidades con alma sino como en masa productiva. 
Me refiero, en concreto, a dos conceptos: el tiempo de calidad y la indispensabilidad de la guardería para criar niños felices e inteligentes. 
En cuanto al tiempo de calidad, creo que es, junto a la liberación de la mujer, una de las mayores patrañas que se nos han contado en las últimas décadas. El tiempo de calidad simplemente no existe, el concepto fue creado única y exclusivamente para liberar de la culpa y preocupación normal que cualquier padre siente cuando deja a su hijo muchas horas para irse a trabajar e impedir de ese modo que sienta tentaciones de dejarlo todo y atender a su instinto.
Para los bebés y niños pequeños, el tiempo es calidad, simplemente. Y cuando crecen, tener a sus padres cuando lo necesitan es lo que marca la calidad: la disponibilidad. Las relaciones humanas necesitan tiempo, cariño, atención, esto no se le escapa a nadie. Para criar a un niño sano no es necesario leerle un cuento escenificando perfectísimamente los personajes todos los días ni llevarle a Eurodisney en verano ni a una sesión de cine con palomitas todos los domingos. Vivimos en una cultura materialista y veloz pero no nos engañemos: una o dos horas diarias (dedicadas, además, a baño y cena) no son calidad, son un quiero y no puedo

De la mano de estos conceptos destinados a mantener la cadena productiva barata y sin remordimientos (conceptos pro-sistema), aparece la perentoria necesidad de llevar a los niños a la guardería, cuanto antes, para que les enseñen todas esas cosas para las que los padres, parece ser, estamos incapacitados. Como dice Eulàlia, los padres hemos quedado en un papel de segunda categoría, como si fuéramos incapaces de cuidar y educar a nuestros hijos y por ello necesitáramos que otros nos sustituyeran y lo hicieran mejor.

El papel de los padres es inalienable. Aprender a contar hasta 3 o hasta 5 con dos años no es imprescindible, ni saberse cuatro colores básicos en español o en inglés. Sufrimos de tal titulitis que queremos que los niños sean productivos desde la más tierna infancia y deseamos ponerlos en manos de especialistas para que nos los conviertan en pequeños calculines, futuros hombres y mujeres de éxito.

El testimonio de esta mujer no me parece retrógrado, todo lo contrario. Es necesario que existan profesionales contra corriente que disientan de la opinión mayoritaria si queremos progresar hacia un modo de vida más respetuoso con todos, padres e hijos. Creo que no hay nada más progresista que valorar la capacidad de los padres para criar a sus hijos, dar importancia al apego familiar y fomentar el compartir tiempo juntos. No lo veamos sólo como una cuestión de respeto a nuestros hijos, veámoslo también como una cuestión de respeto a nosotros mismos, a nuestra individualidad, a nuestro deseo que compartir nuestra vida con nuestra familia y no simplemente las migajas que nos deja la cadena productiva. 
Me gustaría que se entendiera lo que quiero decir (algo que no siempre sucede cuando hablo de estos temas): me parece indispensable que todos, absolutamente todos, empezando por todos los que están hasta el cuello de deudas con un sueldo de miseria y un horario infumable, alcemos la voz contra un sistema que no nos permite elegir, que nos condena a una vida de semi-esclavitud, que nos aleja de nuestros hijos, que infravalora nuestra capacidad como padres y que pretende confundirnos con subterfugios.
Estoy totalmente en contra del lavado de mentes. Y absolutamente a favor de luchar contra este sistema que tenemos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

59 comentarios sobre “Conceptos pro-sistema

  • el 11/04/2011 a las 8:52
    Permalink

    Cuando los padres trabajan, el tiempo de dedicación a los hijos evidentemente se reduce. La emancipación de la mujer va en detrimento del tiempo dedicado a nuestros hijos. Tampoco creo que sea retrógrada esta afirmación. Es matemática pura. Las madres que tenemos que llevar a los hijos a la guardería hemos de ser conscientes de ello e intentar estar TODO el tiempo posible con ellos. Porque, reconozcámoslo, con quien mejor estan es con sus MADRES. Muy buena reflexión.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 8:54
    Permalink

    completamente de acuerdo contigo! la liberacion de la mujer creo que nos ha "encarcelado" hacemos lo mismo en casa (o lo intentamos) y encima trabajamos y por supuesto con una sonrisa en la cara mientras estamos en la oficina aunque nuestro peque tenga fiebre y lo que nos apetezca sea estar con el…los mejores meses de mi vida fueron sin lugar a dudas los de la baja materna.

    Creo que por mucho que les enseñen en la guarde al fin y al cabo son un "mal menor". Mi niño se pasa el dia con nosotros con mi marido por la mañana y conmigo por la tarde quiza no somos tan didacticos pero lo cubrimos de besos y le decimos mil veces cuanto le queremos y tambien le reñimos y tratamos de enseñarle los colores. Otra ventaja es que se ha puesto muy pocas veces malito. Se que somos privilegiados por poder organizarnos asi y que hay muchisimas familias que no podrian hacerlo sin las guardes pero eso no quiere decir que sean la mejor opcion.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 8:54
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo, pero es tan difícil encontrar el equilibrio…

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 9:25
    Permalink

    Si que creo que hay que valorar la participación de los padres en la educación. La guardería no educa mejor a los niños, es solo una salida para quien no tiene otras. En eso estoy contigo.

    Ahora bien, creo firmemente en el tiempo de calidad. No es lo mismo estar una hora en casa i dedicarte a tus cosas, que estar una hora en casa y hablar con tus hijos, hacerles ver que tiene tu confianza y amor.

    Yo soy hija de madre soltera trabajadora. He pasado muchas tardes sola en casa. Pero siempre he tenido la sensación de que estaba allí, siempre ha estado para mi cuando la he necesitado. Eso para mi es casi lo único fundamental. Es verdad que estoy hablando de niños creciditos. Tal vez con los bebes es diferente, porque no pueden entender porque no estás allí. Pero de más mayores, tengo el convencimiento que existe el tiempo de calidad, o dicho de otra manera. No hace falta tener a tu madre toda la tarde contigo para saber que está allí.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 9:32
    Permalink

    Con esto hay que ser muy honesto: hasta el año como pronto, las guarderías no "enseñan" nada a los niños. Los tienen en custodia mientras sus padres se dedican a otras cosas.

    La liberación de la mujer no es que ésta trabaje fuera de casa, sino que pueda decidir cómo quiere organizar su tiempo y su familia. Lo demás no es libertad, sino entrar en un sistema que no siempre (por no decir casi nunca) es respetuoso con la conciliación dichosa.

    Para empezar, todos podríamos vivir con mucho menos. Por mucho que se diga que antes con un sueldo se podía vivir y ahora no, la verdad es que ahora, casi siempre, también.

    Opciones como el teletrabajo,las jornadas intensivas o las semanas de 4 días laborables, existen en Europa, en países que nos gusta llamar "de nuestro entorno" y que son más respetuosos con la vida familiar. España, en ese sentido, está totalmente retrasada.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 9:50
    Permalink

    Yo vi la entrevista el mismo día que se la hicieron y me sorprendieron algunas cosas que comentaba. Obviamente (y aquí me tiro piedras contra mi tejado) las guarderías NO son los padres… Pero eso trato de hacer entender yo a algunos padres constantemente (podría darte ejemplos de discusiones que he tenido con padres que pretendían atribuirme ciertos aspectos de la educación de sus hijos cuando era algo que debían hacer ellos, como padres que son).
    Por otro lado, es lógico que hay gente que necesita las guarderías por X motivos… La sociedad debería cambiar demasiados aspectos para que no fueran necesarias…
    Y por útlimo, estoy de acuerdo: el tiempo de calidad no existe. O hay tiempo, o no lo hay. Pero si creo que no es lo mismo pasar dos horas diarias con tu hijo enganchados a la tele, que pasarlas con tu hijo en el parque, jugando en casa, leyendo cuentos…

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 9:51
    Permalink

    Por cierto, con mi comentario anterior no quería decir que no estuviera en contra de como plantea las cosas el actual sistema económico, claro. Aquí solo interesa producir y poco importa la crianza. Los horarios de este país son infames, las facilidades a las madres no existen, etc, etc. Tenemos metido en la cabeza que no hay alternativa y seguro que en muchas ocasiones la hay. Hay que hacer algo para cambiar las cosas! ¿Alguna propuesta?

    Pero, y ¿quien no la tiene? ¿es imposible tener niños felices que vayan a la guardería desde pequeños? ¿creies que es mejor que no tengan niños las madres que no pueden dejar de trabajar todo un año?

    yo creo que ellas también pueden y lo harán lo mejor posible, seguro que sus hijos seran excelentes personas también,con guardería y todo!

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 10:19
    Permalink

    Sandra, yo es que creo que una cosa no quita la otra. Se puede ser consciente de que este sistema es malo, de que no nos gusta y de que hay que hacer algo para cambiarlo y participar en él porque tampoco existen muchas más opciones. Si se quiere trabajar y si hay que trabajar, no hay muchas alternativas. Aunque todo se puede hacer con cierto equilibrio, o al menos buscarlo.

    Ainhoa, yo no tengo nada en contra de la guardería. De hecho, creo que podemos estar satisfechos del nivel que tienen muchas, de que hay personas que disfrutan cuidando a nuestros niños, que están formadas y que lo hacen lo mejor que saben y pueden. Pero de ahí a considerar que esa es mejor opción que estar con sus padres, pues mira, por ahí no paso.

    Marta, muy difícil, ya se encarga el sistema de que haya pocas opciones de equilibrio!.

    Anna, como tu bien dices, los bebés no entienden de horarios, de trabajos ni de nada, sólo entienden de tiempo. Y con niños crecidos, como ambas hemos dicho, es una cuestión de disponibilidad. Yo he pasado mucho tiempo sola en mi infancia y para mi el problema no ha sido tanto esa soledad como la sensación de saber que no estaban disponibles y que tenía que apañármelas yo sola, esa sensación de saber que cualquier sacrificio que tuvieran que hacer era un obstáculo en su carrera, una cierta molestia, una perturbación del orden establecido…

    Aida, bueno, yo creo que las guardes sí que enseñan muchas cosas antes del año, estoy convencida, es a lo que se dedican. Sólo digo que no me parece imprescindible que aprendan ese tipo de cosas "académicas", que es más importante la educación emocional, que es imposible de atender con los ratios que tienen. En cuanto a vivir con un sólo sueldo o no, yo creo que es una opción personal (y a veces ni siquiera hay opción). No estoy para nada en contra de trabajar, sólo a favor de cierta racionalización y reorganización de prioridades. Y España no conoce la conciliación, aquí se cree que es sinónimo de guarderías abiertas 24 horas 365 días al año!

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 10:19
    Permalink

    Juliete, estoy muy de acuerdo con tu comentario. Cambiar la sociedad, a estas alturas, está difícil, pero si nos rendimos iremos a peor, estoy convencida. Lo de la tele, bueno, me parece relativo, según con qué lo comparas.

    Anna, ¿propuestas? jajaja A mi se me ocurren unas cuantas pero me da cierta rabia porque pienso que para eso deberían estar los políticos, para pensar en modos racionales para que las personas puedan tener un equilibrio en su vida. Yo, para empezar, le pediría a la gente que no aceptara según qué cosas. Estos horarios que tenemos, estos sueldos de miseria, esta situación laboral donde la gente tiene miedo hasta de estornudar, es en gran parte culpa de todos, porque todos pasamos por el aro. Es un círculo vicioso: se aceptan estas condiciones porque se necesita el dinero pero, al aceptarlas, impedimos que las empresas puedan ofrecer alternativas más favorables.

    En cuanto a lo que planteas en tus últimos párrafos, no creo demasiado en los traumas infantiles. Creo que un niño vaya a tener ningún problema en el futuro porque pase unas cuantas horas en la guardería o con sus abuelos o con una cuidadora, para nada. Todas estas cosas son muy relativas.

    Negar la maternidad/paternidad a una persona es una cosa muy seria. Creo que una inmensa mayoría de padres hacen lo posible porque sus hijos sean felices.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 10:27
    Permalink

    Es complicado, pienso que mejor están los niños con su madre o su padre en casa, pasando el mayor tiempo posible o con los dos o con uno de ellos, pero no siempre(casi nunca) puede ser así. Yo pude disfrutar de ellas, pero mi hija mayor estuvo con su abuela(mi madre)todo el tiempo, y si no la tuviera pues me las tendría que arreglar o llevar a la guardería…
    Estoy de acuerdo con lo que dices

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 11:05
    Permalink

    A mí lo que me parece más triste de todo es que no han convencido taaaan bien de todas estas patrañas, que cuando a una se le ocurre decir que ojalá pudiera dejar el trabajo para cuidar de su niño, que ojalá no tuviera que llevarlo a la guardería y lo pudiera atender ella, que menuda estafa con la liberación de la mujer, que nos obliga a trabajar fuera de casa y que liberación sería pudiéramos escojer si hacerlo o no, que qué lujo sería poder quedarme en casa para criar a mi niño… aún me miran como si estuviera loca, me reprenden, que no sé lo que digo, que a ver qué trauma hay en llevar al niño a la guardería, que luego a ver qué trabajo encontraba, etc etc. Y yo cada mañana leo tu blog y me muero de envidia, envidia cochina y sana, por haber sido tan valiente de hacer lo que verdaderamente querías hacer, y sobre todo de poder hacerlo.

    A dios pongo por testigo, a dios pongo por testigo que cuando pase esta maldita crisis como mi chico encuentre un trabajo como dios manda me planto y sigo mi instinto!

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 11:12
    Permalink

    Pues yo entiendo que la gente tenga que trabajar bien por necesidad o bien porque le guste y tenga que hacer uso de la guarderia.

    Pero luego me he fijado que muchos a parte del trabajo, no dejan el gimnasio, no dejan de ir a cenar con sus amigos pero sin niños. Entonces resulta que esos niños estan en la guarderia y luego con los abuelos u otros cuidadores.

    Asi que esos niños pues mucho afecto de los padres no tienen. Y creo que esto es mucho peor.

    Porque al final muchos padres han tenido suerte de poder ajustar horarios y que el niño este solo la mañana o la tarde en la guarde y despues siempre estan con uno de los padres o con los dos y ese niño pues entonces si que tiene afecto y mucho cariño de los padres.

    Y mi hija no ha ido a la guarderia y la gente se extraña del caracter que tiene y de las cosas que sabe. Les parece raro pero es que no solo la guarderia enseña cosas.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 11:31
    Permalink

    Me ha encantado tu reflexión de hoy. Ni que decir tiene que estoy totalmente de acuerdo!

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 12:13
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Mientras podamos pienso quedarme con mi nena; no me cuesta nada quitarme de ciertas cosas, ella me lo compensa todo. ¿Para qué se tienen hij@s si no es para disfrutar de ell@s?

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 12:45
    Permalink

    yo llevo un tiempo diciendo que me siento engañada.. engaada por lo que nos han vendido, que tenemos que ser ante todo profesionales y que el papel de madre no es importante..
    parece que te encuentras con alguien de tu pasado y lo mas importante es decir en que trabajas y que te ha ido bien en la vida, pero no es asi.. para mi lo mas importante en estos momentos es cuidar bien de mi hijo
    tenemos que ser profesionales, madres perfectas, estar delgadas , guapas y con las mechas perfectas y las ingles brasileñas perfectas .. mentiras
    pero bueno, yo opino que la gente se ira dando cuenta, y lo dejo que mi hijo esta metiendo la mano en los cables del ordenador (este friki me saldra informatico

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 14:45
    Permalink

    A España le falta mucho por recorrer para llegar al nivel de otros países europeos en temas de conciliación, si ni siquiera hemos consegudo una baja maternal decente

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 15:07
    Permalink

    PARA MÍ LA CONCILIACIÓN NO EXISTE. LO QUE SÍ EXISTE ES LA ELECCIÓN. MI CHICO TRABAJA FUERA DE CASA, YO CUIDO Y CRÍO A MI BEBÉ MIENTRAS. A NOSOTROS NOS FUNCIONA,PORQUE PODEMOS Y QUEREMOS.
    ESA ES NUESTRA FÓRMULA EN EL MUNDO DE HOY.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 15:46
    Permalink

    No sé por qué pero no me deja acceder al artículo. Intentaré leerlo esta tarde si tengo un hueco o mañana.

    El tema de la guardería, bueno, estoy totalmente de acuerdo contigo. Con quien mejor están los niños es con los padres. Eso es indudable.
    Aunque como ya he dicho en otras ocasiones, a mi no me da cargo de conciencia dejarle en la escuela. Lo que me da es rabia no poder permitirme quedarme en casa, xq con un sueldo no llegamos.
    Y cada uno en su casa sabe hasta donde puede y hasta donde no puede.
    Por eso opté por la reducción de jornada y de salario hasta donde nos podemos permitir.
    Y no lo digo como justificación, ya me conoces algo, no soy persona de andar justificándome x cosas que creo que son de mi incumbencia. Lo digo como apunte informativo.

    Pero para mí es básico ofrecer el resto de mi tiempo a mi hijo y ofrecer calidad. Lo mediocre no me sirve.

    Al fin y a la postre es lo que cuenta, porque de nada me serviría quedarme en casa sin trabajar y tener a mi hijo pegado a la tv 7 horas al día, como me consta que hacen algunas conocidas.

    Y tampoco quiero verle 1 hora al día, ni irme de finde sin él, ni tener vacaciones y dejarle igualmente en la escuela para irme de compras, ni, ni, ni…
    Pero claro, ese es mi punto de vista.

    Para mi es imprescindible garantizar una calidad de mi tiempo a mi hijo y si no puedo, entonces tengo claro que lo más aconsejable es no tenerlo. Se trata de un compromiso básico con mi hijo.

    Como siempre me enrollo y acabo hablando de mil cosas pero es que estos temas tienen tanta tela que cortar…

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 16:04
    Permalink

    Mi caso es similar al de Teta, ya lo conoces, pero vamos tu reflexión de hoy me parece acertadísima, y aún más con el añadido de Nieves, dado que muchos padres, y conozco a bastantes así, no sólo dejan a los niños en las guarderías mientras trabajan sino que luego esos niños andan con las abuelas o las canguros porque ellos están en el gimnasio, en el curso de francés o tomando un café. Vamos que tener hijos para eso debería estar penado, y perdonad que sea tan brutica!!

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 16:31
    Permalink

    Mis hijos han ido los 3 a la guarde (el pequeño aún va). Han ido con distintas edades según mis circunstancias personales han variado a lo largo del tiempo.No creo que "académicamente" hablando haya ninguna diferencia entre un niño de guarde y otro que no ha ido nunca.
    Si me apuras sí te diré q lo único q yo he notado es que los que han comido en la guarde comen de todo y mejor que el que no comía allí (aunq tb puede ser q fuera el primero y me cogiera de pardilla)
    Evidentemente no creo que conmigo hubieran estado peor. ¡que leche! hubieran estado mucho mejor. Ellos y yo. Pero tb estoy contigo en que ninguno tiene ningún trauma.
    Yo tengo la suerte de que sólo trabajo de mañana(de 9 a 3, y su padre los recoge a las 2)) y cómo aquí no hay colegios por la tarde, podemos pasar toda la tarde juntos. A veces jugando, haciendo deberes, de actividades y otras veces tirados en el sofá o viendo la tele mientras plancho, recojo o estudio. Pero juntos. Es MI tiempo y SU tiempo y no sé cómo medir eso de la calidad. No sé si es de alta calidad el que pasa jugando al baloncesto o si tiene más calidad el que pasa pintando con sus hermanos, o el que pasa en el cole… no sé si me he explicado (espero q sí).

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 17:59
    Permalink

    Una engañifa lo de la liberación de la mujer, al final para trabajar el doble. Sueño con una baja de maternidad como en escandinavia y sus servicios sociales.

    Mami Poppins

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 18:47
    Permalink

    Estoy de acuerdo. Lo del "tiempo de calidad" es una tontería muy de moda. También es cierto que habrá quien pase todo el día con los hijos sin hacerles ni caso y quien dispondrá de menos tiempo y jugará con ellos y les escuchará. De todo hay en el mundo y nada es blanco o negro.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 19:28
    Permalink

    Yo no estoy del todo de acuerdo contigo, ya sabes que trabajo fuera de casa. pero sí estoy de acuerdo en lo del tiempo de calidad. Todo el tiempo debe ser de calidad con ellos, no por estar más tiempo es de menos calidad, no? Y en lo de las guarderías también te doy la razón. para mi es "un mal necesario" y no me importa si aprendende los colores o lo que sea ( que por otro lado lo aprende con nosotros), sino que esté bien atendido. Lo mejor posible.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 21:26
    Permalink

    Creo que a veces nos líamos un poco con el tema del tiempo de calidad. Claro que hay tiempo de calidad o no, en el sentido que no es lo mismo pasar una hora en casa haciendo la cena que pasarla dedicada a tus hijos, como han dicho otras personas en anteriore comentarios. Pero a mi siempre me ha parecido una coña lo de "paso poco tiempo con mis hijos, pero es tiempo de calidad". Me intentan engañar a mí, o se intentan engañar a ellos mismos ? En niños, la calidad no compensa la cantidad, se necesitan las 2 cosas. 1h de "súper calidad" nunca compensará las 9h de vigilia que no pasaste con tu hijo. Conclusión : el tiempo de calidad existe, pero no compensa la falta de cantidad.
    En cuanto a las guarderías, creo que el problema no es la guardería en sí, sino que los niños pasan demasiado tiempo ahí. Pero lo que yo he podido constatar es : que las mujeres que no trabajan (o solo unas horas al día) dejan muy poco los niños en la guarde; y los niños que están muchas horas tienen madres con jornadas laborales largas. Conclusión : la gente usa la guardería por necesidad, no por ganas. Aún así, creo que unas pocas horas le vienen bien al niño, son estímulos distintos, horas con niños y cuidadoras conocidos, permite que la madre relaje la atención permanente que supone estar 24h con el niño, que acaba agotandote los nervios, y hace que los niños y las madres se reencuentren felices y pasen, al fin y al cabo, el 90% del día juntos.
    Globalmente, estoy de acuerdo contigo, nos meten mucho cuento chino para evitar tener que buscar verdaderas soluciones y reconsiderar un sistema muy araigado (el cambio siempre cuesta).

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 22:43
    Permalink

    Querida madre contracorriente y comentaristas. Siento discrepar en parte con la mayoría de vuestras opiniones. Dejé mi puesto de Directora de Ingeniería en España y China para dedicarme a mi primer hijo que como el segundo entró en la guarderia a los 4 meses por unas horas. En la misma trabajan con Malagucci y estimulan muchas areas que yo sería incapaz. Diréis: "Vaya madre". Vivo lejos de mi familia y mi marido tiene muchas ausencias. Veo a madres y abuelas con los críos todo el día atados a las sillas y dando vueltas y mas vueltas. Cuando el niño se pone pesado les endosan chocolates, chupachups y demás porquerías para que les dejen vivir. Luego dicen horrorizadas que ellas jamás llevarían a sus hijos a la guarde. Sé que vosotras no sois de esas madres. Vivo dedicada en cuerpo y alma a mis hijos que van a la guardería. Cuando tosen se quedan en casa, no hace falta llegar a la fiebre. Tengo un blog de actividades creativas para niños. http://creamomentos.blogspot.com Me paso el día reponiendo fuerzas y preparando actividades estimulantes para ellos. Si estuviera con ellos todo el día, sé que les gritaría y me desquiciaría porque mis niños son verdaderos "descubridores del mundo" y yo no soy la madre más paciente. Acabarían atados a la silla y viendo películas todo el día. Ahora podemos ir a nadar, hacer una casa de hadas, un bizcocho diferente cada día, llenar el salón de confetti, preparar la fiesta de su vida… Cada día una sorpresa increíble. Si estuvieran en casa 24h yo no sería capaz de hacer todo esto. Envidio a quien sí lo es. Os mando un beso y estoy con vosotras en que la sociedad y algunos padres pueden ser demasiado egoistas y materialistas.

    Respuesta
  • el 11/04/2011 a las 23:15
    Permalink

    Hola:

    Estoy de acuerdo en que la guardería se usa por necesidad, y desde luego, si el niño puede estar en casa, no va a ser menos "premio Nobel" por no ir a la guarde.

    Asimismo, respecto al tiempo de calidad, es que creo que está todo sobre-estimado. A ver, ¿por qué ir al súper a comprar el pan con el niño NO es tiempo de calidad? El niño sale a la calle, le da el aire, luego entra a un sitio con otros estímulos, si toca algo le decimos que no toque (le "educamos"), luego ve que hay que hacer cola, aprender a guardar turno, a ser simpático con la cajera, etc. ¿Por qué sólo es "tiempo de calidad" estar con un super-juguete mega-educativo con muchos colorines y musiquitas? Vamos, que yo creo que todo el tiempo que pasamos con los niños es de calidad, a no ser que estén 10 horas delante de la tele.

    saludos

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 0:44
    Permalink

    Es que estamos equivocando conceptos. Las guarderías son necesarias, no imprescindibles. Entiendo qu hacen su función social, pero por qué te miran mal si tu hijo está siendo educado y criado en casa??? por qué tienes que oir que lo mejor es llevarle a guardería?? lo mejor para quién?

    Mi hijo no ha ido a guardería y es un niño inteligente y feliz, perfectamente adaptado al colegio.

    Con respecto al tiempo…. ¿de calidad?. No señores, hay que pasar tiempo con los hijos, punto y pelota. Los niños no se paran a analizar de qué color es el tiempo, solo quieren tener a sus padres, no piden más. Da igual que vayas con ellos a comprar, o que pases la tarde en el parque, o que veáis sus dibujos preferidos juntos, o que mami y papi preparen la cena mientras él juega tranquilo en el salón. Lo importante es estar, lo importante es que ellos sepan que estás.

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 9:14
    Permalink

    Cartafol, gracias.

    Vanesa C., es que estos mensajes han calado muy muy hondo. Luego la gente no sabe argumentarte nada porque no se sostienen demasiado bien pero aún así los repiten y los repiten, así nos han educado. Yo no he sido nada valiente, ya he comentado en más de una ocasión que para mi fue un sí o sí, yo tenía que hacer las cosas así o hubiera sido una tía infeliz toda mi vida. Espero que tengas suerte!

    Nieves, me quedo con lo último que has dicho, los padres podemos (y debemos) enseñar muuuuuchas cosas y no sólo "académicas".

    Ana, gracias!.

    Carol, yo creo que los hijos se deben tener para disfrutar de ellos y también para hacerlos felices. Pero las circunstancias personales de cada uno son tan complejas que es difícil opinar.

    Brujilla jajjajaja bien dicho!

    Siempre mamá, creo que ni hemos empezado a recorrer el camino ni tiene pinta de que nos pongamos a ello, en este país cuando se habla de conciliación sólo se habla de más guarderías y mayores horarios de colegios.

    Diana, yo tampoco creo en la conciliación, creo que todo exige unas renuncias, pero sí creo que se podría conseguir un equilibrio que sería aceptable.

    La teta reina, estoy de acuerdo contigo, no puedo añadir más.

    Arual, pues no sé si penado, la verdad es que hoy en día no es nada infrecuente!.

    Porfinyomisma, yo es que no creo en la calidad del tiempo. Me parece que si el niño está viendo la tele o jugando solito mientras tu planchas no tiene eso más calidad que estar dando un paseo por la calle o en el supermercado o planchando. A vivir se aprende viviendo.

    Elena, jajaja estaría bien!

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 9:14
    Permalink

    Euphorbia, creo que lo de "gente que no trabaja fuera de casa y no hace caso a sus hijos" me suena (y mucho) a leyenda urbana. Me da que se la inventaron los mismos que hablaron de que el trabajo realiza a las personas, el tiempo de calidad y la implicación con la empresa.

    Mamareciente, pues entonces estamos de acuerdo!.

    Patricia, me ha gustado tu teoría del tiempo jajaja pero yo sigo creyendo que el tiempo de calidad. ¿Existe un baremo de actividades más valiosas que otras? ¿quién lo decide?. Yo creo que todo son experiencias y las experiencias siempre son importantes para los niños, tanto si es ayudar a recoger a mamá la casa como si es ver un ratito la tele mientras se barre el suelo o es ir a la compra.

    María Corcuera, me he gustado tu comentario, me ha parecido muy coherente. Gracias, me pasaré por tu blog cuando pueda!.

    Misteriosa, totalmente de acuerdo, has explicado genial lo que opino sobre el tiempo de calidad. Lo que pasa es que como queremos hacer unos "super niños" desde bebés, todo lo que hagamos con ellos tiene que ser "de calidad superior", "ultra estimulante", "mega educativo" cuando lo cierto es que cualquier experiencia es una vivencia importante para ellos.

    Belén, totalmente de acuerdo contigo.

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 12:21
    Permalink

    Es que lo del tiempo de calidad es otro tema con mucha miga, pero vamos resumiendo, para mí sí que existe ese tiempo de calidad y es todo el que estoy con él.
    Ya sea para ir a comprar el pan (como dice misteriosa), para dar un paseo, para jugar con la plastelina, o incluso para ver una peli de dibujos juntos.

    Lo que yo quería decir es que hay personas que por estar todo el día con su hijo creen que le están dando todo su tiempo y dejar al niños toda la mañana todos los días de la semana delante de la tv no es estar con tu hijo es estar en un radio de proximidad de "X" metros pero nada más.

    Es que a veces nos ponemos en los extremos y eso tampoco es; es decir, con esto no quiero decir que haya que estar el resto de las horas encima del niño. Si estás haciendo la cena y el niño está jugando con sus juguetes pues oye perfecto.

    Tengo una conocida que tiene al niño en casa y es de las que le deja toda la mañana delante de la tv o del ordenador y luego por la tarde se van al parque toooda la tarde y es de las que "abandonan" al niño y que se busque la vida mientras ella está de charleta con las amigas.
    Entonces, sí, ella pasa más horas que yo con su hijo, pero ¿cuantas de esas horas su hijo disfruta con y de ella?

    Pues a eso me refiero yo, a pasar el tiempo juntos. No hace falta enseñar al niño como se construye un cohete o las teorías de la física cuántica, me vale con ir a por el pan, pero con él.
    Eso es para mí calidad.

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 12:56
    Permalink

    Después de leer todos los comentarios, creo que básicamente estamos todas de acuerdo, con matices, pero en la misma linea. Ahora me voy con la peque que la tengo a punto de desconectarme el ordenador…:P (lo de ahora no es tiempo de calidad segun mi hija que me insiste, intentando cerrar mi ordenador, que le haga un poco de caso…jiij)

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 13:10
    Permalink

    No creo que todas las que no trabajan lo hacen para estar con sus hijos, hay una cosa que se llama "paro" bastante habitual. ¿no eras tú la que el otro día hablaba del abandono de los niños en los parques? ¿das por sentado de que todas las que estaban de cháchara trabajan fuera de casa?

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 15:36
    Permalink

    La teta reina, como tu dices, irse a los extremos no funciona bien. A mi el caso que comentas me sorprende bastante, quiero pensar que en la práctica no será tan "así" como lo cuentas, y no sólo por la actitud de la madre, sino porque dudo mucho que un niño aguante una mañana entera frente a la tele (vamos, es mi hijo, que adora la tele, y aunque le ponga unos dibujos cada 5 minutos viene donde yo esté a comprobar qué estoy haciendo!!). Evidentemente, el tiempo supone tiempo de compartir, si es tiempo cada cual por su lado eso directamente no es que no sea de calidad, es que no es pasar tiempo.

    Anna, mi hijo lo que hace es arrancarme las teclas. De hecho, de las tres que me ha quitado una de ellas es de las importantes y no veas qué desaguisado me ha hecho!.

    Euphorbia, creo que no entiendo bien qué relación hay entre esta entrada y la de los parques… Lo que seguro doy por hecho es de que un porcentaje altísimo de las mujeres que no trabajamos fuera de casa estamos cobrando prestación por desempleo. De ese porcentaje no sé cuántas buscaron o pactaron un despido con sus empresas y cuántas se lo encontraron por la fuerza, no tengo ni idea y tampoco creo que sea relevante… De todas formas, creo que un porcentaje muy muy alto de mujeres estarían encantadas de encontrarse en una situación económica que las permitiera no trabajar y tener algún ingreso precisamente para poder estar con sus hijos. Por ese motivo, muchas aprovechan los dos años máximo de paro que se pueden tener para tomárselo como un tiempo especial con sus hijos, para quedarse embarazadas…

    Como tu dijiste ayer en tu comentario, hay casos para todos los gustos, ¿no?.

    Creo que el concepto de tiempo de calidad se inventó, desde luego, para padres y madres que trabajan, no tanto por ellos como para ellos, para intentar relevarles de la natural preocupación que siempre se tiene cuando dejas a tus hijos al cuidado otra persona.

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 15:58
    Permalink

    Pues en concreto el caso que te comentaba, y lo he hecho como ejemplo no como crítica, que allá ella, no te puedo decir si es verdad o no.

    Lo sé porque me lo ha contado ella, tan orgullosa de lo bien que se porta su hijo y lo tranquilo que es, que aguanta horas delante de la tv y bueno lo del parque es que lo he visto yo.

    Pero vamos, que el ejemplo lo he puesto para explicar que hay casos de todo tipo.

    Respecto a lo del tema de la calidad, pues no termino de ver así tu último apunte:
    "Creo que el concepto de tiempo de calidad se inventó, desde luego, para padres y madres que trabajan, no tanto por ellos como para ellos, para intentar relevarles de la natural preocupación que siempre se tiene cuando dejas a tus hijos al cuidado otra persona."

    Como ya dije en mi primer comentario (estoy currando más en tu blog que en el mío ;-)), yo no me siento culpable por dejar a mi hijo en la escuela, ni el resto del tiempo me lo planteo como que le estoy dando tiempo de calidad.
    El tiempo que puedo estar con él, lo estoy porque es lo que quiero hacer no por darle tiempo de calidad ni por remordimientos.

    Habrá gente que lo haga, no lo dudo, por remordimiento, igual que los que compensan con cosas materiales, pero yo no termino de verlo así.

    Me ha encantado este post, se nota, verdad? ;-), sobre todo por el tono tan distendido de los comentarios, sin malos rollos, etc.

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 16:23
    Permalink

    Me ha gustado el post que no se por que no había leído, esta manana precisamente he estado escuchando la entrevista a través de ese blog. Estoy de acuerdo, yo no creo que los niños deban ir a edades tan tempranas a la guarde, creo que debería ser la excepción y no la regla. Yo trabajo de 8 a 2, mi madre viene a casa y se queda con ella, es una abuela joven q le da lo q necesita y aunq yo quisiera quedarme yo, hoy por hoy no es posible. Eso si cuando entro a las 2:15 por la puerta mi tiempo es 100% para ella, además intento q sea tiempo de calidad y de disfrute para ambas. Un besazo

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 20:46
    Permalink

    Puedes tener toda la razón del mundo pero eres tan desagradable diciendo las cosas que no he podido menos que ofenderme leyendo tu entrada. Decir que las dos horas que puedas estar con tu hijo cuando sales del trabajo después de currar todo el día son un "quiero y no puedo" me ha encendido por dentro y ofendido profundamente. Que tu hayas decidido dedicarte a tu hijo en cuerpo y alma porque en el fondo tu trabajo no te gustaba no te da derecho a juzgar a las madres que llevan a sus hijos a la guardería mientras se desarrollan fuera de casa y/o se ganan el pan. Sus dos horas con su hijo al salir de trabajar tienen el mismo valor, si no más, que las 24 que pases tú con el tuyo.

    Respuesta
  • el 12/04/2011 a las 21:16
    Permalink

    La teta reina, yo, si me preguntas sobre esta historia, te digo que no me lo creo. A veces, de lo que cuenta la gente a lo que en realidad es, va un largo trecho. Ya te digo que no creo que un nene de corta edad pueda aguantar toda la mañana viendo la tele (otra cosa es que me lo contaras de un niño de 10 años). En cuanto al concepto del que estamos hablando, mira, yo creo que el sistema lo que espera para ser una mujer de éxito es que tu no reduzcas las jornada, que trabajes tantas horas o más que antes (si es posible más, mejor, porque así demuestras que la maternidad no te ha afectado al rendimiento a vista de los demás), que sigas viajando si es que lo hacías, asistiendo a reuniones a horas intempestivas, copitas después del curro. De hecho, creo recordar que en alguna ocasión has contado que tu has visto resentida tu situación por haber reducido jornada, ¿no?. Y es natural, porque lo que se espera y desea es que no lo hagas.

    Ahí entra entonces el concepto del tiempo de calidad que te dice: no te preocupes por nada, puedes continuar en el sistema igual que estabas antes porque basta con un poquitín de tu tiempo, el niño va a estar igual de bien.

    Me alegra que te haya gustado el post, yo creo que es un gusto poder debatir las cosas con naturalidad.

    María, yo no creo que la guardería deba ser una excepción, no entro a valorar eso, porque para muchísima gente es muy necesaria. Lo que sí digo es que la guardería es un recurso para cuando otras personas no pueden ocuparse del niño pero que no es en absoluto imprescendible para la crianza de un niño.

    Maldito roedor, lamento que no te haya gustado lo que he escrito pero creo que para nada he sido desagradable. Lamentablemente, escriba lo que escriba y lo escriba como lo escriba, siempre va a haber gente que se sienta ofendida, es inevitable.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 12:04
    Permalink

    La lucha de la que hablas sería la obtención de una conciliación de la vida laboral y familial real, de padres y madres, y una flexibilidad laboral adaptada. ¿No se ha adaptado Zapatero a Europa para la edad de la jubilación? ¿No es tan moderno para los matrimonios y las adopciones de gays? pues con esto se podría adaptar igual y mejor.

    En Francia las empresas están obligadas a aceptar la reducción de la jornada laboral al 80% de las madres que lo solicitan sin que teman la pérdida de su puesto de trabajo, se pueden coger bajas de maternidad prolongadas de hasta tres años (no remuneradas)… En fin, que hay soluciones, lo difícil es cambiar la mentalidad y querer aplicarlas.

    Lo que no debe cuestionarse es la vuelta de la mujer al ámbito del hogar renunciando a su reconocimiento social y profesional. Las mujeres no salimos de casa a trabajar sólo para ganar dinero, que también. Sino para sentirnos realizadas y reconocidas profesional y socialmente. ¿Una mujer que trabaja fuera de casa no es una buena madre porque "abandona" su hijo en la guardería y no sólo se interesa a las papillas, los pañales y los mocos?

    No es cierto que tenga más calidad el tiempo que pasa una madre que no trabaja fuera de casa que una que sí lo haga. Los niños van a la guardería porque sus padres trabajan, sí, y es bueno que los niños entiendan que sus padres tienen un trabajo para poder vivir y pagar sus necesidades. Un niño pegado 24 horas a las faldas de su madre no es más feliz que uno que encuentra a su madre a las 5 de la tarde, loca por ver a su niño y pasar toda la tarde con él jugando. Ni tengo remordimientos por ello ni es un "quiero y no puedo". Es tiempo de calidad, lo siento, porque desde esa hora y hasta que se acuesta estoy sólo para él. Otras madres ama de casa pasan su tiempo con los niños delante de los dibujos mientras ellas friegan, planchan, limpian… ¿es ese el tiempo de calidad del que hablas?

    Por supuesto que la educación de los hijos es responsabilidad de los padres, pero la guardería no sólo sirve para aprender cosas, también para que los niños se sociabilicen, aprendan a comportarse en comunidad, a respetar, a compartir, a no ser caprichosos ni ñoños ni mimados… valores que en casa todo el día con mamá dificilmente van a aprender.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 12:13
    Permalink

    "Otras madres ama de casa pasan su tiempo con los niños delante de los dibujos mientras ellas friegan, planchan, limpian… ¿es ese el tiempo de calidad del que hablas?". Así que yo, que ahora mismo no trabajo, dedico mi tiempo y el tiempo que mi hijo pasa conmigo a fregar, planchar, limpiar,….. ¡¡Vaya!!. Luego decimos que a las mujeres nos infravaloran, sí, desde luego, nos infravaloramos nosotras mismas.

    Cuando una mujer no trabaja fuera de casa durante unos años para dedicarse a la crianza de los hijos, se asume que se queda para limpiar. ¿Pero en qué mundo vivimos?.

    No señora mía, yo me he quedado para educar a mi hijo en primera persona. Si tu no te ves capaz de estimula a tu hijo perfecto, yo no ataco a nadie que considere la guardería el mejor estímulo. Cada uno es libre de escoger las opciones que nos presentan. Yo sí me he visto capaz de estimularle, enseñarle, socializarle y mil cosas más. A día de hoy, sin guardería, sin tutores, sin estimulación ajena, mi hijo es un niño inteligente, sensible, integrado en el colegio y con un rendimiento por encima de la media de su clase. Parece que tan mal no lo he hecho, a pesar de que muchos penséis que me paso el día en casa en bata y con los rulos puestos.

    Ya está bien de estereotipos, ya está bien de atacarnos. Tu crees que lo mejor para tus hijos es la guardería, pues genial. Yo creo en la educación en el hogar, no creo que sea tan mala, no he privado a mi hijo de nada, te lo puedo asegurar. Y sobre todo he sido capaz de proporcionarle algo más que televisión, no por quedarme en casa me he puesto el mocho por montera. Tu serás tan ama de casa como yo, y realizarás tus tareas domésticas, cuando puedas, o lo hará tu pareja, como yo. Pero el polvo de la casa no ha quitado tiempo a mi hijo, te lo aseguro.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 13:13
    Permalink

    Pues para no querer atacar a nadie, te desahogas que da gusto. Mi comentario no era para crear polémicas tontas sobre un tema en el que obviamente estamos en desacuerdo. Pero si te has dado por aludida y estás tan ofendida es que algo de verdad había en lo que decía. Que cada cual haga o deje de hacer con sus hijos como le venga en gana.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 13:38
    Permalink

    Pues menos mal que no es para crear polémicas tontas,….,

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 18:32
    Permalink

    Louloy y cia, yo creo que este Gobierno es moderno para lo que quiere. En cualquier caso, esto que plantea Eulalia o que planteo yo no se considera nada moderno, no sé por qué motivos, pero se considera cualquier cosa menos progresista, así que dudo mucho que se plantee, considerando además que el sistema está profundamente arraigado.

    Mi post no iba sobre la incorporación de la mujer al mundo laboral ni sobre la eterna (y espantosa) entre mamás trabajadoras y mamás que no trabajan fuera, iba sobre el sistema en sí que no nos permite elegir y que intenta lavarnos el cerebro mediante subterfugios. Pero como no quiero dejar de rebatir tus argumentos, te respondo:

    – En muchas ocasiones ya he dicho que yo no necesito trabajar fuera de casa para sentirme reconocida ni social ni profesionalmente. Tuve un trabajo considerado de éxito y lo dejé por voluntad propia, sinceramente, no necesito el reconocimiento de los demás a ese nivel (y gracias a Dios cada vez lo necesito menos a todos los niveles). En cualquier caso, yo me siento reconocida por el éxito que tiene mi blog, por la gente a la que ayudo que me da las gracias, por los proyectos que he ido sacando adelante… ¡se pueden hacer tantas cosas!.

    – "Sólo se interesa de papillas, pañales y mocos". Esto me parece un topicazo en toda regla. Cuando escribí sobre "el mito de la maruja" ya hablé de todas estas cosas que piensan algunas personas, como tu, y la verdad es que no deja de sorprenderme. A mi me interesan muchísimas cosas. La maternidad me fascina y, como ves, me dedico a ella, puesto que tengo este blog, hemos abierto Madres Blogueras y tengo algunos proyectos más en mente, proyectos profesionales. Pero lo cierto es que en mi vida no virtual apenas hablo de maternidad. Pensar que yo no salgo de "mocos, papillas y pañales" me parece simplista, como poco.

    – Yo no he dicho que tenga más calidad el tiempo de unas madres que el tiempo de otras. Yo he dicho que en niños pequeños, calidad = tiempo y, en niños más mayores, calidad = disponibilidad. El tiempo que compartimos con nuestros hijos siempre me parece de calidad, sean quienes sean sus padres.

    – Madres de casa que se pasan el día limpiando y no atienden a sus hijos. Otro topicazo. Me parece que estás hablando de las amas de casa de hace unas cuantas generaciones, que su prioridad era atender al marido y a su casa y, en último término, a sus hijos. En fin, si quieres te invito a mi casa y ves como está. Yo no me dedico a limpiar, no estoy aquí para eso. Estoy aquí para criarle, educarle, acompañarle y hacer de él una personita de bien. El estado de la casa para mi y para mi marido es muy sencundario. En cualquier caso, como comenté más arriba, no me parece que si una persona está limpiando mientras el niño juega eso vaya en detrimento de la calidad de ese tiempo, ¿el niño no debe aprender que la casa tiene unos ciertos requerimientos que hay que cumplir? ¿no puede aprender nada de eso? Porque a mi hijo le entusiasma cuando sacamos la escoba y nos ponemos a barrer y quiere imitarnos, creo yo que eso forma parte también de su educación!.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 18:32
    Permalink

    – La guardería no sirve para que los niños socialicen porque no existe socialización a esas edades, es otra patraña que nos ha vendido para que nos convenzamos de lo muy necesaria que es. En cuanto a compartir, no ser caprichos y demás… Mira, mi marido y yo somos los que vamos a educar a nuestros hijos, personalmente. Ni quiero ni espero que la guardería y el colegio me sustituyan en ese papel porque me considero plenamente capacitada para educarles, conducirles y formar sus pequeñas mentes. Pensar que los padres no valemos para eso me parece tremendo, creo que ningún padre debería conformarse con esa definición.

    – Sobre la ñoñería y los mimos, lo que necesita un bebé es amor. No necesita que le enseñen nada académico en sus primeros años de vida. Sólo necesita formar su primera conciencia, su autoestima, y eso sólo se consigue desde una base sólida en la que los padres siempre están ahí para sostenerle. Entiendo que uno de los principales ataques que se le hace a la crianza (horriblemente llamada) respetuosa es que se dice que son niños sin límites y muy apegados. Lo primero pienso que es no haberse enterado de qué va el tema y, lo segundo… bueno, el apego no sólo no es malo, sino que es excelente para formar una personalidad segura y fuerte en un futuro.

    Para no extenderme más, agradezco tener un debate tranquilo sobre el tema, aunque reconozco que con estas cosas acabo siempre con mal sabor de boca. Escribo una entrada sobre el sistema y al final siempre acabamos con el mismo debate. Supongo que siempre que pronuncie las palabras "guardería" y "trabajo" estaremos igual, como si yo pensara que ambas cosas son demoniacas… No sé si me explico muy mal o es que la gente lee lo que quiere!

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 18:33
    Permalink

    Belén, estoy totalmente de acuerdo contigo. Fíjate que cuando escribí sobre el mito de la maruja muchos comentarios iban en la línea de que no era necesario porque ya nadie pensaba esas cosas de las mamás que no trabajan fuera de casa. Bueno, este es un claro ejemplo de que sí es necesario, que sigue habiendo mucho estereotipo.

    Loulou y Cía de nuevo, yo he escrito una entrada sobre el sistema en sí, diciendo que es injusto para todos y animando a luchar contra él. Y tu me has escrito un comentario personalizando y hablando de lo de siempre, de la guardería y del trabajo fuera de casa, como si yo estuviera en contra de ambas cosas. Y has escrito un comentario minusvalorando la ocupación de un determinado tipo de madre. Así que me parece más que normal que cualquier mujer que no trabaje fuera de casa se de por aludida; de hecho, esa alusión me parece mucho más esperable que la tuya con mi entrada.

    Belén, ya sabes tu que a mi me gusta mucho el debate. Y estoy satisfecha de que se puedan debatir posturas contrarias sin que llegue la sangre al río, espero que pueda seguir siendo así.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 18:41
    Permalink

    Mamá (contra) corriente, tus argumentos son impecables, ya sabes que estamos completamente de acuerdo. Por supuesto que me gusta el debate, lo sabes bien, y siento mi último comentario. Confieso que me he alterado. Me parece triste que siempre acabemos hablando de lo mismo. Confieso que me altera que se creen estas guerras, o enfrentamientos o discusiones absurdas. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos. Me fastidia, enormemente además, que se diga que si te quedas en casa es para sacar el mocho. Y me fastidia aún más que lo diga otra mujer. No me arrepiento de las decisiones tomadas, me siento orgullosa de ellas, y creo que respeto las opciones de los demás. Pero es lógico que defienda mi postura porque, lógicamente, para mi es la mejor. Pero se puede defender y respetar, y yo creo que hago ambas cosas. Que menos que exigir un poquito de lo mismo.

    Respuesta
  • el 13/04/2011 a las 18:48
    Permalink

    Belén, no, no, no pidas perdón por tu último comentario, no hay razones… Solamente digo que aunque me parezcan increíbles algunos argumentos, me doy por satisfecha con que podamos debatirlo sin terminar tirándonos de los pelos, que es algo que ya sabes tu que no siempre ha sucedido en la historia de este blog.

    A mi también me molestan ciertos comentarios que se hacen para minusvalorar. Pero con el tiempo he empezado a pensar que realmente quien los hace no cree en ellos, lo hace sólo para herir. Me cuesta muchísimo trabajo creer que una persona de mi edad, con la misma formación que yo, pueda pensar que tu, que yo, que cualquiera de las mamás que no trabajamos, somos así.

    Y sobre los argumentos tan manidos para ensalzar la guardería y en detrimento de la crianza con apego, bueno, eso es falta de información, pura y dura. Muchas veces, cuando se escribe sobre estos temas en Internet, a muchas personas les sienta fatal. Pero creo que es por el miedo a lo desconocido, por el miedo al cambio. Y en cierto modo lo comprendo porque salirse del sistema, querer hacer las cosas de otra manera, muchas veces es muy complicado, duro.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 10:47
    Permalink

    Estoy deacuerdo que el debate es sano pero éste no es seguramente el mejor lugar para debatir porque por escrito no se pueden expresar opiniones tan contrarias como las que tenemos sobre este tema. Mi comentario me salió del alma, no retiro ni una coma de lo que escribí, aunque siento que haya gente que se haya podido sentir ofendida por mis palabras.

    Aún así, no puedo evitar puntualizar ciertas cosas:

    – que hay madres que deciden quedarse en casa para criar a su hijos. Muy bien. Perfecto. Pero hay muchas otras que salimos a trabajar cada día y eso no impide que participemos al 100% en la educación de nuestros hijos. O que por el hecho de no estar en casa las 24 horas del día deleguemos ese trabajo en una niñera o en los profesores de las guarderías.

    – Que deje a mi hijo en la guardería no infravalora mi capacidad como madre. La complementa, porque la guardería también le aporta cosas que le enriquecen como persona.

    – Ningún sistema me ha impuesto trabajar fuera de casa y mandar al niño a la guarde. Lo hago porque quiero y porque creo que es bueno para mí y para mi hijo. Y ello no me hace sentir culpable ni me hace esclava de nadie ni atenta contra mi instinto de madre. Es algo que necesito porque me hace sentirme realizada profesionalmente y me aporta independencia económica. Ese bienestar se transmite y estoy segura que mi hijo lo percibe.

    Mis cinco meses de baja por maternidad, en casa, sóla con mi niño, me fueron suficientes para saber que "eso" no era lo que quería. Cuando escribí "pañales, papillas y mocos" sabía lo que decía.

    – Todas las opciones (la guardería, la niñera o que el niño se quede en casa con su madre) son buenas. Todo depende de cómo se entiendan y se lleven por parte de los padres. Los dos. El padre y la madre. Porque la responsabilida de criar a un hijo es de los dos. A partes iguales.

    Ni hay por qué demonizar la guardería ni ensalzar a ultranza la crianza con apego. Cada cual que coga la opción que quiera o pueda. Los estereotipos, las minusvaloraciones y los prejuicios los hay,amiga mía, en los dos campos.

    Respuesta
  • el 14/04/2011 a las 16:51
    Permalink

    Loulou, la verdad es que la palabra escrita está muy bien pero se pierde gran parte de lo que se quiere decir por el camino, eso es inevitable. Sobre lo que comentas:

    – Cuando tu dejas al niño a otra persona, estás delegando. Eso no es malo en absoluto, simplemente es una realidad. De hecho anoche escribí sobre la responsabilidad que tengo yo encima con mi hijo, delegada al completo por mi marido por la sencilla razón de que el pasa fuera muchas horas y la que está todo el día con él soy yo. No lo veo como algo negativo, simplemente lo describo como es. A mi marido le gustaría asumir si no un 50% que es difícil trabajando a jornada completa, sí un porcentaje mayor, pero las cosas son como son.

    – Efectivamente, que dejes a tu hijo en la guardería, con una cuidadora o con tus padres no disminuye tu papel como madre. Lo que sí lo hace es pensar que la guardería (o x persona) va a hacerlo mejor que tu y que por eso es imprescindible llevar allí al niño. Eso es exáctamente lo que dije en la entrada y no otra cosa.

    – Si te gusta el sistema, genial, vivirás mucho más feliz que luchando contra él.

    – No entiendo lo que dices de "cuando escribí sobre pañales, papillas y mocos sabía lo que decía", no sé cómo interpretarlo. Asi que antes de aventurarme a decir nada y meter la pata, prefiero que me lo expliques mejor si te apetece.

    – De acuerdo en que todas las opciones son buenas, con matices, pero de acuerdo. No creo mucho en según qué traumas, así que de acuerdo.

    – Bueno, yo no sé si hay muchos estereotipos o no en ambos campos. Me da la sensación (confirmada a traves de este blog) de que algunas mamás que trabajan tienen una idea de las que no que es completamente errónea, no se atiene a la realidad y nos tratan como si nunca hubiéramos tenido un curro y no supiéramos lo que es ni lo que supone. Desconocimiento total.

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 10:53
    Permalink

    – Que cada uno tenga su opinión y la defienda, lo entiendo.
    – Que no se sabe si un niño va a ser más listo o más feliz yendo o no la guardería, también.
    – Y por supuesto, que cada persona haga lo que quiera/crea/pueda.

    Sin embargo no puedo con la gente que se cree que los demás somos tontos:

    – El tiempo es calidad, en sí mismo. A mi me gustaría poder disfrutar de más tiempo para mí (entre otras cosas para estar con mi hijo), pero tengo que cambiárselo a mi empresa por dinero. Y si mi tiempo vale para una empresa, más para mi hijo.

    – Se puede estar más o menos pendiente de un niño. Pero para eso hay que ESTAR con él.

    – Si alguien duda que un ama de casa le dedique durante el día 'tiempo de calidad' a sus hijos, se me permitirá que yo dude de que una persona trabajadora llegue a casa después de 12 horas fuera fresco como una rosa para dedicarse en cuerpo y alma a los hijos (mi trabajo no es muy demandante y hay días que llego realmente cansado)

    – ¿Pero cómo una persona que trabaja va a participar al 100% en la educación de sus hijos? ¿O lo que quiere decir con eso es que ha elegido a qué guardería va a ir el niño?

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 13:15
    Permalink

    Gracias mamá contracorriente por lo sosegado de tus respuestas.

    En mi turno de palabra diré que:

    – Cierto es que dejar a un hijo con otra persona es delegar. Negarlo sería de idiotas. Pero una cosa es delegar su cuidado (que yo sepa el don de la ubicuidad aún no se ha inventado) y otra muy distinta es delegar y desentenderse de su educación. Una guardería no está para educar a tus hijos, está para atenderlos y cuidarlos. Soy consciente de que estoy en territorio enemigo. No pretendo convencer a nadie de los beneficios de ir a la guarde. Y que se me entienda, para mí esos beneficios no tienen nada que ver con aprender los números en inglés o los colores. ¿Alguien de este blog cree que porque los niños de 3 años van al colegio sus padres se desentienden de su educación? No creo. La educación se aprende en casa. No en la guarde ni en el colegio.

    – Personalmente, no elegí la guarde porque pensaba que allí lo harían mejor que yo. Lo elegí porque me pareció una buena solución: para que el niño aprenda a socializarse, sí, a respetar las normas de una comunidad, a obedecer a mayores que no sean sus padres… Es mi opinión y mi elección. Ni más ni menos.

    – No me siento adoctrinada ni estoy a favor ni en contra del sistema. Elegí seguir trabajando, porque es lo que personal y economicamente necesito. Si yo trabajo, el niño me lo tiene que cuidar alguien. Es de una lógica aplastante. En la guarde donde lo llevo lo cuidan bien, se ocupan estupendamente de los críos, juegan con ellos… Con eso me basta. De enseñarle cosas y darle amor y cariño ya me ocupo yo.

    Fernando, siento que tu trabajo te ocupe tantas horas y te deje así de cansado, pero también se puede ser madre trabajadora y volver a casa con la energía suficiente como para pasarse la tarde tirada por los suelos jugando, leyendo o yendo al parque. Y no sé si va por mi pero no, no me creo más lista que nadie. Expongo mi opinión y mi experiencia. Que seguro que no le gusta a todo el mundo. Soy consciente de que en este blog la que va a contracorriente soy yo.

    – Estereotipos los hay, sí: porque si vosotras os sentís atacadas, también yo me siento ofendida cuando oigo o leo que porque estoy fuera de casa medio abandono a mi hijo, que no le quiero lo suficiente como para quedarme en casa por él, que cuando llego a casa tengo que estar tan cansada que sólo pienso en el sofá y otras sandeces.

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 13:38
    Permalink

    fernando, gracias por tu comentario, estoy de acuerdo contigo. Te agradezco que hayas aportado tu punto de vista como padre, que aquí casi siempre estamos mujeres. Espero verte más a menudo.

    Loulou, no me des las gracias, creo que es así como debe ser y además tengo el convencimiento de que habitualmente tenemos más puntos en común que puntos en desacuerdo, empezando porque si ambas estamos por aquí es porque nuestros hijos nos interesan y mucho. Además, creeme que disfruto debatiendo estos y otros temas, me parece súper enriquecedor y es de las cosas que más me ha aportado este blog.

    En cuanto a lo que has comentado:

    – Estoy de acuerdo contigo en lo que has dicho en tu primer párrafo, salvo en lo de que estás en territorio enemigo. Desde luego conmigo no lo estás para nada. No sé si me has leído desde hace mucho o poco pero, bueno, por resumirlo mucho, te diré que mi hijo fue un mes a la guardería, en septiembre, porque mi plan inicial era reincorporarme al trabajo con reducción de jornada tras una excedencia. Si yo pensara que llevar al niño a la guarde es como llevar al niño al patíbulo, obviamente nunca lo habría hecho. Así que de territorio enemigo nada, por fi.

    – Evidentemente, es tu opinión pensar que la guarde tiene determinados beneficios. Pero en torno a la socialización (y otras cuestiones relativas a esto) creo que todos los especialistas están de acuerdo en negarla. Tu puedes seguir pensando que es buenísima para tal y cual cosa, pero realmente no es así. Y, vamos, yo te diré por mi experiencia con mi hijo en grupos con otros niños, más pequeños y más mayores, que no se hacen ni puñetero caso, socialización cero. En cualquier caso, como te digo, cada cual elije en qué creer, aunque yo creo que hay que distinguir entre lo que uno elige concienzudamente y lo que en verdad es. Te pondré un ejemplo: mi hijo ha tomado casi desde que nació lactancia artificial en exclusiva. La gente escribe ríos de tinta escribiendo sobre lo malísima que es y lo poco que se parece a la lactancia materna. Yo, aún por esas, insisto en que a mi hijo le ha ido fenomenal la LA y no estoy por demonizarla. Pero no por ello niego que la lactancia materna es mejor en muchos aspectos y su "formulación" no se puede comparar a la LA. No sé si me he explicado con el ejemplo o lo he empeorado…

    – Genial, creo que es así como se deben hacer las cosas. Ahora bien, eso no quita que cuando seguimos la corriente, sea en la materia que sea, todo se haga más llevadero. No lo digo a modo de insulto, yo no estoy peleada con el sistema en todo, en absoluto, pero soy consciente de que es más dificultoso cuando voy en contra que cuando voy a favor.

    – Yo no sé lo que es trabajar a jornada reducida porque no lo llegué a experimentar. Pero sí conozco lo que es trabajar a jornada completa, incluso en algún trabajo de los de alto nivel de estrés. Y personalmente te digo que no sé si sería capaz de estar como se debe estar para atender a un hijo después de aguantar según qué jornada laboral. Por eso, yo no quito mérito jamás ni nunca lo haría a una persona que trabaja fuera de casa, sean muchas o pocas horas.

    – En cuanto a lo último, yo tengo la sensación permanente con mi blog de que mis palabras siempre se malinterpretan para llevarlas a estereotipos como los que tu has nombrado y a los que yo jamás he eludido. Como he dicho un millón de veces, no sólo no tengo nada en contra de que una mamá trabaje (unas horas razonables, porque si trabaja de sol a sol y hace tropecientos viajes al mes ahí si te digo que no me parece bien) sino que, además, yo estuve a puntito de serlo y, de hecho, como verás, tengo varios proyectos profesionales abiertos (y otros en mente). A mi no me leerás nunca nada en contra del trabajo de las mamás, lo que sí me leerás es en contra de que el trabajo, sea como sea, interfiera en las necesidades de los niños. Y son dos cosas distintas porque, aunque todo implique renuncias, con un poco de equilibrio sí que se puede combinar.

    Respuesta
  • el 15/04/2011 a las 14:07
    Permalink

    Encantada de seguir debatiendo. Aunque sobre este tema creo que ya hemos apurado nuestros puntos de vista que, aunque diferentes, creo que no nos distanciamos de lo esencial, que es dar lo que creemos mejor para nuestros niños.

    Me alegro de haber encontrado alguien con quien debatir "con las tripas".

    Y gracias, sí, por tu última respuesta. Porque Internet nos deja hablar sin conocer al otro, sin saber, presuponiendo, malinterpretando y con tu comentario se me ha quitado una venda de prejuicios contigo.

    Respuesta
  • el 17/04/2011 a las 22:33
    Permalink

    Loulou, me alegra mucho lo que me has dicho, de verdad. Gracias de corazón.

    Respuesta
  • el 30/05/2011 a las 1:33
    Permalink

    clap clap clap! espectacular! concuerdo 100%

    Respuesta
  • el 30/05/2011 a las 9:52
    Permalink

    Sinceramente, creo que para poder estar con nuestros hijos y decidir sin las presiones sociales hay que ir en contra de lo que está estipulado: no hipotecarnos por más de lo que somos capaces, usar alternativas como vivir de alquiler, ser menos consumistas, cambiar nuestro concepto y nuestras prioridades en la vida… Me ha encantado tu entrada. Un saludo.

    Respuesta
  • el 30/05/2011 a las 22:35
    Permalink

    Gracias Bren, me alegra que estés de acuerdo.

    Irene, sí, es cierto. El problema es que a veces es muy complicado salir de ese círculo, incluso aunque se quiera. Pero al menos deberíamos ser conscientes de dónde andamos!. Un abrazo.

    Respuesta
  • el 07/08/2012 a las 19:26
    Permalink

    plas, plas, plas….aplausos por el debate enriquecedor, crítico y respetuoso entre Loulou y Mamacontracorriente. Se pueden defender opiniones diferentes sin atacar….entre los extremos hay una infinidad de matices. Un post y unos comentarios geniales.

    Respuesta
  • el 07/08/2012 a las 19:26
    Permalink

    plas, plas, plas….aplausos por el debate enriquecedor, crítico y respetuoso entre Loulou y Mamacontracorriente. Se pueden defender opiniones diferentes sin atacar….entre los extremos hay una infinidad de matices. Un post y unos comentarios geniales.

    Respuesta
    • el 09/08/2012 a las 19:51
      Permalink

      Me encanta debatir cuando se hace desde el respeto, se aprende muchísimo. Me alegra que te haya gustado! Besos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com