Cómo cambia la relación de pareja cuando tienes hijos

Algunas veces me preguntan cómo ha cambiado la relación con mi marido. Me resulta una pregunta curiosa porque se hace bastante a la ligera, incluso por gente sin confianza ninguna. ¿Otro cliché?. Alguna vez he sentido apuro, no sabiendo qué contestar sin ser una borde. De hecho, en alguna ocasión hemos tenido la impresión de que no es que lo pregunten, es que dan por hecho que tu relación de pareja está muy resentida por el hecho de haber  tenido un hijo. Esto último me llama bastante la atención y muchas veces le he dado vueltas a por qué hay personas que creen que tener un hijo es:
– El final de una vida plena, divertida y “moderna”.
– El final de tu vida sexual.
– El final de una relación de pareja romántica.
Dentro de unos años quizá veamos cómo se celebran “despedidas de matrimonio sin hijos”. Por cierto, hago un inciso, porque ni mi marido ni yo hemos entendido nunca qué leches se celebra en una despedida de soltero/a. No nos parece que el matrimonio suponga el final de nada. Si tienes que correrte la juerga de tu vida porque crees que el matrimonio será un coñazo y un obstáculo para el desarrollo de tu individualidad… la verdad, yo no me casaría con esos pensamientos en la cabeza. No me quiero desviar del tema.
Yo reconozco que soy afortunada en esta cuestión. He tenido la inmensa suerte de encontrar un hombre con el que compartir mis inquietudes, mi “frikismo”, mis valores… Y eso es mucho. Hay veces que tengo ganas de estrangularle (como todas, supongo) pero también tengo la suerte de poder decir que sigo estando muy enamorada de él, no sólo como el “primer día” sino más y que el tener un hijo sólo ha reforzado ese vínculo.
Mi embarazo no fue fácil y los días posteriores al parto tampoco. Son momentos en los que ocurren muchas cosas muy deprisa y la gente de alrededor en vez de colaborar a veces molesta más que otra cosa. Pero aún en esos momentos yo no he tenido ninguna duda. Recuerdo que mi marido, la primera noche con el bebé me dijo: “me encanta verte con el bebé, me hace enamorarme más de ti ver el amor con el que cuidas a nuestro hijo“.
Para mi, estos siete meses han sido los del florecimiento de un amor inmenso, tanto hacia mi bebé como hacia mi marido. Son amores distintos, pero enormes los dos. A mi marido le quiero y le respeto más que nunca porque me ha dado el regalo más grande de mi vida y cuando le veo con mi hijo me derrito totalmente.

 

Nuestra vida sigue siendo la que era. Nosotros no éramos de salir de cena ni de fiesta sino de salir a comer, a merendar, a hacer un brunch, etc, cosas que podemos seguir haciendo. ¿Que no vamos al cine?. Hacía ya siglos que no íbamos pero ni falta que nos hace, que todas las noches nos vemos nuestro capítulo de alguna serie o una película. ¿Los planes infantiles son un rollo?. Pues según para quién, claro. Nosotros hemos ido todos los años a Faunia y al Zoo sin tener niños, simplemente porque nos encanta. O pasear a la perra por el parque; ahora paseamos a uno más. A ver, que yo entiendo perfectamente que este plan sea un coñazo para mucha gente. Pero hay que reconocer que como a nosotros este plan nos gusta y nos ha gustado siempre, un problema menos; que si fuéramos como algunos, que con 35 tacos (y más) su único plan de fin de semana es cenar y salir de copas pues tendríamos un problema de incompatibilidad con el bebito tremenda.
Vida sexual, que esto es algo que la gente parece obsesionarle. Partiendo de la base que creo que mucha gente se echa un buen farol cuando le preguntan, porque no creo que muchas parejas que trabajan los dos tengan ganas de echar dos kikis diarios después de sendas jornadas laborales, 7 días a la semana… pues todo sigue igual. ¿Se pierde espontaneidad?. Evidentemente, si el bebito está despierto, el aquí te pillo aquí te mato no suele ser muy viable, aunque tampoco se puede descartar si está entretenido con sus cosas. ¿Pasión?. No creo que dependa única y exclusivamente del hecho de ser padres, sino de cada pareja en particular. A mi es que siempre me ha “puesto” el amor (esto lo desarollaré en otra entrada para que os riais un rato) así que cuanto más amor siento, más ganas tengo. Por tanto, cuanto mejor sea nuestra relación con el bebito, más ganas tendré que intimidad con mi marido. Rara que es una.
En estos días hemos comentado el error que supone tener un hijo para salvar un matrimonio. Por desgracia, yo viví esta situación en una pareja muy cercana, de la edad de mis padres, y por supuesto terminó en divorcio. Si una pareja está tocada, el hijo sólo va a separarlos más porque, incluso habiendo amor, nunca se producen situaciones más complicadas que las relacionadas con el cuidado de un hijo, su educación y las familias de unos y otros metiéndose de por medio. Aunque a veces pienso que quién no ha hecho una tontería por amor… yo he hecho unas cuantas, desde luego. No obstante, me gusta pensar que la mayoría de las parejas meditan muy bien la decisión de ser padres y, a veces, simplemente, no se miden bien las circunstancias, algo que nos puede pasar a cualquiera.
¿Qué os parece?.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

29 comentarios sobre “Cómo cambia la relación de pareja cuando tienes hijos

  • el 06/05/2010 a las 8:33
    Permalink

    Chica, que cosas te pregunta la gente, a mi no me han hecho esa pregunta jamás.
    El niño sí cambia la vida, eso te lo aseguro, da igual que fuerais al zoo antes de tenerlo, te aseguro que la cosa cambia mucho. Eso es algo que aún no has visto, quiero decir que pensamos que la étapa de bebé es la dificil y te aseguro que ni de coña. A mi me parece la más fácil con diferencia. Al niño le llevas, le traes, le tienes en la cuna, trona, parque, entretenido y tu puedes tener un escarceo con tu pareja, ya verás cuando el niño se haga independiente en cuanto a movilidad, entonces si que hay que recurrir sí o sí, al revolcón programado.
    Y otra cuestión es la de ponerse de acuerdo en las cosas del niño.
    Nunca he discutido yo tanto con mi marido como desde que tenemos el niño.
    Ya digo que de bebé todo perfecto. Pero luego el niño va creciendo, monta el pollo, habla, y tienes que educarlo y ya podeis llevaros de maravilla y estar de acuerdo al 100 por 100 que más de una vez acabareis discutiendo porque uno ha hecho algo que el otro no considera adecuado (y hablo en cuanto a la educación del hijo).
    Ya puede ser el matrimonio perfecto para que esto no ocurra.
    Nos vemos en el blog dentro de digamos tres años y entonces nos cuentas sinceramente como va la cosa. 😛
    Y no estoy hablando de que la pareja se vaya al traste, ni mucho menos, que ahí es cuando se ve el amor de verdad, solo digo que entonces si que ves que el niño (ya no bebé) ha cambiado la vida y que hay que hacer un esfuerzo añadido para mantener esa relación de pareja.
    Y bueno, a mi me "pone" el amor relativamente. Reconozco que a veces la química manda y de vez en cuando es incluso una cuestión terapeutica, que te deja relajadita. Y bueno, que yo veo a Vin Diesel y amor, lo que se dice amor no siento. XDDDD

    —–
    http://lallavedelbaul.wordpress.com/

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 9:42
    Permalink

    Creo que hay muchos factores en esta ecuación. Si sois una pareja "poco activa", me refiero a salir de vez en cuando, a juergas justas y no te lías la manta a la cabeza y te vas un día a comerte un bocata al Everest, tener un hijo probablemente te cambie algo pero no excesívamente. también depende del esfuerzo que estés dispuesto a hacer, es decir, si todos los fines de semana te vas al monte a hacer treking, cuando tienes un niño puedes seguir haciéndolo, pero va a suponer un esfuerzo extra que sumado ya al trajín del dia a dia, es posible que no te apetezca.
    En nuestro caso, la vida de pareja si que ha cambiado y en cierto sentido a empeorado, pero ha sido, al menos en mi caso, por encntrarme un poco "perdido". Se que todo volverá a estar en su sitio de nuevo y no creo que haya demasiada diferencia de como era nuestra vida antes. Pero habrá cosas que cambiarán y mucho, como las discusiones de pareja (coincido en esto con Tifoidea), en estos 5 meses hemos discutido más casi que en toda la vida que llevamos casados.
    Nunca entendí cuando la gente me decía, aprovecha ahora para viajar que luego… Hombre, si a mi me apetece irme a Jamaica y ponerme ciego de grifa es posible que lo tenga que hacer antes de ser padre, pero no entiendo por qué no puedo irme a la India con mi hijo.

    Y en cuanto a las despedidas de solteros… ganas de buscarle 3 pies al gato, es una escusa más para hacer una fiesta (simple y llanamente) y personalmente no le veo ninguna diferencia con celebrar una boda con 50, 100 o 400 invitados. Se celebra un evento feliz y se acabaron las vueltas. También celebré que iba a ser padre (aunque de una forma mucho más relajada, jajaja)

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 10:20
    Permalink

    Bueeeno, pues a nosotros sí que nos cambió la vida. Éramos bastante de salir a cenar o a tomar una copa tranquila y ahora eso se acabó… Pero oye, nos hemos adaptado estupendamente: nos hacemos nuestras cenitas estupendas en casa y la copita de vino te la puedes tomar en el sofá escuchando un poco de música.

    Y, sinceramente, no me importa nada haber cambiado así. ¿Que hay veces que me gustaría salir a tomar algo o al cine? Pues sí, y a veces también (pocas) lo hago y lo disfruto un montón.

    La vida sexual es como tú dices, no hay tanta espontaneidad pero no es peor ni mucho menos que antes (bueno, ahora con el embarazo me he convertido en planta asexual total y no me apetece nada, pero cuando dé a luz volveremos a la normalidad, como siempre).

    Sobre las parejas que tienen hijos para arreglar la relación… Totalmente de acuerdo. Un hijo es algo precioso, pero tenerlo tensa todas las cuerdas de golpe y, si estaban muy desgastadas, es probable que se rompan.

    Personalmente estaba en el mejor momento con mi marido cuando decidimos dar el paso. Sólo llevábamos 3 meses de relación, así que fíjate! No me preguntes ni por qué ni cómo (porque yo además era de las que decía que no tendría hijos nunca jamás) se me cruzaron los cables y estaba súpersegura de que era lo que queríamos, que saldría bien…etc. Y resultó ser verdad! 😉

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 10:25
    Permalink

    Tengo que decir, que muy a mi pesar. Para mi la vida en pareja también a cambiado. Pero no por el bebé sino por lo poco que duerme y por consiguiente (como diría Gonzalez) lo poco que duermo yo. Hay días que me voy cayendo por las esquinas. Tienes rachas regulares y otras malas. Ayer durmió 4 horas seguidas y para mi fue la leche.

    Asi que imagínate para echar un kiki.

    Lo que me sorprende son los casos de mamás que tienen infidelidades con hombres cuando los niños son tan bebés. Si yo no tengo tiempo para mi marido, imagínate para tener un amante. Ni de coña!

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 12:45
    Permalink

    Pues no se si felicitarte o darte las condolencias por el hecho de que no haya supuesto ningún cambio en tu pareja el tener un hijo, XD. En mi caso si que ha cambiado la relación y no hablo de salidas nocturnas ni de juergas. Han cambiado mucho nuestras prioridades, algunos hábitos, decisiones fundamentales para nuestro futuro como el trabajo, el lugar de residencia o el deseo de aumentar la familia. Hemos dejado de ser dos personas independientes que querían compartir su vida para ser dos personas totalmente dependientes de una pequeñaja en torno a la que orbitan todos nuestros pensamientos y que ha creado un vínculo estrechísimo entre nosotros. Desde luego hay menos tiempo para nosotros porque hay días que todo el tiempo transcurre pasandonos informes de toda la jornada de nuestra hija pero… qué fortuna, no?
    Benditos cambios en la pareja. Una vez leí algo que me encantó y que recogí en mi blog, a lo mejor os gusta.
    http://mamadescubriendoelmundo.blogspot.com/2010/01/te-cambiara-la-vida.html

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 13:03
    Permalink

    Os contesto a todos en general, vale?.

    Lo del cansancio es verdad que es un duro golpe. Para la salud de uno mismo, lo primero. Y para la vida en pareja, también. Aunque he de decir que hasta el momento no lo llevamos mal porque tenemos una suerte tremenda: el niño duerme 11/12 horas todas las noches. A eso de las 20.30 o las 21h está durmiendo y ya hasta la mañana siguiente. Eso nos permite estar más descansados, de mejor humor y nos deja todas las noches 3/4 horitas para dedicárnoslas a nosotros, cenar tranquilamente, charlar, ver una serie… Vamos, que no me quejo para nada!.

    Sobre cambiar las prioridades, nuestras prioridades estuvieron desde el principio orientadas a la maternidad. Desde que empezamos a salir y a tener claro que tendríamos una vida juntos, las decisiones que hemos tomado, por ejemplo, en el plano laboral, han estado encaminadas a que fuera posible. Así que en ese aspecto no hemos tenido que cambiar nada y menos mal porque entiendo que es un tema muy importante.

    Nuria, leí esa entrada hace un tiempo y me gustó mucho. Sobre todo la parte que dice:

    "Quisiera que ella entendiera cuanto más se puede amar a un hombre que se levanta por las noches a acunar a su hijo y que siempre está dispuesto a jugar con él. Creo que debería saber que se enamorará de él otra vez, por razones que ahora encontraría muy poco románticas".

    Porque eso me ha pasado a mi, que me he enamorado más y mejor.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 13:12
    Permalink

    Me vine a huevo el post de hoy (y perdón por la expresión). A mi me ha cambiado la vida en unas cosas el tener un hijo y no en otras. MI relación de pareja, por supuesto que ha cambiado. Y al igual que dice Tifoidea, no he discutido tanto con mi marido como ahora que tenemos a nuestro hijo. Cierto es que de bebé todo es perfecto, pero a medida que crecen y hay que educar, y no solo criar, uf!! anoche mismo sin ir más lejos, broncón al canto. Y yo al final acabo perdiendo los papeles, es cierto, mi pronto me puede, pero cuando además uno de los dos pasa el día con el niño en este caso yo, al final asume más responsabilidades en cuanto a la educación. Cuando vaya al cole será distinto, pasaremos los dos casi el mismo tiempo con el peque. Pero ahora la que se lo guisa y se lo come soy yo, y que se salte a la torera algunas "premisas" pues jode, y que se las salte y encima me llame exagerada, pues jode más aún. En fin, que ya digo que la bronca es reciente y estoy calentita.
    Pero sí cambia la vida sí. Pero se deja notar a partir del año y medio de la criatura, mes arriba mes abajo.
    Y claro, como dice Teta reina, si el niño no duerme, la que no duermes eres tu, la irritabilidad y la mala leche afloran en ti….. y cuando llega tu marido fresco como una lechuga del trabajo, su cabecita despejada y te cuenta una chorrada, pues no te apetece escucharla, y encima eres una borde. Es complicado.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 13:48
    Permalink

    Cómo me ha gustado tu entrada de hoy! Está claro que los clichés están en todas partes y parece que los únicos planes divertidos son los que implican salir de fiesta y tomarse copas… A mí es algo que nunca me ha entusiasmado, que lo he hecho, por supuesto, pero que a medida que cumplo años me gusta menos… Prefiero los planes de día, cunde mucho más, se disfruta más de una buena conversación y te puedes alargar todo el tiempo que quieras sin necesidad de estar pensando que al día siguiente estarás hecho una piltrafilla…
    Cuando tenga hijos, creo que me ocurrirá como a vosotros, que no cambiará demasiado mi estilo de vida en lo que a ocio se refiere. Además, creo que todo tiene su momento, que se pueden hacer muchas cosas divertidas con niños, y si hay algo muy concreto que no puedes hacer, véase ir a un concierto por ejemplo, siempre pueden quedarse con los abuelos unas horas, que a buen seguro estarán encantados! (y fíjate que digo algo muy concreto, que no me refiero a lo que comentabas en otra entrada con respecto a los que tienen hijos para endosárselos a los abuelos!)

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 13:49
    Permalink

    Pues para mi la vida en pareja ha cambiado, y mucho. Tengo que decir que mi marido me ayuda como el que más, y nos seguimos llevando bastante bien, lo cual es todo un logro, considerando la falta de sueño que llevamos encima.
    Sin embargo, es cierto que teneos muchas más peleas, le doy la razón a Tifoidea en esto. No solo por la educación, que también, sino por el desgaste físico y mental. Cuando uno está agotado arrampla con quien se le ponga delante y eso mismo hacemos nosotros. Lo bueno es que somos poco rencorosos, así que en un momento nos podemos estar tirando el teléfono a la cabeza y en otro partiéndonos de risa por ponernos como locos! Además es cierto que ahora si queremos echr un kiki hay que programarlo, sobre todo teniendo en cuenta que nuestra hija mayor duerme con nosotros en la cama, así que tenemos que marcharnos a la otra habitación, todo un despliegue mediático. A esto hay que añadir el cansancio y las pintas de pordioseros que tenemos casi siempre, lo cual no hace de nosotros personas extremadamente atractivas que digamos!
    Viajar es otra historia, antes de nacieran los enanos nos encantaba viajar, bueno me sigue encantando lo que pasa es que ahora no lo practico tanto. Disfrutábamos muchisimo de un tiempo juntos a solas, ahora eso ya se acabó, no me entendais mal, me encanta viajar con mis hijos, pero no es lo mismo.
    A pesar de todo estamos encantados, sabemos que es una época en la vida, inolvidable y muy especial,no lo cambiaría por nada y él tampoco.Hay que aprovecharla al máximo porque no va a volver. Lo importante es que nos queremos y estamos dispuestos a formar una gran familia, compensa mucho el sacrificio! tenemos 2 y queremos tener 4 o 5 así que fijaos si nos compensa!

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 13:56
    Permalink

    Pues a nosotros si que nos ha cambiado la vida de pareja. No es que fueramos de salir hasta las tantas pero si nos gustaba salir a cernar, al cine, un viajecito los fines de semana… y ahora todo eso como que no. Además de que discutimos mucho más y por cualquier tontería me imagino que producto del cansancio no sólo físico sino mental, que estar con un niño todo el día agota mucho mentalmente.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 13:56
    Permalink

    Mamalis, je, je, je, qué razón tienes en que hay que programar hasta los kikis, je, je, je. Nosotros también nos hemos tenido que fugar muchas veces de nuestra habitación. Joer, primero son nuestros padres los que nos ponen difícil eso de echar una canita al aire, y luego son los hijos. Nunca libres!!!!, je, je, je.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 14:01
    Permalink

    Que identificada me siento en tantas cosas que pones… En algunas hasta te envidio!!. Yo conoci a mi marido a través de una afición muy particular nuestra: ir en aladelta. Fue una típica situación de quinceañeros donde practicando yo tenía fallos torpes y él empezó a hablarme (te cuento todo esto para que me conozcas un poco mejor, soy Ana la nueva de ayer).

    De esto ya hace mucho, se nos pasó la edad de estas aventuras, pero no descartamos animar a nuestras hijas a probarlas. Con esto apoyo lo que dices de las aficiones para una buena relación de pareja. ¿Qué "frikismos" son los que caracterizan a tu marido y a ti pues?

    En el terreno sexual es lo que dices, no desaparece pero influye mucho la presencia de hijas. Tenemos la suerte de que somos muy permisivos en cuanto a quedarse a dormir en casa de otras amigas, y esas noches las aprovechamos para tener nuestros momentos.

    Sobre tu duda, planteo que todo depende de la pareja obviamente, pero no creo que tener hijos afecte a la relación gravemente… Es una situación más de una pareja, como un nuevo trabajo más absorbente o la combinación matrimonio-amigos-tareas domésticas.

    Besos,

    ANA

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 14:06
    Permalink

    Estoy muy de acuerdo contigo en muchas de las cosas que comentas. Nosotros tampoco somos de salir mucho, nos gusta ir a cenar tranquilamente, ir al centro comercial, etc.

    Y la cuestión es que yo cuando veo padres con sus niños pequeños en esos sitios pienso "no dentro de mucho yo traeré a mi niño". Y no es que tenga niños, ni que los busque aún, pero me parece superbonito hacer cosas con el niño, no sé, es como algo que espero hacer algún día.

    También creo que un bebé deseado puede traer mucha felicidad a la pareja, siempre que esta no tenga problemas anteriores.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 14:13
    Permalink

    Si os parece, y si sigo aquí dentro de unos años, os cuento como vamos. Que estoy yo convencida de que seguiremos igual de bien. Y que si la cosa fuera mal, no sería por los niños… Ya os contaré! 😛

    Ana, ¡¿te quieres creer que justo esta mañana me han preguntado unos amigos que por qué me considero friki?!. Para mi "friki" es una persona a la que le gustan cosas que se salen de lo "habitual". Cosas de esas tengo montones: fui moderadora de un chat durante años, el hecho de tener un blog se consideraría friki también en muchos ambientes, me conozco los diálogos de las películas de los Hermanos Marx al dedidillo, odio el verano profundamente, no me enrollaría con un tío por bueno que estuviera simplemente por tener sexo, de adolescente veía todas las películas en versión original, me gusta mucho cantar en plan OT, me encanta la tele-basura y Belén Esteban, no me aceptaría un trabajo "de élite" si eso supone pasarme el día fuera de casa… ¿Soy rarita o no?.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 14:18
    Permalink

    Yo creo que la vida es evolución y cambio; por tanto estoy segura que la relación de pareja cambia al tener un hijo.

    Lo fundamental, es en como y al ritmo que cambia; sí esos cambios son deseados, consensuados o una evolución natural; por lo general las cosas suelen ir rodadas. Amos creo yo; si no habría un montón de familias rotas al primer hijo. jeje.

    Yo tuve a progenitor A (que sí que ya se que no es lo mismo…) durante un año en casa y la relación de pareja cambió ¡toma claro!, pero no empeoró, nos hizo ver que alomojor incluso eramos más compatibles de lo que creíamos y que tal vez incluso podríamos estar juntos forever. Aprendimos a mirarnos y entendernos, y a usar nuestro frente común.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 14:21
    Permalink

    XDDDDD
    Bueno mamá contra corriente, rarita sí, doy fe. Clásica también. Friki no tanto, quizás un poquito geek, pero tu dame tiempo y verás. Como sigas cultivando esas malas compañias que frecuentas 😉 harás un master frikiunderground que no te servirá para nada pero divierte un rato.
    😛

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 14:39
    Permalink

    Belén, hay una cosa con la que disiento. Eso que tu marido llega a casa fresco como una lechuga. No se tu marido, pero lo que es yo hay días que llego a casa hasta los mismos de aguantar al jefe y a mis lusers (que les quiero mucho, pero de lejos, jajaja). Así que llego a casa deseando ver la carita de mi hijo, estar con mi mujer y poder por fin mandar al resto a tomarpolc… Que no digo que no sea estresante estar con el peke todo el día, y que la educación de los hijos sea cuestión del que se queda en casa, pero creo que es comprensible que alguna "regla" se te escape o simplemente ese día no te apetezca discutir más.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 15:44
    Permalink

    No eres rarita, ¡simplemente tienes personalidad! Jajaja. Te lo cuenta una madre de 45 años que se ha pegado 15 volando en ala-delta todos los veranos y a la que le gusta escuchar música clásica oriental. Por no hablarte de que aún me hago pizarras con PROS y CONTRAS y sólo puedo limpiar mi casa con escobas de estas que son flexibles (y allá se quede sucia la casa si se rompen los filamentos o tiras).

    Telebasura y Esteban también, viene de serie. Por cierto, ¿cómo se llama tu hijo?

    Besos,

    ANA

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 15:55
    Permalink

    No eres friki, ni rarita ni ná! TIENES PERSONALIDAD o al menos eso es lo que me digo yo todas las mañanas cuando me miro al espejo.

    Porque… a mos a ver… ¿No eres una mamá 8contra) corriente? pues eso que ni friki ni leches, CON PERSONALIDAD!

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 15:58
    Permalink

    Bueno Lobo, fresco como una lechuga en el plano psicológico. Tu lo has dicho, llegas a casa deseando ver la cara de tu peque….. pero mami que ahora está en casa tooooodo el día con él no puede tener unas horas de "descanso mental", y a veces, con ciertas edades infantiles, se hace muy difícil. La etapa de los 2 a los 4 (ya te tocará) es bien compliada. Hay niños más dóciles que otros, más fáciles, más difíciles, más precoces, otros menos. Pero es duro estar todo el día llevándole de la ceca a la meca, pequeteca, música, biblioteca, parque, piscina, entre tanto al pediatra….. porque la criatura nos ha salido inquieta física e intelectualmente. Y entre medias tienes que hacerte un master en sistemas de recompensa tipo super nany, evitar rabietas, conseguir que coma solo, chantajearle para que puedas comprar con él, y seguir enseñando, enseñando y enseñando. Así que si, cuando llega la tarde ando bastante cansada mentalmente. Y al final, por desgracia y por muy mal que me siente, mami es la que manda y papi es el que viene a jugar un rato.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 16:03
    Permalink

    gracias a dios! sabia que el tener un hijo cambiaba. pero eso de discutir tanto no me lo habia dicho nadie. claro que discutes mas por tener algo en comun que cuidar y criar. pero tanto tanto como hemos discutido! veo que no soy la unica. hemos pasada por dos crisis gordas, una vez incluso hice las maletas y la ultima, no hace ni un mes, casi tambien las hago.
    y si cambia la relacion de pareja, nosotros en los ultimos tiempos no saliamos tanto pero porque empezamos a montar una empresa y claro. pero en las relaciones sexuales ha cambiado porque yo me noto cansada, muchas veces antes de las 22.30 ya estoy dormida en el sofa. porque el niño ha pasado por sus fases de dormir mas y otra sde dormir menos. y muchas veces no tengo ganas por el estar estresada.
    aunque he de decir que en las ultimas semanas hemos mejorado, yo intento estar mas por la cuestion y mi marido mas por el niño y asi compensamos

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 16:05
    Permalink

    Estanjana menos mal que aquí contamos las verdades. Este es otro tema que no se habla mucho. Se pasa por encima por él, entre risas.
    Nosotros también tuvimos una crisis gorda hace un año y algo. Luego hemos tenido nuestras broncas, pero aquella si que fue gorda de verdad.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 16:15
    Permalink

    ¿Por qué llamarlo cambio? En tú caso Mama (contra) corriente, lo veo más como una evolución de vuestra relación el hecho de ser padres, no un cambio.

    Como no tengo hijos, ni estoy casada y la poca convivencia que he tenido con mi pareja no pasa de un par de días de vacaciones, no veo más que añadir porque son aspectos y situaciones que no he vivido aún.

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 16:19
    Permalink

    Creo que el nuestro, o al menos eso nos dicen sus pediatras y en la guarde, va a ser un verdadero terremoto, al menos físicamente. Y deseamos y a la vez tememos el momento en que empiece a moverse por si mismo (voy a ir llamando a los de tranquimazin para pedir un par de cajas, jajaja).

    Mi trabajo es más mental que físico y si le sumas unas cuantas malas noches seguidas, pues cuando llegas a casa vas con las pilas al mínimo y desde luego con pocas ganas de retozar (aunque hay días y días, jejeje) Desde luego, como decía alguien por aquí, el aqui te pillo aqui te mato se hace muy complicado. Más bien es un "a ver si nos deja terminar" jajaja

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 17:19
    Permalink

    Hola, es la primera vez que comento aquí y me gustaría decir varias cosas.
    Tengo 40 años y he sido madre el año pasado, mi peque tiene 10 meses y medio. En nuestro caso, la relación de pareja se ha afianzado más aún si cabe. Nosotros nos hemos llevado siempre muy bien, no nos gusta discutir y menos gritarnos, somos muy tranquilos y cuando hay algún problema, nos solemos sentar a hablarlo tranquilamente.
    Supongo que tengo mucha suerte, ya que además mi pareja se implica igual que yo en la crianza y no tengo nada que reclamarle, ni atención, ni cuidados ni nada. Además, ambos trabajamos fuera de casa.
    Claro está, ya no salimos juntos de noche salvo alguna excepción en la que contratamos a una cuidadora, pero aprovechamos más el día y he descubierto lo que te cunde el día madrugando¡¡
    En ese sentido, los cambios evidentes que ha habido, los hemos sabido aprovechar para bien y no nos han causado demasiados problemas. También es cierto que la peque es buenísima y no nos da problemas.
    Estamos más cansados, sí. Desde luego. Me he olvidado de lo que es dormir ocho horas, no tengo ese tiempo¡¡ Pero dada mi edad (no tengo 26 años espléndidos, como tú, qué envidia¡¡) y la de mi pareja, lo que hemos hecho es cambiar nuestros hábitos para estar mejor y poder cuidar mejor a nuestra enana.
    Comemos teniendo cuidado con que sean saludables platos, verdura y fruta a tutiplén, pocas grasas, nada de fritos, poco consumo de harinas blancas, azúcares… sin histerias, pero controlando no pasarnos para estar sanos y en forma. Tratamos de hacer ejercicio (sobre todo yo, él es muy disciplinado)y eso supone levantarnos más temprano, más sacrificio pero todo está encaminado a sentirnos mejor con nosotros mismos…
    Es muy duro a veces, sí, pero también es verdad que cuando ves los resultados merece la pena.
    En fín, vaya rollo que he soltado…

    Respuesta
  • el 06/05/2010 a las 18:07
    Permalink

    Es una evolución, sí, muy suave en nuestro caso.

    Tribeca, bienvenida, me alegro de que te hayas animado a comentar!. Tiene mucho mérito que hayais cambiado esos hábitos para estar mejor. Nosotros comemos solamente "regular" y de ejercicio ya ni hablamos!.

    Respuesta
  • el 08/05/2010 a las 0:38
    Permalink

    Evidentemente nuestra vida tambien ha cambiado, pero despues de unos meses de adaptacion puedo decir q me gusta como nos ha cambiado. Nosotros antes de tener al peque si que eramos de salir a cenar,de copas alguna vez, de cañas, ibamos bastante al cine y nos haciamos nuestros viajes. El ultimo viaje q me hice fue a Egipto estando embarazada sin saberlo, desde entonces los destinos turisticos han cambiado. Afortunadamnte excepto viajar al extranjero, el resto de cosas de vez en cuando lo seguimos haciendo.
    Cuando nacio el peque, al principio fue muy duro, lo pasamos fatal. Todavia recurdo la carita con la q me miraba papi cuando yo no hacia mas q llorar y llorar y el no sabia como ayudarme e intentaba de todos los modos q me pusiera bien. En estos 20 meses hemos tenido nuestras broncas pero tampoco han sido por el peque, normalmente si en algo no estamos de acuerdo intentamos negociar, llegar a un acuerdo.
    No obstante en el tema sexual hay q decir q si ha cambiado y mas por mi culpa, pero es q a las 11 de la noche estoy tan cansada q solo quiero tumbarme a la cama y dormir, dormir.

    Respuesta
  • el 01/09/2010 a las 23:42
    Permalink

    Te voy a escribir un comentario muy simple: Me ha emocionado tu entrada. Me encanta la forma en que ves las cosas. No hay cosa que más rabia me dé que las despedidas de soltero y que la gente piense que tener hijos es como el apocalipsis. No digo que todo sea coser y cantar, pero se supone que es algo que hacer por amor y porque lo deseas, no un castigo.
    Bueno, un besito.

    Respuesta
  • el 01/09/2010 a las 23:49
    Permalink

    Mamadejulio, que dejé tu comentario sin contestar, lo hago ahora. Supongo que depende de la pareja, de las cosas que hiciera antes. En nuestro caso, ya digo, poco ha cambiado.

    velvetinna, me alegra que estés de acuerdo 😉 No hay mucha gente que comparta eso de las despedidas de soltero/a!.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com