¿Por qué la creatividad es nocturna?

Todas las noches lo mismo. Me meto en la cama y en mi cabeza empiezan a bullir un montón de ideas: tengo que escribir sobre esto y aquello, mañana quiero limpiar el baño, ordenar este armario, quiero imprimir una foto nueva del bebito, que la que tenemos en el salón es de hace ya un mes y medio, ¿qué hago para comer pasado mañana?, tengo que llamar a este sitio, de mañana no pasa que llame a mi amiga Lou que hace un siglo que no hablamos…
Me he prometido a mi misma acostarme pronto y desoír todas estas llamadas de mi cerebro. Porque como me levante y me ponga a hacer cosas, me dan las dos, las tres de la mañana, se me junta con un biberón y a la mañana siguiente estoy hecha un guiñapo. La tentación es grande: con toda la casa en silencio y mis angelitos durmiendo, siempre me cunde mucho más.
Curioso lo de la creatividad, porque a la mañana siguiente estoy perezosa, cansada y entre unas cosas y otras no hago nada de lo que me había prometido, al margen de que la mitad de mis proyectos se los lleva Morfeo y horas después ni me acuerdo de ellos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

12 comentarios sobre “¿Por qué la creatividad es nocturna?

  • el 16/02/2010 a las 12:01
    Permalink

    Te comprendo muy bien. A mi me pasa lo mismo. Siempre he sido noctambula, de acostarme a las tantas. Siempre he estudiado mejor de noche, es cuando se me ocurren las mejores ideas, en definitiva cuando mas lúcida estoy. Desde que tengo al niño y con la obligación de madrugar cuando empiezo a estar despejada me tengo que ir a dormir, aunque no quiera, porque si no sé que al día siguiente las horas de más que me quede despierta me pasarán factura. Y la verdad es que lo llevo fatal. Yo incluso me apunto por las noches todas las cosas que quiero o tengo que hacer a la mañana siguiente, pero es que luego no me encuentro yo inspirada, aunque me voy forzando a ello, por que si no luego sé que más tarde no podré hacerlo. 🙂

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 12:19
    Permalink

    Yo en cambio soy diurna, pero es cierto que, salvo que esté muy cansada, es tumbarme en la cama y venirme las ideas… Pero, como últimamente ando cansadísima, sabes cuándo mi cabeza es un hervidero? Cuando vengo andando del cole del nene al trabajo. Voy teniendo conversaciones conmigo misma que no veas!

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 12:56
    Permalink

    Odio cuando me pasa eso por las noches y a la mañana siguiente no me acuerdo de nada, ultimamente me apunto todo en una libreta para que no se me olviden las ideas de lo que quiero hacer, me apunto hasta lo más chorra!que sino se me olvida…besitos y espero que puedes conciliar el sueño mejor!

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 15:51
    Permalink

    Pues mi cerebro por la noche no funciona. Es acostarme y en cuestión de segundos me quedo dormida. Me pasa desde niña, que a partir de cierta hora ya no soy persona. En cambio me ha encantado siempre levantarme pronto, a las seis o incluso antes, cuando todos duermen. Me encuentro fenomenal, despejada y al 100% para hacer todas las cosas que durante el resto del día ya sé que no haré. Creo que todo es cuestión del biorritmo de cada uno

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 17:48
    Permalink

    El mío funciona de noche a las mil maravillas. Demasiado bien diría yo, que cuando tengo algo entremanos me quedo con los ojos como platos y no hay manera de dormir. Pero también mi creatividad aumenta cuando estoy haciendo algo que me gusta o relaja, por ejemplo cocinar, o leer. En fin, todo un misterio.

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 19:23
    Permalink

    Yo antes era de acostarme tarde y levantarme temprano. Pero ahora llevo mal lo de madrugar. Ahora me levanto cuando me llama mi hijo, que lo mismo pueden ser las 7 que las 9.

    Todas las tardes tengo un bajón a eso de las 17h y luego me voy espabilando hasta que a las 22h estoy como una moto.

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 20:28
    Permalink

    Yo creo que eso de la creatividad va por el silencio, el sentirse uno a solas consigomismo. Es un momento en el que nada externo nos molesta y podemos pensar con claridad.

    A mí también me pasa.

    Por cierto, bonito blog 😛 llevo leyéndolo un tiempo. Me haré seguidora.

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 20:44
    Permalink

    Será por eso, Seishi, desde luego que el silencio y la tranquilidad influyen en mi capacidad de concentración.

    Gracias por leerme!.

    Respuesta
  • el 17/02/2010 a las 0:06
    Permalink

    Me he identificado totalmente con tu entrada…yo también me hago 1000 propositos para el día siguiente, incluso los apunto en la agenda, pero de ahí no pasa!
    De todas maneras a mi también se me dispara la creatividad a altas horas de la noche, ahora ya no tanto, pero hace unos años pintaba de noche!
    Era cuando me visitaban las musas y daba rienda suelta a mi creatividad…ahora me he vuelto más perezosa y me puede el cansancio!
    Besitosss

    Respuesta
  • el 17/02/2010 a las 10:05
    Permalink

    Ja, ja, ja, Eva, yo a partir de las 22 h también estoy como una moto, aunque haya sido un día agotador y no pueda más, me ponen pilas a partir de esa hora, ja, ja.

    Respuesta
  • el 17/02/2010 a las 18:30
    Permalink

    A mí me sucede lo mismo… de siempre…muy curioso… con decirte que hay veces que las redacciones y demás la dejo para a partir de las 12 porque las palabras fluyen solas…

    Otra cosa super curiosa que me sucedió, estando en la facultad estabamos negras con un problema de estadística que no dabamos con la solución… llevabamos días… pues la soñé! Sí, como la oyes… hice por despertarme y lo conseguí… y la apunté en el papel… Jeje. Por la mañana mis compis alucinaban. Curiosa la mente humana, ¿eh?

    Besos

    Respuesta
  • el 18/02/2010 a las 1:43
    Permalink

    RIGHT ON! My sentiments exactly! 😉

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com