¡Zas!: en todo el ojo

Anoche no me podía dormir pensando en una cosa que nos pasó en el puente de diciembre. Quizá fuera una tontería, pero desde entonces no he dejado de darle vueltas.
Habíamos ido a pasar la tarde a una zona de juegos, una sala grande, donde habían puesto juguetes y allí podían ir a jugar los niños libremente. Mi hijo se lo pasó fenomenal, todo el tiempo de un lado para otro, y fue nuestra primera experiencia de juego en familia en un espacio con más niños y padres. Hasta ahí todo bien.
En un momento dado, mi hijo se acercó hasta un bebé bastante chiquitito que estaba jugando con una pelotita muy llamativa. No sé qué edad tendría el bebé, pero su padre le ayuda a sostenerse sentado en el suelo, así que era chiquitito. Mi primer instinto fue apartarle inmediatamente de ahí, pero el bebé miraba encantado a mi hijo, incluso se río cuando mi hijo le quitó la pelota sin miramientos. El padre tampoco decía nada así que me parecía de ser un poco seca llevarme al niño de allí sin más, aunque yo estaba en tensión por la más que evidente diferencia de edad entre ambos.
Pasan unos minutos, todo parece ir bien. El bebé chiquitín mira sonriente a mi hijo mientras éste manipula la pelota como si nada. A veces le arrima la pelota a la boca, algo que también hace con nosotros. Yo estoy pegada a mi niño, literalmente, mientras les digo cosas a ambos e intento estar pendiente de los instintos de mi hijo, que ya me los conozco. En un momento dado, sin tiempo a reaccionar… ¡zas! mi hijo le pega un pelotazo en todo el ojo al bebé.
Mierda, mierda, mierda. Me subió un calentón desde la punta de los pies hasta la raya del pelo que no podía contenerme. Por favor, que no llore, que no llore, que no llore. Primeros segundos de silencio, llegué a pensar que hasta le había hecho gracia al bebé. Pero no, claro, es que van con cierto retardo. Por supuesto que lloró. Y mi hijo más y más alto, que otra cosa no, pero no soporta ver a nadie llorar, ¡qué desconsuelo!.
Si se hubiera abierto la tierra en ese momento lo hubiera agradecido. ¡No sabía dónde meterme!. Si se estaba viendo venir, yo sabía que iba a acabar mal, ¿por qué no me llevé a mi hijo a tiempo?. Si estaba justo a mi lado y no puede evitarlo…
El padre, aparentemente, no se lo tomó a mal. Me deshice en disculpas, me puse a parir en voz alta  (verbalizando lo que probablemente estuviera pensando) pidiendo perdón por la lenta que había estado y me marché de allí con la cabeza gacha. 
Si en ese momento me preguntan, hubiera preferido sin dudarlo que el pelotazo se lo hubieran dado a mi hijo. Son cosas de niños que no me preocupan… salvo que venga un niño de 10 años y le arree con un palo, pero eso ya sería otro cantar…
No sé si estoy preparada para la “etapa parque” que se nos avecina esta primavera-verano.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

23 comentarios sobre “¡Zas!: en todo el ojo

  • el 23/12/2010 a las 12:01
    Permalink

    esas cosas te van a pasar cientos de veces y cuando le ocurra a tu pequeño pues lo verás normal, lo único que a veces se te encoge el alma!!!

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 12:10
    Permalink

    Ay, lo siento pero no he podido evitar reirme con la entrada. Lo más seguro es que tu nene quería jugar con el bebé pero sin ser consciente de las limitaciones de éste. No creo que le quisiera hacer daño a propósito. Además, seguro que el padre apreció tu reacción y por eso no le dio importancia.

    Los niños suelen estar acostumbrados a relacionarse con adultos (padres, tíos, abuelos) que suelen ser más fuertes y diestros que ellos y, cuando se encuentran con alguien que es "inferior" a ellos no saben que deben ser más delicados. Pero por eso es bueno que se junten con otros niños, para que aprendan a relacionarse y a "evaluar" a los demás, no?

    Supongo que el hecho de que el otro niño fuera tan chiquitín hizo que fuera más desagradable, pero bueno… Mientras no haya heridos…

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 12:17
    Permalink

    jajaja, no te preocupes mujer,unas veces las dan y otras las toman, estan en la edad no?, hay que vigilarles y tener cuidado que no se hagan mucho daño, pero de todo se aprende

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 12:19
    Permalink

    Son cosas normales que suceden cada día y que hacen todos los niños. Deben aprender a relacionarse con otros niños y a hacer diferenciaciones entre personas.

    Yo empiezo prácticas el día 10 en el aula de 1 a 2 de una escuela infantil, así que ya te contaré…

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 12:22
    Permalink

    No te preocupes, te pasará cientos de veces, unas veces será tu niño el que de y otras el que reciba, están en la edad, además él lo que quería era jugar, pero la mala suerte hizo que le diera en el ojo al otro peque.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 12:32
    Permalink

    Jejejeje, algo totalmente inevitable. Los niños, no sabemos por qué, se zurran, por curiosidad, por ver qué pasa, por instinto, vaya usted a saber por qué, pero lo hacen. No son ni más buenos ni más malos. Hay que estar vigilante para parar el sopapo en el aire si es menester, pero poco más.
    Los niños son territoriales, posesivos y egoistas, es una cuestión de supervivencia innata en los genes.
    La temporada primavera-verano parque será de órdago, porque la inicia con edad edad muy terremoto. Pero no anticipes ansiedad nena, que luego es peor.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 12:36
    Permalink

    Estoy segura de que el padre lo tomó como algo inevitable. Aunque hubieras preferido que fuese tu hijo el que se llevase el golpe ya te digo yo que la primera vez que le ocurra lo pasarás fatal, aunque por supuesto comprendas que son cosas normales si quieres que tu hijo interactue con otros. Pero el pellizco en el estómago no te lo quitará nadie, jeje.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 13:17
    Permalink

    A mi no me molestan esas cosas siempre que los padres esten un poco atentos.. son accidentes
    un dia lo hara tu hijo y otro se lo haran a el

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 13:25
    Permalink

    A mi me pasa algo parecido, pero con otro tema. Me has dado una idea para una entrada.
    Yo creo que estas cosas pasan siempre y mientras que la cosa no vaya a mayores, como tu dices, que le de con un palo o algo peligroso de verdad no pasa nada.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 14:29
    Permalink

    Por mucho que lo veas venir esas cosas pasan. A mí me pone también muy nerviosa que el otro papá piense que mi hijo es un maleducado, pero ya se dará cuenta cuando el suyo crezca de que no, que los niños tienen TODOS la mana muy larga en una época. El que no lo entienda que se vaya a paseo, son niños. Otra cosa es lo que dices de un niño de 10 añazos pegando leches con un palo, pues no, ese está asilvestrado, no le han corregido desde pequeño y por eso hace esas cosas.

    Un besote y Feliz Navidad.

    PD, anda que… 2 semanas llevas pensando en eso, cachisssss.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 15:25
    Permalink

    Yo creo que no te debes flagelar por ello, estuviste a la altura; dejaste que tu hijo explorara (aunque fuese en el ojo del otro) pero pendiente de la situación (que de por sí era incontrolable); y cuando sucedio lo inevitable hiciste lo propio (y no pasaste del tema como otros hubiesen echo).

    El aprendizaje también tiene estas cosas, ese día aprendisteis los tres:

    Tu hijo, a que si pega el otro niño va a reaccionar (esta vez llorando).
    El otro nene, que algunos pueden hacerle daño.
    Tu misma, que … que… bueno, no tengo muy claro que aprendiste pero seguro que algo bueno y productivo que te servirá para este verano.
    Ánimo que lo estas haciendo muy bien!

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 15:49
    Permalink

    Me pasa exactamente igual q a ti. Julito pegaba unos manotazos de aúpa cada vez q se le acercaba a un niño, de hecho con la guardería eso aumento.
    Cada vez q íbamos al medico o al parque tenía q hablar con el y avisarle q manotazos no. La ultima vez q fuimos al medico o sea el lunes, vio una Nina y dijo " pega no", ha mejorado mucho en ese aspecto.
    Yo tb lo pasaba fatal como tu.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 16:10
    Permalink

    JAJAJAJA, TE ENTIENDO!!! Se pasa fatal, pero mientras tu no seas de esas que pasan de todo y estes pendiente, estos pequeños accidentes le ocurre a cualquiera y no tienen importancia!!

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 16:43
    Permalink

    Suu, de momento no me ha pasado, ya lo contaré cuando suceda!.

    Anuda, mi hijo ahora mismo está probando, viendo dónde cabe su dedito, qué pasa si tira del pelo… cosas de esas. Su aprendizaje es de prueba-error, pero claro, lo ideal sería no lesionar a nadie mientras!.

    Cartafol, está en la edad, desde luego!

    Alba Arroyo, ya me contarás, va a ser interesante!!.

    Mis chicos y yo, lo se, lo se!.

    Belén, como me conoces, maja!.

    Nuria, pues seguramente!. Yo creo que el padre estaba curtido, luego me di cuenta de que estaba allí con un niño más mayorcito, así que me imagino que ya sabía cómo va la historia.

    Brujilla, yo más atenta no podía estar pero, vamos, para lo que me sirvió…

    Supermama, pues ya te leeré!.

    Ana, estoy de acuerdo contigo. Uy, dos semanas pensándolo y lo que me queda, no sabes tu la de vueltas que le doy yo al coco! así me pasa, que no duermo!! besos y feliz navidad.

    Leia Organa, pues yo aprendí que por muy cerca y atenta que esté, hay cosas que son inevitables así que es casi mejor poner tierra de por medio antes de que sucedan. Desde luego que aprendimos todos mucho!!.

    Mamadejulio, de momento mi hijo no sabe por qué mete porrazos, no es consciente. Pero sí que tiene la mano súper larga, porque a los bichos también los casca que no veas. Ya te digo que no es consciente de que hace daño pero, leche, qué pesaíto se pone!! jajaja. Yo lo pasé fatal, ojalá no se repita.

    Ana, yo estoy súper encima, siempre. No concibo esta gente que va al parque a soltar a las fieras y se pone a darle a la lengua. Espero no comportarme nunca así porque no va con mi filosofía. Pero es que o les atas pies y manos o no hay manera de controlarles!!.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 17:05
    Permalink

    Jajajaja, pobre bebito, menudo susto, jeejeje.

    Qué mal se pasa, además por las dos partes. Mi bebita todaía es chiquita y yo lo paso fatal cuando se le acerca un nene y los padres no están atentos. Pero tú lo estabas, así que no te preocupes, es normal. Lo poco normal es dejarlos hacer sin control.

    ¡Cuántas trastadas les quedarán po hacer!

    Besotes

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 17:15
    Permalink

    Aunque es algo natural, no he visto niño que no tuviera la mano larga en algún momento, al menos te ha dado verguenza. He visto situaciones en que los niños arrean y las madres/padres ni caso y echandole la culpa al que llevó el golpetazo.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 18:08
    Permalink

    Pues acabas de empezar, ahora te asusta pero luego verás que es lo más normal, lo único que debes es estar vigilante y ellos solos poco a poco aprenden a relacionarse!

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 19:51
    Permalink

    La verdad es que ante estas situaciones se pasa mal momentaneamente, más que nada por el adulto que acompaña al niño porque realmente los niños estan un rato peleando y luego enseguida se están dando besitos. Y bueno en el caso de que el otro es más pequeño si que tenemos estar al tanto de que la cosa no sea grave igual que si el otro es más grande pues vigilar de que el otro no se pase con el nuestro.
    En mi caso un dia llegué a estar estresada, ante las peleas que tenia la mia de 2 años (la mia era la que pegaba) con otra niña unos meses mayor y la solución que me dieron para otro dia es que me distanciara un poco que las vigilara sin que ellas me vieran y entonces funcionó ya no se peleaban sabian hasta compartir.

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 21:27
    Permalink

    Qué mal momento debes de haber pasado, te comprendo porque a mí me hubiera sentado como a tí. Pero qué se le va a hacer, son cosas que pasan y al final al bebé no le pasó nada. Besotes y si mañana no escribes, te deseo una muy feliz navidad!!!!

    Respuesta
  • el 23/12/2010 a las 22:33
    Permalink

    Ay hija, ya te puedes preparar porque estas cosas te van a pasar, desgraciadamente, un montón de veces: algunas dará tu hijo, otras le darán a él. C'est la vie!

    Respuesta
  • el 24/12/2010 a las 11:24
    Permalink

    Entre niños esas cosas son normales. Tampoco le des más importancia de la que tiene. En otra ocasión le tocará recibir al tuyo.

    Respuesta
  • el 26/12/2010 a las 11:04
    Permalink

    Mujer… a mí lo que me fastidia es esos padres que pasan de todo y dejan que los niños hagan lo que les dé la gana… pero lo que te ha pasado a ti le podía pasar a cualquiera, si se lo hubiesen hecho a mi hija no me lo hubiera tomado a mal seguro!

    Respuesta
  • el 26/12/2010 a las 18:55
    Permalink

    Silvia, les quedan muchas por delante!!.

    Ricinhos, jajaja, me lo creo!.

    Arual, es cierto.

    Nieves, efectivamente, casi lo pasa uno peor por el adulto que acompaña al niño, porque luego son cosas de niños sin más importancia.

    Adry, pues sí, son cosas que pasan, pero el mal rato no te lo quita nadie!.

    Laky, así es!.

    Treintañera con hijo, son normales, sí, pero siempre corre uno el riesgo de toparse con un padre que no las considere normales, no?. Yo al menos tengo siempre ese resquemor.

    Walewska, bueno, pero eso es porque por aquí todos tenemos claro lo que son cosas de niños, pero yo estoy segura de que en más de un parque los padres casi llegan a las manos por cosas que, al fin y al cabo, son simples riñas de niños, sin importancia alguna.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com