Estoy segura de que muchos estáis al tanto de la (relativamente) reciente inauguración de la Escuela Bitácoras, una plataforma de formación online que ofrece cursos con profesionales de reconocida experiencia, tocando una gran variedad de temáticas. Como adicta a los cursos online, he tardado poco en probar la Escuela y estoy más que satisfecha con el método y el contenido. Niños, móviles e Internet es el primer curso que he realizado en la Escuela Bitácoras y del que os voy a hablar hoy.

Pero no será el único que comparta con vosotros. Varios de los cursos, por su contenido, son de interés para las familias. Por ejemplo, próximamente van a lanzar un curso de Babyled Weaning con el gran Julio Basulto. Así que mi idea es compartir en Mamá (contra) corriente mis impresiones sobre los cursos que vaya haciendo, con el objetivo de daros a conocer formaciones que para los padres pueden resultar de gran utilidad.

 

Niños, móviles e Internet: una guía para padres

Aunque había varios cursos que me interesaban, decidí empezar por éste ya que es un obviedad que soy una apasionada de Internet.

Os he contado mi historia varias veces, pero la vuelvo a repetir.

Tengo algunas cosas en común con Juan García, especialista en Formación TIC y Gestión de Identidad Digital, además de Director de Contenidos de Escuela Bitácoras. Ambos somos del 82 y, como él bien explica, crecimos con Internet. De las cosas que más agradezco a mis padres es que fueran de los primeros españoles que tuvieron un ordenador en casa, de los primeros en tener Internet cuando ni las empresas tenían página web y, sobre todo, que nunca tuvieran miedo a aquello que aún hoy, varias décadas después, se sigue llamando “nuevas tecnologías”.

Gracias a mis padres he crecido paralelamente al desarrollo de Internet, formando siempre una parte importantísima de mi vida. He participado en proyectos de lo más variopinto desde muy jovencita (por ejemplo, fui moderadora de un chat por aquel entonces muy conocido) y, como ya sabéis, hoy día dirijo con mi marido el único ecommerce español especializado en mochilas ergonómicas además de ser autora de tres blogs (Mamá (contra) corriente, Pekeleke y Miss Cosméticos) y acabar de lanzar el e-book sobre fertilidad y método sintotérmico “Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad“. Podría prescindir de muchas cosas, pero no concibo la vida sin Internet.

Mi día a día es principalmente online y ha sido así desde siempre. De hecho, no es ninguna casualidad que mi marido comparta esta pasión y sin duda alguna somos unos padres 100% tecnológicos. Para nuestros hijos esto es una realidad absoluta. Para ellos es difícil comprender exactamente a qué nos dedicamos, desde luego. El concepto de profesional online que trabaja desde casa lo es, muy abstracto también sin duda para unos niños el comercio online. Pero, aún con esta intangibilidad, nuestros hijos crecen viendo la inmensa utilidad del mundo online en nuestras vidas y lo tienen integrado como algo normal y corriente.

 

Para quién es este curso

El curso Niños, móviles e Internet: una guía para padres está pensado, desde mi punto de vista, para dar una visión completa de qué se pueden encontrar nuestros hijos en Internet y qué podemos hacer los padres para acompañarles en ese camino desde una educación pro-activa y respetuosa.

Como Juan García indica, probablemente el curso sea de mayor utilidad para los padres que tienen niños desde 4-5 de Primaria en adelante, aunque en nuestro caso, siendo bastante más pequeños, a mi me ha parecido igualmente interesante.

Si yo tuviera que dar un consejo a padres que manejan menos Internet que nosotros lo que les diría es que los padres siempre tenemos que ir un paso por delante. Por eso precisamente este curso es interesante incluso si tus hijos son más pequeños de esta edad, porque Internet, los móviles, están absolutamente en todo, y el día menos pensado te puedes encontrar en una circunstancia en la que no esperabas verte en este momento.

 

Contenido del curso Niños, móviles e Internet: una guía para padres

Obviamente no quiero destripar aquí el curso porque la idea es que si os interesa lo hagáis vosotros, pero sí quiero daros unas pinceladas de qué vais a encontrar en este vídeocurso, que dura en torno a unas 4 horas y media.

 

El mito del nativo digital

Una de las ideas con las que estoy absolutamente de acuerdo con Juan García es en su abordaje del nativo digital como un gran mito. Intuyo que a ambos nos da cierta alergia este término y es que yo creo que habitualmente se confunden los conceptos. Sí, nuestros hijos están creciendo en un mundo de pantallas táctiles, donde llevamos Internet en el bolsillo o en el reloj, un mundo permanentemente encendido y conectado que hace apenas unos años era impensable. Pero que los niños crezcan con esto como normal no quiere decir que sepan gestionarlo.

Como muy bien explica el autor del curso, los chavales que empezamos en Internet en los noventa, aprendimos mucha informática de forma autodidacta. Aquel entonces no había móviles en el que le dabas al botón de descarga y la app empezaba a funcionar. Nosotros sabíamos instalar programas, manejar directorios de carpetas, comandos de MS-DOS, controlábamos Windows, Office, un poquito de HTML… y todo eso conlleva un aprendizaje que no es de la noche a la mañana.

Que un bebé hoy día, como ocurrió con nuestro hijo Mayor, con 18 meses sea capaz de desbloquear la pantalla del móvil y ponerse a jugar no quiere decir que vaya a ser el próximo Steve Jobs. Tampoco quiere decir que vaya a saber utilizar una hoja de cálculo, modificar una plantilla de WordPress o, en lo que nos ocupa el curso, en gestionar con cabeza su presencia en Internet. Por nuestra experiencia, insisto, con dos niños, ahora de 7 y 4 años, que han mamado la tecnología desde recién nacidos, compruebo a menudo que todo ese proceso de manejar un ordenador, en el más amplio sentido de la palabra, está por hacer. Como es lógico y normal. Y ahí es donde entramos los padres, hoy día con muchos más recursos que los que tuvieron los nuestros, para enseñarles qué, cómo, cuándo y dónde. Es un aprendizaje que de una u otra forma tendrán que hacer pero que, sin duda, será mucho mejor para todos si les acompañamos en el camino.

 

Principales redes sociales

En el curso se hace un repaso a las principales redes sociales que manejan ahora mismo los niños y adolescentes.

A mi me ha dado a conocer un par de ellas en las que es posible dejar comentarios (relativamente) anónimos, de las que ya había oído campanas. Son redes a tener muy en cuenta por la facilidad que ofrecen para difamar y humillar pero muy cambiantes también, de modo que ya veremos qué nos encontramos cuando nuestros hijos tengan edad.

Además de ofrecer consejos útiles sobre cómo gestionar nuestro control y el uso por nuestros hijos, el consejo fundamental, muy lógico también, es enseñar a los niños que no hay que aceptar nunca en nuestro círculo a personas desconocidas.

 

Una reflexión sobre nuestros datos y nuestro contenido

Muy aplicable no sólo para compartirlo con nosotros mismos. En un mundo donde cada vez se muestra más la intimidad, a veces hasta niveles escandalosos, no está de más que los padres también reflexionen sobre dónde se almacenan nuestros datos y muy especialmente todo el contenido que compartimos en Internet. No olvidemos que borrar nuestra huella digital puede llegar a ser realmente complicado.

 

Herramientas de privacidad

El curso repasa las herramientas de privacidad e incide en hacer partícipes a nuestros hijos de que cualquier contenido se puede hacer viral.

Como sabéis, desde verano de 2015 soy (o somos) autores de Pekeleke, una web de literatura infantil. Una idea que surgió como un proyecto familiar ante la fiebre lectora de Mayor, con el objetivo que compartir los libros geniales que leíamos, a modo de biblioteca, base de datos y comunidad. Desde entonces los dos peques han estado muy implicados y muy a menudo hay que frenarles en el contenido que se comparte. Aunque son muy pequeños (y en 2015) lo eran aún más, nunca es pronto para explicarles a los niños que:

  • Lo que subimos a Internet está a la vista de todo el mundo.
  • Que no sabemos quién está al otro lado.
  • Que no sabemos qué alcance puede tener aquello que subimos.
  • Que un contenido desagradable para nosotros se puede hacer viral no porque nosotros lo hayamos subido sino porque lo ha hecho otra persona.

 

Principales riesgos

Comparto absolutamente con Juan García el consejo de que la mejor forma de proteger a nuestros hijos de los riesgos que tiene Internet es convertirlo en una actividad familiar, compartida por todos. Acompañar, acompañar, acompañar. En la vida, en la escuela, en Internet, acompañar siempre a nuestros hijos me parece vital.

 

Cuestiones legales

No es objeto del curso hacer un master en herramientas legales, pero sí que vamos a tener una idea de cómo nos aparan las leyes. No tengamos duda de que aunque en Internet aún queda mucho por legislar, la imagen, el honor y la intimidad están protegidos, muy especialmente cuando hablamos de menores.

 

Gestión del ciberacoso

El curso no es un monográfico sobre el ciberacoso, pero sí que entenderemos las diferentes situaciones en las que nuestros hijos se pueden ver involucrados, tanto como víctimas o como partícipes y cómo podemos abordarlo.

 

Construcción de una identidad digital positiva

Probablemente ha sido una de las partes del curso que más me han gustado.

Me ocurre muy a menudo que cuando tienes una conversación con adultos sobre estos temas, normalmente si no los conoces mucho nadie tiene por qué saber que tu vida es tan online como la nuestra. Entonces escuchas sus preocupaciones y te das cuenta de que realmente los padres, los abuelos, tienen demasiado miedo a Internet, seguramente por desconocimiento, y que ya no es sólo todo el bloqueo que trae el miedo sino que es una verdadera lástima perderse todo aquello que la tecnología e Internet nos aporta a nuestras vidas.

En lugar de hablar de riesgos (que por supuesto también hay que hacerlo), nuestro enfoque siempre ha sido constructivo, optimista y pro-activo. Internet es un sitio maravilloso, en el que podemos encontrar cualquier información, contactar con gente que está en la otra punta del mundo, conocer cosas que jamás habríamos conocido de otro modo. Y, muy especialmente, Internet es un sitio donde nosotros podemos aportar, construir y compartir.

Nuestros hijos son muy pequeños, pero estoy segura de que dentro de no mucho tendrán un blog, o participarán en alguna comunidad, o en cualquier otro tipo de proyecto, porque nosotros les animaremos a que utilicen Internet para dar rienda suelta a sus pasiones, para compartirla con otras personas que sientan lo mismo, para desarrollar aptitudes que a menudo es complicado hacer crecer en offline. Internet es un vehículo y un sitio fantástico para construir una identidad personal positiva, que incluso puede servirte de carta de presentación para el día de mañana tener una profesión online.

 

Conclusiones sobre el curso

Creo que se me nota que me ha encantado el curso Niños, móviles e Internet: una guía para padres. Me he sentido muy identificada con Juan García, comparto su enfoque y me parece muy útil tanto para familias que no están muy al día en estos temas como para familias como nosotros que tenemos una vida digital muy definida. Un curso ameno, que te hace reflexionar, que proporciona herramientas y que a mi al menos me ha dejado con ganas de más.

Os contaría muchas más cosas pero al final os iba a destripar el curso entero. Como veis, es un tema que me apasiona y en el que voy a profundizar mucho más en los próximos años.

 

Como os animo a que vosotros también hagáis el curso, os ofrezco un cupón de 5 € de descuento.

Tan sólo tenéis que pinchar en el siguiente enlace e introducir el código “MAMACONTRACORRIENTE” en la página de pago.

Niños, móviles e Internet: una guía para padres

Si hacéis el curso me encantaría, por favor, que compartáis vuestras impresiones conmigo. Si, además, os consideráis padres tecnológicos, ¡me encantaría conoceros! ¿me mandáis un mail y charlamos?