Llega la primavera y con ella el estirón de todos los años. Que al Peque se le nota pero en el caso de Mayor ha sido espectacular. Los pantalones le quedan tobilleros, las mangas cortas y el pie, después de mucho tiempo sin crecerle, ha aumentado casi dos tallas.

Si el cambio de armario ya de por si da pereza, a mi este año me pilla con menos ganas que nunca.

Con dos niños de una intensidad como la suya, con gran actividad física, su armario se compone de prendas básicas, fácilmente combinables entre sí y muy cómodas. El Peque, especialista en romper la ropa a los dos días de uso, rara vez lleva otra cosa que no sea un chandal. Creo que ahora mismo no tiene ni unos vaqueros que sean un pelín más arreglados. ¡Tampoco merece la pena!

Me encantaría comprarles alguna cosilla más mona, sobre todo al Peque, pero es difícil encontrar algo que me guste y que sea cómodo y práctico al mismo tiempo, que admita muchos lavados, que sea ponible en el día a día, que se pueda meter en la secadora y que no requiera plancha… ¿Pido mucho?

A esto tenemos que unirle – ya lo he comentado millones de veces – que siendo tan delgados, no es fácil encontrar ropa que les sirva y que les siente bien. Porque no todo es que se les sostenga en el cuerpo, ir vestidos con bolsas por todas partes no es algo que me guste.

Y luego está el tema del estilo. Si me seguís en Twitter quizá hasta lo hayáis comentado conmigo en alguna ocasión. A nosotros nos gusta la ropa… iba a decir moderna, pero en realidad la definiría como “normal”. Para niños no nos gustan los rotos, ni las tachuelas, ni las calaveras, ni los desteñidos, ni el estampado militar, ni esa ropa horrible de Zara de niño que es una mezcla entre pandillero y homeless… pero tampoco nos gusta nada la ropa de época ni los niños disfrazados de adultos. Lo tenemos complicado, ¿verdad?

Además en los últimos años me he vuelto un poco de la Virgen del Puño. No me importa en absoluto invertir en vaqueros de marca porque son los únicos que le sientan bien a Mayor, o en unas buenas zapatillas o un plumas, por ejemplo. Pero comprar ropa que sé que no se van a poner por incómoda o porque es demasiado puesta para el día a día o que les va a durar dos días… no lo veo.

Comentándolo con otras mamás, me han recomendado Mayoral como marca para encontrar ropa mona, que se lave fácil, que tenga un buen precio y que permita comprarles las mismas prendas a los dos, que ya sabéis que a mis hijos les gusta ir vestidos iguales siempre que pueden.

Yo Mayoral la conozco, sobre todo, de los conjuntos de bebé, que son chulos y salen muy bien de calidad. Nosotros tuvimos un par de ellos que nos regalaron al nacer Mayor y que incluso llegó a heredar el Peque. Además los hay más elegantillos y más del día a día.

Estaba pensando en un pantalón blanco para los niños. Ya sé que es muy arriesgado y que muy práctico no va a ser, que se va a manchar enseguida… Pero creo que les puede ir bien para esas ocasiones en las que hay que ir un poco más arreglado pero al mismo tiempo sin ser nada muy formal. Creo que lo podríamos combinar bien. En el enlace que os pongo tienen un montón donde elegir y además veo que hay versión slim, que es la que necesitaríamos con los peques.

En fin, que en estas estoy, más que cambiando el armario, renovándolo, para adaptarnos a sus nuevos centímetros de más.

¿Ideas, sugerencias, recomendaciones?