Situaciones incómodas

Ayer por la mañana tenía que ir al taller y a Correos. Ni qué decir tiene que me llevé al cada-día-menos-bebito y sin carro ni ná, que al final es más estorbo que otra cosa, sobre todo cuando voy sola (total, ya no lo quiere ni en pintura).
La mañana fue de aupa. 
Nada más bajarle del coche en el taller empezó a agitar los brazos y dar grititos y palmas de la emoción de ver tantos coches juntos y gente subiendo y bajando. Parecía que le había llevado a Disneylandia. Mientras le contaba al recepcionista del taller lo que había que hacerle al coche, no paraba de empujarme con todas sus fuerzas, darme manotazos y patadas para que le bajara, las pasé canutas para retenerle. Como lo que le iban a hacer al coche era cosa de poco rato, nos dejaron pasar a una sala. Mi bicho estaba como si se hubiera tomado cuatro cafés para desayunar: quería trepar por los sofás (pisoteándome para conseguirlo), tiró las revistas de la mesa veinte mil veces, no paraba de andar-casi-correr de un lado para otro, se iba hacia la puerta intentando abrirla, aporreaba una vitrina de cristal… Cuarenta minutos eternos. 
Cuando ya me tocó pagar, no podía firmar el albarán y el ticket de la tarjeta con él en brazos de lo mucho que se movía pero en cuanto le posé en el suelo  primero fue directo a tirar de unos cables que estaban medio escondidos debajo del mostrador y a continuación se metió a toda prisa para dentro de la oficina.
Ahí fue cuando lo ví. Vi la cara de una de las que estaban allí atendiendo, más adentro, mientras mi hijo se dirigía a ella. Una cara de asco, de desprecio, de vaya niño cabrón y vaya madre inútil. Reconozco que me sentí mal, quería largarme de allí cuanto antes porque mi hijo estaba imparable y yo no podía atender tantas cosas a la vez.
Hasta cierto punto no la culpo. A mi tampoco me gustan ni un pelo los niños maleducados con padres que no se ocupan de ellos. El problema está en que la línea que separa un niño muy inquieto y demasiado pequeño para poder razonar con él, de un niño con problemas de autocontrol y unos padres dejados, es muy delgada. 
Todavía a día de hoy pasa por un bebé movido, aún se le ve muy pequeño, pero soy consciente de que dentro de dos días a los ojos de los demás será un niño cabrito. Como madre, me duele. Yo puedo decir que mi hijo es tal o cual cosa porque sí, porque lo he parido yo y porque no tengo los ojos cerrados a la realidad. Pero que no lo digan los demás porque me los como.
No es la primera vez que nos pasa una cosa así (ya hace meses que solemos destacar allá donde vamos) y se que nos va a suceder cada vez más. Y que debo ir preparando el chubasquero.
A mi, a día de hoy, lo que más me consuela es haber encontrado por aquí familias con niños del mismo tipo del mío. Me hace sentir comprendida y arropada, que no es poco. ¡Gracias!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

32 comentarios sobre “Situaciones incómodas

  • el 10/12/2010 a las 11:20
    Permalink

    Si el niño es activo no es que sea maleducado, cuando empiece a razonar, tendras que explicarle como debe autocontrolarse, pero no tienen porque llamarle maleducado y a ti mala madre que no sabe criar a su hijo, pienso yo.ánimo y no te pongas mal pensando en lo que dicen o piensan los demás.besos

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 11:27
    Permalink

    Yo no tengo hijos, pero soy bastante mayor que mi hermana (9 años) y recuerdo perfectamente como era ir con ella a los sitios. No te preocupes, todo el mundo puede pasar por algo así. Si la gente no te comprende que no pudieras firmar y pagar con el niño en brazos, es que no son comprensivas. Ánimo que todo pasa, mi enana ya está en plena edad del pavo y apenas habla en el día!

    Un saludo
    http://seleneluna1987.blogspot.com/

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 11:40
    Permalink

    Es duro, es cierto, temer ir a ciertos sitios porque sabes que te juzgarán, mirarán mal y te lanzarán miraditas de "menuda inútil", pero es que cuando salen así los nenes,…., es difícil. Yo al principio me sentí mal, no supe reaccionar correctamente, me sentía sola e incomprendida. Después fui reponiendome, reflexionando y aceptando la conducta complicada de mi hijo. Y sobre todo, dándome cuenta que yo ofrecía a mi hijo una educación adecuada, pero él era imparable. Así que entré en la fase de "a asumir tocan" y hasta hoy….
    Tu sabes que yo te comprendo, que he pasado por ello, que te apoyo en la educación y crianza de tu hijo.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 12:05
    Permalink

    Por eso yo nunca juzgo a unos padres cuando veo a un niño pesadito, en apariencia maleducado, nunca se puede saber si los padres son unos dejados, lo que en el 99 % de los casos no es así o si el niño, por su edad, por su carácter o por una mezcla de muchas cosas, es especialmente impertinente o plasta, directamente. Y lo digo yo que tengo dos hijas " que pa qué", y luego dicen que las niñas son más dóciles. Porque lo de hacerles razonar a veces no es tan sencillo, incluso cuando tienen edad de razonar, yo siempre pienso que todos mis esfuerzos darán su fruto en su momento, conforme se vayan haciendo mayores, pero ahora aunque me desgañite, no conseguiré que dejen la cazadora colgada en la percha sin decirlo antes al menos sesenta veces ni que la mayor deje de escaparse/perderse por enésima vez en el centro comercial ( y que encima diga que la culpa es nuestra) o que la pequeña deje de echar el pienso de los gatos en el comedero del agua, por poner un ejemplo.

    En todo caso yo creo que no deberías dejar el carro cuando tengas que ir a hacer gestiones tú sola. Si te parece que es un engorro, agénciate una sillita de esas ligeras, de paraguas, la más sencilla, y cuando se te desmadre ( o antes) el bebi, le sientas, le atas y se acabó, y si no quiere, que patalee, las rabietas por no querer sentarse en la silla no suelen durar más de un par de minutos, y si dura más, pues que miren los viandantes, que ya miraban de todas formas. Y no te sientas mal, lo haces lo mejor que puedes y sabes, incluso mejor, los niños son niños y la gente que critica se aburre más que otra cosa.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 12:06
    Permalink

    los niños maleducados con padres que no se ocupan de ellos no se caracterizan por tener una madre corriendo detras de ellos, los padres suelen estar repanchingados en una silla y como mucho dicen "bebito no hagas eso, son niños" y nada de sentirse culpables no¡¡
    no hay que confundir niños chinches cojoñeros (lo digo con cariño, no te molestes) con padres huevones

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 12:13
    Permalink

    Vaya.. Lo de la cara… En fin, seguro que esa señora no era mamá ni tenía sobrinos ni nada, porque, vamos, tampoco creo que se encuentre con niños todos los días en su trabajo. No te preocupes, MCC, que misántropos hay en todos los lados.

    En cuanto al tema retención, a lo mejor te viene bien algún portabebés tipo bandolera o mochila que te puedas poner a la espalda en algunos casos como ese que, por lo menos, te dejan una mano libre para firmar. 😀

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 12:42
    Permalink

    Por mi experiencia (mi hijo ha sido igual) no valen da nada carros para "atarlos" o "retenerlos" (curiosas expresiones), bandoleras, ni nada. Llegados al punto de movilidad independiente, es muy complicado pararles, porque hasta en brazos es difícil. Y aunque estén "retenidos" en una silla tu no vas a poder ni firmar un recibo sin que te tiemble el pulso.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 13:00
    Permalink

    Aunque tu hijo sea muy inquieto y le guste investigarlo todo, curiosear y tocar todo lo que encuentre a su paso, la gente debe entender que no deja de ser un niño y que por naturaleza son así. Otra cosa es, como dices, que los padres pasen de todo, pero yo creo que se nota bastante cuando un padre está pasando un mal trago. En mi opinión cuando sea un poco más mayor será más facil todo, ya verás.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 13:07
    Permalink

    La verdad es que se lo que es pasar 40 minutos con un peque que no para y se pasa mal y una acaba agotada, yo la verdad es que tengo suerte porque aun no he visto que me hayan puesto mala cara por el niño, lo que no quiere decir que no lo hagan claro, y supongo que esa persona no tendrá niños porque sino no lo entiendo.
    Yo al mío si le llevo en carro todavía, ahora que una vez que le sacas del carro volverle a montar muchas veces es imposible.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 13:15
    Permalink

    La verdad es que esa línea es muy delgada y tienes razón en todo lo que dices. Mi hija es muy tranquila, aunque en la guarde la llaman Bichito y Terremoto, pero ayer en el pediatra estuvimos esperando hora y media y se portó muy muy bien. Juega con su Epi, no se mete con nadie, anda, mira, pero ni empuja a otros niños ni hace nada para alterar a los demás. Ayer había dos niños como describes y yo no pensé qué niños más cabrones, sino ay madre, mi Embri!!! Jajajajajaja.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 13:21
    Permalink

    Te entiendo perfectamente, ayer fui a comprar con él y fue directo a tirar las botellas de champán! Menos mal que le cogí a tiempo…

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 13:28
    Permalink

    Conozco esas caras!
    Yo era victima de ellas pero no xq no parara de moverse sino xq no paraba de llorar.

    Pero yo creo que tu hijo es un caso totalmente diferente al de los padres que pasan del tema. ´Tu caso es más del tipo, "me faltan 8 brazos" que no es lo mismo.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 14:34
    Permalink

    como decis, esta pequeño para razonar con el, con el paso del tiempo entenderá las pautas minimas de comportamiento en lugares publicos, y verás q irá todo mejor.

    Por suerte al mio (con casi año y medio) adora ir en su cochecito, yo cuando salgo sola siempre lo llevo, ya que el enano pesa 12 kilos y yo tengo poca fuerzas en los brazos.

    besos

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 14:42
    Permalink

    Chica como tengas que estar pendiente de todo lo que piensa la gente que se cruza por tu camino…no vivirás tranquila!!!

    Tu estás segura y convencida de que todo lo estás haciendo bien no?? pues al resto si no les gusta que no miren,lo que faltaba hombre ya!

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 15:33
    Permalink

    No te preocupes. Siempre va a haber gente que no entiende o que no le interesa entender. Ante eso poco podemos hacer.Como dicen acá en Colombia, "yo prefiero atajar que arriar",es decir, prefiero un niño sano, activo,inquieto, que un niño parco, retraído y con problemas de comunicación o socialización. Los niños son niños y la gran mayoría son así como el tuyo. Que le vamos a hacer: enseñarles, disfrutarlos y los que no entiendan, muy triste por ellos.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 15:47
    Permalink

    Me siento muy identificada contigo. Mi pequeña tiene 3 meses y medio y la vamos liando allá por donde vamos. Mi hija no quiere el carro ni en pintura, la gusta los brazos de su madre, de su padre y de su abuela (mi madre); pues bien, cuando vamos a casa de mi suegra a comer todo el mundo se empeña en sentaría en algún carro de mis sobrinos o de echarla a dormir en una cuna. Al final te terminas medio enfadandote y sintiendote la peor madre-persona del mundo.
    Animo! Cada una hacemos las cosas como creemos y lo mejor que sabemos. Un besazo

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 15:59
    Permalink

    Cartafol, tenemos mucha "lidia" por delante, soy consciente de ello.

    Amalita, yo entiendo que no a todo el mundo le tienen por qué gustar los niños y que a estas personas les parezcan un coñazo… igual que entiendo que quien tenga "hijos seta" le parezca alucinante que puedan existir hijos como el mío.

    Belén, me temo que voy a ir pasando por las mismas fases por las que pasaste tu. Gracias por el apoyo.

    Pilar, el problema del carro es que sentarle y atarle por la fuerza es imposible. Tan imposible que ya me ha pasado varios días que le de un perraque y tener que dejarle tumbado en el suelo de la calle hasta que se le pase porque es imposible sentarle a la fuerza ni estando mi marido y yo juntos, no te puedes imaginar. Y aun finalmente consiguiendo sentarle, grita y llora tanto… en fin, no te haces a la idea. Con mi hijo es mejor ir de "buenas". Además, no me llevé el carro porque para el taller era un engorro y en Correos hay unas pedazo de escaleras a la entrada, en cierto modo el no llevar carro para mi ha supuesto un trasto menos cuando voy sola.

    Brujilla, es cierto. De hecho, muchos de esos niños tan molestos de padres repanchingados en sus bancos normalmente no son niños especialmente inquietos, sólo son niños sin límite alguno.

    Eloísa, a lo mejor sí tenía hijos, quién sabe. Hay mucha gente con niños pachorrones que esto del mío les parece ciencia ficción!. Lo de la bandolera lo he pensado muchas veces pero es como el carro, tiene que ser algo voluntario, con él a la fuerza no vale. Y sinceramente yo no puedo con su peso, me falta el aire. No me veo con bandolera.

    Belén, como se nota que entiendes de qué hablo jajajaja

    Nuria, yo tengo la esperanza de que nuestro caso pueda ser como el caso de Belén, donde con mucha paciencia, esfuerzo y diálogo han ido consiguiendo, con el pasar de los años, grandes progresos.

    Mis chicos y yo, volví a mi casa que no podía con mi alma, te lo prometo!!.

    Suu, no tiene por qué ser inquieto por el hecho de ser niño, aunque normalmente son más moviditos. Si yo tengo que estar esperando hora y media directamente me hubiera tenido que ir a casa. Las últimas veces que hemos esperado en el pediatra 20 minutos siempre hemos dado la nota. Eso de estar sentadito mirando el tendido para él es impensable.

    Elle, buuu, qué peligro! jajaja

    La teta reina, no me vendrían mal ocho brazos, no!

    Mamá Blue!, yo tengo muy poca fuerza en los brazos, ayer volví a casa que me temblaban y todo del cansacio! jaja

    Mistress, yo creo que es inevitable sentirse incómoda o molesta, no tanto porque piensen mal de uno sino por esa sensación de odio a los niños… me resulta incluso inquietante.

    Zary, en eso estoy de acuerdo contigo, la efusividad de mi hijo también es para lo bueno. Por ejemplo, en el taller de estimulación infantil nadie se ríe más que él, en matronatación nos pasaba igual. Pero el lado malo también es bastante complicado, qué le vamos a hacer!!!

    Maria, yo por cosas como esas que cuentas procuro pasar el menor tiempo posible con mi familia politica. La falta de comprensión es una cosa que espanta. Besos.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 17:20
    Permalink

    Pues yo si la culpo. No creo que tu hijo sea maleducado, simplemente creo que es un bebé y que, como todos los bebés, es curioso y no puede pararse quieto. No entiendo que alguien ponga cara de asco por algo así, la verdad. Otra cosa es un niño mayor, que esté maleducado, pero no se puede exigir a un bebé que se esté quieto creo yo.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 17:30
    Permalink

    Jolines, yo no me recuerdo tan poco comprensiva con los niños inquietos ni de cuando no tenía hijos. Recuerdo una ocasión concreta, hace un par de años, en que estaba comiendo con mi marido en el bufet del parque cabárceno, y detrás mío un niñito de unos dos años me tiró una lámina de animales encima (jugando, por supuesto). Yo me reía junto con él porque la situación me pareció divertida, porque se me vino encima como si fuera una sábana (la lámina era bien grande, jajaja) y además no me había hecho daño alguno, ni él tampoco se hizo daño. Su madre estaba roja de vergüenza, pero en cuanto me vio sonreir se tranquilizó un poco y se fue sin saber cómo disculparse. Hoy día con un bebé, enseguida me doy cuenta de quién tiene niños y quien no, por el grado de intolerancia con los niños ajenos. En fin, trata de no hacer caso porque tú haces lo más posible, tampoco puedes amarrar al pequeño a un poste, que se aguanten, ellos también fueron niños. Besitos y buen finde.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 17:35
    Permalink

    Ah, me olvidaba de una anécdota que me pasó hace poco con el bebé. Entramos a un rodilla en Madrid y a mi bebé le gusta bien poco las multitudes, igual que a nosotros, y de repente se echó a llorar a todo pulmón. Una chica joven que estaba sentada delante se dió la vuelta con una cara de asco y de desprecio, como te pasó a tí, que salí indignada del lugar, y al final sin comer nada, porque yo también me quedé agobiadísima de tanta gente y asqueda de la tía esa. Yo digo (de pura rabia, tal vez)que esos que desprecian tanto a los niños deben haber sido de críos unos caprichosos insoportables. Un beso.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 18:00
    Permalink

    Entiendo que hay gente que se pueda sentir molesta si entra un tornado en la oficina mientras están trabajando…pero ese es su problema…je,je,je….

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 18:22
    Permalink

    En mi caso justo cuando la niña cumplió 2 años de repente para todo el mundo pasó de ser una niña muy inteligente y traviesilla a una niña malcriada y eso me dió rabia pues hay que comprender que con dos años no son bebes pero tampoco terminan de entender perfectamente (aunque esto es tema siempre de discusión).
    Pero bueno siempre hay alguien que te da ánimos diciendote que un niño que tiene caracter fuerte pues si lo sabe aprovechar le irá muy bien en la vida, así que a tener paciencia(a veces díficil) que es lo único que de verdad funcionam, porqué al tiempo terminan haciendote caso más o menos.

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 20:42
    Permalink

    Bueno, como me dijeron a mí una vez "si es inquieto, es que está sano"… Hay que tomárselo con paciencia, es normal que se muevan y tengan curiosidad por las cosas, aunque a veces sean muy difíciles de controlar. ¡Buen finde!

    Respuesta
  • el 10/12/2010 a las 21:58
    Permalink

    Laky, es que un bebé no puede ser maleducado. El problema es que en cuanto andan y dicen cuatro palabras para mucha gente dejan de ser bebés y ahí empiezan los calificativos. Yo creo que pretender que un niño inquieto y curioso se esté quieto es como ponerle puertas al mar. Pero esta diferencia es demasiado sútil para quien no le interesa.

    Adry, puff, vaya con lo que cuentas!. La gente es así, hay muchas personas con odios increíbles hacia ciertos grupos: hay quien no soporta a los niños, quien no soporta a los inmigrantes, quien odia a los perros…

    LadyA, pequeño diablo de Tazmania, le falta girar sobre si mismo mientras vuelan los papeles! jaja

    Nieves, es lo que le estaba diciendo a Laky. En torno a los 2 años la gente ya considera que no son bebés y por tanto exigen cosas que difícilmente son posibles. No se puede comparar a un niño de un año o de dos con otro de 10. Yo no sé si tener un carácter fuerte o ser muy inteligente es bueno para el futuro… yo con que sea un hombre de bien me conformo.

    Marta, desde luego vidilla tiene para rato! jajaja. Buen finde para ti también.

    Respuesta
  • el 11/12/2010 a las 0:06
    Permalink

    Cabrona es la que miró mal a un bebé, por hacer lo que hacen todos los bebés, descubrir el mundo. Prefiero un bebe curioso a uno que no se mueve por vago.

    Respuesta
  • el 11/12/2010 a las 0:12
    Permalink

    Los niños son curiosos, revoltosos e inquietos. Unos más que otros, pero es lo que hay. No se puede pretender que un nene de un añito muestre un comportamiento exquisito, y quien te mire mal por ello tiene un problema!

    Y tú no deberías sentirte avergonzada ni amedrentarte por las miradas de gente petarda 😛

    Respuesta
  • el 11/12/2010 a las 1:29
    Permalink

    A mi me ha pasado lo mismo alguna vez y he optado por llevar el carro…es una incomodidad, no lo quiere, pero es que sino…son imparables!! y yo no me entero ni de lo que pago, ni de lo que hago…ufff…es un estres. Entiendo perfectamente lo de ponerte el chubasquero, pero tambien los demas podrian ser mas comprensivos y ver que es un niño pequeño aun y que no se puede razonar con el…no cuesta tanto…

    Respuesta
  • el 11/12/2010 a las 9:46
    Permalink

    Yo creo que hay gente con muy poca paciencia! se ve que tu hijo es un "bebote", un bebé que aún no es un niño con el que puedas razonar, que es movido y punto.
    En cualquier caso, lo del chubasquero me parece una gran idea, que ya sabes como son estas cosas…
    Un besazo!

    Respuesta
  • el 11/12/2010 a las 11:27
    Permalink

    Mamá CC, no te preocupes demasiado. En tu caso eres muy consciente de lo que hace tu bebé, el problema es de esos padres que pasan olímpicamente de lo que hacen los suyos. Todavía es muy pequeño, poco a poco.
    Besotes

    Respuesta
  • el 12/12/2010 a las 18:32
    Permalink

    que mal se pasa cuando están así…pero es inevitable, ellos se aburren y no saben hacer otra cosa. El tema es que en nuestro mundo eso no está aceptado.

    Respuesta
  • el 24/12/2011 a las 15:37
    Permalink

    “cria fama y echate a dormir” dice el refrán, como le cuelguen una etiqueta ya no hay manera de quitarsela.
    pues eso yo soy una mamá de un niño movidito de 4 años y voy aprendiendo poco a poco a que no me afecten los comentarios de la gente.
    me rio yo de esas que dicen que los niños son así porque están mal educados y que es problema de los padres,yo que ellos no hablaria tanto no sea que tengan otro y les toque asi de movido, a ver entonces que opinan.
    feliz navidad a todas, he descubierto hace poco este blog y me encanta, enhorabuena.

    Respuesta
    • el 27/12/2011 a las 17:23
      Permalink

      Qué razón llevas! Y mira que yo pienso que hay padres muy pasotas pero no son la mayoría. Yo creo que mucho en esto del karma y demás. Si tu tienes un niño seta y te crees que todo el monte es orégano, que el hecho de que sea un seta se debe a lo “bien” que te has educado, es más que posible que de una forma u otra el equilibrio cósmico te castigue jajaja Besos!!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com