Probando una nueva pediatra

Como comenté tras la revisión de los 15 meses, he decidido buscar otro/a pediatra. De momento, y tras varias visitas infructuosas al ambulatorio y numerosísimas llamadas sin respuesta, conseguí que cambiaran al médico al turno de mañana y me adjudicaran, por tanto, otra pediatra y otra enfermera. Ahora sólo me queda pedir cita, no ya para que le hagan una revisión, si no para comentarle mis preocupaciones sobre el desarrollo del niño y ver qué impresión puede tener otro profesional y qué me puede ofrecer el sistema público.
Entre tanto, y como ya se como funciona mi ambulatorio (es decir, peor que mal), estoy buscando un pediatra privado que me guste. Después de haberle dado muchas vueltas y haber consultado con vecinas del barrio, me decidí a pedir cita en un hospital (privado) nuevo que me pilla muy muy cerquita con el coche. Y allí que hemos ido esta mañana.
Por un momento he pensado que íbamos a aparecer en otra dimensión paralela, porque la niebla que había esta mañana era tan espesa que daba miedo circular. Encima, a mitad de camino, y cuando ya había entrado en carretera interurbana, he oído unos ruidos metálicos, he vuelto la cabeza y ¡el niño llevaba el arnés de su silla desabrochado!. No gana una para sustos. Menos mal que ya estábamos llegando y el niño no ha sido consciente de que estaba libre de bajarse de la silla, casi me da un soponcio viendo que no podía parar en el arcén y menos con la niebla tan tremenda que había.
El hospital me ha encantado. La planta de pediatra sólo estaba compartida con ginecología y la sala de espera era inmensa, nueva, reluciente y ¡llena de juguetes!. Además, he buscado pediatra por la mañana, que pienso que tendrá menos gente, y efectivamente había cuatro gatos. Eso sí, nos ha tocado esperar un poco y luego he entendido por qué, porque la doctora que nos ha tocado se enrolla un montón.
La pediatra me ha gustado, aunque ha habido algo que ha estropeado bastante mi impresión sobre ella (más adelante lo comento). Me ha preguntado un millón de cosas, no sólo de los antecedentes del niño (que es lo normal cuando vas de primeras), sino del momento actual: qué tal come, qué tal duerme, si camina, si corre, si intenta subir escalones. Hemos hablado de la introducción de alimentos, de los ciclos del sueño, de la necesidad que tiene el niño ahora de dormir acompañado (con total comprensión por su parte, o al menos eso me ha parecido), de la piel tan sensible que tiene el niño, de chuparse el dedo, de las cacas blandas… De todo. Y preguntado por ella, no yo como una ametralladora.
Además, le ha pesado, le ha medido, le ha toqueteado como corresponde, todo muy bien. Incluso me ha ofrecido ponerle las vacunas de los 15 meses porque, qué curioso, este hospital tiene concierto con la Comunidad de Madrid y ponen las vacunas sin tener que pagarlas. Algo de lo que he tomado buena nota, desde luego.
La nota negativa es que en el tema de mi preocupación sobre el desarrollo del niño no ha estado fina. Me ha dicho que no todos los niños alcanzan los mismo hitos al mismo tiempo y que, de hecho, lo normal es que vayan más adelantados en unas cosas y más atrasados en otras. Por ejemplo, me ha dicho que mi hijo tiene un nivel de manipulación manual muy avanzado, que seguramente le da varias vueltas a otros, pero que en cambio habrá niños que, manipulando mucho peor, digan al menos 10 palabras. Según ella, esto son leves retrasos madurativos, que no son patológicos, y que se superan con el paso de los meses, hasta que más adelante terminan igualándose todos. A día de hoy, considera que las cosas que le he contado y las que ella ha observado ahí no son determinantes como para mandarle a un neurólogo pero que hay que observarlo de cerca y comentarlo a los 18 meses, dándole tiempo al niño. Hasta ahí más o menos bien, no comparto alguna cosa, porque esto de esperar está muy bien pero según cómo y para qué, es decir, está muy bien que todos los niños son diferentes, pero yo en la sala de espera he oído como un bebé de no más de 9 meses decía un “mamá” como una casa y no veo normal que mi hijo, con 15 meses y medio, no lo diga y pienso que sí es para preocuparse. Pero, bueno, no me ha parecido mal.
Lo que no me ha gustado nada es que para valorar todo esto me remita… ¡a las guarderías!. Sí, sí, va y me dice que lo que puedo hacer es meter al niño en una guardería porque allí son especialistas y seguro que lo pueden valorar mejor que ella. Me he quedado a cuadros porque me ha parecido absurdo el planteamiento. ¿Especialistas en atención temprana en una guardería?. Meterle ahí x horas diarias para que evaluén por qué el niño no dice mamá o atiende a su nombre… Pues no lo entiendo, la verdad… Me he quedado tan alucinada que me ha costado argumentar sin demostrar que estaba flipando, así que le he dicho que qué tal los centros especializados en estimulación infantil o, mejor aún, en atención temprana. Y me dice que bueno, que sí, pero que eso me va a salir más caro, que por eso no me lo había recomendado. Pero que si yo quería llevarle a un sitio de estos, mejor, porque desde el punto de vista de salud era mejor no ir a la guarde. En fin, un berenjenal súper contradictorio que no he entendido para nada y no creo que ni ella misma comprendiera.
Me he quedado con la sensación de que esta mujer no sabía bien como orientarme, igual que le pasó a mi pediatra oficial. Y hasta cierto punto lo veo normal, es como un médico de familia, que no puede saber de todo, pero el médico de familia lo que hace es derivarte a un especialista, ¿no?. Leche, pues entonces háblame de los neuropediatras, de los psicólogos infantiles, de los centros de atención temprana… 
Mi sentimiento ahora es contradictorio. Por una parte he salido de allí muy contenta porque la consulta ha durado unos 3/4 de hora y he resuelto y comentado muchas dudas, me ha atendido muy bien y ha habido buena sintonía, se ha mostrado interesada y proactiva como yo esperaba… Pero, por otra parte, he visto que en el tema de la atención temprana no anda bien orientada y no me va a servir de ayuda… Supongo que volveré. A pesar de este fallo (bastante importante, bajo mi punto de vista) me ha gustado más que la pediatra a la que estábamos yendo hasta el momento y las instalaciones le dan cien mil vueltas. ¿Es posible que el pediatra 10 no exista?.
Ni qué decir tiene que el jueves voy a ir al neuropediatra, que está en el mismo hospital, a ver qué me dice. Sigo pendiente de la propuesta del centro de atención temprana, que creo que tendré respuesta suya mañana. Estoy deseando ponerme manos a la obra, nadie se puede hacer una idea de cuánto.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

58 comentarios sobre “Probando una nueva pediatra

  • el 18/01/2011 a las 0:59
    Permalink

    Pues vaya, ¿no? Una de cal y una de arena… Pues a lo mejor, no te queda otra que seguir probando o fiarte del centro de atención temprana para los temas de desarrollo cognitivo y psicomotor y de temas más puramente físicos con su pediatra oficial o alternativo… Ya sabes, eso que dicen de quedarte con lo mejor de cada casa. Un abrazo.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 1:25
    Permalink

    Anda q tiene narices q tengas q buscar tu los especialistas y q no sepa derivarte un pediatra!!tela, telita.Espero a q nos cuentes el jueves.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 1:31
    Permalink

    El pediatra 10 no existe, ya lo dices tú. Yo he llegado a la conclusión de que sirven para diagnostircar un problema, pero para tratarlo es mejor el especialista. A ver que te dice el Neuropediatra. Yo creo que lo que mejor le va a ir es el centro de atención temprana. Por cierto, mi hermana es psicologa y ha hecho un master de especialización en atención temprana. Si tienes alguna duda dímelo.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 2:10
    Permalink

    yo te puedo contar mi caso por si te sirve. mi hijo fue muy avanzado en andar. con 10 meses lo hacía estupendamente. los dientes fueron lentos, pero salieron todos a la vez. era ágil, entendía todo, pero no hablaba. con año y medio tan solo decía los justo: mama, papa, yaya, yayo, agua, tete (chupete), tata (tita), toto (tito) y car (coche, por la peli de cars).yo tuve que llevar a mi hijo a la guardería porque comencé a trabajar, y ya no eran las 4h que me lo había cuidado hasta entonces mi padre en mi anterior empleo, sino que sumaba 2 más, y me parecía privarlo de libertad. así que de febrero a julio fue a una municipal. yo le comenté a su tutora todo, y ella me dijo lo mismo, que cada niño lleva un ritmo. cual fue mi sorpresa, a las 3 semanas o así de empezar la guardería, que una tarde al recogerlo, sale cantando una canción. mi hijo sabía hablar, pero no lo había hecho por comodidad, porque mami lo entendía en su manera de expresarse y como dice el chiste, ‘hasta ahora no tenía nada que decir’.en mi caso fue así. casualidad o no, él aprendió o se soltó en la guardería. también te puedo decir, que su tutora no estaba de acuerdo en quitarle el pañal, porque según ella era inmaduro para ello. es de los pequeños de clase, del 23 de diciembre. pero aquí estaba su madre, que como madre una siempre sabe más que el resto porque conoce a su hijo, que en un fin de semana conseguí que no volviera a hacerse pis nunca más de día (de noche, con 4 años aun lleva, pero me ha dicho la enfermera que no lo intente teniendo al pequeño en casa, aunque no le tenga celos).y tengo una amiga, que el niño tiene ya los 2 años largos, que apenas habla, aun teniendo a otro pequeño de 9 meses menor que es un lorito. y su pediatra lo ha derivado a un logopeda y cada semana lo lleva 1h los martes y el pequeño ha avanzado tremendamente.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 8:45
    Permalink

    Nena pues claro que no existe el pediatra 10 (ni el hombre 10, etc, etc…) quedate con lo que te ha gustado, y lo que no, sigue buscando otro camino como bien has hecho cambiando de pediatra… Yo tampoco lo meteria en una guarderia, lo mas que van a hacer ahi es comparar al peque con unos estándares “a tantos meses deberia hacer tal, a tantos meses, pascual…” tu eres quien mejor le conoce y le puede observarHay buenisimos profesionales y tu sabras bien como elegir los que necesiteis, asi que lo estás haciendo muy bienCasualidad, nosotros tenemos hoy la revision de los 15 meses

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 9:55
    Permalink

    pero te ha dicho algo tranquilizador, no te quedes con lo malo, sino con lo bueno

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 9:59
    Permalink

    Pues en mi caso tengo un nene de la edad del tuyo y un sobrino 4 meses mayor, y el mio con 12 meses estaba casi a la par que mi sobrino con 16, y no exagero, salvo en el comer, que mi sobrino en el manejo de la cuchara/tenedor le daba mil vueltas al mio. Por lo demás (andar y parlotear) estaban a la par, mamá y poco más. A partir de los 12 meses el mio parecia que adelantaba al de 16 meses, así que imaginate la angustia de mis cuñados, y mia y de mi marido tambien, porque nos daba por pensar que en mi sobrino algo no iba bien. El pequeño se le apoderaba ya hasta con los juguetes. Hace un mes lo apuntaron a la guarderia a la que va mi hijo. No por necesidad, ya que a mi sobrino lo cuidaban sus abuelos, si no por que pasara más rato que su primo que por asi decirlo “lo espabila”. Cual fue la sorpresa de todos, cuando en un mes de guarderia el mayor ha vuelto a tomar las riendas y ya destaca por encima del pequeño. Quiza casualidad, y ha coincidido que su desarrollo madurativo ha sido justo en este mes, quizas la guarderia le ha hecho espabilar por que si no no cazaba ni un juguete, quizas el separse de los abuelos que lo tenian tooooodo el dia consentido, o quizas el cambio en su rutina le ha hecho madurar. Soy de la opinion de que a los niños les viene bien ir a algun sitio con más niños, primero por que se divierten y espabilan (no quiero decir que en casa no lo hagan) y a las mamás nos permite ver como se desenvuelven en otros medios (en casa suelen ser más ñoños y más bebes que en el cole, que pa eso estan con mamá y quieren mimitos). No digo que el caso de tu hijo sea como el de mi sobrino, que su madre eres tu y eres la que mejor lo conoce, pero quizas el pasar tiempo con niños le ayudaria, si es en un centro de estimulacion temprana mejor que mejor, si es un parque todos los dias bien, y si es en una escuela infantil un par de horas todas las mañanas pues bien. Ahhh y en mi guarde respetan el desarrollo de cada niño. Es un centor pequeñin, con solo una clase de 8 bebes y dos clases de 1 a 2 y otras dos de 2 a 3, y conocen y respetan a toooodos los niños.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 10:07
    Permalink

    Hola! me encanta tu blog y lo sigo desde meses. Solo comentar que se por experienca de amigas que aquellas que no envian a su bebe a la guarderia suelen tardar mas en empezar a hablar (no lo necesitan, sus necesidades son cubiertas siempre rapidamente por padres o familiales que lo conocen perfectamente) y tambien en ser mas picaros. Asi que quizas se referia a esto. Los bebes en las guarderias se relacionan mucho con otros y entran en roles que no suelen entrar con adultos, como cuando se quitan cosas, o se enfadan …

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 10:16
    Permalink

    Y qué opina tu marido?? Porque si mal no recuerdo él también piensa que el niño no tiene nada insalvable no??Pienso que está bien que pidas una segunda o tercera opinión, pero tienes que estar preparada a que esos especialistas no vean nada raro porque quizá efectivamente, sea lo que esté pasando. No te haces nada bien comparando a ese nene de 9 meses que dijo mamá con tu hijo, quizá ese niño apenas sepa ponerse en pie o caminar, o no tenga destrezas que el tuyo sí. Como brujilla, pienso que te centras demasiado en lo malo que te dijo la pediatra cuando te ha dicho muchísimas cosas buenas.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 10:44
    Permalink

    Yo creo que ir o no ir a la guardería no tiene que condicionar si un niño habla bien o no. Conozco a niños que no la han pisado y te caes para atrás de cómo hablan… Y otros que sí que van y balbucean 3 palabras con 2 añitos…Mi hijo mediano se está empezando a soltar ahora más o menos (tiene un mes más que el tuyo), pero vamos, que tampoco “habla” nada y bastante poco claro. En cambio, mi hijo mayor con esa edad parloteaba mucho… vamos, como que llamaba la atención lo que hablaba (y en dos idiomas!).Lo de la guardería no tiene por qué ser ninguna tontería… Una de las madres de la mía me contó que cuando llevó a su hijo (3 años), le llamaron la atención las cuidadoras porque el niño se aislaba y no jugaba…etc. Lo llevó a todo tipo de médicos hasta que ¡voila! resulta que el niño tenía los oídos saturados y no oía bien… La madre no se había dado cuenta porque, claro, ella lo repetía todo hasta que el niño contestase/reaccionase, pero en un grupo de niños, no tenían tanta paciencia.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 10:50
    Permalink

    Bueno para tranquilizarte te diré que mi hijo con 15 meses no decía mamá ni de coña de hecho comenzó a hablar sus primeras palabras pasados los 18 meses y ahora con 30 habla por los codos, más incluso que niños de su grupo de guardería que empezaron a decir mamá mucho antes, y además distingue perfectamente el catalán del castellano. En ese sentido yo no me preocuparía. Pero desde luego es conveniente que un especialista lo examine para ratificar que no hay nada de lo que preocuparse. Te entiendo. Todas comparamos. Yo misma comparo sin remedio en mi último post.Lo que flipo es que te diga que el centro de atención temprana te va a salir más caro, es que no es gratuito en Madrid? Aquí sí lo es afortunadamente y es que la intervención precoz en determinados casos es fundamental.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 11:06
    Permalink

    Que dificil es lo de encontrar pediatra, yo estoy contenta con la mía de la Seguridad Social pero de vez en cuando me suelta alguna cosa que me deja loca… pero mientras trate bien al niño aguantaré.Lo de pedir opiniones tu no te rindas, ves al neuropediatra, o a quien haga falta hasta que encuentres una respuesta satisfactoria.Ya nos contarás como es el plan de acción del centro

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 11:09
    Permalink

    Buf! Te entiendo tanto… creo que lo mejor es esperar a ver qué dicen los de estimulación temprana que en realidad son los que más saben del tema.De todos modos, por si te sirve, te diré que mi hermana menor no empezó a andar hasta los 18 meses y a hablar más tarde. Y ahora tiene 8 años, es totalmente normal y saca unas notazas. Así que en puede ser también eso, que cada niño lleva sus ritmos.Mucho ánimo!!

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 11:23
    Permalink

    Te importaría decir que hospital es. Estoy interesada en uno privado y es complicado elegir. Gracias.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 11:27
    Permalink

    bueno pues el nuevo pediatra, te da una de cal y otra de arena, ni fu ni fa…pero bueno parece que algo mejor si no?…el pediatra 10 es algo complicado creo, aquí tuvimos uno muy bueno, era portugués y siempre me acompañaba mi madre porque a la hora de explicarse hablaba tan rápido que a veces no sabias bien que decía pero para mi es un pediatra 10, ahora ha puesto una consulta privada a unos 100 kilómetros de aqui, si algun dia veo que necesito un buen pediatra no dudaré en ir a él.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 11:38
    Permalink

    La Escuela Infantil a la que va mi hija, que es municipal, todo hay que decirlo, posee Equipo de Atención Temprana, no de la guardería propiamente, supongo que es un servicio del Ayuntamiento. No se con qué periodicidad visitan y valoran a los niños y si existe algun problema, te lo dicen y te asesoran. Además, independientemente de que consideres, como es natural, que dónde mejor se va a criar tu hijo es contigo, yo no despreciaría el trabajo de las educadoras de las escuelas infantiles, que han estudiado y se han formado precisamente para conocer los procesos madurativos en los niños, los hitos de desarrollo. Los programas educativos de las guarderías estan formulados precisamente para desarrollar esos hitos y detectar posibles “problemas”. No todo son cambiar pañales y dar potitos.Por lo demás, yo creo que la pediatra te ha dicho lo que te tiene que decir,no te va a decir que ve un problema si no lo ve. Hace poco, Amalia, la mamá pediatra, lo explicaba en su blog, cada niño tiene su proceso madurativo, igual de normal es el que camina a los 10 meses como el que lo hace a los 17. Evidentemente, su post fue comentado en sentido contrario por Madre Reciente, que tiene un hijo con TDA que no fue diagnosticado hasta que el niño tenía tres años. En fin, que, evidentemente, si hay un problema, cuanto más precozmente se detecte, mejor. Tambien te digo que es probable que cuantos más especialistas consultes, más opiniones obtengas, y no serán siempre en el mismo sentido. No existe el pediatra 10, eso está claro.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:05
    Permalink

    Hola. Mi nena tiene un mes más que el tuyo. De momento tampoco habla (alguna palabrita dice), pero no le doy mayor importancia. Creo que no lo hace porque no lo necesita. Es decir, ella se hace entender perfectamente, enseguida sabes lo que quiere o lo que no quiere. Por otro lado, comentar que en la guarde en la que está mi nena siguen un método de estimulación. Potencian la capacidad visual, auditiva, la movilidad… Aprenden otra lengua (en nuestro caso el euskera) con fichas…Y cada cierto tiempo, nos dan las “notas” de la pequeña. De este modo sabemos cómo va siendo su evolución. Sabemos si ciertas conductas ya las ha aprendido, si aún es una conducta no iniciada o si necesita ayuda para lograrlo. La verdad es que yo muchas veces alucino con lo que sabe la pequeñaja y que es evidente que lo ha aprendido allí.Al igual que Natural , opino que les viene muy bien acudir a un sitio donde haya más niños. Desde luego, la mía va feliz!!! Aprenden jugando. Sólo hay una pega para mi y es que al principio se ponen malitos muy a menudo.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:15
    Permalink

    Eloísa, eso es lo que haré.Mamadejulio, a mi me pareció bastante alucinante, no me lo esperaba para nada. A ver qué tal el jueves, de todas formas ya me imagino lo que me va a decir.Supermama, pues sí, pero manda huevos que tenga que ser yo la que averigue qué especialista médico puede ser el más indicado para ver al niño. Gracias por comentarme lo de tu hermana, si necesito algo, te preguntaré.Bel, muchas gracias por contar tu experiencia, siempre se aprende de estas cosas.Esther, a ver qué tal vuestra revisión, me imagino que fenomenal por lo que te he ido leyendo!. No sé, estará claro que el pediatra 10 no existe, pero me decepciona un poco, no tengo la impresión de estar pidiendo demasiado, ¿no¿.Brujilla, no, si la visita estuvo bien y salí contenta porque de hecho pienso volver. Pero me pareció decepcionante su consejo y esperaba algo más.Natural, gracias por contar tu experiencia. Yo soy de la opinión de que las guarderías están para quien necesita que el niño se quede unos horas porque necesitan ese rato para hacer algo importante. Fuera de ahí, no metería al niño a la guarde y la teoría de que allí espabilan más no la comparto en absoluto. De todas formas, no es el objeto de mi entrada debatir de nuevo sobre lo buenas o malas que son las guardes, simplemente que no creo que sean un sitio de diagnóstico y tratamiento de ningún tipo de patología, son guarderías y punto.V, gracias por dejarme tu comentario. No sé muy bien a qué se refería, ella me indicaba que allí podrían diagnosticar al niño, pero no me parecía que tuviera ningún sentido existiendo como existen especialistas más apropiados. Mistress, ni mi marido ni yo creemos que lo del niño sea insalvable. De hecho, en varias ocasiones he dicho que es algo muy leve y que muy poca gente podría observarlo sin prestarle la debida atención. Efectivamente, no me hago ningún bien comparando. Y un bebé de 9 meses no se puede comparar en habilidades con uno de 15 ni por asomo, por mucho que diga “mamá”. En realidad la pediatra me gustó bastante, pero me decepcionó su consejo.Mamá en alemania, pero es que no hay que reducir el tema a que no diga ni una palabra con sentido, porque esa no es la cuestión, es algo más complejo. A mi me daría bastante igual que el niño no “hablara” si tuviera otras actitudes. Evidentemente en las guarderías (y en los colegios) se percatan de cosas porque pasan muchas horas con los niños. Pero eso no les convierte en especialistas en diagnóstico y tratamiento de niños con “problemas”. No tiene ningún sentido que yo vuelva a llevar al niño a la guardería con mi situación actual, creo que no tiene ni pies ni cabeza.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:15
    Permalink

    Arual, bueno, a mi todavía no me ha hablado nadie de si existen centros de atención temprana públicos en Madrid y no he sido capaz de dar con la información en Internet ni de que nadie me la de por teléfono. El centro al que vamos a ir es un centro privado, que ni siquiera entra por mi sociedad médica. En cuanto a comparar, pues creo que todos lo hacemos en mayor o menor medida y yo, desde luego, como la que más. Que es malsano? pues sí, lo es. Pero no compararía si el niño hubiera alcanzado ya unos “hitos” que me parecen importantes. Esto no es porque yo esté hipocondriaca perdida, realmente veo que hay que tomar alguna medida.Tricius, eso es lo que haré, ya iré contando.Albertina, eso creo yo, que los centros de estimulación temprana son los especialistas, junto con los neuropediatras (que son neurólogos infantiles). Que en otros sitios puedan tener idea, pues sí, pero eso no les convierte en especialistas de referencia, creo yo. En cuanto a lo que comentas de tu hermana, mi marido es de esa teoría. Pero… yo no puedo quedarme en mi casa esperando a ver si la cosa mejora o no, me parecería imperdonable.María Jesús, si me mandas un correo lo comentamos, mejor en privado, ¿vale?.Cartafol, debe ser complicado sí, pero mira que yo no pido mucho!!.Pilar, no desprecio el trabajo de las educadoras en absoluto. Es evidente que entienden de niños y de su desarrollo y probablemente más que yo, porque yo conozco muy bien a mi hijo, pero no trabajo todos los días con un porrón de niños. Sólo digo que el hecho de que tengan idea sobre su desarrollo no los convierte en centros de diagnóstico y tratamiento de posibles “problemas” y me parece mal que un médico te derive a ellos como si de un especialista médico se resolviera. Por lo demás, me gustó la pediatra, y si ella no considera que el niño ahora mismo tenga nada urgente, pues genial, menos me alarma, eso está claro. Pero igualmente me dijo que no era del todo “normal” y que “había que seguirlo de cerca” así que, bueno, en ese sentido estoy con Madre Reciente, es muy fácil decirle a una madre que espere al mismo tiempo que le dices que la cosa no anda muy bien… Estoy segura de que cuantos más especialistas consulte, más opiniones diversas voy a tener, estoy totalmente de acuerdo contigo. De hecho, mira, te voy a adelantar que creo que el neuropediatra me va a decir que efectivamente hay que observar ciertas cosas pero que hay que esperar un poco porque el niño aún es pequeño. ¡A ver si acierto!.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:18
    Permalink

    María, no hace falta ser maleducada. Puedes estar de acuerdo o no con MCC, pero recurrir al insulto no es el mejor método para hacer valer tus argumentos…

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:19
    Permalink

    AmatxoJune, pero es que decir alguna palabrita ya es hablar!. Yo cuando digo que el niño no habla es que no habla, es que no dice ninguna palabra con sentido, ni siquiera las clásicas mamá, papá o agua. Nosotros ya acudimos a sitios con más niños, no estamos aquí encerrados en casa, y hacemos muchos juegos, en esos sitios como Baby Deli, y también en casa. Si no fuera así, el niño no tendría la destreza manual que tiene, no andaría tan bien como anda ni tendría el oído tan fino ni todas esas cosas que sí que hace y muy bien. En septiembre y parte de octubre fue a la guardería y allí no observaron nada, porque a lo que yo me refiero creo que requiere mucha más atención y más específica y en una clase con otros 11 niños, cuando además todos eran bastante mayores que el mío, es muy complicado. Y el tema de enfermedades, pues ya lo visteis en mi blog, es evidente.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:25
    Permalink

    Tiempos, el comentario de “maria” no se ha publicado. Es este, para que lo leais todos:Confirmado: eres una necia. Te lo dije un día, y te lo vuelvo a repetir. No encontrarás un peditra 10 NUNCA porque los pediatras estudian una carrera de 6 años más otros cuatro o cinco de especialidad no para decir lo que la mamá quiere escuchar, sino para lo que según su criterio, es lo que pasa a ese niño. Evolución madurativa quiere decir que uno empieza a hablar con 5 meses o con dos años y medio en función del orden por el que su cerebro madura. Eso no es una enfermedad, es un proceso natural.Necia, necia y pedante. Y te lo tengo que decir porque sigues sin leerte, y te tienes que leer lo boba que resultas. Por tu propio bien. Luego lo borras, que y o no me ofendo, porque no lo digo por ofenderte, es porque pienso que no puedes ir por la vida con esos aires, aunque tengas una pandillas de seguidoras que admiran tu ignorancia.Siento ser tan brusca, pero te estás haciendo daño a ti y a ese crío. No hace falta que me respondas porque he creado ese correo para poder comentar de forma anónima y no lo consulto nunca. Hay muchas formas de decir las cosas. Yo seré todo lo que tu quieras, pero no te insulto a ti ni a nadie. Así que te pido por favor que no me faltes al respeto. Y si tanto asco te doy, lo mejor que puedes hacer es no leerme. Así no te pondrás tan cabreada que tendrás que hacerte una cuenta anónima para insultarme (que ya tiene tela) y yo no tendré que leer estas cosas tan desagradables, que aunque no te lo creas y me consideres todas esas cosas y que merezco todo lo que me digas y más, tengo sentimientos, soy una persona de carne y hueso y a nadie le agrada que le insulten en su propia casa. Gracias.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:27
    Permalink

    Qué raro, y yo por qué lo he leido y ahora no aparece?

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:28
    Permalink

    Lo has debido leer por correo, con el feed de los comentarios. A veces pasa que el autor elimina una entrada pero ya se ha publicado en el feed. Incluso a veces blogger no publica un comentario porque anda estropeado pero sí que se envía por correo a las personas que están suscritas a los comentarios.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:44
    Permalink

    Bueno está claro que hay personas que ni saben hablar, ni saben escuchar ni saben expresarse con un mínimo de educación…. Dicho esto paso a comentarte el tema que nos ocupa. Como ya te he comentado, detectar cualquier problema o alteración en la faceta afectiva-emocional de un bebé es complicado. Sobre todo cuando no hay compromiso de otras áreas, como pueda ser la motora o cognitiva. Tu hijo aparenta una normalidad absoluta en esas áreas. Pero ya con 15 meses y medio debe tener, si no lenguaje, sí intención de comunicarse. Sabes que yo soy de la opinión de respetar la individualidad de cada niño y no meterlos a todos en el mismo saco. Unos hablan antes y otros después. Pero la intención de hablar o comunicarse es importante aunque sea con gruñidos, ruidos o palabras que poco se parezcan a la original. El tema es que muchos profesionales de la salud infantil no están correctamente formados o informados de la evolución natural o no natural de los niños menores de 24 meses. Antes de esa edad raro será el pediatra que no te diga que es mejor esperar. Eres una madre atenta que cuida, estimula y enseña a su hijo. Y has detectado una leve carencia en tu pequeño. Carencia que puede que se resuelva por si sola y con el tiempo, o puede que necesite un empujoncito (estimulación).Honestamente no me parece preocupante a día de hoy, pero si digna de consulta y observación. Así que como bien sabes yo te animo a que no te quedes con las dudas, porque para eso están los profesionales, para consultarles, para que nos orienten y enseñen.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:50
    Permalink

    Lástima, no has sacado la crítica positiva, si hubiera querido insultarte, no habría borrado el comentario, que era PARA TI. Ahora lo has convertido en algo inútil. Si alguna vez entro es para comprobar si queda esperanza para ti, pero me temo que no. (¡¡el ootro día les contabas las caquitas de tu hijo, por dios!!)Lástima, en serio.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:53
    Permalink

    No te he dicho en ningun momento que lo lleves a la guarderia, solo que seguro que os viene bien que este con mas niño, por que como te han dicho por ahi viene bien verlos interactuar con otros niños. Te he comentado que podia ser en un parque, o en un centro de estimulacion temprano, por que sé a ciencia cierta que uno de las maneras que tienen en esos centros de ver las posibles “limitaciones” que puede tener un niño a la hora de comunicarse, es ver como interactuan con otros compañeros, y que una de las mejores terapias para un niño es otro niño. Quizas esto sea una tonteria o no, pero por probar…..

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 12:56
    Permalink

    pues yo no preocuparia, porque entiendo que cada niño tiene su evolución, y si la pediatra te ha dicho lo mismo no creo que sea todavía preocupante. Sería preocupante si tubiera los 2 años y no dijera nada, habrá un tiempo máximo para cada cosaDe todos modos, si te quieres quedar tranquila yo le llevaría a estimulación temprana que son los que saben muy bien del tema y ahi te dirán qué hacer en caso que pase algo

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:11
    Permalink

    Que frustante es cuando recurres a un especilista y sales con las mismas dudas con que entraste.No me gusta decir lo de “tengo una amiga o conozco a fulanita que le pasó igual” xq igual nunca puede ser un caso, basicamente xq los niños no son los mismos, pero después de leer tu post me ha venido a la cabeza el caso de una vecina de mi madre que tenía una nena que no iba a la guardería. Estaba con ella siempre, en casa o con los abuelos, al parque bajaban algo pero no había casi niños.El caso es que la llevaron al médico xq tampoco hablaba NADA, y a su edad ya debería expresarse “algo”.El caso es que el pediatra le recomendó que la llevara a la guardería, ludoteca o cualquier lugar donde se pudiera relacionar con niños de su edad. Para lo bueno para lo malo la imitación es la mejor forma de aprendizaje a esas edades, le dijo médico.La metió en ludoteca un par de horas al día y en 2 – 3 meses pegó un cambio impresionante.Dudo mucho que en una guarderia sepan valorar mejor a un niño que en un centro de atención temprana, pero en lo que relaciones de niños se refiere, quizá si le pudiera venir bien.Todo esto dicho desde la más absoluta ignorancia o como diría mi madre, es “un hablar por no callar”, pero bueno, en estos casos uno tiene que ir probando todas la hipótesis hasta llegar a resolver el problema.El orden de poner en práctica, ya depende de cada uno…Millones de besos y todo mi apoyo.Una seguidora que admira tu NO-IGNORANCIA y la preocupación que demuestras por tu hijo.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:12
    Permalink

    Belén, creo que lo has definido muy bien, no puedo añadir nada más.Maria, si hubieras querido que fuera para mi, me hubieras mandado un mail. Como verás, la gente que estaba suscrita al feed ha leído tu comentario aunque tu lo hayas borrado, es evidente que buscabas insultarme públicamente, si no, insisto, si realmente quisieras hacerme una crítica constructiva, me hubieras mandado un mail. ¿También te parece mal que hable de las cacas de los bebés?. ¿De qué debería hablar en un blog (personal) de maternidad? ¿de cocina? ¿de política?. En fin, dame por perdida y pon fin a los insultos. Gracias.Natural, no, no, si te he entendido. Simplemente te comento que el niño ya fue a la guarde un mes y pico y lo que más pescó fue virus, que las educadoras nunca me comentaron nada y que yo veía al niño como siempre, es más, mucho más irritable por las tardes, seguramente porque salía agotado. Cuando decidí que sacaba al niño de la guarde lo hice después de pensármelo muy bien y no le llevaría de nuevo salvo que realmente fuera necesario (porque yo trabajara, por ejemplo) y en este caso no lo veo apropiado, creo que el papel de las guarderías no es ese y en más de una ocasión así lo he comentado en el blog. Estanjana, bueno, al final los dos pediatras me han dicho lo mismo pero con conclusiones diferentes. Es decir, ambas me han dicho que el niño no cumple unos “hitos” que son importantes y que hay que observar muy de cerca porque en breve pueden ser preocupantes. Una me recomendó que buscara ayuda y otra que esperara un poco o que le metiera en una guarde, pero su opinión, como ves, es similar.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:14
    Permalink

    Me alegro de que esta pediatra sea mejor que la anterior aunque haya dicho eso de que lo lleves a la guardería, yo últimamente estoy echa un lío porque por más que leo no llego a entender dónde está el límite entre lo normal, y lo anómalo en estas edades, a partir de los 3 años es fácil diagnosticar pero ahora mismo he encontrado que hay cosas que deben hacer los peques para considerarse dentro de lo normal pero que también están englobadas dentro de lo que no es normal y al final lo único que conseguimos es preocuparnos con o sin razón.Mi pediatra es un poco como tu antigua pediatra nunca me pregunta nada de la evolución del peque ni la alimentación, siempre he sido yo la que le he preguntado, sin embargo ayer me di cuenta de que si está pendiente de las cosas, porque cuando salí de la consulta le pidió al peque que le dijera adiós, mi peque de palabra no lo suele decir pero sin embargo si le estaba diciendo adiós con la mano, y cuando el pediatra lo vio dijo: “ah lo dices con la mano, entonces está bien” vamos que de forma sutil estaba esperando una interacción por parte del peque sin decírmelo a mí, que conste que es la primera vez que lo observo pero claro mi peque ya tiene 20 meses y supongo que ahora ya mirará más ese tipo de cosas.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:21
    Permalink

    Tu posición es complicada, pues quieres lo mejor para tu hijo y estas preocupada (lo estas llevando muy bien, a mi ya me hubiese dado un yuyu o dos).Lo del pediatra… soy partidaria de que tu medico no tiene que ser el más listo ni el mejor, pero si tiene que ser uno que te de confianza y sepa delegar. Privado o público eso ya es cuestión de economia y gustos… aunque yo tendría los dos (por lo de la bala en la recámara) aunque el “oficial” tendría que ser uno en concreto que sería a quién llevara a mi niño en primera instancia.Pero claro, yo ni tengo niños (de momento, jiji) ni estoy en tu situación (espero no estarlo jamás) asique… te mando muchos ánimos y la confianza que decidas lo que decidas seguro que es lo mejor para tu familia.Besos.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:22
    Permalink

    Gracias La Teta Reina, la verdad es que los casos de los demás sirven de mucha ayuda pero normalmente es complicado extrapolarlos porque cada niño y cada circunstancia es distinta. Yo creo que la estimulación que puede proporcionar un entorno con muchos niños no es algo desdeñable, para nada. Pero creo que eso no justifica meterle en una guarde, con todo lo que conlleva, considerando que yo no trabajo y que le llevo a hacer cosas interesantes. Es que además hoy en día hay cosas que se pueden hacer, además en familia, para ampliar horizontes, por decirlo de alguna manera. El problema de las ludotecas, entendidas como sitios donde van niños con sus familias a jugar, es que están pensadas para niños a partir de 2 años. Es difícil encontrar en actividades para niños por debajo de esa edad.De todas formas… esto de la guardería ya sabemos que es un invento bastante moderno, o al menos su generalización. Antiguamente los niños no iban a ninguna parte y estaban con sus madres hasta que entraban al cole, de hecho, se les estimulaba menos que ahora. Y supongo que tendrían los mismos problemas. Mis chicos y yo, puede ser, sí… Las primeras veces que íbamos con ella sí que me preguntaba muchas cosas, por ejemplo, que si lo sacaba todos los días a pasear, y la hacía pruebas para ver su tono muscular. Pero con el tiempo ha ido a menos, a menos… y ahora ya la revisión se limita a peso, talla, perímetro de la cabeza y para de contar. El límite entre lo normal y lo anormal es muy sútil, por eso normalmente es el cuidador principal el que más pistas puede dar al respecto. A los 3 años es más fácil, pero, claro, hay muchas cosas que tratadas antes de esa edad son mucho más sencillas. Es complicado.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:24
    Permalink

    Leia Organa, no me ha dado un yuyu porque creo que tengo la cabeza bastante fría y veo el tema con objetividad. El tema de mi hijo no es para nada grave y es algo bastante leve, me preocupa, algunas veces más de la cuenta, pero no me quita el sueño. Por eso lo llevo bastante bien!. En cuanto al pediatra, me da que es como la elección del ginecólogo, que no es nada sencilla. Espérate a tener a tu peque y ya verás, ya!!!!. Besos.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:42
    Permalink

    Hola,lo de la guarde me parece acertado. En la guarde de mi hijo, les hacen evaluaciones y al final del año te van diciendo como evoluciona tu hijo : si habla o no , como se relaciona, como evoluciona.. super completo! Yo descubrí un niño diferente en la guarde que en casa. Igual vale la pena probar.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:47
    Permalink

    etiKeta, me alegra de que estés tan contenta con la guardería de tu hijo. En nuestro caso, no lo veo necesario y, como ya probé en su día, menos aún. Gracias por tu comentario.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 13:49
    Permalink

    ¿el pediatra público no te puede mandar al especialista de un hospital público?de todas formas si te sirve de consuelo conozco un caso de un niño que no habló nada hasta los 3 años o más y la solución que encontró esta familia fue llevarle a un logopeda privada.espero que se mejore la cosa.Un abrazo

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 14:43
    Permalink

    Creo que estás haciendo lo correcto ante una situación que te preocupa. Por supuesto que cada niño tiene sus ritmos, pero si tú crees que pasa algo y eres quien mejor conoce al niño lo mejor es actuar cuanto antes y no creo que la respuesta esté precisamente en una guardería. A ver qué te cuentan en el centro de atención temprana.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 14:54
    Permalink

    Café y Chocolate, pues me imagino que sí, como no he ido todavía, no lo puedo asegurar. Gracias por tu comentario.

    Nuria, me has entendido perfectamente lo que me pasa. Un beso.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 14:55
    Permalink

    Bueno, yo en cierta manera veo lógico lo de la guardería. Los centros educativos supuestamente cuentan con personal especializado en estas cosas (logopedas y demás) y no le quito razón a tu pediatra. Hay veces que uno no puede proponer la mejor solución existente, porque supone demasiados recursos y porque uno no conoce el nivel socioeconómico de la persona con la que trata, o al menos no del todo.

    Con lo que ha dicho de que algunos niños hablan antes y otros después, al igual que pasa con otras habilidades, también estoy de acuerdo. Mi hermana por ejemplo no empezó a hablar hasta casi los tres años. Lo entendía todo, pero no decía palabras, sólo sonidos que relacionaba con algunas cosas. Hoy en día habla perfectamente bien y no tiene ningún problema, mi madre la llevó super asustada a un logopeda, pero al final no hizo ni falta ponerla en estimulación.

    Y ciertamente, el médico (especialista en lo que sea) 10, no existe. Por el simple hecho de que los médicos también son humanos, y los humanos no son perfectos. Es imposible abarcar absolutamente todo el basto conocimiento que ofrecen la salud, la enfermedad y la medicina, y además ser un experto en relaciones humanas (que a todo esto, en la universidad casi no enseñan sobre relaciones humanas… Es el médico el que tiene que curtirse ese aspecto con la experiencia).

    En resumen XD espero no haber sonado pedante o intransigente, que releyendo lo que he escrito caigo en que podría parecer así. Espero que nos cuentes qué te dice el neuropediatra, que ya sabes que aunque no siempre te ponga un comentario, leo todas tus entradas, y estoy siguiendo tu preocupación con tu hijo día a día.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 15:07
    Permalink

    Imagino que nadie somos un 10 en nuestro trabajo, no solo la nueva pediatra, sino cualquiera en su campo, sea el que sea.
    Está fenomenal que tengáis este nuevo hospital tan cerquita y de que te hayas llevado una buena impresión!

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 15:10
    Permalink

    Seishi, para nada, tu comentario me ha parecido muy interesante y, además, como profesional "del sector", más aún. Efectivamente, los médicos son personas. Pero a mi me sorprende que un médico generalista remita al paciente a un sitio donde no son profesionales, no lo veo nada razonable. No sé cómo serán todas las guarderías, yo te digo que por mi zona las he visto públicas y privadas y no tenían logopeda ni atención temprana ni nada. Lo cual no quita que las educadoras sean muy profesionales y puedan observar determinados "problemas". A mi nunca me comentaron nada del niño, aunque sinceramente creo que es difícil en un grupo con otros 11 niños darse cuenta de algo, sobre todo cuando en la clase de mi hijo, por ejemplo, tenían todos unos 9 meses de media más que él. Y, claro, por supuesto que estoy de acuerdo en que los niños desarrollan unas habilidades antes que otras, pero también pienso que eso no puede ser "excusa" para no percatarse de determinadas cosas que quizá no funcionen bien, no sé si me explico…

    Gem, pues no, desde luego que no. Pero es una pena no encontrar un pediatra con el que uno se sienta al 100% confiado y relajado, es como un ginecólogo, yo creo que es importante poder contar las cosas desde la confianza y pensar que ese profesional es el que mejor te va a aconsejar, que no siempre pasa.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 16:06
    Permalink

    ¿Pero mcc cuanto tiempo fue tu peque a la guarde? No pretenderas que con 12 meses recien cumplidos, y ni un mes de guarde te detecten cualquier problema. Si en una escuela Infantil detectan algo digo yo que sera con el dia a dia y cuando el niño este completamente adaptado. E incluso si no se adapta quiza es por que pasa algo….

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 16:08
    Permalink

    Natural, pues sí, llevas toda la razón, fue muy poco tiempo. Si no recuerdo mal, entró el 1 de septiembre (un día antes de cumplir los 11 meses) y el último día que fue era 4 de octubre (dos días después de cumplir 12 meses). Y, para qué negarlo, días efectivos de asistencia, poco más de la mitad. Pero, bueno, la educadora nunca me dijo nada, todo lo contrario. Y está bien, eso significa que el niño no tenía nada que fuera evidente, como tampoco lo tiene ahora.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 17:34
    Permalink

    Yo pienso en parte como tu pediatra, unos niños desarrollan antes unos aspectos y otros otros. BebeCC, camina perfectamente, mi sobrina 3 semanas mayor que el, apenas es capaz de dar 3 pasos sola. PEro bueno, lo importante es que os quedéis tranquilos, y si veis que queréis tener más opiniones hacerlo.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 18:03
    Permalink

    Yo creo que el neuropediatra va a poder orientarte mejor. Animo, ya veras como todo va bien. Tu pequeño es muy afortunado de tenerte como mama

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 19:41
    Permalink

    Quería aclarar que el hijo de Madre Reciente (del blog Me crecen los enanos)no tiene TDA como he dicho antes sino un TGD ( Trastorno Generalizado del desarrollo), que me he liado con las siglas. Por cierto, te recomiendo su post de hoy, (http://blogs.20minutos.es/madrereciente/), va muy relacionado con lo que hablamos.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 19:42
    Permalink

    Si quieres dame tu correo y te escribo. Conozco un neurologo buenisimo y te quedas tranquila.
    Yo te entiendo. No paré hasta que me quedé conforme. Igual no es nada pero necesitas saberlo con seguridad.
    No todos nos entienden…
    Un beso,

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 19:50
    Permalink

    Ricinhos, sí, yo en eso por supuesto que estoy de acuerdo con ella.

    Maria, la orientación del neuropediatra, aunque me diga, probablemente, que haya que esperar, me interesa mucho, al fin y al cabo es un médico especialista en esas cosas. Gracias por tus palabras.

    Pilar, pues ni me había dado cuenta de tu desliz con las siglas, vamos, que como ya sabía lo que tenía el niño, pues he creído leer TGD directamente. Luego entro a leerla, gracias por todo.

    Australia, tienes mi correo en la parte izquierda del blog, arriba. Me encantará hablar contigo. Gracias por todo.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 20:11
    Permalink

    La pediatra de mi hijo también suelta de vez en cuando alguna "perla", pero trato de hacer un balance contando también sus aciertos y buenas recomendaciones, y el resultado es positivo. Tú no dejes de seguir tu instinto y todo irá bien. Besitos.

    Respuesta
  • el 18/01/2011 a las 22:26
    Permalink

    No creo que haya un pediatra 10, por suerte ésta te ha gustado en muchos aspectos, así que aprovechas estos y desecha el resto

    Respuesta
  • el 19/01/2011 a las 0:16
    Permalink

    igual puedes ir a esta pediatra para los temas "físicos" y para el otro asunto esperemos que encuentres quien sepa llevarlo bien…

    Respuesta
  • el 19/01/2011 a las 0:58
    Permalink

    Bueno, por fin me he animado a escribirte. No lo he hecho antes porque mi timidez real se traslada al plano virtual. Sin embargo, me siento tan identificada contigo, que no puedo evitar pensar que tal vez mi experiencia te sirva de apoyo.

    Soy mama de un niño de 28 meses. Desde bastante pequeño he sentido que en ciertas áreas de su desarrollo iba lento. Era algo muy sutil, pero yo no estaba tranquila (era un "runrun" que no se me iba de la cabeza). En la revisión de los 15 meses (como a ti) el pediatra, después de haberle insinuado durante varias revisiones anteriores que notaba cierta lentitud del niño en algunas áreas, me propone que, dado que yo estoy preocupada por algo que es poco notorio (y esto no suele ser habitual en los padres) lo estudiemos un poco más en profundidad. No me quiere derivar al neuropediatra de la SS, pero me recomienda un neuropediatra privado muy bueno. Y sí me deriva a la unidad de atención temprana de la SS. Aunque la respuesta de mi pediatra fue muy correcta, y la que yo buscaba desde hacía meses, ni que decir tiene que el mundo se me cayó encima por unas horas.

    Visita al neuropediatra: decepcionante. Yo iba esperando (para que negarlo) que me dijese "a su niño no le pasa nada", y si no era esa la respuesta que le pusiese nombre a lo que le pasaba. Sin embargo (después de una consulta muy buena, un trato estupendo, etc) la respuesta fue que todo entraba dentro de la normalidad pero que había trastornos que no se podían detectar a los 15 meses y que sugería otra revisión dentro de 6 meses. Lo peor es que acabo sembrando dudas en el papá, que hasta ese momento no parecía sentir el mismo grado de preocupación que yo.

    Visita a la unidad de AT: genial. Es un equipo multidisciplinar (pediatras, psicólogos, logopedas, fisios, hasta profesores…). Lo valoró el pediatra y el psicólogo. La respuesta fue la misma que en los casos anteriores, todo dentro de lo normal (algunas áreas efectivamente puntuaban a la baja, pero otras áreas puntuaban por encima de su edad cronológica, como es de esperar en la mayoría de los niños). No ha necesitado terapia. La parte buena es que le seguirán haciendo revisiones periódicas al menos hasta que tenga 6 años, y si en cualquiera de estas revisiones se detecta algún problema (incluso en el aspecto escolar, cuando llegue el momento claro, tipo dificultad de lectura/escritura, dislexia, etc.) lo atiende el profesional correspondiente. Y la diferencia con la respuesta del neuropediatra es que de aquí salí siempre con una sensación de tranquilidad y sobre todo de optimismo.

    A día de hoy no se si mi niño tuvo /tiene "algo". Anda, corre, baila, habla (a su modo), … No se si era necesario preocuparse tanto como lo hice por momentos. Pero creo que hice lo que tenía que hacer, y que lo sigo haciendo llevándolo a las revisiones, estimulándolo todo lo que puedo y lo mejor que se,…

    En fin, me he enrollado mucho, pero una vez que me he lanzado a escribirte…

    Animo.

    Respuesta
  • el 19/01/2011 a las 2:21
    Permalink

    Hola!
    Felicidades por encontrar a esta pediatra, aunque con el 'pero' que dices que tiene…
    Mi hijo acaba de cumplir 17 meses y también estoy algo preocupada porque no habla ni una palabra, bueno, lo único que dice es: mamamama, papapapa, tata… pero no imita ninguna palabra…
    También está conmigo en casa, y aunque realmente no lo creo así,a veces me da por pensar si no estaría más estimulado en una guardería…
    A mí en la revisión de los 15 meses no me dijeron nada, lo vieron todo normal, pero a medida que se aproximan los 18 meses y veo que no avanza mucho, me estoy empezando a preocupar…
    Saludos.

    Respuesta
  • el 19/01/2011 a las 8:29
    Permalink

    Mapa que buen comentario el tuyo, muy instructivo. Desde luego, desde mi modesto punto de vista, hiciste lo qu tenías que hacer. Ahora hacéis un seguimiento correcto a tu hijo y de eso se trata, de poner por vuestra parte todo lo necesario.
    Me ha gustado mucho leerte.

    Respuesta
  • el 19/01/2011 a las 17:09
    Permalink

    Adry, muchas gracias por todo!.

    Suu, pues sí, es un buen consejo, aunque hoy hemos visto a su pediatra de la SS y creo que me ha gustado más y que nos quedaremos con ella.

    Laky, como le decía a Suu, hoy hemos probado la pediatra del ambulatorio, que nos acabamos de cambiar a su consulta, y me ha gustado mucho, así que creo que me quedaré con esta otra.

    Mapa, muchísimas gracias por leerme y por haberte animado hoy a dejarme un comentario, más en un tema tan especial y delicado como este. Entiendo que se te cayera el mundo encima en unas horas, yo tengo esa sensación, ese debate entre querer saber y no querer saber. Es duro. Veo que te atendieron bien, eso es estupendo. ¿Cómo se encuentra ahora el niño?, entiendo que mejor, ¿no?. Yo también creo que hiciste bien, hay que dejarse guiar por los instintos que tenemos y a ti te fue bien. Gracias de nuevo por escribirme, espero leerte más a menudo.

    Timeforfashion, gracias por pasarte por aquí. Entiendo bien lo que te ocurre. Yo antes deseaba que pasaran los meses para ver la evolución del niño pero ahora mismo casi prefiero que se detenga el tiempo porque cada semana que va sumando y no veo mejora en lo que me preocupa es como una nueva losa que me cae encima. Si tu estás convencida de que el niño esté en casa contigo, no le des más vueltas. Espero que me cuentes qué tal va tu niño en adelante. Un beso.

    Belén, sí, el comentario de Mapa ha sido estupendo.

    Respuesta
  • el 21/01/2011 a las 0:43
    Permalink

    Hola!
    Entro para contestar a tu pregunta sobre como se encuentra mi niño ahora. El niño está muy bien. Pero resulta difícil contestar a si "está mejor". Primero porque en realidad a mi no me gusta pensar que el niño "estaba mal". Y segundo porque en realidad en estos 12 meses ha evolucionado mucho, por lo tanto "está mejor", pero no se si lo que yo notaba ya ha sido superado. Me explico, a mi me pasa lo que muchos de los padres que tienen niños en el percentil 3 de la curva de peso. El comentario del pediatra es que "el percentil 3 es tan normal como el percentil 97" (en el plano del desarrollo "empezar a caminar a los 18 meses es tan normal como caminar a los 10"). Solemos decir que "tampoco es que yo quiera que el niño esté gordo" (yo también digo que "no necesito que mi niño sea un genio"). Y siempre vamos a la siguiente revisión esperando que el percentil 3 haya pasado a ser el percentil 10, pero normalmente el niño sigue "en su línea". Y eso es lo que le pasa a mi niño, que evoluciona muy bien "en su línea". Lo cual está muy bien, no me malinterpretéis. Pero igual que el bajo peso a veces puede ser un efecto colateral de otra cosa, como una intolerancia, yo temía (y a veces, para que negarlo, todavía temo) que el desarrollo que yo notaba lento en mi niño en algunos aspectos fuese signo de un problema mayor.

    Aprovechando que me he puesto a escribir te dejo mi opinión sobre otras cuestiones que has tratado.

    Tema pediatra: yo creo que, si encuentras uno que te guste en la SS, como creo que ha sido el caso, es la mejor opción. Y ya que pides que te derive al neuropediatra de la SS, yo te aconsejaría (aunque no soy nada de dar consejos) que pidas también la consulta en AT en la SS (independientemente de que empieces ya en el privado).

    Tema neuropediatra: mi consulta al neuropediatra también fue decepcionante (aunque al menos a mi me escuchó y evaluó al niño, porque lo del tuyo no tiene nombre) porque no sacamos ninguna información nueva, y encima sembró más dudas… Recuerdo que la tarde después de haber ido a él me sentía desbordada.

    Me he vuelto a enrollar. Lo cierto es que cuando te leo vuelvo a recordar lo que viví hace un año (creeme si te digo que parece que ha pasado mucho más tiempo, lo cual es buena señal). Mi madre, mucho antes de tener yo hijos, me decía "espero que algún día sepas lo que duelen los hijos". Me lo decía en plan reproche (y en broma, claro) y yo siempre decía "pero si mi hermano y yo somos unos santos, de que te quejarás si no te hemos dado problemas. A ti en realidad de gusta sufrir". Y ahora que tengo hijos… ¡¡¡Mamá, como duelen!!! Pero sabes qué, en el fondo me creo una afortunada de poder sentirlo.

    Animo.

    Respuesta
  • el 21/01/2011 a las 0:59
    Permalink

    Mapa, muchas grascias por contestarme y además por haberte extendido tanto.

    Mi hijo, cuando nació, tenía un percentil también muy bajo, ahora mismo no recuerdo si era un percentil 3 ó 5, por ahí andaba la cosa. Pesó 3 kilos y se quedó en 2.500 en menos de dos días. Yo también estuve preocupada por su peso y decía esas cosas que tu has dicho, me he sentido muy identificada, porque es cierto cuando una dice que es mejor eso que un bebé demasiado gordo, pero también lo es que una se preocupa por las implicaciones que eso pueda tener. Además, mi hijo se alimentaba muy mal, con el miedo que yo tenía de que se quedara en los huesitos para siempre. Pero no, para nada, tuve la inmensa suerte de que desde los 3 meses fue comiendo más y mejor y poco a poco ha ido subiendo de percentil, ahora está casi ya en un percentil 50, que sinceramente jamás pensé que lo tuviera, porque sigue siendo un niño delgadito (cada vez menos).

    Tema pediatra. Pues sí, estoy de acuerdo contigo. Lo que pasa es que no quiero mezclar cosas, no sé, si me mandan a AT de la SS qué voy a hacer con la AT privada? Porque el sitio me gustó mucho, me entendieron muy bien y estoy segura de que las sesiones (que empezamos el lunes) me van a gustar y al niño le van a venir fenomenal… Pero supongo que sí que podría llevarle a AT de la SS y ser sincera con ellos, por lo menos que lo valoren… Se lo comentaré a la pediatra, a ver qué opina.

    Tema neuropediatra, cuando he salido del hospital iba temblando, pero según han ido pasando las horas me he encontrado mejor. Este no es que haya sembrado la duda, es que prácticamente ha sentenciado al niño sin mirarlo, cuando yo insisto y no me cansaré de decirlo que el niño tiene un comportamiento súper normal y que poca gente se daría cuenta de las cosas que yo percibo. Acojonaíta me he quedado.

    Muchas gracias por extenderte tanto. Yo también comprendo ahora mucho mucho más a mi madre, pero que mucho más. Los hijos duelen un montón.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com