Por qué no acudí a un grupo de lactancia

Con ocasión de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra ahora, quería hacer mi peculiar homenaje contando algo que nunca he confesado en público y que sólo he explicado a unas poquitas personas en privado: ¿por qué no acudí a un grupo de lactancia para que me ayudaran?.

Para no volver a contar lo mismo y para quien quiera leer la historia con algo más de detalle, en esta entrada resumí por qué fracasó nuestra lactancia. Resumiendo bastante, mi hijo nació con 3 kilos y con ninguna gana de comer, además de con dificultades para mamar. En dos días perdió más del 10% del peso que se suele considerar normal y cuando al alta fuimos por primera vez a la pediatra a que la empezamos a ir, el nene pesó en su báscula, no se me olvidará en la vida, 2.490 kg. De la clínica salimos con el biberón incorporado aunque no como remedio real sino más bien como remedio psicólogico; otros niños con problemas de lactancia se tiran como locos a por el biberón, el mío no, la lucha para que tomara apenas unos sorbitos era comparable a la que tenía con la teta. Por la razón que fuera apenas sabía mamar y no parecía tener hambre suficiente (o fuerzas, qué se yo) para intentarlo.

No puedo decir que yo no estuviera preparada. Me llevaba la teoría empollada y bien empollada y conocía la existencia de los grupos de lactancia. No había buscado ninguno por mi zona pero supongo que no me hubiera costado demasiado encontrar uno. La única razón por la que no fui es porque les tenía miedo. Así de triste, así de claro. Tenía miedo a que nada más poner un pie allí me dijeran algo así como “sacrilegioooooo, le da biberonesssss” y que cuestionaran lo rápido que había tirado la toalla. En aquel momento no me sentía fuerte como para aguantar esa hipótesis y tenía claro que mi hijo en ese momento necesitaba ingerir algo, que no podía seguir perdiendo peso a esa velocidad.

La euforia, el exceso de optimismo que yo llevaba encima en sus días, me hizo ser incapaz de ver que sin ayuda no iba a ser capaz de descubrir qué impedía que el niño mamara correctamente y por qué yo tenía los pezones como los tenía. En lugar de salir a la calle a buscar ayuda, volví a leerme todo lo que ya había leído, buceé por Internet todo lo que pude, me compré un sacaleches que usaba noche y día… y me quedé como estaba. Ni siquiera a día de hoy tengo una explicación.

A día de hoy las cosas son muy distintas. Yo soy muy distinta.

En primer lugar, me siento muchísimo más fuerte y segura que aquella recién parida que daba gracias a Dios por haber conseguido tener a un bebé sano en sus brazos después de todo lo pasado. Si hoy día me hubiera visto en las mismas y alguien me hubiera dicho que lo primero que hay que hacer es dejar los biberones le hubiera contestado que a mi modo de ver lo primero sería hacer que las tomas fueran eficaces y, después, ir retirando la ayuda. Incluso le hubiera preguntado por el uso de la sonda para lactancia, una pequeña bolsita con leche que se pega al pezón de la madre para que el bebé tome de ambas al mismo tiempo y así no interferir en la lactancia. Es decir, que hoy día sería capaz de establecer un diálogo enriquecedor en el que podría estar aprender muchas cosas, integrarlas y, en el hipotético caso de no estar de acuerdo con algo, desecharlo.

En segundo lugar, he tenido la suerte de conocer mucho mejor y más de cerca cómo funcionan estos grupos y qué labor desempeñan las asesoras de lactancia y, aunque haya de todo en la viña del Señor, ya no les tengo miedo (y me parece hasta ridículo habérselo tenido). Sé que hay quien tiene ideas que no casan totalmente con las mías e, incluso, quien tiene una percepción de la lactancia artificial que no es real (desde luego, no es la mía ni la de muchas otras mamás). En más de una ocasión he comentado que no estoy de acuerdo con determinados mensajes que se lanzan de forma repetida pero ahora, en lugar de asustarme, creo que puedo enriquecer su labor con mi punto de vista.

En tercer lugar, ahora tengo claro que sin ayuda las posibilidades de éxito no son muy altas. La teoría sólo sirve si no surgen problemas, a la menor complicación estás perdida.

¿Cuál es la moraleja de la historia y la razón por la que cuento ésto?. Dos conclusiones:

– Madres recién paridas y madres a punto de serlo, no dudéis en pedir ayuda y no os demoréis pidiéndola. Dejaros de libros, revistas y consejos poco profesionales, acudid a quienes de verdad os pueden ayudar y tienen ganas de hacerlo. Con suerte, no sólo tendréis lactancias exitosas sino que descubriréis un lugar y un grupo de gente con el que compartir sentimientos muy íntimos y emocionantes.

– Mujeres (y algún hombre por ahí suelto) que os dedicáis a la lactancia materna, mi caso no es único, se que no son pocas las madres que no se atreven, que piensan que van a ser (mal) juzgadas, que nadie va a entender sus miedos e inquietudes. Eso es por algo, quizá haya que revisar algunos mensajes, cada mujer que no se atreve a pedir ayuda es una oportunidad perdida de algo que realmente merece la pena.

La lactancia materna se va al garete en cuestión de días. No seáis tontas y hagáis como yo. ¡Anda que si yo pudiera volver atrás iba a estar escribiendo esto!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

92 comentarios sobre “Por qué no acudí a un grupo de lactancia

  • el 02/08/2011 a las 0:20
    Permalink

    Bueno, mi historia es un poco parecida, sólo que no era que tuviera miedo de ir a un grupo de lactancia… no sabía que existían!!!!! así de ignorante!!!! pedí ayuda a algunas mujeres cercanas (tomá “mate cocido”, una infusión argentina, “y vas a ver que tenés más leche”, litros tomé y no funcionó obviamente), a mi obstetra (“prendelo a la teta, no más”), la pediatra de mi bebé (“prendelo a la teta, no más”)… nadie, ni siquiera las dos “profesionales” me dijeron “corazón, en nuestra ciudad hay grupos de lactancia, podés ir a tal o tal lugar” (uno de esos lugares es un hospital público, estatal, o sea que deberían conocerlo), no sabía que existían!!!!! lloré mucho, porque estando embarazada, yo deseaba y soñaba dar teta y teta, y no podía y no había nadie que me hablara de “masajes para estimular la producción de leche” o de “relactación” (la sonda de la que hablás en tu entrada)… por eso yo en mi blog promuevo la lactancia materna, pero también pongo videos sobre cómo estimular la mama o, como bien decís vos, pedir ayuda!!!!! en fin… lo recuerdo y a veces con mucha tristeza y frustración, pero fue lo que fue… dí teta todo lo que pude, y por ahí algún biberón intervenía (no era lo que yo quería, pero prendía a mi bebé a la teta, leche no salía y él se enojaba muchísimo, y yo encima estaba muy muy sola) en fin… de estas cosas en la semana de la lactancia materna también hay que hablarlas!!!

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:57
      Permalink

      Creo que es importante hablar estas cosas. Porque hablar solamente para quien ya tiene una lactancia exitosa o para quien está convencido de lo maravilloso que es, está bien, pero me parece más necesario hacerlo para quien tiene dificultades y necesita apoyo.

      Gracias por compartir tu historia conmigo.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 0:56
    Permalink

    Que bueno ver historias como la tuya y la de Maternarte. Bueno por que ayuda a otras mamás, aunque hubiera sido mejor que hubieran podido conseguir la ayuda necesaria para salir adelante y tener una lactancia exitosa. Yo soy una madre afortunada. Me sale leche a montones casi desde el 1er día. Nunca dude que podría dar teta. Nunca me dolió, ni se me agrietaron los pezones. Mi marido siempre me ha apoyado. he contado con un excelente sacaleches. Mi bebe siempre ha succionado de maravilla. 😉 Se que mi historia es excepcional, por eso trato de ayudar a todos los que tienen problemas lo máximo que puedo. No es fácil pero la ayuda siempre, siempre es buena.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:55
      Permalink

      Sí, es una historia excepcional, pero a veces pasa, ¡qué lujo!. La ayuda siempre es buena, desde luego que sí. Un beso grande.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 1:23
    Permalink

    Vaya! qué pena me da tu historia…y al mismo tiempo pienso si esto nos estará pasando también en mi grupo de lactancia en el cual soy asesora de lactancia junto con otras dos mamás…
    Aunque, tengo que decirte que en nuestro grupo también vienen mamás que dan biberón. Incluso alguna que ha dado biberón desde el principio por convicción…
    No se, pero me preocupa que haya mamás que nos puedan tener miedo, que teman nuestras críticas o nuestra opinión personal…jo, me da pena que haya mamás que se sientan solas y que tengan o no tengan problemas con la lactancia no vengan al grupo de apoyo por no sentirse juzgadas.

    Los grupos de apoyo a la lactancia no son sólo para hablar de tetas. Sirven para hablar con otras mamás en tu situación, para desahogarte, para descargar la tensión y llorar en compañía femenina…en definitiva, para hacer tribu.

    Espero que poco a poco podamos convencer a todas las mamás (y papás, que algunos también vienen) que no somos talibanas, que aceptamos a todos, que cada persona tiene sus ideas y su forma de criar, pero que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.
    Un besazo!
    Pilar

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 13:52
      Permalink

      A mi me acusaron de ser mala madre y tener falta de paciencia,en vez de echar me una mano, así que en el segundo ni me planteé la lactancia materna.

      Respuesta
      • el 02/08/2011 a las 22:37
        Permalink

        Jolín Raquel, cuánto lo siento. Es una lástima que por la mala actuación de unas personas hayas tenido esa mala experiencia, te entiendo y lo lamento.

        Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:54
      Permalink

      Pues es una pena, yo te lo digo con la mano en el corazón. Hubo un momento en que supe que la lactancia iba a fracasar y me sentí sola porque no me sentía con confianza para acudir a que me ayudaran, ni siquiera pensaba que quisieran hacerlo. Mucha presión por todas partes pero nadie se arremangó para ayudarme ni yo supe actuar como tenía que haberlo hecho. Así que me encantaría que nadie cometiera mi error!.

      Un beso grande.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 2:07
    Permalink

    Hola, siempre leo tu blog y me encanta. En mi caso fue muy difícil al principio, me salía poca leche, se me agrietaron los pezones, me dolía horriblemente. Pero yo me empeñé y me esforcé hasta lograrlo. Al inicio mi bebé tomaba más biberón, pero nunca le deje de dar teta. Le daba a demanda, cada 15 minutos si así era necesario, mi nené poco a poco prefirió la teta y a los tres meses ya sólo se alimentaba de mi, mi leche empezó a salir a borbotones (y soy casi plana jeje). Hasta el sol de hoy le sigo dando, dos años nueve meses y ha sido maravilloso. Así que mi consejo es que si quieren lactar, luchen, hagan el esfuerzo, que vale la pena!!

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:52
      Permalink

      Me alegro muchísimo de que pudierais superar las dificultades. Yo ahora pienso que nosotros no teníamos nada que hacer. Poner más tiempo al niño al pecho no era solución así que… ni idea, francamente. Un beso.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 7:39
    Permalink

    Gracias por este post! me ha gustado mucho tu sinceridad y tus reflexiones.
    Me considero afortunada porque, queriendo amamamantar, he podido hacerlo desde el principio sin más complicaciones. No sé qué hubiera hecho si nené no se hubiera cogido al pecho o si me hubieran salido grietas… probablemente le hubiera alimentado con con el mismo amor y con biberón.
    “Promociono” la lactancia porque me resulta tan gratificante que me gustaría que otras mamás pudieran sentirlo, lo cual no excluye que respete y entienda a mujeres que no pueden o no quieren dar el pecho ¡no dudo que amen a su bebé!
    Es triste pasarnos al otro lado y demonizar a las mamás que optáis por el biberón. Lo tendré muy en cuenta a partir de ahora. Al fin y al cabo, con teta o con tete, se trata de volver a formar una red de madres en las que apoyarnos sin miedos y poder compartir la maternidad y la crianza, de la que la lactancia es solo una parte.
    Abrazos reflexivos,

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:51
      Permalink

      Es curioso porque yo no me siento “mamá que optó por el biberón”, siento que fue dado por las circunstancias de una forma casi “natural” dentro del desaguisado que teníamos. Y a diario veo como la mayoría de las mamis que hemos dado lactancia artificial ha sido por fracasos con la lactancia, no por haber tomado una decisión tajante en su contra. Si tantas madres fracasan es por algo y quizá uno de los motivos pueda ser también que los grupos de lactancia no llegan donde deben llegar. Es algo para pensar…

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 8:02
    Permalink

    Un gran mensaje el que lanzas, me alegro muchísimo que lo hayas contado.
    He podido conocer varios grupos de lactancia, como muchas sabéis me estoy formando como asesora de lactancia (nunca se sabe lo suficiente, creedme) y en estos grupos hay mujeres MARAVILLOSAS. Así con mayúsculas lo pongo. Y las mujeres que van a estos grupos no son madres felices y contentas con una lactancia instaurada y de libro, muy lejos de la realidad. Van madres con problemas, grietas, dolor, tomas infructuosas, llantos del bebé y por supuesto biberón. Y van para intentar conseguir una lactancia completa a demanda, sin bibes, sin dolor y con placer. Y nunca nadie les dice “lo primero deja el biberón”, ¡¡jamás!! porque lo primero es alimentar al bebé. Se investiga el origen del problema, se intenta solucionar y entre medias se van probando alternativas para conseguir poco a poco aumentar las tomas productivas de pecho y disminuir las de biberón.

    Pero todo es ayuda, todo es cariño y como bien dices todo en un grupo donde te sientes apoyada, comprendida y arropada.

    Recomiendo a toda mujer embarazada acudir a un grupo para así saber con qué puede encontrarse y que no la sorprenda, para consultar a la asesora todas las dudas, qué debe esperar tras el parto, cómo influye el parto en la lactancia, qué hacer tras una cesárea o tras un parto muy medicalizado. La información siempre es poder.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:50
      Permalink

      Sí, la información siempre es poder. Quizá por eso creo que los grupos de lactancia deberían “promocionarse” de otra forma y desvincularse de comentarios y corrientes que en nada les favorecen. Está bien que acudan a estos grupos quien no tiene excesivos problemas ni preocupaciones pero la labor sería aún más destacable si a ellos pudieran acudir toooodas las mamás que están pasando momentos malos y andan perdidas. Si esto se generalizada, estoy segura de que “se correría la voz” y eso va en beneficio de las mamás y de los niños.

      Respuesta
      • el 02/08/2011 a las 22:58
        Permalink

        Vaya, siento no haberme expresado claramente. A estos grupos quienes van son las mujeres con problemas, créeme con muchos problemas. Sus hijos tienen frenillo que les impide mamar, tienen unas mastitis dolorosísimas, grietas, problemas de succión, pérdida de peso, …
        No es que puedan acudir mamás con problemas, es que acuden!!! con graves problemas. Y se las ayuda. Algunas consiguen lactancia exclusiva de pecho, otras lactancia mixta y otras no consiguen su propósito. La labor que se hace en los grupos de lactancia es fantástica!!
        Lo que además se intenta es dar la información antes de que el problema surja, por eso digo que las madres embarazadas, antes de que cualquier problema pueda aparecer es bueno que conozca de antemano posibles soluciones o simplemente qué puede esperar.
        Pero Mamá (contra) corriente, ayudar se ayuda a mujeres con gravísimos problemas con la lactancia que solicitan ayuda.
        Quizá si no se llegan a más madres es porque muchas acuden a sus médicos, desconociendo estos grupos, los médicos no derivan, optan por otras soluciones o directamente les dicen que no pueden ayudarlas.

        Respuesta
        • el 02/08/2011 a las 23:03
          Permalink

          A lo mejor he sido yo la que no ha sabido expresar lo que quería…

          No quiero decir que no se ayude a las mamás con problemas. Quiero decir que la impresión que da desde fuera es que a estos grupos acuden, principalmente, mamás con lactancias bien establecidas, prolongadas, a hablar de sus temas de crianza con apego y a reiterarse en lo buenísima que es la lactancia materna. Desde fuera a veces parece que es un círculo cerrado donde si das biberón o siquiera se te ha pasado por la cabeza, no vas a tener cabida y no vas a ser bien recibida.

          Por eso digo que hay que intentar superar esa idea, vencer esos prejuicios, y mostrarle a la gente primero, que existen y, segundo, que el objetivo principal de un grupo de lactancia es ayudar a quien tiene problemas para que consiga su objetivo. Es un cambio de chip por ambas partes (horroroso lo de ambas partes pero por desgracia bastante cierto). Y pienso que para que esto suceda, para que se tenga otra percepción, es necesario que se cambien ciertos mensajes y que se explique más claramente cuál es la labor y cómo se lleva a cabo.

          Espero haberme explicado mejor ahora!!.

          Besos guapa.

          Respuesta
          • el 02/08/2011 a las 23:13
            Permalink

            Pues es una pena que se vea algo así porque la labor que hacen, aparte de desinteresada es fantástica. Lo primero de todo es que tienen (y no me incluyo porque yo sé aún muy poquito) una formación tremenda, ayudan a mujeres con problemas físicos (bien de ellas o de sus hijos) de importante a graves, solucionan muchísimos fallos ya sean posturales, motivacionales, emocionales, físicos.
            Otra cosa es que haya reuniones de madres en grupos de lactancia que aposteriori se reunan para hablar de un tema que les apasiona y les gusta.
            Pero el grupo es de ayuda y no van madres cuyos hijos han perdido unos gramos una semana, cuando llegan tienen un historial tremendo, un sufrimiento alucinante y un problema, por desgracia, establecido.
            Yo os invito a todas la que estáis leyendo este estupendo post a pasaros por el grupo de lactancia que tengáis más cercano. Estéis o no estéis lactando, seáis o no seáis aún madres, estoy convencida de que os recibirán gustosas, porque de lo que se trata es de que las madres se interesen por la lactancia y puedan ver que hasta para las peores situaciones se intenta dar solución.

  • el 02/08/2011 a las 10:02
    Permalink

    Pues qué te voy a decir, que no me extraña nada lo que cuentas, que no eres la única, que me han contado muchos casos similares, y que es una verdadera pena que por culpa de la mala información, el trato deficiente y la falta de apoyo entre otras causas, muchas mujeres abandonen contra su voluntad una elección personal.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:48
      Permalink

      Es una verdadera pena, desde luego. Gracias por tu comentario.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 10:37
    Permalink

    Yo no tuve problema con la lactancia, mi hijo la cogió muy bien pero estoy muy arrepentida de haber retirado la lactancia a los diez meses. A sus cinco mesitos empecé a trabajar a jornada completa y sólo le daba el pecho de mañana y de tarde-noche, poco a poco se lo fui quitando y la verdad no sé porqué ya que mi cuerpo se iba acostumbrando a producir menos leche, pero producía lo suficiente para darle por lo menos dos veces al día. Espero tener un segundo hijo y espero poder darle el pecho a este segundo lo máximo posible y negociar con la empresa poder salir al medio día media horita más para poder acercarme a darle la teta. Yo tampoco sabía que existían grupos de lactancia pero tambien es cierto que ni leí ni asistí a ningún grupo de apoyo. Ahora tengo claro que si necesito ayuda iré sin dudarlo.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:47
      Permalink

      Bueno, no te culpes. Siempre podemos hacer más pero es que juzgar el pasado desde el presente es muy injusto. Lo importante es la experiencia que tienes ahora y tener las ideas claras.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 11:45
    Permalink

    Yo tampoco sabía que había grupos de apoyo a la lactancia. Cuando nació mi peque me encontré con que él no quería saber nada de agarrarse al pecho, y lloraba de hambre porque con el calostro era como si no comiera, y en el hospital las enfermeras dale que te pego con que le diera pecho (que hacían bien, pero yo estaba con un bajón tremendo y no entendía porqué dar pecho no era como en las fotos, algo relajado y sencillo). A los pocos días de estar en casa con mi marido decidimos pasarlo al biberón (mi bebé había perdido bastante peso), y los dos tan felices de ahí en más. A partir de entonces me formé la opinión de que dar el pecho no tiene que ser un calvario, y de que hay mucho extremista con el tema. Yo respeto todas las posturas, pero pienso que la lactancia materna tiene que ser optativa, y bebé y madre tienen que estar contentos con ella.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:47
      Permalink

      Te entiendo perfectamente. Se suele decir “hasta que los dos queramos”, ¿no?. Pues ojalá pudiera ser siempre así, lo que ocurre es que si ya fracasas desde el principio no es “hasta que yo quiera” sino “hasta que las circunstancias acaben con mis buenas intenciones”.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 11:54
    Permalink

    Hola Guapa! Gracias por compartir tu experiencia, creo que le puede servir a muchas mamás. Sí que es verdad que a veces la percepción externa de los grupos de lactancia es muy negativa, a mí tambien me parecían muy radicales… pero claro, mi opinión se fundaba en lo que leía en foros y blogs, no en una visita a un grupo. Creo que es el error en el que caemos muchas. Para empezar, porque esas opiniones radicales generalmente vienen de mamis como tú y como yo, no de asesoras, y por lo tanto no son las que se van a recibir al visitar un grupo. Espero que pronto tengas una segunda oportunidad, y puedas disfrutar de esta experiencia tan especial y gratificante. ¡Te aseguro que todos los esfuerzos merecen la pena! Un besote gordo 😉

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:46
      Permalink

      Sí, yo también creo en esto que dices. Normalmente los comentarios más “radicales” son de gente que están en la órbita pero no directamente de las asesoras aunque, claro, de todo hay en la viña del Señor. A mi estos mensajes me preocupan, creo que espantan a la gente y, por tanto, son muy perjudiciales. Espero que la gente se anime, que pierda el miedo, que manda h* tener miedo de ir a pedir ayuda para amamantar a tu hijo, tanto que hablamos de amor y luego que mal nos tratamos a veces…

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 12:23
    Permalink

    Me ha encantado que te animes a escribir este post, me gusta mucho la franqueza y la honestidad con las que escribes siempre. Seguro que tu experiencia puede ayudar mucho tanto a futuras mamás como a asesoras de lactancia. Un abrazo guapa

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:44
      Permalink

      Gracias, de verdad. Un beso.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 12:50
    Permalink

    Me ha encantado el post. Creo que tienes toda la razón… y sobre el miedo que muchas mujeres sienten hacia los grupos de lactancia, te doy toda la razón. No por los grupos en sí, ojo, sino porque, efectivamente, cuando te pones a buscar información en la red sobre el tema, muchas veces te encuentras con mensajes que te hacen pensar que en esos grupos la cosa no va a ser muy diferente…

    Mi última lactancia la tenía planeada al dedillo (con asesora y todo) para que fuese exitosa y, a poder ser, prolongada, pero ya conté lo que ocurrió y, por circunstancias totalmente ajenas al bebé, la leche y mis tetas, no pudo ser… y sí que hubo gente que me tachó de poco sacrificada. 🙁

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:44
      Permalink

      Sí, a veces creo que hay un abismo entre lo que se puede leer en la red y lo que luego son las asesoras de lactancia, aunque excepciones hay en todas partes, claro. Sé de lo tu última lactancia y yo hubiera hecho lo mismo que tu, creo que la lactancia artificial está muy demonizada y no le encuentro mucho sentido.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 12:57
    Permalink

    Yo tampoco fui a ninguno, y seguramnete sí pueden ayudar. COn mi segunda lactancia creia estar mucho más preparada que con la primera, pero las dificultades también llegaros. y qué quieres que te diga, el biberón no es un estigma para mí. Ayudar en alguna que otra toma durante un par de semanas con el biberón, nos ayudóa a seguir con la teta y no al revés. me dio fuerzas y tranquilidad, y en dos tres semanas estaba otra vez solo con pecho.El bibe yo creo que acaba con la teta si es sistemático, pq la mamá baja su producción, no porque el niño rechace la teta a favor de la tetina.
    Por eso a mi también me “asustan” quienes se cierran en banda y no ven más allá, y más si es gente a la que la LM le ha resultado fácil y no te comprenden porque no han pasado por tu situación.Hablar en esa situación es relativamente fácil, pero hay que ponerse también en la piel del otro.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:43
      Permalink

      Estoy de acuerdo contigo, ya lo sabes.

      Ponerse en la piel del otro debería ser obligatorio para una asesora de lactancia pero a veces me pregunto si es imposible no habiendo tenido las suficientes vivencias, por ejemplo, no sabiendo lo que es alimentar a un bebé con lactancia artificial (que hay quien piensa que es darle cianuro puro!!!!). Creo que ante una situación como la nuestra, con un bebé que sin exagerar estaba en los huesos, darle leche artificial era una necesidad incuestionable. Tanto lo creo que ahora estoy convencida de que es bastante probable que ni siquiera en un grupo de lactancia me hubieran dicho de retirar los biberones de formar radical porque mi hijo los necesitaba para vivir, el nuestro fue uno de esos casos donde no me cabe duda de que la lactancia artificial le salvó de desnutrirse.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 13:00
    Permalink

    Y por supuesto, como dice mamaenalemania, no es lo mismo ponerse a un bebé a la teta día y noche con dedicación exclusiva, que hacerlo cuando ya tienes más niños a los que atender.
    La situación de cada persona es diferente, y no todas las dificultades vienen en plan falsas creencias en plan no tengo leche. Hay muchcas más cosas.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:40
      Permalink

      Eso es algo que yo pienso mucho. ¿Podría yo dar el pecho a un bebé mientras atiendo la enorme demanda de mi hijo sin nadie que me eche un cable?. No sé, me da qué pensar.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 13:40
    Permalink

    Me alegra ver este post y la sinceridad con la que describes tus temores a acudir a un grupo de lactancia. No es mi caso por el momento, pero ya tengo esos temores también. Sé que el día que me quede embarazada buscaré toda la información que pueda y me gustaría darle el pecho a mi hij@, así que buscaré grupos de apoyo e iré a ver qué ambiente se respira antes de decidirme, porque soy partidaria de dar el pecho, sí, pero no hasta los 3 o 4 años como me da la impresión que se defiende en estos grupos. La impresión que nos llevamos desde afuera es que quien más tiempo da el pecho mejor vista está y esa imagen puede estar haciendo desistir a muchas.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:40
      Permalink

      Yo creo que hay una imagen muy… no sé cómo llamarlo… muy severa, muy estricta, muy de “esto es lo que hay que hacer y si no es que eres una mujer poco sacrificada, que no haces lo suficiente por tus hijos, que no vas a tener el mismo vínculo con ellos, que tu hijo va a informar”… es decir, todo desde la presión, cuando el amamantar debería ser algo natural. Pero a día de hoy pienso que ese no es el mensaje que transmiten las asesoras de lactancia, con independencia, claro, de que las haya más estrictas, menos, más sensatas, menos… como todos, vaya. Creo que los grupos de lactancia son sitios donde compartir la crianza, no sólo el amamantamiento y es una pena que haya gente que se lo pierda como me lo perdí yo, sobre todo porque la lactancia materna se va al traste en dos días.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 13:47
    Permalink

    Me ha extrañado la idea que tenias de estos grupos, pero bueno la verdad es cuando lees según que pues a veces dan la sensación de que son una secta pero la verdad que donde vivo yo el anuncio del grupo de lactancia estaba en centro médico y eso ya da una seguridad y luego pues la que iba la verdad es que hablaban muy bien del grupo o sea que si lo hubiera necesitado supongo que yo si que hubiera ido a hacer las preguntas pertinentes.

    Siempre si hubiera ido y no me hubiese gustado el rollo pues simplemente pues con no volver ya estaba.

    En fin que si a ti te pasó pues lo más seguro es que le pase a otra gente y este mensaje ayudará a mucha gente.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:38
      Permalink

      Lo de que una está a tiempo de no volver si no le gusta es algo que pienso ahora, no sé por qué en aquel momento no me animé, no me sentía con fuerzas. Yo espero que la gente se anime, que al menos prueben, creo que no se comen a nadie, todo lo contrario.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 18:59
    Permalink

    Yo tampoco acudí a ningun grupo de lactancia, pero no por miedo, sino por ignorancia.

    Como sabes, me he formado como asesora de lactancia y la verdad es que las madres con quien me he encontrado han sido personas maravillosas y super empáticas, que en ningún momento han juzgado negativamente a quienes dan el biberón.

    Es una lástima que a ti no te haya pasado lo mismo y es una pena que el hecho de que existan unas pocas “sectareas” haga pensar que la mayoría lo son, cuando no es así.

    Estas iniciativas, los grupos de lactancia, deberían servir para unirnos y apoyarnos, jamás para crear bandos y separar. Yo siempre he encontrado apoyo, pero por lo que veo, no todas lo habeis obtenido.

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:36
      Permalink

      Eso pienso yo ahora de los grupos. Es una lástima…

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 21:20
    Permalink

    Yo tuve algunas dificultades al comienzo de mi lactancia, pero mi cabezonería me llevó a tirar para adelante. Yo sentí no tener un grupo, alguien en quien apoyarme… cuando me enteré de la existencia del grupo de lactancia ya era tarde, es decir, ya había resuelto mis dificultades, pero aún así decidí acudir para poder aportar algo con mi experiencia. Y la verdad, de lo que más orgullosa estoy de mi grupo de lactancia es que allí no se critica, cuestiona ni obliga nada a nadie, se asesora y se ayuda, pero se respeta a todo el mundo, allí es igual de bien mirada la mamá que da el pecho a su bebé que la que da el biberón, porque alf in y al cabo somos un grupo de madres con millones de dudas. Espero que la próxima vez (cuando te animes) te vaya mejor. Un besote

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:32
      Permalink

      A día de hoy pienso que los grupos de lactancia deben ser un sitio donde estar a gusto y poder compartir cosas con sinceridad y me consta que es así en los que yo ahora mismo conozco su existencia. No tengo ni idea de si algún día tendré otro bebé, pero si es así, desde luego que espero que vaya mejor.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 21:43
    Permalink

    Como siempre me encanta tu sinceridad para hablar de todos los temas.
    Es una pena que hayas tenido miedo de pedir ayuda…Ignoro como son los grupos de lactancia pero no creo que sean tan excluyentes como vos pensabas…
    A mi me costo muchisimo dar el pecho a mi primer hija, (tengo pendiente escribir sobre eso en mi blog), defiendo y aliento a las mamas a dar el pecho, pero tal vez la que me lee cree que todo fue color de rosas y nada mas lejos de la realidad… Yo tuve parto por cesarea, por lo que poner a mi bebe en el pecho era toda una odisea ya que la herida me dolia muchisimo! Tengo un umbral del dolor muy bajo 🙁
    Esto hacia que la postura no fuera la adecuada, y mis pezones sufrieron las consecuencias… Grietas que hasta llegaron a sangrar y mi pobre bebita tomaba leche mezclada con sangre… Sin embargo yo, seguia y seguia con la idea de darle el pecho, pero era un sufrimiento cada toma, ella comia y yo lloraba la vez 🙁
    Hasta que una doctora me dijo que use pezoneras, mi marido corrio a comprar unas, y con esa ayuda y mucho aire libre (estaba en bolas todo el dia) mis pechos fueron sanando y todo quedo en el recuerdo.
    Con mi segunda beba tenia miedo de volver a sufrir, auqnue sabia que si pasaba eso, me lo volveria a aguantar, pero sin embargo zafe! Se ve que ya estaban curtidos 😛
    Claro que lo que cuento no tiene que ver con tu historia, ya que en mi caso el sufrimiento lo sentia yo, ella nunca bajo de peso, ni tuvo ningun problema.
    Ojala cuando tengas otro hijito puedas lactar con exito, y buscar ayuda si la necesitas.
    Un cariño enorme?

    Respuesta
    • el 02/08/2011 a las 22:31
      Permalink

      Sí, te entiendo. Yo también tuve cesárea y pasé los peores dolores de mi vida, no es algo que facilite las cosas, desde luego. Un beso fuerte, gracias por dejarme tu comentario.

      Respuesta
  • el 02/08/2011 a las 23:53
    Permalink

    Jo, Mamá (contra) corriente, me ha creado mucha ambivalencia leer tu post. Por un lado me parece genial que cuentes tu experiencia y que recomiendes acudir a un grupo de lactancia, porque es un consejo y una experiencia que puede ayudar a muchas madres.

    Por otro lado, me entristece pensar que haya mamás que piensen que los grupos de lactancia están llenos de mamás con lactancias felices sumidas en la autocomplacencia. Uno de los temas que más me impactó como asesora fue la insistencia en que la asesora debe ser muy consciente de sus juicios y prejuicios y debe tratar de mantenerse al margen, no decidir por la mamá sino ofrecer opciones, no juzgar, no monopolizar el debate o la discusión sino simplemente ir canalizando y aportando información en caso necesario.

    Creo que los grupos de lactancia hacemos una labor muy necesaria y escondida. No hay que olvidar que en la mayoria de los casos trabajamos de manera voluntaria y altruista, no cobramos un duro sino que invertimos nuestros ahorros en acudir a cursos de formación, ponemos nuestro tiempo y nuestro teléfono a disposición de otras mamás, resolvemos dudas por e-mail también, acudimos a las casa de las mamás en algunos casos,… Cierto es que todo esto conlleva que muchas veces la gente que acude tenga que “cargar” con nuestro bagaje, pero también es cierto que nosotras muchas veces nos sentimos frustradas por no poder ayudar más o incluso por no poder estar más encima de esas mamás que nos piden ayuda, porque éticamente no queremos que se sientan presionadas o que interpreten que les estamos obligando a tomar un camino que no es el que desean.

    Ambivalencia como la que todavía me ofrece el siguiente dilema ético que se plantea en algunos foros de debate sobre lactancia materna: Si tuvieras que elegir entre darle leche materna a tu hijo en bibierón o leche artificial en tu pecho ¿Qué elegirías? Una opción nada fácil, ¿verdad?

    Un abrazo y gracias de nuevo por tu post.

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 9:59
      Permalink

      Precisamente cuando estaba escribiendo esta entrada pensé en ti, porque desde luego tu eres un claro ejemplo de lo alejado que está tu desempeño con las ideas que yo tenía en la cabeza en aquel momento. Aunque, como he dicho ya en varios comentarios, creo sinceramente que, como en todo, hay quien es como tu y quien no lo es, y estoy segura de que algunas habrá que den miedito.

      La primera que lamenta que se tenga esa idea de a qué se dedican los grupos de lactancia soy yo, creéme. Soy muy consciente de lo dañina que es esta imagen y de cuánta gente podría acercarse si tuvieran otra concepción. Por eso me habrás oído ya más de una vez decir que hay que tener cuidado con cómo se lanzan los mensajes para no espantar a la gente en lugar de atraerla.

      El dilema que me planteas, al menos en mi caso, parece bastante sencillo: leche materna en biberón. Para nosotros el biberón no fue un problema. Tampoco es que lo haya sido la lactancia artificial, pero obviamente no es lactancia materna, creo que en ese caso el beneficio es claro. En cambio, para dar leche de fórmula lo mismo da en un envase que en otro. Personalmente no comparto lo del vínculo, si es por donde va la disyuntiva, y creo que puedo decirlo porque aunque poco o mal yo también he dado el pecho y sé lo que es. Creo que el amor es el mismo y el contacto y los mimos de ese momento no dependen de dónde salga la leche sino de los brazos que sostienen al bebé.

      Gracias a ti por tu labor y por la difusión de un mensaje tan claro y tan abierto. Ojalá te hubiera leído antes y no toda la basurilla que llegó a mis ojos por aquella época.

      Respuesta
      • el 03/08/2011 a las 10:30
        Permalink

        Me falta un gran emoticono de abrazo sonriente para ponerte aquí. La ambivalencia, en todo caso, era personal. Sentimientos encontrados, pero sí que es cierto que muchas personas se autodenominan “asesoras” o “grupos de apoyo” sin tener la más mínima formación aparte de su experiencia personal y eso puede llegar a hacer mucho daño. La primera “indignada” por eso soy yo, porque no solo hacen daño a las mamás con esas actitudes (no devolver llamadas, por ejemplo, o no ayudar o hacerse sentir mal a una madre) sino que nos ponen zancadillsa a todas las que intentamos no “trabajar” de esa manera.

        Tienes toda la razón del mundo. La comunicación es muy importante, trascendental. Yo tengo formación periodística y creo que tengo una dimensión algo diferente. Por eso estoy tan feliz en este mundo de cibercomunicación con muchas mamás, que me permite lanzar mi mensaje y obtener una respuesta inmediata que me ofrece la posibilidad de adaptar mis expectativas y actitudes.

        Otro gran abrazo.

        Respuesta
        • el 03/08/2011 a las 14:11
          Permalink

          A ver cuándo nos vemos y nos damos el abrazo en persona 🙂

          Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 10:28
      Permalink

      Pues yo estoy de acuerdo con mama (contra) corriente, sin dudarlo leche materna en biberón. Estoy de acuerdo en que lo importante es el contenido, y no el envase, y sin duda considero más importantes los beneficios “físicos” que no los “psicológicos” de la leche materna. PERO disiento contigo en lo del vínculo. El problema es no es algo que venga “de serie”. Es decir, no pones al niño a al teta y el vínculo fluye a la par de la leche. Para mí es algo que aparece muuucho más tarde, cuando la lactancia ya está bien establecida, la mamá ya está relajada y con todo controlado en lo que al bebé se refiere, cuando el bebé comienza a tomar conciencia del mundo que le rodea, de su mamá, su papá, y la teta. Hay un momento en que todo cambia, y la lactancia deja de ser alimento y pasa a ser más bien cariño. Para mí (y varias mamis con las que lo he comentado) llegó pasados los 6 meses, y te aseguro que es algo tan tan tan especial que compensa con creces todos los lagrimones que se me escaparon por el daño que me hizo mi niño en ocasiones (estoy preparando una entrada en mi blog acerca de esto). Por eso me da mucha pena que haya mamás que abandonan la lactancia pronto, porque tras pasar toda la parte “dura” de la lactancia, se pierden lo más bonito y satisfactorio. ¡Ojalá haya cada vez más mamis que la disfruten!

      Respuesta
      • el 03/08/2011 a las 10:33
        Permalink

        Lo que más me gusta de este “dilema” es lo que da para el debate y para que salgan a relucir ideas y experiencias más difíciles de comentar de otra manera. Gracias Vanesa C. por comentarme tu experiencia aunque yo disiento levemente porque cuando una lactancia va “rodada” desde el principio, sin dolor, sin problemas, sin grietas, todo eso se disfruta mucho antes. Yo lo descubrí con mi segunda lactancia, aunque está claro que cada mujer lo “siente” a su manera y es igual de válida y legítima que cualquier otra.
        Otro gran abrazo para ti.

        Respuesta
        • el 03/08/2011 a las 14:11
          Permalink

          Qué interesante es todo esto, no me cansaría de hablar del tema…

          Respuesta
      • el 03/08/2011 a las 14:14
        Permalink

        Tu comentario me ha dado mucho qué pensar… No lo sé, no puedo opinar sobre lo que es una lactancia exitosa y mínimamente prolongada. Sólo sé que nuestra lactancia artificial ha sido buena en todos los aspectos y que el momento de alimentarse fue siempre un momento de intimidad y mimos, tanto si era yo la que se lo daba como si lo hacía mi marido. Vamos, que el amor fluía a raudales, de ahí que desde mi experiencia esto del vínculo me parezca algo cogido con pinzas… Gracias por hacerme meditar sobre ello.

        Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 0:22
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Eloísa, no creo que los grupos de lactancia estén llenos de madres con lactancias exitosas, más bien al contrario….Pero son un excelente punto de apoyo para todas las madres, ya sea con una lactancia feliz, una lactancia complicada, con intención de relactar, con biberones….Yo creo que son puntos de encuentro entre madres, con vivencias muy similares y con los mismos miedos y preocupaciones.
    El problema es que la mayoría de los grupos, son ciertamente, poco conocidos.
    Mi lactancia, aunque relativamente fácil, fue muy dura durante los 6 primeros meses. Tenía dolor, mucho dolor y nadie me daba soluciones. El único grupo que conocía era el de la Liga de la Leche, así que fuí a una reunión…y si, he dicho una, porque nunca más volví a ir….Me sentí tan mal en aquel grupo. Y, desde luego, no creo que un grupo de lactancia tenga que ser eso…
    Por eso, es importante encontrar buenos grupos, pero no es lo único: A mi, personalmente, me resultó más útil mi grupo de postparto del ambulatorio….aunque, el éxito de mi lactancia, no se lo debo a nadie, sino a mi misma, a mi empeño y cabezonería. Por eso, considero que la actitud también es muy importante en estas cosas….

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 10:02
      Permalink

      Muchas gracias por haberte animado a contar tu experiencia, no sé si alguna vez te he leído acerca del grupo al que acudiste. Lo cierto es que tengo malas referencias de la Liga de la Leche, no es la primera persona que me comenta algo así… No entiendo cómo pudieron hacerte sentir mal, es increíble!!.

      La actitud es fundamental, estoy de acuerdo contigo. Pero cuando existen problemas que van más allá, el empeño no sirve de nada si alguien que sepa más que tu no te presta sus conocimientos. Yo ahora sé que mi hijo tenía algo, que debió haberle visto alguien con ganas de solucionar el problema, quizá tuviera frenillo, qué se yo, el ponerle más o menos al pecho no servía más que para estropear los pezones más aún. Por eso valoro tanto la necesidad de que te ayuden cuando tu esfuerzo sólo no vale de nada.

      Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 9:39
    Permalink

    nosotros utilizamos el biberón durante los primeros días en los que nuestra pequeña mamaba pero aún no me había subido la leche. En cuanto me subió comenzamos y hasta hoy que ya tiene siete meses.
    Ahora el problema que nos hemos encontrado es el contrario y es que no conseguimos que tome biberón de ninguna manera y las papillas tampoco. Llevamos así un mes y dos semanas intentándolo 4 veces diarias con diferentes tetinas y diferentes leches y sabores de papillas y babycook y potitos y zumitos y galletas maría, lo probamos todo pero sólo toma teta y no se qué va a pasar.
    ¿cómo conseguistéis que tomara bibe????

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 9:54
      Permalink

      Raquel, hay bebés que simplemente no quieren saber nada del bibe. De todas formas, a los niños de teta les suele “gustar” más los bibes de tommee tippee, yo son los que use cuando me hizo falta (tras 6 meses de LM exclusiva) y jamás tuve problema. Ahora chico ha sacado una línea muy similar, pero no los he probado así que no te puedo decir qué tal. ¿Has probado con vasitos para bebés? A mí me costó encontrar el vaso adecuado, que al final resultó ser… ¡el de marca carrefour! Ya ves, y antes de ese me gasté mi buena pasta en los de las “marcas buenas”, y ninguno le servía, mira qué cosas… Sobre potitos, zumitos y demás, mi niño tampoco quería nada. ¿Sabes qué aceptaba muy bien? La fruta en malla, con el plátano se volvía loco, le encantaba, y según le fuí añadiendo frutas (siempre de 1 en una, no mezcladas), todas le gustaron, y ahora es una maravilla como se come la fruta. La malla, por si no la conoces, es esta: http://www.instintomaternal.com/es/contenido/?iddoc=56.
      Si necesitas más ideas, ya sabes 😉

      Respuesta
      • el 03/08/2011 a las 10:15
        Permalink

        Muy buenas ideas Vanesa! aunque a mi hijo la malla no le gustaba nada,la tengo nueva!!!

        Yo creo que es cuestión de paciencia, es normal que no acepten el biberón de primeras. Mi hijo nunca tuvo problema, le gustaban todas las tetinas… Yo también he oído hablar maravillas de esos biberones, los que más he usado yo son los de Avent, a mi me encantan, pero la tetina es muy dura.

        Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 10:03
      Permalink

      Creo que es muy normal que un bebé de esa edad no tenga ganas de ninguna otra cosa si toma teta. Creo que lo que podéis hacer es tener paciencia y poco más, el día menos pensado empezará a tener interés por lo que coméis vosotros y poco a poco irá cambiando la situación.

      Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 9:53
    Permalink

    Estoy terminando el post sobre ese tema :), pero te puedo decir que yo sí pedí ayuda a un grupo de lactancia, ni más ni menos que a La Liga de la leche y pasaron de mí ampliamente.
    Llamé a 4 asesoras varias veces y en diferentes horarios y no me devolvió la llamada ni una sola.

    Nunca he vuelto a contactar con ningún grupo de lactancia, a excepción de el de mi centro de salud, con el que sigo teniendo relación y acudiendo a sus charlas para contar mi epxeriencia.

    Desde luego mi experiencia tampoco sirve de ejemplo.

    Entiendo perfectamente que te diera “miedo” contactar con ellas, yo también salí del hospital con un biberón de apoyo y también se me pasaron ese pensamiento por la cabeza, pero me podía el dolor que tenía cuando daba de mamar. POr eso llamé, pero para lo que me sirvió…

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 10:05
      Permalink

      Vaya, pues ya sois dos damnificadas de la Liga de la Leche, más las que yo he conocido en persona… Es extrañísimo, no lo entiendo!!!!.

      Yo creo que ese miedo es normal porque con las cosas que se pueden leer en según qué sitios, no es para menos. Pero hay que ir más allá, informarse realmente. Y ahora pienso que merece la pena el arriesgarse a ver qué ocurre, no se pierde nada por probar, si no te gusta no vuelves y punto (o te buscas otro).

      Respuesta
      • el 03/08/2011 a las 10:30
        Permalink

        Pues creo que en alguna ocasión he hablado de ello como de refilón…El problema que le vi yo, es precisamente, que son sectarias. Entre ellas se conocían de hacía tiempo y a mi apenas me hicieron caso….
        Y al igual que Teta, hace un tiempo intenté contactar con Alba Lactancia por un problema de una amiga….2 meses después me contactaron, diciendome que habían tenido un problema y no habían recibido el mail…2meses!!!! y me preguntan si aún necesito el asesoramiento….O_O

        Respuesta
        • el 03/08/2011 a las 14:12
          Permalink

          Joer, qué rabia me dan estas cosas, de lo Alba sí que me acordaba, sí… No lo entiendo, no me cabe en la cabeza…. 2 meses… joer, si yo no esperaría ni 2 días!!.

          Respuesta
      • el 03/08/2011 a las 14:41
        Permalink

        Jolín, sigo sin poder ver dsd el correo a quien contestas. Pensé que con la opción que habiais puesto del @fulanito del principio serviría pero parece ser que no. Aunque aquí lo ponga, no aparece la mención en el coment que llega al correo 🙁

        Respecto al post, ya he visto que por desgracia no he sido la única que ha tenido su mala experiencia con la LL :S

        Respuesta
        • el 03/08/2011 a las 16:27
          Permalink

          ¿En serio? Pensaba que con eso ya estaba solucionado!!!!. Pufff… ¿me podías mandar uno de muestra para ver cómo te llega? No tengo idea de cómo solucionarlo pero lo miraré, seguro, porque entiendo que debe ser un rollo.

          Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 12:52
    Permalink

    @ Mamá (contra) corriente

    Me ha gustado mucho leer tu post, a través del cual he descubierto un blog al que creo que me haré adicta. No sólo me gusta cómo escribes, y lo bien que reflejas esos sentimientos de impotencia y de tristeza, que yo lamentablemente compartí en los primeros (y laaaargos) días de vida de mi primer hijo. Por otra parte, me ha apenado que no encontraras la fuerza y seguridad interior para pedir ayuda, pero tu reflexión muestra que ese momento de debilidad te hizo más fuerte, y además lo proyectas al exterior para que otras mamis saquen provecho de él.

    Yo personalmente decicí pasar a leche adaptada después de días de estimulación para conseguir una subida de leche que no terminaba de ser completa; días de llantos en que el niño me empujaba con los puños para sacarse la teta de la boca; días de pezones agrietados que dolían y llegaron a sangrar; días de mastitis encadenadas hasta tener que pasar por quirófano para drenar un galartocele (bola de leche enquistada). Si los días que aguanté fueron muchos o pocos, para mí fueron todos los que pude; si para alguien de fuera tendría que haberlo intentado más, no es relevante. Cada uno tiene que tomar sus decisiones y estar tranquilo con que ha hecho lo que considera que es mejor para todo el equipo bebé-mamá-papá(-hermanos).

    Por mi parte, sólo añadir una reflexión antitalibanismos: estoy de acuerdo en que la mejor opción para la nutrición de un bebé es la lactancia materna, pero la segunda mejor opción es la leche adaptada, y no es para nada una mala opción.

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 14:10
      Permalink

      Hola Taube,

      Muchas gracias por tus palabras y por haberte animado a dejarme un comentario. Estoy muy de acuerdo con todo lo que has explicado y te agradezco que hayas contado tu experiencia, se aprende muchísimo de las historias de otras mamás.

      Me quedo con tu última reflexión que suscribo totalmente.

      Un beso.

      Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 14:43
    Permalink

    Lamento muchísimo tu experiencia. Sin embargo, no hay por qué temer. La función de los grupos de apoyo a la lactancia y la de las las asesoras no es juzgar a las madres por los obstáculos que se encuentren y las decisiones que vayan tomando en función de la ayuda que encuentren.

    Nuestra función es ayudar a quienes quieren dar el pecho; ayudamos a vencer esos obstáculos, damos apoyo, información. A quienes quieren, recalco. No obligamos, ni coaccionamos a nadie.

    En los años que llevo haciendo esto y participando de reuniones de grupos de apoyo como monitora y como oyente, muchas mamás que dan biberón han estado presentes. JAMÁS he escuchado una palabra que pueda agredirlas. Pero en cambio sí que he oído miles de veces descalificaciones y motes contra las asesoras: Talibanas, sectarias, fundamentalistas…
    Creo que sin conocer la labor que realizamos, el cómo, el tiempo que invertimos y la formación diaria que hacemos… no se puede encasillar a todas las personas que nos dedicamos a esto por las equivocaciones u errores de muy pocas (e insisto, muy pocas).
    Pero por otro lado, cuando se nos tacha de todas estas cosas, no es más que porque ponemos sobre la mesa la evidencia científica que existe sobre la materia. Una cosa muy diferente es lo que nosotras “creamos” o “pensemos” sobre la leche artificial y otra la que se demuestra a diario con estudios y ciencia comprobada.

    Aquí un ejemplo: http://www.ibfan-alc.org/boletines/ibfan-inf/A4N175.htm

    Sobre la leche artificial se han escrito muchas cosas, pero pocas salen a luz porque hay muchos intereses de por medio. Calculemos cuánto dinero invertimos en dos años alimentando a nuestro hijo con leche de fórmula y luego multipliquemos ese dato por la cantidad de niños nacidos. Ese es el motivo de tanta lucha: MUCHO Dinero. Por eso, invertir en hacernos creer que somos incapaces, que da igual la clase de leche que demos, que es más cómodo, más moderno y más cool dar fórmula en vez de teta, es una inversión que vale la pena para esos intereses.
    La leche de fórmula está muy bien cuando hay un problema real que debe ser solucionado; no es un elemento diabólico al que las asesoras le tengamos odio visceral. Son las FORMAS de introducirla las que nos mueven a hacer activismo, no las madres; las compañías.
    Desde luego, se puede volver a la lactancia materna después de haber dado fórmula. El pecho no se seca de un día para otro ni mucho menos… Yo animo a todas las mamás que deseen dar el pecho y se encuentren con problemas, que recurran a un grupo de apoyo. Hay muchos. Que si en uno nos nos contestan, llamemos a otro. Siempre encontraremos a alguien.
    Abrazos,

    Claudia
    Entre Mamás.

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 16:37
      Permalink

      Claudia,

      Muchas gracias por haberte pasado por aquí a dejar tu comentario, más aún cuando parte de alguien con tanta experiencia como tu, es de gran ayuda contar con gente como vosotras por la red y tener claro cuál es vuestra labor y cómo la desempeñáis (la lástima es no haberlo conocido antes).

      Anoche pensaba que si yo no hubiera estado “viciada” por todas las cosas que había leído en la red, hubiera tenido otra idea. Nunca hubiera pensado en que sería posible que una persona pro-lactancia materna pudiera tratar mal a otra madre si no lo hubiera leído con mis propios ojitos. La pena es que me quedé ahí, no llegué más allá. Si hubiera empezado a escribir mi blog unos meses antes seguro que hubiera tenido otra visión… pero las cosas pasaron como pasaron.

      Yo no creo en esto que dices de parte de la mala fama viene porque ponéis encima de la mesa evidencias científicas que la gente no quiere conocer. No es el objeto de este post, pero creo que en alguna ocasión he comentado, si no en tu blog en otros, que esto de la evidencia científica es también muy relativo y, por otro lado, ¿quién no querría conocer qué se le está dando exactamente a su hijo en cada biberón?. Mi opinión es que no hay que abrumar a las madres con datos y datos sobre lo mala que es la lactancia artificial sino centrarse en que no haya que llegar a ella, pues la mayoría no recurren a ella por gusto sino por necesidad. Porque, además, cualquier madre que haya dado lactancia artificial estará de acuerdo conmigo en que nuestros hijos van por la calle y nadie puede decir si han tomado LM o LA, gracias a Dios, por lo que algunos de los argumentos científicos que se utilizan quedan un poco descolgados.

      Uno de los objetivos que he querido conseguir con esta entrada, que confieso que me ha costado escribir, es reconocer en voz alta un miedo que en algún momento hemos tenido muchas y lanzar una reflexión a todas vosotras sobre qué cosas os alejan del objetivo desde mi humilde punto de vista.

      Gracias por tu comentario, de verdad. Un abrazo.

      Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 16:24
      Permalink

      Me paso cuando pueda, gracias Arual.

      Respuesta
  • Pingback:Creciendo con David: Maternidad y Crianza conscientes » Talibanismos y grupos de lactancia.

  • el 03/08/2011 a las 16:58
    Permalink

    Querida mama contra corriente, me ha gustado mucho tu entrada, ha sido sincera y las reflexiones finales me parecen perfectas. A las mamás que quieren dar teta, que no duden, que busquen ayuda. Yo también era de las que tenía miedo hasta que descubrí como era el grupo, y me di cuenta de que siempre tratan a todo el mundo con amor y respeto, hagan lo que hagan con su lactancia. Ahora me siento acompañada, en familia, y soy una de las que da consejos a las que llegan de novatas… no me lo puedo creer, jeje. Y en cuanto a los grupos, es cierto que se debería hacer algo para llegar a las mamás de otra manera, sin extremismos, simplemente con información y apoyo, y amor. El verdadero problema es la falta de ayuda especializada por parte de los profesionales, si me lo permites. Soy enfermera, y mi paso por la planta al nacer mi hijo fue horrible en relación a la lactancia, nadie supo ayudarme a que se cogiera al pecho, pero es que los consejos que recibí no fueron los más adecuados, menos mal que los desoí. Así que desde donde pienso que se debe empezar a hacer algo es desde este punto, para que los grupos de apoyo no tengan que tornarse talibanes de la teta por tener que promocionar la lactancia contra corriente.
    Formación, formación y formación. Paso de los profesionales por los grupos de apoyo, no sé, es un inicio…

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 17:02
      Permalink

      Sí, Carol, estoy de acuerdo contigo, el fallo ya es de inicio. Donde debería iniciarse la lactancia materna, que es nada más nacer, es donde, por lo general, más dificultades surgen y menos gente preparada y con ganas te encuentras. Para decirte que ni un sólo pediatra de al menos cinco que vimos se dignó siquiera en mirarle la boca al niño o en observar cómo mamaba (más bien como no mamaba) para intentar encontrar el origen del problema. Si los profesionales estuvieran bien formados y tuvieran la motivación que deberían tener, lo mismo los grupos de apoyo ni serían necesarios o serían grupos de amigas donde charlar un rato, nada más… a mi me parece que manda h* que una tenga que buscarse un grupo de lactancia porque los profesionales sanitarios ni sepan ni quieran…

      Respuesta
  • el 03/08/2011 a las 17:13
    Permalink

    No sabía eso de los trackbacks. Que es, un enlace a los posts que se han generado alrededor del tuyo? esta chulo, se lo diré a mi primo!

    Respuesta
    • el 03/08/2011 a las 17:15
      Permalink

      Sí, jajaja, esa chulo!

      Respuesta
  • el 04/08/2011 a las 10:52
    Permalink

    Ahora sé que he tenido mucha suerte. Mi niña hasta el momento no me ha dado mayor problema para mamar, tiene ya 6 meses, y de todos modos mi inseguridad siempre fue enorme. A los 15 días, después del consejo del pediatra de “10 minutos en cada pecho cada 3 horas” fui a una reunión de lactancia, y aunque sabía que yo lo estaba haciendo bien y que el pediatra no tenía razón, necesitaba que alguien me lo dijera. Nosotros leimos mucho, mi marido está en esto al 150% y siempre ha sabido escucharme y animarme en los momentos bajos, pero la voz de alguien que ha estado en tu misma situación es lo que más puede ayudarte a confiar en ti misma y en tu hijo.

    Respuesta
    • el 04/08/2011 a las 16:43
      Permalink

      Me alegro por vosotros, de corazón. Gracias por compartir tu experiencia conmigo. Un beso.

      Respuesta
  • el 05/08/2011 a las 12:43
    Permalink

    Te entiendo perfectamente, a mi creo que también me hubiera dado mucho “respeto” acudir a un grupo, yo fui cuando la cosa ya iba mas o menos encaminada y aunque las dos chicas que lo organizaban eran un encanto, había una chica habitual por allí que era bastante poco tolerante, a mi me hubiera echado un poco hacia atrás. Lo que me gusto mucho de las veces que fui es que había bastantes chicas embarazadas, bajo mi punto de vista, eso es lo que habría que hacer ir antes porque después todo es un caos de sentimientos, agobios, cansancio, hormonas… Un besazo

    Respuesta
    • el 06/08/2011 a las 22:07
      Permalink

      Yo creo que en estos grupos deberían tener cuidado con las opiniones de sus integrantes. Ya sé que no se puede censurar a nadie, hay que dar libertad, pero el daño que les puede hacer que una persona sea intolerante y se porte mal con alguien que vaya es muy elevado como para dejar esas cosas sin controlarlas, pienso yo. Fíjate que a mi nunca se me hubiera ocurrido ir embarazada y ahora me parece una idea estupenda.

      Respuesta
  • Pingback:Semana Mundial de la Lactancia que nos dejan « Accidental Mente

  • el 05/09/2011 a las 17:39
    Permalink

    pues mi caso es similar en principio, pero no el desenlace.
    tambíen al principio mi niña perdió peso pq no mamaba bien y yo casi no tenía leche, lo pasamos mal…… al final, como tú, decidí abandonar la lactancia materna.
    digo que el final no fue igual, pues con mi segunda hija, que ayer hizo un mes me propuse intentarlo de nuevo, pero que no lo iba a intentar tanto como la otra vez, pues lo pasamos muy muy mal. y así ha sido, lo intenté y al ver que la historia se repetía lo dejé a los 4 días.
    no me arrepiento de la decisión.

    besos
    marta

    Respuesta
    • el 05/09/2011 a las 22:01
      Permalink

      Me alegra que no te arrepientas, eso es señal de que tomaste la decisión meditadamente. Yo tampoco me arrepiento, estoy segura de que fue lo mejor, pero si pudiera volver atrás sabiendo lo que sé ahora (algo imposible, claro) hubiera quemado un último cartucho. Besos!.

      Respuesta
  • el 18/10/2011 a las 15:12
    Permalink

    muchas gracias por tu post,yo tuve una experiencia parecida.Soy madre de una nena de 7 meses,antes de parir me leí libros de lactancia,y parecia tan fácil….tras parir y una cirugia post parto por una complicación,empecé a intentarlo,no se enganchaba,sangraban los pezones,la nena pasaba hambre…nadie me informód e los grupos de lactancia,y en el hospital mismmo de diejron que pasara al biberon,y pensando que era lo mejor para ella,para que no pasara hambre y creciera bien,así lo hice,se va criando muy bien y sana,y eso me tranquiliza,pero cuando mas tarde he descubirto los grupos de lacatncia y toda la labor que hacen,me hubiera encantado acudir,pero no me he atrevido…me hubiera gustado hablar con otras madres,comparyir experiencias,pero pensé que no me entenderian,por dar biberon…tal vez para el segundo…si lo hay…
    gracias por este post que hace nos sintamos que hay mas como nosotras

    Respuesta
    • el 18/10/2011 a las 21:44
      Permalink

      No me des las gracias, trato de contar las cosas tal cual las siento y las he vivido. Bueno, si quieres acudir a un grupo de lactancia, siempre puedes ir, aunque ahora te parezca que no tiene sentido. Yo no sé si finalmente me animaré o no, me cuesta dar el primer paso, necesito un empujoncito… Un abrazo.

      Respuesta
  • el 19/10/2011 a las 14:34
    Permalink

    Enhorabuena por tu blog! Te sigo siempre, pero nunca había comentado nada antes. Me siento muy identificada con tus comentarios. Respecto a la lactancia, yo he pasado por todas las situaciones: acabo de ser mamá por cuarta vez! Con los dos primeros niños no tuve ningun problema, se cogieron fenomenal al pecho, y engordaban incluso mas de los 20 gr diarios que se estipulan como ganancia de peso normal. Eso sí, mi pediatra era de los antiguos,y yo le hice caso en todo: cada tres horas, diez minutos en cada pecho, chupetes a go-go…y estupendo.
    Llegó el tercer niño. Yo ya estaba super informada de lo que va la crianza natural: a demanda, sin horarios, sin chupes…lo sigo a rajatabla y el nene me pierde casi medio kilo en los primeros 15 dias. Creí morir, y yo convencida de que iba comiendo y engordando, como us hermanos! El pediatra dice que el problema es el frenillo, lo operan y aun asi no mejora: pasamos a bibes de refuerzo, y yo frustradísima porque lo veo como un fracaso, y el bibe como una sentencia de muerte!
    Y ahora, la cuarta niña: como nace muy bajita de peso, salgo del hospital con el bibe de refuerzo.Y en esas estoy. Va engordando, pero muy lentamente, y me encantaría quitar el refuerzo pero no me atrevo por si vuelve a perder. Con el tercero lo intenté y no hubo forma, dejaba de engordar. Así, buscando soluciones en la red, he releido este post tuyo de verano y me he sentido muy identificada. Quería hacértelo saber. Tengo mis dudas de acudir a un grupo de apoyo, y mi principal problema es el tiempo: tengo tres niños más que atender, de 8,5 y 2 añitos, y voy siempre corriendo a todas partes. Y, la verdad, tampoco puedo estar todo el día con la niña enchufada en el pecho, sus hermanos también me necesitan. Así que estoy hecha un lío.
    Creo que, como se ha comentado anteriormente, sí que influyen mucho las circunstancias, y también lo cansada que estés.
    Un saludo, te seguiré leyendo

    Respuesta
    • el 20/10/2011 a las 9:16
      Permalink

      Hola Julia, muchísimas gracias por dejarme tu comentario y contar tu historia. Yo no soy quien para decirte que vayas a un grupo de apoyo porque yo misma no he ido pero si tienes ocasión y te animas, estoy convencida de que no te arrepentirás. Seguro que pueden echarte un cable y, además, te puedes desahogar un rato. Un beso.

      Respuesta
  • el 02/08/2012 a las 16:42
    Permalink

    Muy parecida nuestra historia a la vuestra, tampoco acudimos, era verano y en sevilla se para el mundo, una pena. Un mes de intentos, lactancia artificial guardando mi leche, lactancia mixta a los tres meses y finalmente lactancia materna en exclusiva. Lo conseguimos, fue duro, pero valió la pena y sigue haciendolo, más de tres años más.
    Nuestras experiencias nos hacen crecer. Un beso

    Respuesta
    • el 03/08/2012 a las 14:29
      Permalink

      Tres años! Qué maravilla, gracias por compartirlo!

      Respuesta
  • el 14/08/2012 a las 19:49
    Permalink

    Cuento mi experiencia:
    Estoy embarazada (ahora de 30 semanas) con un embarazo de riesgo (placenta previa, miomas, quistes….) pregunto a la comadrona de mi centro por las clases de preparación al parto….y me dice que como yo no voy a parir???? (será cesárea) que no es necesario que vaya????. Me quedo a cuadros pero insisto en que yo quiero ir porque me consta que en esas clases no sólo se habla de parto sino también de postparto, lactancia, crianza…..
    Las clases me han encantado….Nos han informado sobre el grupo de apoyo a la lactancia que también existe en la población (y del que la comadrona no me dijo ni pio….)en algunas sesiones vinieron asesoras para informar y lo que más me gustó, la asistencia de madres que lo habían sido recientemente para contar su experiencia (del parto, de la lactancia, de dudas, de ilusiones….) Cuando tenga a mi hijo acudiré sin dudarlo a estas charlas, ya sea para buscar ayuda en la lactancia (o en otros aspectos de la crianza) o para compartir experiencias.
    Con todo este rollo tan sólo quería decir: me parece lamentable que los profesionales médicos no se coordinen con estos grupos de apoyo y que creo que es muy importante conocerlos ya estando embarazada para saber si hay “feeling” con las personas que allí acuden….
    Ahora tan sólo me queda desear que mi lactancia (sea LA o LM) sea satisfactoria!!!

    Respuesta
    • el 15/08/2012 a las 12:54
      Permalink

      Yo sólo fui a una sensación de preparación al parto, no me gustó nada. Estoy segura de que te va a ir todo genial!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com