Lunares que se vuelven locos en el embarazo

Tengo la piel muy blanca y muchos lunares. Durante el primer embarazo no noté absolutamente nada, pero durante el embarazo del pequeño se volvieron locos. Algunos se oscurecieron y otros se pusieron a crecer a toda mecha. Lunares que tenía planos o prácticamente planos empezaron a sobresalir bastante.

No le di excesiva importancia, porque además ya había oído que era algo que podía pasar durante el embarazo, pero cuando estaba ya de siete meses, en vista de que uno en concreto no paraba de elevarse, aproveché una visita a un centro médico para pasar también por un dermatólogo.

La dermatóloga, lejos de quitarle importancia, se puso un poco nerviosa, no sé si por mi estado de buena esperanza o porque realmente le preocupaban algunos de ellos. Empezó a sacarme fotos, llamó a una enfermera y se puso a preparar todo para quitármelos allí mismo, en ese mismo momento. Yo no sabía qué decir, si una doctora pensaba que me los tenía que quitar, pues adelante, aunque prefería no tener ningún tipo de intervención durante el embarazo. Había entrado sola en la consulta, me daba vergüenza decir que quería salir y consultarlo, ¡no me salían las palabras!. Menos mal que me debió ver la cara de angustia y me dijo que mejor volviera a la semana siguiente.

Salí de allí preocupada, por lo que busqué una segunda opinión. Ese segundo dermatólogo me dijo que convenía quitarlos pero que no corría prisa, que aunque la anestesia local no iba a afectar al niño, podíamos esperar perfectamente a que diera a luz.

Una vez nació mi hijo, acudí a un tercer dermatólogo, que me dijo lo mismo. Así que me quité cinco lunares, en dos tandas, primero dos de la espalda y luego tres delante.

Por desgracia, la cicatrización ha sido malísima. Donde tenía los lunares, que serían grandes y oscuros, pero no dejaban de ser lunares, ahora tengo unas cicatrices enormes de color rosado. Pero lo peor es que más allá de lo poco estético (cuando en teoría me iba a quedar de cine), aquello me empezó a picar muchísimo. Dejé pasar un par de meses, con la esperanza de que al asentarse la cicatriz aquello mejorara pero llegó un día que el picor interfería en mi calidad de vida y, para colmo, aquellas cicatrices también se estaban abultando considerablemente.

Cuarto dermatólogo: Que el riesgo de quitarse cualquier cosa de la piel es un exceso de cicatrización, un queloide. De las cinco  intervenciones, tengo tres queloides bastante considerables. Me mandó un gel de silicona carísimo (del que apenas hay que usar una gota, Dermatix) y me ha ido bastante bien. Tras un par de meses de uso el picor se redujo bastante y los queloides empezaron a aplanarse y ponerse más claros. En los últimos meses he dejado de aplicármela a diario por lo que no noto ya los efectos del principio. O quizá es que me voy a quedar así, con un picorcillo intermitente que a veces resulta bastante molesto y con esas marcas espantosas. También me dijo, o eso entendí, que si pasado un tiempo me seguía picando más de la cuenta se podía intervenir de nuevo y retirar todo el queloide.

Evidentemente, ni loca prefiero tener ahí unos lunares potencialmente peligrosos pero me quedo con la duda de si realmente debería habérmelos quitado, o de si al quitármelos hicieron algo mal porque ¿cómo se explica que tengo una cicatriz de la cesárea casi invisible y en cambio esto ha cicatrizado tan mal?.

¿Os ha pasado? ¿Conocéis a alguien cuyos lunares se volvieron locos durante un embarazo? ¿Se los quitaron? Ya no hay nada que hacer pero me interesa conocer casos similares y contrastar la información que me dieron. ¿Habéis tenido queloides? ¿Se puede hacer algo con ellos?.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

29 comentarios sobre “Lunares que se vuelven locos en el embarazo

  • el 20/03/2013 a las 23:41
    Permalink

    Yo tuve un queloide justo bajo el ombligo a raiz de una intervención. Pero a mi no me molestaba ni me picaba ni nada solo que no me gustaba porque yo, en verano, solía llevar camisetas cortitas y se veía.
    Me comentaron que se podía quitar con cirujía pero no quise meterme en quirófano por una simple cuestión estética ¡Y cómo me alegro!
    Con el embarazo se me estiró y al dar a luz se quedó planito como una cicatriz normal. No es que sea lo más estético pero ya no es ese “gusanito abultado” que tenía.

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 13:38
      Permalink

      Anda, mira, te lo ha arreglado el embarazo! jajaja Besos.

      Respuesta
  • el 20/03/2013 a las 23:52
    Permalink

    Yo también tengo muchos lunares, me quite uno hace tiempo que cicatrizo en queloide, mala suerte, se nota más que el lunar que tenía pero era muy feo y justo le tenía en la zona de la ingle y al depilarme lo pasaba fatal porque alguna vez sangraba. El segundo me lo quite durante la lactancia debajo del pecho creció un poco, mi dermatologo de toda la vida, no le dio mucha importancia melo quitó porque insistí, según el, es normal en el embarazo que cambien y crezcan y también con la lactancia. Me dio una crema de la roche posay que me dijo que era mejor que el aceite de rosa mosqueta y este ha cicatrizado genial, se nota un poco pero la mitad de la mitad de mi otro cicatriz. No se si será cuestión de suerte o del estado de la piel en cada momento, pero yo estoy más tranquila sin ellos. (menudo rollo te he metido). Un beso

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 13:38
      Permalink

      Pues no sé de qué dependerá, porque ya te digo que me parece curioso que la cicatriz de la cesárea la tengo genial y en cambio la de los lunares está horrible. Como has dicho tu: mala suerte.

      Besos!

      Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 7:52
    Permalink

    A mi tambien se me oscurecieron y crecieron bastante durante el embarazo y la lactancia, pero no le di importancia porque creia que era lo normal. Ahora un año despues, que estan practicamente como antes, he ido al dermatologo y me ha dicho que son todos normales, pero que si quiero me quita 3 o 4 que son mas grandes y abultadillos. Me alegro de haberte leido porque no tenia ni idea de lo que puede pasar y la verdad es que no estoy nada convencida de quitarmelos. A mi no me molestan, como estan en la espalda, ojos que no ven…bss

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 13:38
      Permalink

      Pues mira, no te los quites, porque además hay que estar convencida. Con ir a que te los revisen de vez en cuando es suficiente, no? Yo voy todos los años a que me miren…

      Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 10:13
    Permalink

    Yo tenía un lunar pequeñito en la espalda y a raiz del embarzo creció bastante, no de amplitud, más bien engordó.
    Durante el embarazo no le di mayor importancia pero despues de dar a luz acudí a una dermatologa a consultarlo.
    Me dijo que el lunar no tenia mala pinta , ya que se veia con los bordes bien delimitados, no picaba, su color era bueno, etc. me comentó que era muy raro que cambiase a malo, pero que con una vigilancia a simple vista ya se vería si aparecía alguna anomalia.
    Me indico que no recomendaba quitarlo, si no me molestaba, ya que los lunares, como ya de por si es una alteración en la piel, es facil que no cicatricen bien y que se formen queloides, que muchas veces son mas molestos que el lunar en si, por eso yo opte por quedarme con él jijiji.
    Un besito.

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 13:36
      Permalink

      Pues si no es peligroso y no te molesta, no te lo quites. Yo tenía alguno que además de tener una pinta un poco rara estaba muy abultado justo en la zona del roce de pantalones y jerseis y me resultaba molesto. Aunque ahora con el queloide no sé qué es peor!

      Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 12:35
    Permalink

    ¿Se lo has comentado a P? Lo digo porque los fisios con tratamientos y masaje consiguen (a veces) reducir las cicatrices queloides. No sé porqué en Dermatología hay tantas opiniones como dermatólogos (a mí me pasó lo mismo con el acné).
    Un beso.

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 13:36
      Permalink

      Así es, yo también he ido a muchos dermatólogos por varias cosas en mi vida (y mi marido se ha hecho un auténtico tour) y es verdad que hay muchísimas opiniones!!

      No se lo he dicho a P pero el próximo día se lo comento.

      Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 13:27
    Permalink

    Buenas,

    Pues igualito que a ti. Me dijeron que me tenía que quitar un lunar. Me mandaron a un cirujano plástico para que no quedara cicatriz. Y ahora tengo un queloide el doble de grande que el lunar, que con el embarazo se está poniendo oscuro y pica una barbaridad.

    Durante unos meses fui a una dermatóloga que me trataba el queloide pinchándome cortisona directamente en el bulto. Duele un montón…y al cabo de un par de días vuelve a picar.

    Dicen que si pica es que sigue activo y puede seguir creciendo. Pero hasta el momento no he encontrado ningún dermatólogo que me de un remedio distinto a los pinchazos de cortisona.

    Ese gel que comentas: Dermatix, cuánto y cuando hay que aplicarlo? Porque los picores me matan, me ponen muy nerviosa. Me da igual que sea caro si realmente funciona!!

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 13:35
      Permalink

      Hola Laura,

      Pues si que estamos bien… Los picores son fatales, ya te digo que yo cuando fui al cuarto dermatólogo era porque me picaba muchísimo y era realmente muy molesto.

      El gel que te digo me costó… pues creo que 35 euros un tubito muy pequeño, lo compré en una parafarmacia online. Pero dura mucho, lo empecé a usar a finales de noviembre y todavía tengo porque hay que usar sólo un poquito en cada queloide. En teoría hay que usarlo dos veces al día y en dos meses se ven resultados. Yo al principio fui muy conste y te aseguro que a finales de enero me picaba bastante menos. Ahora me he descuidado un poco y me lo doy una vez al día (y algún día se me olvida). Me sigue picando pero ya no de forma constante y cuando me pica es soportable, lo otro es que era espantoso… Creo que esta misma marca tiene parches de silicona, que se dejan puestos 24h, pero a mi la opción del gel me pareció más cómoda…

      Estoy de acuerdo contigo, si hay algo que funciona no me importa cuánto cueste porque es insoportable el picor!

      Respuesta
      • el 21/03/2013 a las 18:08
        Permalink

        Muchas gracias por la info!
        Preguntaré a mi matrona si me lo puedo poner estando embarazada y a la parafarmacia que me voy de cabeza y tarjeta de crédito en mano!!!

        Un abrazo!

        Respuesta
        • el 21/03/2013 a las 18:14
          Permalink

          Yo escribí a eLactancia y me dijeron que sin problema, que además las cosas tópicas no se absorben pero tu pregunta mejor, claro. Oye, si te va bien no dejes de contármelo, por fa. Besos.

          Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 14:51
    Permalink

    Yo también soy muy blanca y me han quitado dos lunares. Fue antes de mis embarazos y me pasó como a ti. Queloides que picaban un montón. Estuve en tratamiento con decloban y me aconsejaron que tapara la crema con papel film cuando me la echara y lo tuviera tapado toda la noche, porque la mejoría era muy lenta. Así algo mejoraron. Tuve que dejar el tratamiento cuando me quedé embarazada y ahora que han pasado ya 6 años desde que me quitaron los lunares, las cicatrices están algo mejor, ya no pican y están un poco más claritas. Me han dicho que con mucho tiempo irá mejorando algo más. En mi caso me han dicho que cualquier cicatriz me hará queloides (como así ha sido)

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 18:16
      Permalink

      Pues no sé si me anima tu testimonio… bueno, la verdad que ya tengo asumido que se quedará así. Lo único es que espero que me deje de picar como a ti!. Besos.

      Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 15:03
    Permalink

    A mí también se me han alocado los lunares, y en el anterior embarazo también, aunque me los vió una dermatóloga y me dijo que estaban bien. Con el embarazo y la lactancia también se cicatriza peor, y es más fácil que queden marcas y que se pigmenten. Un chollo, vamos. Pero los queloides es una lotería, yo he tenido mil granos (por la celiaquía, hasta que me quité el gluten pensaba que mi acné era grave por las hormonas, pero no, era por el gluten) y uno de esos mil me hizo queloide. Al final se aplanó y se quedó blanco, y sólo muy de vez en cuando pica un poco. Como es una lotería, puedes quitarte el queloide y que quede perfecto, o que se te haga otro… yo que tú esperaría a destetar y me lo plantearía entonces.
    Un beso!

    Respuesta
    • el 21/03/2013 a las 18:15
      Permalink

      De momento no me lo planteo pero si me decidiera desde luego sería después de que terminara la lactancia… algo que espero que ocurra dentro de muuuuuchos años!.

      Respuesta
  • el 21/03/2013 a las 21:53
    Permalink

    Yo tambien soy blanquita y antes del embarazo ya tenia muchos lunares, pero con el embarazo tambien se volvieron locos. Me salio mucha queratosis sobretodo en la zona de la barriga y pechos, pero no me salio ningun lunar peligroso. Despues de parir me he ido quitando queratosis, por estetica. Eso si sigo yendo al dermatologo una vez al ano para revision (antes tb lo hacia).

    El embarazo lo descolica todo! Lunares, vista, dientes…

    Respuesta
  • el 22/03/2013 a las 5:29
    Permalink

    Habrá gente que la cicatriz del lunar le quede bien, pero yo no conozco a nadie, siempre veo que quedan peor todavía que los lunares mismos. Por eso creo que lo razonable es quitarlos solo en caso de que se vean muy dudosos, sino mejor controlar y no tocar. Yo tuve las tiras de silicona en la cicatriz de la cesárea y me parecían muy cómodas, hacen efecto 24 horas y no tienes que hacer nada. Me dejaron la cicatriz que daba gusto, apenas se notaba ! Y ras, salió el queloide. Ni 2 embarazos más consiguieron que nada se aplanara.
    Existen varias cremas para las cicatrices, cicaplast, cicalfate, el aceite de rosa mosqueta, el aloe vera (la planta, no los geles comerciales), y sobre todo hay que masajear mucho mucho, eso hace que se rompan las fibras y mejore el queloide.
    Y paciencia. Siempre acaban mejorando. El proceso de cicatrización es mucho más largo de lo que pensamos y una vez finalizado dejará d epicar, o mejorará mucho por lo menos. Lo que no te recomiendo es quitarte el queloide, porque no dudes que volverá a salir y empezarás de cero de nuevo. Los dermatólogos suelen olvidarse de avisar que es muy muy probable que quede fatal. Siempre te dicen que te va a quedar de cine. Para solucionar tu problema de queloide, proponen que vuelvas a hacer lo mismo que te provocó el problema. Y esa vez, piensan sacar su varita mágica para que no te salga queloide o qué ? Lo dicho, si puedes, prueba varias cremas, a lo mejor alguna te va bien, masajea mucho y ten paciencia. Ánimo !

    Respuesta
  • el 22/03/2013 a las 16:47
    Permalink

    A mí me salieron algunas manchas en el primer embarazo, sobre todo en la cara, pero luego se me quitaron. Sólo me quedó una cosita que no la podía ver bien porque estaba junto a la oreja izquierda, pero alcanzaba a sentirla cuando pasaba la mano. Mi hermano cada vez que me veía me decía que que era esa cosa que tenía y yo pensaba que era una queratosis como las que me salen eventualmente en las piernas y simplemente las queman sin dejar cicatriz. Después de mi segundo embarazo finalmente fui al dermatólogo y aunque pensó que era un lunar le extrañó que hubiera salido a estas alturas de la vida y me hizo una biopsia y resultó que era un tumor del tipo basocelular, afortunadamente de los que no suelen hacer metástasis. Pero tuvieron que intervenirme de nuevo para ampliar el margen de corte y asegurarse de retirar todo el tejido alrededor. Afortunadamente la cicatriz quedó bien y casi no se nota. En este caso me fue peor con la cesárea, ya que se me soltó un punto y no quedó tan delgadita en una parte. Todavía me aplico crema de concha de nacar para ver si mejora, pero ya tiene un año y creo que tendré que acostumbrarme a tenerla ahí.

    Respuesta
  • el 03/04/2013 a las 12:30
    Permalink

    Yo también soy de piel clara y lunarosa al máximo. En el primer embarazo mis lunares también aumentaron de tamano y uno en una tetita se torno un poco raro. Me lo quitaron pero cuando mi hija tenía ya un agno. Al final era benigno. A lo largo de mi vida me habrán quitado unos 25 lunares y siempre me han cicatrizado bastante bien. Después de el parto, iré otra vez al dermatólogo para una revisión para ver cómo están.

    Respuesta
    • el 03/04/2013 a las 19:26
      Permalink

      Espero que estén genial, ya me contarás. Besos.

      Respuesta
  • el 08/04/2013 a las 20:33
    Permalink

    Yo no he tenido nunca hijos, pero soy también muy blanca de piel y tengo muchísimos lunares oscuros que suelo revisar periódicamente. Una vez me quitaron uno del brazo y me quedó una marca algo protuberante, aunque sin exagerar, no sé si se podría llamar queloide. A día de hoy después de más de una década, la cicatriz está bastante plana y de color neutro, pero sigue distinguiéndose perfectamente la forma del cosido. El lunar no tenía más de 2 mm. de diámetro. También a mi me dijeron que apenas se notaría, pero siempre me ha disgustado este resultado, sobre todo estando en un sitio tan visible. No recuerdo que me picara mucho, quizás los primeros días. No he tenido necesidad de quitarme ningún otro pero llegado el caso y de tener opción, me lo pensaría.

    Respuesta
  • el 28/05/2014 a las 20:54
    Permalink

    Hola,
    No se si alguna de vosotras le ha pasado…yo ahora estoy de 22 semanas y bueno de un dia para otro una peca con un pelin de relieve se a vuelto un lunar muy prominente y a cambiado de color antes era una peca negra y ahora es marron clarito con la punta del color negro que supongo seria la supuesta peca. El caso es que a sido en dos dias y al estar debajo del pecho justo donde el suje, me molesta bastante el roce y al tocarlo con la mano duele. He pedido hora con el medico para que me derive al dermatologo..
    Vosotras que opinais? os a pasado esto? y si es asi que os han dicho? gracias 😀

    Respuesta
    • el 10/06/2014 a las 19:44
      Permalink

      No te se decir, no creo que sea importante, pero por si acaso estaría bien ir al dermatólogo, no? Ya me contarás. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 10/08/2015 a las 21:53
    Permalink

    Hola!!
    Se q hace mucho tiempo q contabas q te salio queloides al quitarte unos lunares…
    A mi me salio tras la cesarea, me pica mucho y es muy incómodo, e ido al médico de cabecera y solo me manda una crema con corticoides para el picor….
    Mí cesarea fue hace casi 2 años y aun me picaa rabiar…mmí pregunta es, te a mejorado con la crema q comentas???
    Yo fui operada x dos veces en los pecho xq tenia unos nódulos de grasas y las cicatrices apenas se aprecian, no puedo entender xq esta se a puesto tan fea, tan dolorosa y pica tanto, e estado muy acomplejada búsque información para nada, xq veo q esto no tiene remedios ????????

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:16
      Permalink

      Sí, con la crema me mejoró mucho el picor. Estéticamente sólo un poco, pero bueno, el picor por lo menos se me quitó.

      Respuesta
  • el 15/09/2015 a las 18:21
    Permalink

    Cuento mi experiencia. Yo he tenido melanoma, me han operado dos veces en el mismo lugar del cuerpo. En la primera ocasión no utilicé nada para la cicatriz, en la segunda utilicé parches por recomendación de mi médico.

    Lo mejor para no acabar con una cicatriz queloide (o minimizarla al máximo) son los parches de silicona, siempre que los utilices antes de tener el queloide como método preventivo. El gel de silicona no funciona tan bien, pero es una buena solución en caso de no poder utilizar parches. La razón por la que funciona la silicona es que produce la acción física de tapar la piel para que no esté en contacto con el aire (así no pierde humedad, que es lo que fomenta la aparición del queloide), no es un medicamento. La razón de que sea mucho mejor el parche que el gel, es que el gel se va desprendiendo de la piel con el paso de las horas y el parche puedes tenerlo 24h al día sin preocuparte.

    Hay que empezar a utilizar los parches en cuanto no haya rastro de herida o costra en la cicatriz. Si los utilizas antes puedes generar una herida, y cuanto más tardes en empezar a utilizarlos menos efecto harán. Además, si han pasado más de 5 meses desde que tienes la cicatriz, o ya tienes formado el queloide y ya no tiene un color rosado, el efecto de los parches es muchísimo más limitado.

    Por tanto, es un método sobretodo para prevenir el queloide y no tanto para tratarlo. Dada mi experiencia con dos cicatrices en el mismo lugar, una sin utilizar nada salvo cremas hidratantes y la otra utilizando parche desde el primer momento, te aseguro que la diferencia es grande.

    Para que hagan efecto los parches hay que tenerlos puestos un mínimo de 2 meses y un máximo de 5 meses.

    En cuanto a marcas, yo he utilizado los parches de Trofolastin y los de Mepiform. No recomiendo nada los de Trofolastin (dañan la piel, pierden adherencia y no se pueden retirar todos los días). Los de Mepiform sí los recomiendo, son realmente buenos por estas razones:
    – Cada parche se puede utilizar una semana entera o más tranquilamente
    – Puedes despegar el parche todos los días y volverlo a colocar después de humedecerlo bajo el grifo par comprobar el estado de la cicatriz o ducharte sin el. No pierde adherencia.
    – Puedes ducharte con él puesto. Pierde un poco de adherencia al estar húmedo, pero al secarse la vuelve a recuperar.

    Los parches son bastante caros pero son una muy buena solución si te preocupa que pueda aparecer un queloide. Se pueden cortar con unas tijeras, por lo que de un sólo parche puedes sacar varios si el tamaño de la cicatriz lo permite y así hacer que merezca más la pena el coste que tienen.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com