Gastrointeritis, visitas médicas a domicilio y un bebé.

Gastrointeritis. En los tres años y medio que llevamos mi marido y yo viviendo juntos, nunca se había dado la circunstancia de estar enfermos a la vez. Pero como siempre hay una primera ocasión en todo, se ha presentado sin avisar en estos días. 
El martes por la noche empecé con malestar de estómago y pronto empecé con un dolor tremendo en la tripa y especialmente en los riñones, además de una tiritera de órdago. Empecé a devolver a las 01.30 y pronto le siguió la diarrea y confirmé la fiebre. Parecía que mi marido se iba a librar del tema pero a las 05.30 empezó su particular “fiesta” con idénticos síntomas. 
A las 06.00 de la mañana mi principal preocupación es que alguien viniera a hacerse cargo de mi hijo porque estas no eran unas circunstancias en que pudiéramos hacer de tripas corazón. De hecho, cuando a las 05.30 le vino a mi marido el arrechucho, le estaba dando un biberón al peque, al que tuvo que soltar a toda prisa en la cama para precipitarse al baño. 
Afortunadamente, mi suegra tiene cosas buenas y una de ellas es que es una mujer solícita, así que a primera hora de la mañana se llevó al niño, para que sus padres pudiéramos pasar el día en la cama.
Ayer por la mañana parecía que había amanecido mejor pero tuve una bajada de tensión de las mías, que casi me desmayo en el baño. Así que otro día en la cama.
Visitas médicas a domicilio. Tanto el martes como ayer llamé al ambulatorio para que viniera alguien a casa a verme, puesto que yo no estaba en condiciones que ir a pie. El martes me diagnosticaron el virus gastrointestinal por teléfono. Ayer me prometieron que iban a ir porque mis síntomas eran de deshidratación (que puede ser algo serio) pero tras dos horas esperando al médico no se presentó nadie. Al final llamó mi doctora, haciéndome tele-diagnóstico nuevamente e indicándome sin decirlo que acudiera a urgencias si empeoraba. ¡Tócate las narices!.
Como no quiero llevarme mal con mi doctora, no dije ni mu, pero creo que lo ocurrido merece una nueva queja a mi ambulatorio. Ya me habían comentado varios vecinos que los médicos del ambulatorio se negaban a visitar a domicilio y, de hecho, estando embarazada lo solicité una vez y tampoco vinieron, pero pensaba que esta vez sí iban a venir porque había motivos más que fundados. Si no nos han visitado en esta ocasión, imagino que es cierto lo que cuentan y ponen mil y una excusas para no ir a los domicilios.
Luego dirán que en España hay picaresca con las bajas. Que no me digan a mi si no sería fácil en mi ambulatorio colar una. 
¡Indignada estoy!.
Un bebé. Cuando empecé con el dolor de riñones tan agudo lo único que podía pensar es que si teníamos que ir a urgencias qué iba a hacer con el niño, que dormía plácidamente ajeno a todo. Tanta ansiedad me entró que hasta me tomé un orfidal, el primero en mucho tiempo, y creo que me hizo más bien poco.
Aunque no estaba muy por la labor, tengo que agradecer enormemente a mi suegra que se llevara al niño, porque no quiero ni pensar qué hubiéramos hecho si hubiéramos tenido que cuidar de él. De hecho, ayer no se lo pudo llevar y se junto con un día suyo bastante malo y lo pasamos mal mi marido y yo turnándonos para estar con él.
Otra de las preocupaciones que me asaltaron fue no haberle contagiado. La doctora por teléfono me dijo que si no tenía ya síntomas no los tendría, pues sólo hay que ver que mi marido y yo nos pusimos malos con una diferencia que no llega ni a cinco horas. Este hijo mío parece bastante resistente a los virus, no como su madre, pues ha resistido en sus cuatro meses y medio de vida, dos resfriados paternos y uno materno y una gastrointeritis de ambos. ¡Ojalá siga así!.
La verdad es que todo el martes fue un día extrañísimo porque aunque estábamos destrozados, no tener a nuestro hijo en casa era algo raro y bastante desagradable. ¡Aun estando como estábamos, cuando llegó la tarde estaba deseando que le trajeran de nuevo a casa!.
______________________
Hoy estoy mejor y mi marido ha ido a trabajar. No sé cómo seguirá él porque esta mañana no hemos coincidido despiertos, pero yo sigo tocada. Me molesta el estómago, tengo nauseas y estoy mareada.
En tantas horas en la cama he tenido tiempo de pensar en muchos temas para el blog, aunque la mitad los he olvidado esta noche durmiendo.
Espero ir recuperando el ritmo poco a poco porque ahora mismo tampoco tengo muchas ganas de ordenador.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

18 comentarios sobre “Gastrointeritis, visitas médicas a domicilio y un bebé.

  • el 19/02/2010 a las 9:39
    Permalink

    Eva guapa, qué malos días has pasado!!!! Me alegro que aunque solo un poquito, ya te encuentres mejor. La verdad que sí te note desaparecida, pero como yo no he tenido estos dos últimos días mucho tiempo tampoco, pues acabo de ver ahora en tu otro comentario que estabas pachucha.
    Lo de los Centros de Salud es de traca. El mío no creas que es mejor que el tuyo. Pero que no hayan ido a vuestra casa a veros es demencial, y sí, has hecho muy bien, no es a tu doctora a quien te debes queja,r sino ir cuando estés mejor y poner una queja en condiciones. Qué estupenda seguridad social nos están dejando en Madrid, que nos están quitando servicios a troche y moche, y parece que nadie se da cuenta. Yo vivo en lo que ellos llaman el área 4. ¿sabéis que aquí ya no tenemos derecho a revisiones ginecológicas por un médico? Hace 2 años que los ginecólogos se han negado a hacerlas. Ala, chúpate esa. Y si ahora tampoco vamos a tener médico a domicilio, ya me contareis.
    En fin, me enervo con el tema.
    Cuídate mucho guapa, pero te ha dado un viaje bueno, te costará recuperarte. Descansa todo lo que puedas, y si aparecen los vómitos de nuevo ve a urgencias sin dudarlo.
    Muchísimos besos.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 10:13
    Permalink

    Lo primero, que os mejoréis. Menos mal que el pequeño se ha librado.
    Te entiendo en todo lo que dices. Nos hemos visto en alguna parecida, y siempre me acuerdo de aquellos padres que no tienen a nadie de la familia cerca para ayudarles…Y otras veces, sin llegar a estar tan mal, pero con fiebre y demás y el niño también malo…uf! Son "horas bajas" Pero se pasa rápido, ya verás.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 10:15
    Permalink

    Hola bonita… Cuidaos mucho!!!!! Afortunadamente parece que ya estás saliendo de la enfermedad, ahora mucha dieta blanda y luego a darle muchos mimitos a tu chiquitín.
    Besossss

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 10:57
    Permalink

    Qué pobres! Es terrible la gastroenteritis, te deja totalmente K.O. A mí me pasó el año pasado y afortunadamente estaban por aquí mis padres y vinieron para llevar al niño al cole. Pero el año anterior, cuando me dio el arrechucho mi marido ya se había ido al trabajo, mis padres no estaban y tuve que ir a llevar yo misma al niño. No veas, cuando llegué allí estaba agotada, destrozada y tuve que sentarme tras decirme la profesora que estaba blanca como la pared!
    Es horrible, y más si tienes alguien de quien encargarte!
    Ánimo que enseguida te recuperarás.
    Un besazo

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 11:00
    Permalink

    Qué bien, Eva, ya recuperándote. Para el fin de semana seguro que como nueva. Lo de tu suegra, que esté dispuesta a echaros un cable cuando lo necesitáis es muy importante, y seguro que ayuda a perdonarle otras cosillas no tan buenas… Y es que no todos los abuelos están disponibles para sus hijos y nietos, algunos porque no pueden, pero también los hay que no quieren.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 11:05
    Permalink

    Hola Eva, qué mal trago es la gastroenteritis, yo hace poco lo tuve así a mi marido y fatal, pero todo pasa, y ya verás que el fin de semana te terminarás de recuperar. Qué bueno que hayas podido contar con tu suegra, yo no podría porque no tengo y si la tuviera estaría en Argentina, así que para todo me apaño sola con mi marido. Bueno, que estés bien, y a cuidarse mucho. Un beso.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 11:25
    Permalink

    Pobre. Espero que estés mejor porque es verdad que estos virus te dejan hecha unos zorros. Lo de coger las enfermedades juntos nosotros ya lo tenemos asumido. En realidad la rutina va más o menos así: Mi hijo pilla un virus que le dura dos días, me lo contagía a mi que enfermo un día despues y al siguiente cae mi marido y lo que mi hijo a despachado en dos días nos tiene a mi marido y a mi medio muertos una semana.
    Me acuerdo de una vez, que tenía mi hijo un añito que me puse malisima con nauseas, mareos y vetigos y estaba sola en casa con él. Al final tuve que llamar a mi marido que se pudo escapar del trabajo pero lás horas que tuve que estar sola hasta que llegó él las pasé fatal y eso que el pobre niño se porto como un santo acurrucado a mi lado. Pero es un sentimiento de impotencia muy grande. Luego ya te vas acostumbrado a ir agonizando a los sitios cuando estás mala, a llevar al niño al cole y demás, como decía mi madre "a la fuerza ahorcan" XDDD
    Eso sí, chapó por tu suegra, que la mujer tendrá sus cosas, pero al menos en estos momentos ahí está 🙂

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 12:02
    Permalink

    En mi zona tampoco hacen revisiones los ginecólogos. Pero bueno, yo ya tenía asumido lo malo que era el servicio ambulatorio en Madrid y en cuanto empecé a vivir con mi marido nos hicimos de Sanitas, así que siempre he tenido ginecólogo privado, ¡menuda diferencia!.

    Mi suegra para estas cosas siempre se puede contar con ella, ¡además que está deseando quedarse al niño así que con más razón!. Ahora, con los gritos que le pega nos lo dejó agotadito, durmió esa noche de un tirón tropecientas horas!

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 12:56
    Permalink

    Uf pobrecitos!Como he estado desconectada no había leido que estabas pachucha. Nosotros sólo hemos estado malos los dos a la vez y fue igual que vosostros, menos mal que no teníamos el niño aún…`porque vaya noche!, el virus nos atacó con media hora de diferencia, hasta que mi padre apareció al día siguiente con suero pense que no lo contabamos, desde ese día sueño con una casa cpn dos baños jajaja.
    Muchos besitos de recuperación.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 12:58
    Permalink

    ¡Nosotros también tenemos un sólo baño!. Pero bueno, nos turnamos bastante bien, porque cuando mi marido empezó con lo suyo yo había echado ya casi todo jajajaja

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 13:16
    Permalink

    Ponte buena, y me alegro de que os pudieran cuidar al niño, pero bueno, estas cosas pasan, espero que no fuera por el agua, jejeje.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 13:22
    Permalink

    Hola Eva, me alegro de que estes mejor, este año ha habido cantidad de gente con el virus este de la gastroenteritis, mi marido estuvo así, tambien mi madre, y dos compañeras de trabajo. Por suerte yo no lo he cogido, cruzo los dedos, porque por lo que he visto, lo peor es que realmente te encuentras fatal, y yo me temo que ni me puedo permitir ese " lujo".
    En cuanto a lo que te sucedió con el ambulatorio, comprendo que te sientieras desasistida, sin embargo, yo creo que objetivamente recibiste una atención correcta dados tus sintomas y, en caso de mayor gravedad de la situación, la mera presencia del médico de familia no te hubiera ayudado, y hubieras acabado en el servicio de urgencias, único lugar donde pueden tratarte en el caso de que efectivamente hubieras sufrido una deshidratación. Aqui en Zaragoza, yo creo que en horario de apertura del ambulatorio tampoco se realizan visitas domiciliarias, básicamente porque el hecho de acudir a visitar a un paciente a domicilio implica desasistir a los que están físicamente allí. En caso de urgencia, te mandan al del 061.
    Recuerdo una vez que mi hija mayor, con unos 8 meses, se me cayó de la cama ( ya sabes, picia/pifia). Me agobié muchísimo y llamé al ambulatorio para que viniera el pediatra ( yo entonces no conducía). No vino claro, pero me llamó, me preguntó todo lo preguntable, si la niña había llorado, cómo estaba, cómo reaccionaba, me explicó perfectamente qué signos tenía que observar y ante cuáles me tenía que alarmar y acudir a urgencias. En fin, que me dejó super tranquila y no hizo falta que viniera.
    Y de todas formas, si como comentas tienes seguro privado, ¿ no puedes llamar al servicio de urgencias o al médico del seguro? Seguro que hubiera acudido. Bueno, lo dicho, me alegro de que vayais mejor.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 13:34
    Permalink

    No te falta parte de razón, Pilar, pero me sigue pareciendo bochornoso que diagnostiquen una enfermedad por teléfono. Muy poco serio. Por otro lado, mi doctora me dijo que recogiera la baja cuando quisiera (algo que no necesito porque estoy de baja por maternidad) pero realmente me alucinó que fueran a darme una baja sin hacer ni la más mínima comprobación.

    Por otro lado, si llamo al ambulatorio con síntomas evidentes de deshidratación y no piensan acudir, lo mínimo que pueden hacer es recomendarme ir a urgencias. ¿Cómo se les ocurre dejarme en casa sin más?. ¿Y si hubiera sido algo más grave? ¿O si me desmayo en el baño?.

    Desde mi punto de vista de abogada, te aseguro que si a mi o a mi marido nos hubiera sucedido algo grave y nos hubieran asistido convenientemente, les hubiera metido un buen puro, porque me parece bastante irresponsable.

    La verdad es que es lamentable que para acudir a los domicilios tengan que dejar de atender a las consultas, es algo que deberían mejorar, como muchas otras cosas.

    Luego dirán que se llenan las urgencias de cosas chorras, pero no sé de qué se extrañan, ¡si en el ambulatorio no te atienden!.

    Sobre lo del seguro privado tengo que decir que procuro utilizarlo lo menos que puedo. Porque a pesar de tenerlo estoy absolutamente a favor de la sanidad pública, que también pago con mis impuestos. Así que para temas "ambulatorios" no he llamado prácticamente nunca a uno privado, que, además, no hacen recetas, algo muy en su contra.

    En fin, a mi el tema de cómo está la sanidad pública me enerva porque cada vez veo peor el sistema y, como te digo, el hecho de que yo tenga seguro privado no significa que haya renunciado a ella.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 14:14
    Permalink

    ESperemos que nunca tengas que volver al diagnóstico "telefónico" pero si vuelve a pasar, le recuerdas al médico en cuestión que a ellos les pagan los desplazamientos a los domicilios, y muy bien, y que si no viene, irás a poner una queja directamente a la consejería, a ver que le parece…A veces nos topamos con cada profesional que se merecería estar en la calle y dejar el puesto a gente que realmente quiere hacer su trabajo.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 14:16
    Permalink

    Ricinhos, ¿eso que me comentas es así en toda España?

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 14:29
    Permalink

    Hola guapa, espero que te recuperes pronto, afortunadamete los niños son mas duros de lo que parecen, de echo dicen que hasta los 8 meses no suelen ponerse malitos porque todavia tienen las defensas que les trasmitimos, el mio la verdad es que solo ha estado un dia malito con 8 meses con fiebre nadie sabe cual fue el motivo, si los dientes o el crecimiento, lo malo es que nos pillo el dia de Navidad.
    En Móstoles (Madrid) los médicos si van a domicilio y tambien tenemos revisiones ginecológicas, la verdad es que aqui la seguridad social funciona muy bien, ademas las citas para el medico son para el mismo dia o para el siguiente si pillas dias de esos q todo el mundo se pone malo a la vez.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 14:39
    Permalink

    Marisa, yo antes vivía en Alcalá de Henares y el tema funcionaba mucho mejor (dentro de que no era perfecto). ¡En Madrid capital es un desastre!.

    Como al niño no le he dado apenas el pecho, siempre tengo la cosa de que tenga menos defensas, pero de momento le veo fuerte. Pero vamos, estoy segura de que cuando empiece la guardería con 11 meses cogerá todo lo que no coja ahora, ¡es inevitable!.

    Respuesta
  • el 19/02/2010 a las 14:55
    Permalink

    Parece que lo "mejorcito" lo tenemos en Madrid capital. Qué verguenza!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com