El teléfono en las casas con bebés

Tuve mi momento de amor pasional hacia el teléfono en mi época adolescente, igual que todos, ¿no?. Pero a día de hoy le tengo más manía que otra cosa. 
Si mi marido lee esto se llevará las manos a la cabeza diciendo algo así como: ¡qué engaño, si estás todo el día colgada!. Pues no, churri, no se contradice una cosa con la otra. Hablo bastante por teléfono, sí, porque si no fuera por él, no intercambiaría más de tres frases diarias con un adulto y acabaría dando charleta hasta en la cola del pan, como me pasa muchos días, que me doy cuenta de lo necesitada que estoy de rajar cuando me pongo a comentar el frío que hace, el solecillo tan bueno o lo caros que están los limones con la señora de al lado…
En fin, que no reniego del teléfono, cumple su función, gracias a él puedo mantenerme al día de lo que le pasa a la gente que quiero y pegarme mis buenos desahogos con alguna amiga. Hasta ahí, bien.
Pero hay una cosa que me trae por el camino de la amargura y es el ring ring cuando el bebito está durmiendo. Porque el niño tiene el oído fino finísimo y se despierta con el vuelo de una mosca. Considerando lo delicado que se está volviendo para dormir y lo mucho que me cuesta que se eche la siesta, cada vez que llama alguien me reboto, sobre todo si llaman a horas que no me parecen pertinentes.
Reconozco que yo en esto tuve una educación exquisita por parte de mis padres y, sinceramente, pienso que ojalá todos hubieran tenido la misma escuela. A mi me enseñaron, y después he compartido totalmente, que a las casas no se llama a las 9 de la mañana, a las 15h o a las 22h. Ya se que sobre esto hay muchas opiniones y hay gente que coge el teléfono a cualquier hora como si nada. A mi me parece muy poco respetuoso, sobre todo sabiendo que hay bebés.
Recuerdo en la época en la que mi hijo era un recién nacido, las poquísimas veces que se echaba una siesta durante la mañana, yo nunca podía echarme también, porque no había vez que no sonara el teléfono. Y, por supuesto, la llamada diaria de las empresas de telecomunicaciones, a la peor hora de todas, esa no falla desde hace años. Luego están también (estas me encantan) las de la gente que sabe que estás en casa porque a esas horas siempre estás y como no lo coges (estás quitando el pañal lleno de caca), cuelgan y vuelven a llamar. Tu sigues con la operación pañal y mientras estás en ello el susodicho llama que te llama como si se le estuviera quemando la casa. ¡Qué nervios se me ponen!.
En este sentido, los más respetuosos son mis padres, que si la hora es un poco comprometida, me mandan un sms o me hacen una perdida al móvil para pedirme que les llame yo. Lo mismo alguna amiga con la que pactamos horarios de siesta de nuestros nenes para poder hablar. ¡Como se nota quien pasa por la misma situación y quién no!.
Seguro que alguien me dirá que no hay que dejar la casa en silencio durante el día para que los bebés distingan el día de la noche. Bueno, a mi esto me parece genial para un recién nacido, que sería capaz de dormirse hasta con el ruido de una taladradora en marcha. Pero en cuanto el bebé pilla el ciclo de sueño noche-día, cuanto más relax haya en la casa, más garantía de siesta larga y placentera tendrá. Luego ya habrá bebés para todos los gustos. El mío, como no duerma lo suficiente, luego tiene una tarde inaguantable que se cae por los rincones. Y yo, para que negarlo, necesito ese ratito de descanso para comer y recoger un poco la casa.
Así que como la situación se ha recrudecido porque el bebito se está poniendo de un especial para dormir que para qué, he optado por la decisión más drástica de todas: apagar los dos teléfonos fijos y el móvil. Lo llevo haciendo una semana y es la gloria. Luego enciendo los teléfonos y veo las llamadas perdidas y digo: ay, ¡qué bien hice en apagarlo!.
Claro, esto no me libra del teléfonillo o del timbre de la puerta, que no se pueden apagar y tampoco fallan en el día que más silencio necesitas. Pero, bueno, algo es algo.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

31 comentarios sobre “El teléfono en las casas con bebés

  • el 21/10/2010 a las 8:36
    Permalink

    Yo si que le tengo manía al teléfono. Aparte de mi habitual parquedad en palabras, que en el teléfono se vuelve exagerada, es que no me gusta, no se, es una manía personal, pero a mi me gusta ver la cara de la persona con la que hablo.
    Aunque bueno, en realidad creo que mi manía viene por el mal uso que le da la gente. Odio que suene a horas intempestivas para llamadas no urgentes, y sobre todo, odio cuando estás hablando con alguien, suena el teléfono, ¡y lo cogen!, dejándote con la palabra en la boca.

    En cuanto a lo de que se acostumbren los niños al ruido, en este caso no es aplicable. Una cosa es tener un ruido o sonido de fondo, y otra cosa es el sonido de un teléfono que, de repente, se pone a sonar. Eso despierta a cualquiera, ya sea bebé, adolescente (bueno a estos no), o adulto.
    Lo mejor, ponerlo en silencio, o ponerle un tono muy muy bajito.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 9:11
    Permalink

    Tú de mi club también, sí señora, bravo por tu manifiesto anti-teléfono. Reconozco que tiene su función como tú bien has explicado en el post, pero la verdad es que su puntillo de inoportunidad me pone mala. Y eso que mi hijo duerme como un lirón casi siempre y normalmente el teléfono no suele despertarlo, pero tengo amigas que tienen niños con mal dormir y sé por ellas lo horrible que es que después de estar una hora para que tu bebé se duerma suene el ring y todos los esfuerzos se tiren por la borda.
    Con mi mejor amiga usamos mucho el sms, para quedar, y ya en persona largamos como dos pescaderas, jeje! Y bueno cuando estamos separadas, que suele ser habitualmente porque ella está en el pueblo y yo aquí, nos maileamos un montón, es fantástico en ese sentido el mail porque una puede leerlo tranquilamente cuando tiene un ratito y responder. Con el resto de amigos también usamos mucho el sms para quedar, sms masivos de "A las 17.30 en el parque" por ejemplo. Y bueno con la familia aún le doy al teléfono, sobre todo con mi madre que está en el pueblo, pero como ella conoce mi situación siempre se espera que la llame yo desde el fijo cuando estoy en casa tranquila y así hablamos relajadas. Y con mi hermana más de lo mismo.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 9:27
    Permalink

    Nosotros hacemos lo mismo, a la hora de la siesta, los teléfonos en silencio, aunque esto nos viene de largo desde mucho antes que naciera el gordito, ya que para el gordito mayor la siesta es sagrada, jeje.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 9:33
    Permalink

    Yo tengo 3 teléfonos inalámbricos y sólo uno de ellos tiene sonido, para que no me despierten a mi bichito, así que te entiendo perfectamente. Qué me vas a contar!!!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 9:35
    Permalink

    No sabes como te entiendo, yo soy como tu entre las 14:00 y las 17:00 no se llama a las casas y a partir de las 21:00 tampoco, pero mi suegra no había día que no llamara a las 22:00 de la noche, fijate tu que estando todo el dia en casa podia llamar a cualquier hora pero no tenia que ser a las 22:00 y por más que la hemos dicho que llame antes nada no hay forma, al final le tuvimos que quitar el sonido al telefono de la habitación porque sino el peque se nos pegaba unos susto cuando llamaban que luego no habia quien le volviera a dormir, al resto les hemos bajado el volumen y ahora ya si suena por lo menos no se despierta porque ya te digo que hay gente que por mas que les digas no hay forma y lo peor es que no quieren nada de nada.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 9:53
    Permalink

    Yo también he optado por silenciarlo en la hora de la siesta. Me has recordado con esto la bronca que le eché hace 15 días la papá de la bruja porque su madre le llamó a las 11 de la noche y cuando encima la dices algo te dice que los niños se tienen que acostumbrar a dormir con ruido, tócate los huevos! como no la duerme ella…

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 10:07
    Permalink

    Para eso lo que nos pasa a nosotros, no tenemos teléfono, sólo los dos móviles, el mío y el de mi marido, y cuando duermen la siesta los pongo en modo vibrador, no falla!!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 10:11
    Permalink

    mi marido tiene siempre el ojo de llamarme cuando le limpio la caca a el niño¡¡ me saca de quicio oir el sonido del telefono y no poderlo cojer.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 10:27
    Permalink

    Yo por suerte no suelo tener ese tipo de problemas, normalmente me olvido el movil en el bolso y no le oigo!! jeje y en casa no hay fijo.
    Lo que me pone de mala leche es mi hermana que me llama pasadas las nueve de la noche, hija, que ya sabes que es la operacion dormir a estanjanito!! y ahora todavía, antes me llamaba a las 23! y obviamente no le cogia el telefono! y estamos criadas por el mmismo patron!! aich

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 11:07
    Permalink

    Uyyy el teléfono… El teléfono y yo… En mi casa pasa exactamente lo mismo pero en las horas de estudio y sueño (cuando entro más tarde en la facultad)Por suerte en lo segundo he logrado convencer a mi madre, y cuando sale de casa temprano y yo sigo durmiendo, descuelga el teléfono para que no suene.

    En cuanto a lo de las horas de estudio/siesta o lo que sea, me pasa como a ti. La gente se pasa por el forro la hora que sea y llama. Más de una vez le he contestado algo borde a un teleoperador de empresas telefónicas, pero a las amigas de mi madre tengo que hablarles bien… Maldita educación XD

    En fin, que si yo pudiera también descolgaba el teléfono a toda hora y me quedaba sólo con el móvil, para las cosas urgentes. Pero claro, aquí se hace lo que los "patrones" dicen…

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 11:48
    Permalink

    Como te entiendo!!! aki pasa igual, llaman a cualkier hora y mi hija es como el tuyo, se despierta con naaa!!! yo tb suelo descolgar el tlf a veces..

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 11:51
    Permalink

    absolutamente de acuerdo, pero no sólo por niños, sino por educación. A no ser una URGENCIA, a una casa no se llama a ciertas horas. Es cuestión de EDUCACIÓN y RESPETO

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 11:55
    Permalink

    Completamenet de acuerdo… Yo no cogía el teléfono nunca…Encima, mi suegra llamaba cada día en los momentos más inoportunos!!! Al final le quite el sonido al teléfono de la habitación y el del comedor lo dejé muy bajito… A mi también me educaron que a partir de las 22h. no se llama a las casas…pero eso no parece que se lo hayan enseñado a mi suegra!!!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 12:00
    Permalink

    Si es que dicen que donde hay confianza da asco (lo digo por las suegras y hermanas).

    Nosotros tenemos el antecedente de la mamadelasEwoks que fue nacer la primera y… ádios poderles llamar!, el teléfono siempre apagado o sin sonido y cuando a ellos les viene bien llaman (y me parece perfecto), asique aplicaremos la misma técnica, en cuanto nazca pequeñ@ Jedi,jeje.

    Lo cierto es que tenemos la mala costumbre de coger SIEMPRE el teléfono, con lo sano que es cogerlo sólo cuando apetece!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 13:09
    Permalink

    Mis padres me educaron igual que los tuyos en lo que a horarios se refiere así que entiendo perfectamente que te molesten las llamadas a según qué horas. Sin tener niños, a mí me ocurre lo mismo, me sienta fatal que me llamen a la hora de la comida, por ejemplo.

    Es buena idea lo de mandar sms o hacer una perdida al movil, que así sabes que esa persona quiere hablar contigo y ya la responderás cuando puedas!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 13:10
    Permalink

    Para mí el sueño es sagrado. Yo también suelo apagar los télefonos a la hora de la comida y la siesta del fin de semana. Además aunque estemos despiertos si estoy haciendo algo con mi hija lo dejo sonar sin remordimiento. Como dices hay gente que no tiene respeto ninguno con los horarios.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 13:47
    Permalink

    Pues yo soy más heavy todavía. A las 21.30, está terminantemente prohibido bajo pena de muerte llamar a casa. Y pobrecito del descuidado que lo hace xq atiende al tfno LA CÓLERA DE DIOS.

    Cuando tienes un hijo al que el vuelo de una mosca le despierta te vuelves una fiera!

    Están todos avisados, llamada perdida al movil si aprecias tu vida juas juas juas

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 14:57
    Permalink

    Afortunadamente a nosotros y a nuestro entorno mas cercano nos enseñaron las normas basicas de horarios para llamar por telefono, por lo que no suelen molestarnos nunca.
    Luego estan los teleoperadores que te llaman a las 21 horas o mas tarde y que siempre les tengo que contestar bruscamente porque me saca de quicio que llamen a esas horas.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 15:13
    Permalink

    Vaya, pensaba que era la rara, qué sólo a mí me irritaba tanto ese ring, ring. Es horrible sobretodo a la hora de la siesta de la peque.
    Yo también he optado por desconectarlos y, la primera vez que lo hice no avise a nadie y tenía a mi madre preocupada, alterada y llamando a mi mirado para ver si él sabía algo de mí, uffff, la que se lío…..Ahora en mi casa ya saben lo que tienen que hacer (una llamada perdida al móvil, un sms) y todos contentos.
    Así que estoy totalmente de acuerdo contigo en todo, ya no porque haya un bebé en casa, sino como bien dices, por las horas a las que llaman. Ésta mañana a las 09:20 el teléfono, una amiga de mi madre que quería saber no sé que…en fin, que le vamos hacer.

    Un saludo.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 15:32
    Permalink

    Nosotros quitamos el teléfono de nuestro dormitorio, no te digo más, solo tenemos uno, y en la punta más alejada, el despacho, que está en la otra esquina a las habitaciones. El móvil?? la mitad de las veces en el bolso, pero alguna vez también le he quitado el sonido.

    Y sí, completamente dea cuerdo, a la gente le gusta llamar a casa a unas horas,….., salvo urgencia o pacto 😉 no me gusta coger el teléfono pasadas las 9 o 9,30, esa es la verdad.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 15:36
    Permalink

    Yo eso lo hice casi desde que el bichito nació, siempre que se duerme quito los sonidos a los teléfonos, incluso desconecto el cable del telefonillo de la puerta.

    Lo que dices, que la gente es muy cansina, yo me he tenido que oir que no podemos quedarnos incomunicados. ¿Como??? si no llamaran no tendría que "incomunicarme", es la pera repera.

    Ah si, y lo mejor es como no lo cojas a la 2ª, estáis bien? no habréis ido a urgencias? Ufffff

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 15:39
    Permalink

    Mi padre antes trabajaba de noche e iba desquiciado con el tema del teléfono… al final optamos por descolgarlo y listos!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 16:43
    Permalink

    La Nena es muy pequeña todavía para molestarse por los ruidos o el teléfono, pero a nosotros los papis nos desquicia que suene a la hora de la siesta o más allá de las 21h, no sólo ahora que estamos destrozados por la falta de sueño, ya desde antes nos ocurría. La solución: apagar los móviles y desconectar el fijo.

    Mi madre es una campeona despertándonos de la siesta jajaja pero lo que más me fastidia con diferencia son las llamadas comerciales de televenta!!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 17:21
    Permalink

    Uff que bien haces mamá!! Ya no es educación, es una falta de respeto, llamar a ciertas horas en casas donde hay un bebé, o una persona mayor enferma que también tiene tela cuidarlos. yo si alguien llama a las 8 a casa por la mañana se come la bronca si o sí.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 19:10
    Permalink

    Ya escribi sobre ello un día. A mi también me molesta que la gente sea tan inoportuna.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 19:13
    Permalink

    Yo también estaba colgada al teléfono cuando era jovencita; no podía vivir sin él. Y ahora le he cogido prácticamente odio! Siempre suena en el peor momento y a mí me da por pensar el tiempo que me quita: cuántos años de mi vida he perdido hablando por teléfono?!!!
    Y, cuando mi peque era pequeño, como dormía tan mal, si sonaba el teléfono me daban ganas de tirarlo por la ventana!

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 20:40
    Permalink

    A nosotros nos pasa igual, odiamos el teléfono, durante las hora de siesta y a partir de las 21 horas cuando Mario duerme.
    Los que más llaman son los pesados de jazztel que están todos los días llama que te llama.

    Por cierto le he cogido el gusto a esto de leeros y me he apuntado a mamá bloggera. Si te apetece pasate por mi blog:

    http://latribudemario.blogspot.com

    ya he colgado mi primer post.

    Un saludito.

    Respuesta
  • el 21/10/2010 a las 22:05
    Permalink

    Muchas gracias a todos los comentarios, os contesto en general para no repetirme.

    En la entrada he dicho las 22 h por dar un poco de margen pero, vamos, que yo a partir de las 21h tampoco llamo. En mi casa siempre se llevó a rajatabla y no deja de alucinarme que haya gente que tenga tan poquito respeto, porque creo que esto es una cuestión de respeto, de no invadir a nadie en horas que no son normales.

    Me alegra saber que hay más gente de acuerdo conmigo porque al final acabo con complejo de tiquismiquis y borde!

    Ah, y los de Jazztel, efectivamente, son los peores.

    Respuesta
  • el 22/10/2010 a las 22:10
    Permalink

    A mi me ocurre exactamente lo mismo. Con lo mal que duerme mi niño, si llaman al teléfono o a lapuerta, ya se despierta. A veces basta que el niño está haciendo la siesta que llaman al fijo, al móvil, y cuando por fin lo he conseguido volver a dormir, entonces llaman a la puerta. El otro dia me encargué de descolgar todos los teléfonos para que no me volviera a passar, y sabéis qué ocurrió…en la calle empezaron a podar los árboles con sierras eléctricas…un desastre vamos.

    Respuesta
  • el 22/10/2010 a las 23:08
    Permalink

    Mametadebad, no he podido evitar reirme, a mi también me pasa lo de los árboles! Yo es que vivo en una zona muy verde y cuando no es la poda es el césped o algo similar, la cuestión es algún ruido que despierte al niño! jaja

    Respuesta
  • el 23/10/2010 a las 19:45
    Permalink

    Lo que me pone mala es el telefonillo de la puerta. No lo puede un controlar, yo viviendo en el primero todo el mundo llama!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com