Descubrir la magia de la Navidad

Esta Navidad iba a ser ser especial, de todas todas, por ser la primera que íbamos a pasar siendo cuatro. El año pasado Bebé ya participó desde mi tripa, de hecho la imagen que recuerdo con más cariño de la Navidad 2011-2012 fue el momento de tomar las uvas en la cama, con nuestro (en aquel momento único) hijo durmiendo entre nosotros (pues por aquel entonces todavía colechábamos con él) y mi creciente bombo asomando por una bata que ya no podía cerrar.

Sin embargo, otro motivo de gran alegría en el que yo no había reparado es que este año Mayor iba a descubrir la magia de la Navidad. No es que el año pasado le fuera ajeno, fue divertido para él abrir paquetes, tener nuevos juguetes y encontrar regalos en las casas de los abuelos, pero no entendió de donde venía todo aquello.

Este año todo ha sido distinto. Desde un mes antes, con ocasión de varias manualidades que nos le encargaron en el cole, ya estábamos hablando de la Navidad, de Papá Noel, de los Reyes Magos, del nacimiento del niño Jesús…

Arbol Navidad

Tanto en casa como en el cole han tenido muchísimo éxito los villancicos, que hemos cantado hasta la extenuación. Hemos visto algunos dibujos sobre la temática (por ejemplo hay un capítulo de Dora en el que Swipper en principio no va a recibir regalos por haberse portado mal que le ha impactado mucho), hemos leído cuentos (tenemos que explica la historia de los Reyes Magos, en relieve, de la editorial Combel, que está genial), hemos ido a ver a Papá Noel a un centro comercial… Y si yo en algún momento pensé que todos estos conocimientos podría haberlos adquirido de forma mecánica, pronto nos demostró que no era así, contándonos el mismo que el Niño Jesús es un bebé igual que Bebé y su papá se llama José o que  Papá Noel iba a llegar en trineo desde el Polo Norte para entregar regalos a los niños y que se pusieran contentos.

Esta Navidad ha sido la de la magia, la de los ojitos brillantes y la boca abierta viendo a Papá Noel hacerse fotos con los niños (sin arrimarnos mucho, eso sí, que todavía le impone un poco), la de destapar su primera bicicleta y dar saltos de alegría, protagonizando un genial vídeo doméstico que quedará para el recuerdo, la de dormir inquieto por los nervios y despertarse con la frase ¿Han venido ya los Reyes?, la de contarle a todo el que se encuentra por la calle que Santa Claus le trajo una bici y los Reyes un robot, y la de frases para el recuerdo como mamá hay que ponerse contenta porque ¡estamos en Navidad! o, señalando el folleto del robot que ha estrenado hoy, mamá, a los Reyes del año que viene les digo que quiero este Car Wheel (Rayo McQueen, según él).

Ha sido un tiempo que hemos aprovechado intensamente, con algunas primeras veces que quedarán en mi recuerdo para siempre. Sobre todas ellas, la primera vez que montó en autobús y en metro para ir hasta el centro y ver el Mercado de Navidad. ¡Qué entusiasmo en el autobús!, dándole palique a todo el mundo, qué ojos como platos en el metro… ¡La felicidad de los niños es tan contagiosa!.

También ha sido genial tenerle de nuevo en casa, como antes de ir al cole. Porque aunque sólo haya pasado un trimestre, la adaptación ha sido tan sencilla, está tan feliz yendo todos los días, que parece que haya ido durante al año completo. Tanto es así que no ha habido día de las vacaciones en que no haya preguntado si podía ir al colegio, incluso algunas veces cabreándose porque estuviera cerrado durante las fiestas. No se me olvida que hasta hace nada él y yo compartíamos todos los momentos del día, sin separarnos nunca, sin horarios, a nuestro aire, libres de ir y venir, sin madrugones, sin uniformes que lavar o planchar deprisa y corriendo, ni encargos varios. Ha sido fantástico recordar esa etapa, para mi muy reciente todavía.

Esta Navidad ha sido el colofón a una etapa fantástica que acabamos de iniciar, en la que nuestro hijo mayor ha mostrado su nueva madurez de niño que ha dejado atrás la etapa de bebote y empieza a pensar por si mismo, a llegar a conclusiones, a tener sus ilusiones, sus proyectos, sus gustos, sus miedos, sus pequeños amigos, sus preocupaciones…

Así que si en un principio pensábamos que esta Navidad íbamos a babear especialmente por Bebé con sus preciosos 8 meses, nos equivocábamos: sin duda ha sido la Navidad de nuestro primogénito.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

15 comentarios sobre “Descubrir la magia de la Navidad

  • el 06/01/2013 a las 23:17
    Permalink

    Enhorabuena por este post tan bonito y feliz año wapa!!!!! Bss

    Respuesta
  • el 06/01/2013 a las 23:17
    Permalink

    bieen! qué ilusión! esos momentos deben ser mágicos porque bebé aún no se entera de nada. Nosotros lo hemos pasado divinamente explicándole pero tenemos tantas ganas de que se entere un poco más… la Navidad es de los niños, y con ellos nosotros recordamos la ilusión que teníamos cuando eramos renacuajos. Nunca he sido muy navideña pero ahora es totalmente diferente. Besos linda! Disfruta!

    Respuesta
    • el 08/01/2013 a las 21:43
      Permalink

      Totalmente diferente, tu lo has dicho.

      Respuesta
  • el 07/01/2013 a las 0:13
    Permalink

    Cuanto me alegro! La verdad que verles como van descubriendo la magia que tienen estos días no tiene precio. Nosotros aún estamos en la fase de que se alegra por los regalos pero aún no entiende que significa todo, así que cuando ya lo entienda imagino que la emoción será mas grande.
    Me alegra de que hayáis pasado unas felices navidades 🙂

    Respuesta
    • el 08/01/2013 a las 21:43
      Permalink

      Es una emoción increíble… en general, ese despertar a la vida que se produce en torno a los 3 años es algo espectacular, tan tan emocionante!

      Respuesta
  • el 07/01/2013 a las 1:09
    Permalink

    Qué post tan emotivo. Si lo que los niños no llenen de alegría…
    No te puedes imaginar cómo me conmueve leerte tan FELIZ.
    Un abrazo.

    Respuesta
    • el 08/01/2013 a las 21:42
      Permalink

      Feliz año guapa!

      Respuesta
  • el 07/01/2013 a las 11:41
    Permalink

    a mi ya sabes que cada año me gustan menos por el tema del consumismo y las discusiones familiares, pero me gusta atiborrarme de comida y dar las gracias de no ser una de esas personas que no pasa hambre, por todavia estar con mis abuelos y hacer alguno el payaso…. a mi ya no me importan los regalos, con su presencia, que haya paz y todos se lo pasen bien a su manera me conformo. pero si por mi firmara algo, pediría ver la cabalgata de reyes de benidorm, se lo curran un monton y luego dan regalo sorpresa (un puzzle, legos o playmobil) a todos niños censados, que me parece un detallazo.

    Respuesta
  • el 07/01/2013 a las 11:45
    Permalink

    y del colegio, yo era de las que lloraba porque no queria ir, pero aún me recuerdo siendo un miko que cuando me sentia sola, agarraba la puerta y en la guarderia que me presentaba tan chula (algun que otro recuerdo tengo de esa etapa)con mierda y todo. me acuerdo que antes de repetir la primera vez, tenia mi panda de amigos desde parvulos y nos lo pasabamos genial en clase (y el dia que me pasaba de parlona, castigo al canto, y luego a quejarme a la profe de apoyo jajaja). luego el infierno de vida empezo a raiz de eso… espero que tus peques tengan suerte en ese sentido. besos guapa

    Respuesta
  • el 07/01/2013 a las 15:48
    Permalink

    ¡Qué post tan alegre y bonito! ¡No sabes como te entiendo!
    Como yo tengo de todo, desde el primero, que desde el año pasado ya sabe de que va la vaina y se ha portado como un campeón no diciendo nada (tan poco ha dicho y tan metido en su papel está, que hasta he llegado a pensar que se le había olvidado!!!!), pasando por el segundo y el tercero, por supuesto convencidos, y la cuarta, q debe ser republicana, porque los RRMM le han traído un príncipe y una princesa (de peluche, monisimos!!) y los ha tirado nada más verlos; no quisiera que ese primer descubrimiento terminara nunca!!!
    Por eso querría tener la casa llena de bebés!!!! Para qué todos los años hubiera Navidad!!!! (Creo que entre los años, el padre y la nómina se han conchabado para que eso no ocurra!!!!!!!!)
    Ahora en serio, es lo que para mi significa la Navidad, el volver a vivir con tus hijos, lo que vivíamos cuando éramos niños, y si, seré egoísta, pero lo quiero año tras año!!!!
    Un besazo y felices reyes!!

    Respuesta
    • el 08/01/2013 a las 21:42
      Permalink

      Me ha encantado tu comentario, te he visto sonriendo de oreja a oreja 🙂 Muchos besosssss

      Respuesta
  • el 08/01/2013 a las 9:42
    Permalink

    Que envidia (sana) me das! Para mí, en mi infancia, la Navidad era la mejor época del mundo. Tengo mil recuerdos preciosos de esa época. Sin embargo, ha pasado de época amada a odiada en unos años. Espero con entusiasmo la Navidad que pueda compartir con mis hijos. Creo que entonces volveré a amar estas fechas y a recuperar parte de la magia.

    Respuesta
    • el 08/01/2013 a las 21:41
      Permalink

      Bueno, si lo dices por la familia, compromisos, hipocresía en general del consumismo y demás… el sabor de boca es algo agridulce, eso no te lo voy a negar. Pero al final el sentimiento es de que nosotros somos la familia nuclear y si nosotros estamos bien el resto del mundo puede esperar 🙂 Feliz año!

      Respuesta
  • el 08/01/2013 a las 11:53
    Permalink

    Un post precioso. Enhorabuena. Qué bonitas Navidades habéis debido pasar en familia.

    Un abrazo grande.

    Respuesta
    • el 08/01/2013 a las 21:40
      Permalink

      Han sido muy buenas, ¿y las tuyas?.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com