De nuevo somos tres en la cama

A mediados de septiembre atravesé unas semanas durísimas en cuanto al sueño de Bebé. Probablemente tuvimos un bache de lactancia y esto unido a que su forma de dormir es despertarse constantemente para mamar y comprobar que mamá sigue cerca, fue una combinación fatal: despertares cada 20-40 minutos durante toda la primera mitad de la noche y después cada 1h 30 min hasta el amanecer me llevaron al borde de la desesperación.

Tanto es así que un viernes me agaché a lavarle las manos a Mayor y me dió un tabardillo de los buenos. De pronto me fui a negro, sentía que me desmayaba, me tamblaban las manos, no podía respirar y el corazón se me puso a 1.000 por hora. Como pude me arrastre hasta la cama y le metí la teta en la boca al pequeño para que no llorara mientras el Mayor corría al baño a por algodones para curar las pupitas a mamá (a ver si le enseño a llamar a una ambulancia, casi mejor). Si no llamé al 112 fue porque no tenía el teléfono a mano y me daba todo vueltas. No paraba de pensar qué pasaría si me desmayaba o me daba un infarto (pues tenía el corazón increíblemente desbocado) y se quedaban los dos niños solos en casa hasta la noche o hasta que alguien me llamara y le extrañara que no cogiera el teléfono.

En fin, que pedí cita con la pediatra básicamente para desahogarme y explicarle lo ocurrido. Hablamos largo y tendido. Barajamos la posibilidad de introducir tempranamente los cereales pero… tanto desde el punto de vista médico como desde mi conocimiento del niño, con el corazón en la mano, no nos cabía ninguna duda de que el problema del niño no era el hambre y que los cereales no iban a solucionar nada.

Algo había que hacer. Mi agotamiento no podía esperar.

La idea del colecho se me hacía muy cuesta arriba por dos motivos:

Porque ni Bebé ni yo somos muy hábiles en esto de mamar de lado y no lo disfrutamos demasiado.

Porque me daba un poco de miedín meter a un bebé tan pequeño entre dos adultos. No es lo mismo Mayor que entró en nuestra cama con 14-15 meses que Bebé, que estaba próximo a cumplir los 5 meses.

Pero decidí probar porque, como digo, o dormía más y mejor o mi cansancio iba a terminar suponiendo un peligro para todos.

Y no nos ha ido mal. El primer tramo de la noche ha mejorado, no se despierta tantísimas veces. El resto de la noche sigue despertándose cada 2-3 horas, pero como yo enseguida me doy cuenta, el tetazo es inmediato. Muchas noches nada más sentir el pecho en sus labios se queda frito. Y otras veces está mamando rato y rato y rato, he llegado a anotar dos horas seguidas. Pero lo bueno es que yo puedo dormir mientras le doy. No es un sueño profundo porque soy consciente de que está mamando, pero es sueño al fin y al cabo.

¿Estoy mejor? Sí, estoy bastante mejor. Francamente, a esto no se le puede llamar dormir bien, para qué voy a decir otra cosa. Pero es que a lo anterior no se le podía llamar ni siquiera dormir.

Así que tras un mes de soledad, en nuestra cama volvemos a ser tres, está vez con el pequeñín de la familia.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

36 comentarios sobre “De nuevo somos tres en la cama

  • el 04/10/2012 a las 12:11
    Permalink

    Me alegro que vayais mejor con el tema sueño… por lo de que es demasiado pequeño, si se toman las medidas de seguridad necesarias no debe haber ningun problema, Abril duerme con nosotros desde el principio porque su moises tenía pinchos, lo sabes? jajajaj… Un besote y a descansar!

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:30
      Permalink

      Qué me vas a contar. Yo creo que Bebé odiaba su minicuna y luego ha odiado su cuna porque es ponerle ahí y empezar a quejarse, en cambio en nuestra cama silencio ¡pero si es un colchón igual! jajaja Increíble el radar que tienen!

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 12:25
    Permalink

    ooh! acabáramoos!
    yo pensé que dormias con bebé!
    yo a Leo lo metí desde recién nacido. Le doy la teta estirada, es como mejor se me da porque tras la epidural, como quedé traspuesta y tenía migraña y vértigo pues fue como aprendí. Hay noches que lo pongo en la cuna a las 11 y hasta las 3 no se despierta. Y entonces de 3 hasta las 10 y pico de la mañana, duerme con nosotros. Otras noches duerme la noche completa.
    Desde luego es lo mejor que he hecho, así me ahorro llantos y insomnio. Yo pensaba que dormia contigo!!! vaya! ya verás como ahora irás muuuchísimo mejor! Leo solo se despierta una vez, ya te digo… sobre als 3 de la madrugada y luego le doy a las 7 otra vez. Batpapi sigue durmiendo un poco asustado porque piensa que lo chafará pero ya lo ha superado bastante (los primeros días sí que era un cuadro)
    en fin! besetesss!!!

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:29
      Permalink

      ¡Qué va! Cuando nació todavía colechaba con el Mayor y ahí sí que era impensable meter a Bebé en la cama, vaya, si Mayor hecho a su padre y todo de cómo se movía y lo mucho que ocupaba!! Pero en agosto quedó el hueco libre, ya ves, en un mes ocupado de nuevo 🙂 Vamos, que después de dos años colechando con el grande, ahora ocupa la plaza el pequeño, esto es un no-parar! jaja

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 13:26
    Permalink

    Eva: mucha fuerza! Es muy duro, la verdad es que sí. Espero que a partir de ahora todo mejore. A mi me fue bien colechar con mis recién-nacidos y darles el pecho de noche pero, aún asi, en torno al segundo/tercer mes, elegí la lactancia mista (suplemento de biberón después de la teta de medianoche – la verdad fue que así se fue alargando poco a poco el sueño “de tirón”). Con mi primer hijo lo hice porque así me aconsejaran, pero con los seguintes a plena consciencia, porque la verdad es que la lactancia materna exclusiva me resultaba fisicamente muy dura – aunque no esté de modo admitirlo.

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:28
      Permalink

      La lactancia materna exclusiva y a demanda es muy dura. Me encanta, pero es muy dura. Un beso muy grande.

      Respuesta
      • el 08/10/2012 a las 11:17
        Permalink

        Pasado todo este tiempo (mi hijo menor tiene ya 33 meses) mi conclusión es básica: que son decisiones muy personales (lactancia mista, a demanda, exclusiva…). Parece evidente, pero las madres están tan condicionadas! Al final no se elige tanto como uno piensa. Lo que si conviene es informarse lo más posible, para entonces elegir y disfrutar. Y cada uno tiene sus circunstancias.
        Una nota: no creo que tu hijo se despierte porque tenga hambre. Los niños se despiertan por la noche porque son inquietos y porque asi es la vida. No hay ninguna relación directa entre leche artificial y dormir mejor. En mi experiencia personal lo que si fue evidente fue que si estaba relajada, tranquila y mejor dormida, mis bebés también – y entonces dormian mejor. El biberón me permitia cojer (algo de) tiempo y descansar (un mínimo), y en eso sentido (indirecto) me ayudó, y a ellos, a dormir mejor. Mi tercer hijo ha sido el que más biberones ha tomado (aunque también tomo pecho hasta los 11 meses) y el que peor ha dormido: hasta los dos anõs se despertaba una o dos veces al noche (como minímo), hasta que dejo el biberón y empezo a dormir 8/9 horas. Y creo que ha sido el que peor a dormido porque al ser el tercer hijo ha sido el que mas “ajetreo” ha cojido (sus hermanos, cuando nació, tenian 3 anõs el mayor y 20 meses el segundo) y el que me pilló más esgotada.

        Respuesta
        • el 09/10/2012 a las 11:58
          Permalink

          Yo no puedo opinar sobre si hay relación entre lactancia y dormir mejor o peor. Porque mi hijo mayor dormía fenomenal pero tomaba biberón, si hubiera tomado pecho podría haber comparado. Y si a Bebé le influye la introducción de la alimentación complementaria, en breve lo comprobaré!.

          Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 14:46
    Permalink

    A mí me pasó igual, pero la peque colechó a partir de los tres meses, que fue cuando tuvimos la primera “crisis” de mil despertares nocturnos, y yo tuve un par de volantazos chungos con el coche.
    Y no es que duermas mucho más, pero algo se nota. Mucho ánimo, te daría consejos para que durmiera mejor si me supiera alguno que funcionara, pero con la mía no funcionó ninguno. Sólo la edad…
    Los cereales los probamos, con cero éxito, por cierto. Se despertaba lo mismo, te rechazaba el biberón y ale, a ver ahora cómo la dormías.

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:27
      Permalink

      De los cereales hay historias para todos los gustos… Yo no puedo opinar porque el Mayor dormía taaaan bien… aiss, yo ya sabía que dormía bien pero ahora me doy cuenta de hasta qué punto tuve un lujazo de bebé!!

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 15:05
    Permalink

    como comprendo a esta mujer me ha pasado lo mismo, no me hace mucha grscia dormir con el bebe, pero es eso o mi salud, y el así es más feliz, porque lo que quieren es estar con su mama.

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:27
      Permalink

      ¡Está claro!

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 16:01
    Permalink

    Me alegro muchisimo de que vayas pudiendo dormir mejor.

    Hay pautas tambien para un colecho seguro con un recien nacido.

    Mi experiencia con Grommy : Yo dormí con él en mi cama desde los primeros días. Primero yo en medio y con una barandilla en el lateral del pequeño y más o menos sobre los 7 meses Grommy en medio.

    Si te da cosita puedes ponerlo en un almohadon antivuelco y así hace barrera entre tu cuerpo y el de el.

    Bueno resumiendo que el pediatra te podía haber dado pautas antes.

    Pero bueno más vale tarde que nunca, espero que cada día vayais recuperando horas de sueño, perdido.

    Besetes.

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:27
      Permalink

      Si ya las conocía yo, era más que me daba grimilla, es difícil de explicar. De todas formas, cuando nació estaba el Mayor en la cama así que ahí sí que no, no había forma… y eso que alguna noche puse un almohadón entre su hermano y él porque no podía con mi cuerpo! Besos.

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 17:51
    Permalink

    Yo metí a Peque con días en la cama, era la única manera de pegar ojo (y aún así, como bien dices, durante los primeros meses es durillo). Al principio me daba cosa, pero me di cuenta de que aún dormida del todo era consciente de su cuerpecito.
    Espero que no se repita el mareo, qué susto!
    Cuídate! (o que te cuiden un poquillo)
    Besote!

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:26
      Permalink

      Sí, es verdad que siempre eres consciente de su cuerpecito, son más tonterías mías… de todas formas de recién nacido estaba su hermano en la cama asi que no podía ser…

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 18:00
    Permalink

    No te preocupes, con 5 meses está ya bastante grandecito, no te vas a echar encima sin que se queje.

    Yo también he probado de todo con mi gorda (tiene casi 4 meses). Empezamos durmiendo las dos solas en la cama (al padre lo largué a otro cuarto). Descansábamos bastante bien. Después volvió el padre y estuvimos los 3 en la cama unas semanas. Y ahora empieza la noche en su cunita pero suele amanecer en la cama, porque me quedo dormida durante la última toma. Aunque al principio eso de dar el pecho tumbada de lado no me resultaba muy cómodo porque me molestaba el hombro, al final me he acostumbrado y se ha acabado convirtiendo en mi postura favorita. Tanto que me quedo dormida.

    Supongo que lo ideal es ir probando distintas opciones (seguras, claro) hasta dar con la tuya. Mucho ánimo y suerte.

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:25
      Permalink

      Gracias guapa. No hay mal que cien años dure, tarde o temprano empezaré a dormir mejor! 🙂 Besos.

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 20:38
    Permalink

    Me alegro mucho de que todo vaya mejor guapísima. Yo, temiendo lo que me esperaba, me metí a los mellizos en la cama desde el primer día. Bueno, en realidad los acuesto en su cuna sidecar pero es que siempre me quedo dormida dando teta. Así que, nos acostamos dos en la cama y nos despertamos cuatro! Cuando eran muy pequeños les daba teta boca arriba y se me quedaban dormidos sobre mí. Ahora les doy de lado y me apaño genial. Lo malo es cuando se despierta uno y ve que la teta está ocupada, menudos cabreos se pillan je je

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:25
      Permalink

      ¿Te pones uno a cada lado? Deben ser muy divertidas tus noches, por eso tuiteas tanto! jaja

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 22:47
    Permalink

    Los primeros meses yo no dudé en meter a mi gordito en la cama, así dormíamos muchos mejor los dos, él se quedaba plácidamente ahí a mi lado y mamaba cuando le apetecía…no era la mejor forma de pasar la noche, pero al menos dormíamos medianamente 😉

    Ánimo!
    Un beso

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:24
      Permalink

      El caso es dormir! jaja Besos.

      Respuesta
  • el 04/10/2012 a las 23:18
    Permalink

    Si es que cuando se tiene sueño, algo hay que hacer porque así no se disfruta ni de los hijos, ni de la vida ni de nada.
    Ánimo y ya nos irás contando.
    Bs

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:24
      Permalink

      Qué gran verdad lo que acabas de decir!

      Respuesta
  • el 05/10/2012 a las 13:47
    Permalink

    Hola!! Me animo a escribir por primera vez aunque llevo mucho tiempo leyéndote. Martina tiene 20 meses y desde el primer día duerme con nosotros, he de decir que no sabemos lo que es dormir una noche completa, pues siempre ha mamado mucho de noche y sigue haciéndolo. Cuando era más pequeña recuerdo que yo siempre andaba contracturada de no mover ni un músculo en toda la noche, nuestro sueño mejoró mucho cambiando a una cama de 1,80 y quitando los miedos, ahora hay que tener más miedo por tu propia integridad que por la de ella, el palito de la H, como la llama su padre.
    Asi que ahi seguimos, la duermo en la cama entre 8 y 9 y duerme tres horitas de un tirón sin mover un músculo, cuando nos vamos a la cama engancha otra vez y así pasamos la noche, con más o menos “despertares” (ella no llega a despertarse y yo a veces tampoco)pero con un descanso aceptable. Lo mejor cuando se despierta, se acerca y me da un beso…Me derrito 🙂
    Ánimo y a disfrutar

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:23
      Permalink

      Ohhh, es que es para derretirse! jajaja Un beso.

      Respuesta
  • el 05/10/2012 a las 14:29
    Permalink

    Es que al final acaba siendo la mejor solución, me alegro guapa!

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:23
      Permalink

      ¿Si, verdad? No suele fallar!

      Respuesta
  • el 06/10/2012 a las 13:19
    Permalink

    Por lo que comentas respecto a los despertares nocturnos parece que bebe tiene hambre o pasa por una etapa de estirón. Por mi experiencia (tengo un bebe de 6 meses) y por la de muchas de mis amigas que están a la par que yo, es que sobre esa edad pasan hambre y necesitan comer más. Sinceramente en nuestro caso yel de mis amigas los cereales fueron mano de santo. El bebe se queda tranquilo y ahora duerme casi del tirón! Y si se despierta sólo lo hace una vez. Ha sido un cambio radical! Saludos a tod@!

    Respuesta
    • el 07/10/2012 a las 22:23
      Permalink

      No creo que se hambre, por eso no le he dado prematuramente los cereales. No soy asesora de lactancia (ya quisiera!) pero mi sentido común me dice que no es posible que un bebé que mama a demanda pueda tener hambre (pero a demanda de verdad, ni siquiera puedo decir cuántas tomas hace al día ni de cuánto tiempo). Es más, muchas veces se despierta, da dos chupetones y sigue durmiendo. Eso hambre no puede ser. Pero ojalá los cereales supongan un cambio radical porque yo desde luego estoy muy necesitada de dormir mejor! 🙂 Besos.

      Respuesta
  • el 08/10/2012 a las 15:12
    Permalink

    Tienes razón! Tienes que guiarte por tu sentido común porque tu más q nadie conoce a tu bebe. En mi caso hacia los tres meses de mi bebe la lactancia materna se me fue al traste: primeriza, solos viviendo en el extranjero y sin ayuda….etc. Yo agotada y mi niño cada vez pidiendo más, llorando cada vez que le ponía al pecho, perdiendo peso…..despertares más frecuentes… Me emperre en seguir con pecho pero iba a peor, con lo q sucumbí al biberón y aunque para mi fue un drama, he de reconocer que todo fue a mejor y lo más importante mi niño se tranquilizó y esta creciendo sano y feliz. Eso si, a mi se me ha quedado clavada la espinita de no haber podido seguir dándole pecho. Así qué ánimo que lo estas haciendo muy bien! Por cierto ya me has enganchaooo a tu blog!

    Respuesta
    • el 09/10/2012 a las 11:57
      Permalink

      Me imagino que tuvisteis un gran bache de lactancia. Se pasa muy mal, que me vas a contar, yo estoy casi todo el día sola ¡y con dos!. Una locura. En fin, no te quedes con la espinita, la vida viene como viene!! Besos.

      Respuesta
  • el 23/10/2012 a las 21:16
    Permalink

    hola guapa 🙂 te acabo de descubrir y vamos… parece que estés hablando de mi vida jajaja! tengo dos peques, uno de tres (casi cuatro, no se que edad tiene tu Mayor) y uno de casi 6 mesecitos… la caida del pelo ha sido brutal, con dos entradas increibles que se han ido repoblando desde hace dos semanitas (buff buff bufff) y bueno, el bebote tampoco duerme nada, se despierta cada dos horas como mucho y quiere eso, la cercania de su mama y TETA! yo le introduje la comida solida a partir de los 4 mesecitos, pero no ha servido para nada… bueno, se lo pasa bomba comiendo! comiendo toooodo el dia, pq mamar mama igual… así está el ternerillo, que con 3,5 meses ya me pesaba 7.700 hermosos kilos 🙂

    Mucho ánimo! y mucha felicidad… besos, Mariona

    Respuesta
    • el 23/10/2012 a las 21:33
      Permalink

      Hola Mariona, mi hijo mayor acaba de cumplir 3 años y mi pequeño cumple el día 25 6 meses pero no creo que llegue a los 7 kilos siquiera jajaja. Muchas gracias por tu comentario, un abrazo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com