Cuando por fin te quedas sola… y te atoras

Un ratito cualquiera de un fin de semana cualquiera. El peque y su padre se van a dar una vueltecilla y yo aprovecho para hacer ese millón de cosas que siempre tengo pendientes y nunca hago.

Antes de que salgan por la puerta ya estoy haciendo planes para tardar menos y que me cunda más. Depilarme. Preparar una comida/cena rica, que estoy harta de comer siempre lo mismo cocinado a toda prisa. Remendar esos calcetines que tengo ahí esperando desde hace meses. Escribir una entrada. O mejor dos y así tengo una guardada para un día que vaya con prisas. Contestar e-mails. Leer las chorrocientas entradas que tengo pendientes en Reader desde hace diez días. Terminar el album del bebé de mi hijo antes de que alcance la mayoría de edad. ¡Qué se yo!, tantas cosas…

Salen por la puerta. Echo a correr, literalmente. Venga, va, rapidito, que me tiene que cundir.

Empiezo por el ordenador, que es lo más urgente. Vale, no tengo inspiración, lo dejamos para lo último. Espera, si yo tenía que pedir cita con el médico y llamar a nosedónde. ¡Ay, la lavadora ya ha terminado, voy a meterla en la secadora!. A la que vuelvo de la cocina, Cesar Millán está tratando un caso de un perrito súper interesante, me siento a verlo… Y ahí es donde me atoro. Me pongo nerviosa, me entran las prisas, las neuronas se me colpasan, sufro pensando que vuelvan y me pillen con una pierna depilada y la otra en trámites.

En fin, que cuando me quiero dar cuenta, oigo las llaves en la puerta. Y no he hecho ¡NADA!.

 

 

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

37 comentarios sobre “Cuando por fin te quedas sola… y te atoras

  • el 27/01/2012 a las 20:25
    Permalink

    A mí me paso lo mismo, me lío me lío y al final no hago nada… Un besote

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:12
      Permalink

      Ay, madre, cómo estamos!

      Respuesta
  • el 27/01/2012 a las 23:01
    Permalink

    Jojojo, ¿me has estado viendo a través de alguna cámara oculta y luego lo has escrito en tu lindo blog? Besitos y ¡feliz fin de semana: que nos cunda al menos un poquito!

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:11
      Permalink

      Jajajajajajaja!

      Respuesta
  • el 27/01/2012 a las 23:19
    Permalink

    Jajajaja! Me has sacado una carcajada en un día no muy bueno que digamos.

    Gracias!

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:11
      Permalink

      ¡Me alegra haberte alegrado el día! Besos.

      Respuesta
  • el 27/01/2012 a las 23:49
    Permalink

    Ayyyyy, conozco esa sensación, como duele la barriguita, como queremos exprimir al máximo tan poco tiempo.
    Al menos le ponemos mucha voluntad.
    Un besico

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:11
      Permalink

      Jajaja, eso sí!

      Respuesta
  • el 28/01/2012 a las 8:50
    Permalink

    Ay… si es que tenemos tantas cosas pendientes por hacer y tanpoco tiempo !

    Yo me siento así cada vez que llevo a PequeñoJedi a la guardería y pienso “vale ahora dos horas para hacer cosas” y cuando le recojo … No me ha dado tiempo más que a recoger trastos por la casa, pasar la mopa y poco más!!!

    Un besazo y no te agobies; que ahora con dos va a ser peor. Jajaja

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:10
      Permalink

      Uy, lo sé, lo sé!!

      Respuesta
  • el 28/01/2012 a las 9:05
    Permalink

    En el fondo no hay casi nada que no se pueda dejar para otro día. Antes de que te entre el agobio, ponte el abrigo y sal a dar una vuelta con ellos.

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:10
      Permalink

      Ya, el problema es que lo dejas para otro día… ¡y ese día nunca llega! jajajaja

      Respuesta
  • el 28/01/2012 a las 14:27
    Permalink

    Me he divertido leyendo tu post y reflejando me. Me pasa también todo el tiempo, con dos nenes peques, solo espero que en agosto que Daniela comience kinder sea mas tranquilo. Yo también tengo acumulado el álbum de fotos, pero de los dos nenes, jajajaja un abrazo

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:10
      Permalink

      No sé, yo no podrían muchas esperanzas en esas horas en las que estarás “sólo” con uno 🙂

      Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:09
      Permalink

      ¡Estamos apañadas!

      Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:09
      Permalink

      ¡No cunde nada!.

      Respuesta
  • el 28/01/2012 a las 16:32
    Permalink

    Yo apoyo a Mama Mimosa, mejor sale uno con ellos por que nos quedamos en casa, no nos alcanza el tiempo para nada y nos perdemos del paseo… creo que NUNCA ( o por lo menos no hasta que tengan 18 años) vamos a volver a tener el tiempo suficiente ara hacer todo lo que necesitamos. Un abrazo!

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:09
      Permalink

      Sí, si muchas veces acabo saliendo precisamente porque ya sé lo que pasa… pero hay veces que digo: no, venga, que tengo mucho que hacer… pero al final nada de nada.

      Respuesta
  • el 28/01/2012 a las 18:07
    Permalink

    Pero si lo mismo me pasa a mi… y veo que a varias más!!! creía que era yo sola… mal de muchas consuelo de tontas???

    Buen finde,

    María

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:08
      Permalink

      Uy, a mi el mal de muchos siempre me ha consolado una barbaridad! jaja

      Respuesta
  • el 28/01/2012 a las 20:34
    Permalink

    A mí también me pasa todo el rato. Lo peor es cuando empiezas a hacer algo, barrer, por ejemplo, y ves algo de ropa tirada. Dejas de barrer, echas la ropa al cesto, ¿habría que poner la lavadora? uy, se ha acabado el jabón, voy a apuntarlo en la lista de la compra… uy, que lío de cocina, voy a recogerla, bueno, me hago un té y empiezo…
    Y al final no has barrido, no has puesto la lavadora, no has recogido la cocina… Eso sí, el té muy rico.
    Y las piernas sin depilar, por supuesto.

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:08
      Permalink

      ¡Lo has clavao! jaja

      Respuesta
  • el 29/01/2012 a las 0:06
    Permalink

    Jajaja!!! Me suena mucho lo que cuentas…

    Respuesta
  • el 30/01/2012 a las 8:45
    Permalink

    Jajajaj jajaja me he sentido super identificada!!! Nunca me da tiempo de nada!!! Buuuaaaahhh jajaja, bueno mejor reirse no? Un besito

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:07
      Permalink

      Siempre con humor, siempre siempre! Besos.

      Respuesta
  • el 31/01/2012 a las 13:16
    Permalink

    estás hablando de mí??? me pasa exactamente lo mismo, pienso voy a hacer ésto. lo otro, lo de más allá y acabo dándome cuenta que no he hecho ná!! Por cierto quería comentarlo en mi blog, el sabado aprovechando un descuento del el corti me compre una secadora, que todavía no he recibido y estoy ansiosa, me han dicho que funcionan a las mil maravillas, es verdad?? Algún consejo ?? Besos

    Respuesta
    • el 31/01/2012 a las 18:26
      Permalink

      Yo estoy feliz con mi secadora, me ha cambiado la vida! jajajaja Ya me dirás!!!

      Respuesta
  • el 05/03/2012 a las 16:03
    Permalink

    Totalmente identificada contigo y eso que solo tengo una…. pero que tiene el doble de energía que yo ….ya van dos domingos que sale sola con su papi como 4 horas (el siempre quiere que salgamos los 3). El primer domingo creo que avance mas cosas pero ayer nada de nada …. y cuando me di cuenta ya estaban de regreso …y yo con un dolor de cintura …asi que la proxima nos vamos los 3 a pasear =)

    Respuesta
    • el 05/03/2012 a las 18:22
      Permalink

      Jajajajaja. Normalmente salimos los tres pero yo de vez en cuando me sigo quedando en casa, por lo menos una ducha tranquilamente sí que consigo darme 🙂

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com