Cuando la tripa postparto no se va

Ejercicios hipopresivos

A estas alturas, 32 meses después del nacimiento de Bebé, creo que ya es hora de asumirlo: ¡tengo tripa!

Durante muuuuuuucho tiempo he estado esperando pacientemente a que la lactancia, el desgaste del día a día, todo el estrés que llevo encima e incluso que el mero paso del tiempo hicieran su trabajo y me quitaran el tripón del medio. Pero lejos de ser así, es bastante posible que tenga ahora más tripa que la tenía hace unos meses, así que me toca asumir que esta tripa está aquí con intención de quedarse.

En el fondo lo supe desde el primer día. Nada más nacer Bebé me hinché mucho, las piernas se me pusieron como patas de elefante y no parecía en absoluto que el niño hubiera salido ya de mi tripa. De hecho, aunque ya no soy capaz de recordar durante cuánto tiempo, sé que fueron varias las semanas en la que parecía que seguía embarazada, quizá no ya en fase a punto de reventar pero si de 6-7 meses.

La bajada de volumen en estos meses ha sido muy lenta. La nebulosa de la falta de sueño me impide recordar a qué ritmo pero tengo claro que en ningún momento he dejado de tener tripa.

¿La lactancia no me ha ayudado entonces? Tengo la sospecha de que sí, pero no tanto como hubiera podido esperar. Tras tener a Bebé realmente he adelgazado porque incluso he sido capaz de volver a usar pantalones que no usaba desde antes de tener hijos y creo que cualquiera que me conozca puede apreciar que tengo las piernas y los brazos más delgados. El problema es que la tripa no ha vuelto al punto de partida y en cuanto Bebé ha empezado a mamar menos cantidad y menos veces al día se ha puesto a crecer como una loca. Al no tener el gasto calórico de la lactancia pero seguir manteniendo los mismos hábitos, todo el “exceso” se está acumulando ahí.

¿Por qué en la tripa? ¡Por queeeeeé! Podía haber sido el culo, los muslos. Pero no, tenía que ser en la tripa.

Sin duda tres cesáreas tienen algo que ver. Necesariamente tienen que ver porque tras cada una de ellas he ido quedando cada vez peor.

Pero también creo que hay un factor clave: la edad. Ya no tengo los 27 casi recién cumplidos que tenía cuando nació Mayor, ni los 29 que tenía con Bebé. Acabo de cumplir 32, me han brotado dos canas y me está saliendo tripa. En fin, que si sumamos todo, creo que encaja.

La cuestión es si se puede hacer algo. Me entristece tener tripa después de que durante toda mi vida ha sido la parte de mi cuerpo que mejor tenía, ¡me encantaba mi tripa! Además, cuando engordas y se te reparte puede llegar a quedar hasta bien pero la tripa es tan tan tan antiestética. No se puede disimular con nada y te hace parecer amorfa sin estarlo.

Pero, para ser sinceros, tampoco siento la motivación suficiente como para hacer el sacrificio que conlleva perder volumen en esa zona tan complicada. Sé que podría comer mejor, podría hacer ejercicio (de 3 a 4 de la mañana, que es cuando tengo hueco ¡je!) y podría quitarme de alguna cosa para destinar una partida a cremas y tratamientos. Pero no me veo, para qué negarlo.

Con la situación de cansancio y estrés que tengo ahora mismo, comer mejor no entra dentro de mis planes. Claro que como con ansiedad, a toda velocidad, casi sin masticar y cosas poco dietéticas, pero ahora mismo no me veo capaz de pasar hambre psicológica. ¡Lo que me faltaba!

Así que lo único que creo que sí puedo hacer es empezar con los famosos ejercicios hipopresivos de los que habla tantísima gente. Esta misma tarde he hecho mi primera tanda gracias a unos vídeos que he estado estudiando en YouTube.

No sé si esto será el típico propósito de Año Nuevo que nunca llega a la primavera pero, aunque no pierda la tripa del todo, tampoco quisiera dejarme ir. No me obsesiona la figura, no es algo que me esté quitando el sueño y de hecho me gusta el aspecto de mujer que mi cuerpo ha ido adquiriendo con la maternidad y la lactancia pero tampoco quiero terminar renegando de cuerpo escombro cada vez que me ducho. Sé que si no pongo ahora de mi parte dentro de poco se me habrá ido de las manos.

Difícil equilibrio, ¿verdad? Si estáis en un caso similar y os apetece compartir conmigo y con otras mamás consejillos para bajar volumen de cintura os estaría/mos súper agradecida/s.

Foto | El Economista.es

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

28 comentarios sobre “Cuando la tripa postparto no se va

  • el 07/01/2015 a las 23:14
    Permalink

    Pues me temo que las únicas opciones pasan por comer mejor y hacer ejercicio. O la cirugía estética claro…. Mi experiencia me dice que solo con abdominales no lo lograrás, es esencial hacer ejercicio aeróbico, correr, andar a buen paso, bici, nadar, en realidad es eso lo que hacer perder volumen y grasa, el abdominal sirve para fortalecer el músculo y tonificar. Ejercicio aeróbico tres o cuatro veces a la semana, una horita mínimo, si se puede más, más, intentar comer mejor, y abdominales. Los hipopresivos son una buena opcion. No hay otra. Ahora, a ver si me lo aplico yo, ufff

    Respuesta
    • el 08/01/2015 a las 16:26
      Permalink

      Yo también creo que eso es lo que hay que hacer pero… ahora mismo va a ser que no!! 🙂

      Respuesta
      • el 15/01/2015 a las 16:36
        Permalink

        Me parece muy interesante Sara, pero para mi ahora mismo el programa es inasumible tanto por tiempo como por economía. Un saludo y gracias por compartirlo.

        Respuesta
  • el 08/01/2015 a las 9:32
    Permalink

    Es complicado, lo que quizá te podría venir bien es un poco de ejercicio moderado pero por ejemplo en familia, para sacar hueco. Ir a pasear por algún paseo chulo que tengáis cerca, ir al monte o incluso coger la bici. Puede ser buen plan en familia y encima se hace ejercicio. Y lo de comer bien, tampoco hace falta ponerse a dieta pero si se quitan unos cuantos alimentos muy calóricos y perjudiciales, ya se nota un poco la mejoría.
    Suerte!
    Besos

    Respuesta
    • el 08/01/2015 a las 16:26
      Permalink

      Creo que voy a intentar empezar por lo último que propones, intentar tomar menos refrescos, menos dulces… Ay qué pereza!

      Respuesta
  • el 08/01/2015 a las 9:35
    Permalink

    Pues mira, yo estoy en las mismas. Dos años de lactancia me han hecho quemar casi todas mis redondeces de antes, pero la barriga sigue ahí. Por eso creo que eso que tenemos no es grasa, sino la musculatura abdominal “dada de sí”, si me explico.

    Me han dicho que los abdominales de toda la vida no ayudan para esto, que lo que hay que hacer son abdominales hipopresivos. Si lo pones en Google te sale cómo hacerlos; yo aún no les he pillado el truco…

    Respuesta
    • el 08/01/2015 a las 16:25
      Permalink

      Sí, yo también creo que eso está “dado de sí”, más en mi caso cortado tres veces…

      Respuesta
  • el 08/01/2015 a las 9:55
    Permalink

    Qué buen post 😉 ¡Claro que puedes hacer algo! De momento, ya es buena elección la práctica de hipopresivos (para quienes quieran saber más al respecto, en este artículo os hablo de ellos: http://www.ensuelofirme.com/abdominales-hipopresivos-y-sus-beneficios). Y como te decían por aquí, sería recomendable realizar también algún tipo de actividad física aeróbica de forma regular, a ser posible, de bajo impacto para proteger tu suelo pélvico. Sigue disfrutando de tus peques y, “sin dejarte ir”, también “de ese aspecto de mujer que tu cuerpo ha ido adquiriendo con la maternidad y la lactancia”. ¡Maravilloso! 🙂

    Respuesta
    • el 08/01/2015 a las 16:25
      Permalink

      Hola Laura. Soy asmática, no he hecho ejercicio aeróbico en mi vida. Empezar ahora me supondría un esfuerzo enorme a todos los niveles que, hoy por hoy, no me puedo permitir. ¡Quizá algún día! Un abrazo.

      Respuesta
    • el 02/02/2015 a las 17:11
      Permalink

      He leído el artículo de las hipopresivas y está genial. Yo llevo unos meses practicándolas y la verdad es que en este artículo se dan las pautas necesarias para aplicarlo bien.
      Gracias a todas por vuestra ayuda 🙂

      Respuesta
      • el 04/02/2015 a las 14:37
        Permalink

        Y te ha dado algún resultado?

        Respuesta
  • el 08/01/2015 a las 11:32
    Permalink

    Es cómo leerme a mi misma! Yo sigo dando el pecho, y estoy más flaca que antes de tener a mi hija según la báscula. Pero la panza!!!!!! Tengo más que cuando estaba de tres meses! No me quejo mucho porque es verdad que tengo un nuevo vicio y es…comer chocolate! Lo sé, fatal pero no lo puedo evitar, duermo tan poco, que el chocolate me sube a energía. Que pocas ganas de hacer ejercicio tengo pero hace un tiempito empecé con yoga y me está yendo genial ya que trabaja justamente la zona abdominal.

    Respuesta
    • el 08/01/2015 a las 16:24
      Permalink

      Yo no me veo capaz de hacer yoga, creo que no podría concentrarme. De todas formas, tampoco tengo posibilidad de ir a ninguna actividad fuera de casa, así que no me lo planteo.

      Respuesta
  • el 08/01/2015 a las 15:53
    Permalink

    Jolín, lo de la barriga y la edad, en fin. En mi caso, después de la niña me quedé estupenda; pero después de los gemelos y tanto pecho -casi dos años amamantando a dos-, me he quedado plana de pecho, con una barriguilla flaccidísima y con un ombligo deforme todo estirado. La verdad es que no me cuido nada la zona, ni ejercicio ni cremitas… Si encuentras algo que funcione, por favor, avísanos.

    http://dbelulasypiriposas.blogspot.com.es

    dbelulasypiriposas.blogspot.com.es

    Respuesta
    • el 08/01/2015 a las 16:24
      Permalink

      ¡Pues a ver cómo lo arreglamos! En el caso de flacidez yo creo que los tratamientos “de cabina” pueden funcionar bastante bien si hay constancia… pero claro, además de tener tiempo para ir con tus tres niños hay que tener pelas para poder llevarlo a cabo. Tu no te preocupes que si descubro el milagro os lo cuento 😉

      Respuesta
  • el 08/01/2015 a las 22:27
    Permalink

    Hola Eva! A mi me ha pasado lo mismo. Después del segundo se me quedo un tripón…. Y eso q soy muy delgada pero al tener dos bebes de 3,5 kgs el primero y de 4 kgs el segundo, la musculatura abdominal se me dio tanto de di q tengo diastasis….. Así q deberías descartar eso primero, porque si es así los abdominales lo empeoran y tienes q andar con cuidado con ciertas posturas y deportes. He iniciado un tratamiento con un fisio especializado y funciona. No solo la tripa se me está quitando dijo que la diastasis se me esta cerrando y así espero evitar operarme en un futuro….. Si quieres mas info me dices. Besos!

    Respuesta
    • el 15/01/2015 a las 16:31
      Permalink

      La verdad es que creo que lleváis razón, que seguramente tengo algo de esto. Debería ponerme con ello pero a ver cómo!

      Respuesta
  • el 09/01/2015 a las 23:15
    Permalink

    Hola yo me encuentro en la misma situación con 32 y mi primer hijo me quede muy bien pero con el segundo se me quedo tripa y nunca se fue y ahora con tercero pues imagino q seguirá estando mis partos fueron vaginales y ahora tengo 39. No tengo tiempo para andar, o pasear, ni para hacer ejercicio en casa ni fuera no me veo con la ropa porque no me reconozco todo me marca tripa ahora mi bebe tiene dos meses y es lógico pero con el segundo todo el mundo me preguntaba si estaba en embarazada quizás sea aceptar q tengo tripa pero tengo tres soles http://miscorazoncicos.blogspot.com.es/2014/12/no-puedo-meter-tripa-solo-hace-15-dias.html?m=1

    Respuesta
    • el 15/01/2015 a las 16:31
      Permalink

      Yo creo que es difícil aceptar un cambio tan drástico… al menos eso es lo que pienso a día de hoy! Pero la vida es evolución y si es lo que toca, pues peores cosas hay, claro 🙂

      Respuesta
  • el 10/01/2015 a las 10:04
    Permalink

    Me temo que lo que tienes es diastasis de los rectos abdominales… yo lo tengo, y lo descubrí yo solita por aquí por internet, nadie te dice nada. Yo he tenido dos partos con niñas de 4 kg y con dos años de diferencia y la musculatura ha sufrido mucho. Los hipopresivos es lo que vienen bien para eso, la cosa es… tener tiempo! ups!

    Respuesta
    • el 15/01/2015 a las 16:28
      Permalink

      Pues sospecho que así pueda ser, tendría que ir a que alguien me echara un vistazo! Gracias, un abrazo.

      Respuesta
  • el 30/03/2015 a las 6:35
    Permalink

    Mi niña tiene 22 meses, y he visto como mi cuerpo se recuperaba poco a poco, incluido el pecho por lo menos de momento. La desteté hace un mes y una semana y esperaba que se me quedasen los pechos como dos pimientos, pero de momento siguen casi donde estaban antes del embarazo.
    La barriga es otra cosa, pero estoy viendo resultados con la cosa mas tonta del mundo. ¡El tobogán del parque! A mi hija le encanta subir y bajar durante horas, y me obligo a mi misma (por que ganas no hay) a subir y bajar cada vez que lo hace la peque. Creo que es la combinación de tener que subir por minipeldañitos medio a gatas por que la barandilla me queda por debajo de las rodillas, y tener que hacer fuerza para deslizarme hacia abajo por un plástico en el que literalmente mi culo no cabe, lo que está reforzando mis abdominales.
    Resultados; mi hija encantada de tener a su madre como compañera de juegos, mi barriga está ya casi a niveles de antes del embarazo, los otros niños envidian a mi hija y le piden a sus madres que también jueguen con ellos en los columpios. Eso si, creo que las otras mamás piensan que estoy loca o soy medio tonta y por eso no se me acercan nunca.

    Respuesta
    • el 15/04/2015 a las 15:46
      Permalink

      Pues mira, va a ser cuestión de probarlo! jaja

      Respuesta
  • el 03/09/2015 a las 23:56
    Permalink

    Hace 3 meses tuve una cesarea hasta el dia de hoy tengo la sensacion cada vez qm levanto despues de dormir qlas tripas u organos de mi vientre se caen, no se si es normal esa sensacion. Asi mismo tengo el vientre flacido aun y abultado alrededor del ombligo y cada vez qme coloco boca abajo y de costado se cuelga mi barriga, es normal eso despues de 3 meses pasados, Volvera mi barriga a su estado normal… espero su pronta respuesta estoy preocupada

    Respuesta
  • el 16/03/2017 a las 11:41
    Permalink

    Hola a todas, a mi pasa lo mismo con la tripa.. nunca recupere mi tripa plana y fina de antaño después de mi primera cesárea y ahora estoy embarazada de a penas 7 semanas y tengo un tripón como de 5 meses.. era muy delgada y ahora estoy bastante hinchada y eso que he destetado a mi hijo de ahora dos años cumplidos para evitar más complicaciones con este nuevo embarazo. Se supone que la lactancia adelgaza pero creo que no ha sido mi caso, ahora.. no lo cambiaría por nada!! Me ha dado muchísima pena destetarlo. Este embarazo me hace una ilusión tremenda si no fuera que desde que me entere que lo estoy estoy aterrada porque tengo un hematoma tan grande como el saco gestacional y he manchado y el verano pasado perdí a mi fetito debido a este mismo problema y encima no manche nada. No se si mi edad (35 años) influye.
    Comentar que a lo mejor se me ha quedado tanta tripa porque mi hijo pesó 4,700kg al nacer¡! Era un palo con un tripón enorme. me encantaría perderla y volver a estar como antes pero ahora mismo lo único que me preocupa más que a nada es que el reposo absoluto haga efecto y que mi embrion o fetito salga adelante..

    Respuesta
  • el 25/05/2017 a las 13:57
    Permalink

    Buenas!
    Me ha gustado mucho tu post porque parece que después de ser mamás vamos a estar estupendas en dos meses, como las famosas de turno que nos bombardean con sus fotos en bikini.
    En mi caso, también sentí que después de dar a luz no me deshinchada. Incluso me veía mejor con mi barriguita preciosa de embarazada con la que me ponía ropita ajustada y estaba monísima. Se me quedo la misma tripa pero blandurria y fea. Empecé a hacer deporte y a cuidarme a los seis meses y no perdí nada de nada. Asi que, preocupada por la obesidad de mi madre, decidí acudir a un endocrino. Allí me hicieron muchas pruebas y análisis y me explicaron que algunas mujeres no perdemos con la lactancia, que tuviera muchísima paciencia y que iba a recuperar mi peso aunque iba a tardar mínimo un año. Me ayudaron a seguir una dieta bastante cómoda y me corrigieron algunas cosas que yo creía que hacía bien, pero que me engordaban. Actualmente mi niño tiene 11 meses y he perdido 7 kilos. Pierdo como 600 gramos o un kilo al mes, lo cual es desesperante, pero el hecho de tener un profesional que me controla me tranquiliza bastante.
    Yo te animo a cuidarte aunque al principio lo pasas mal. Yo sentía muchísima ansiedad y frustración, pero poco a poco los resultados se notan. No solo es la talla, sino que vuelves a sentirte ágil y más activa y entras en un círculo más sano. Yo a veces me desespero, pero mi endocrino me ha enseñado que lo importante es perder para siempre, aunque me cueste años.
    Un beso, ánimo a todas y a sentirse sana y guapa tal como somos, que todas nos merecemos ser felices y sentirnos preciosas.

    Respuesta
  • el 05/06/2017 a las 1:14
    Permalink

    Hola. Me uno al club de las triponas jeje.
    Tengo un bebe de 10 meses y aún estoy empezando a bajar ahora barriga y peso. De barriga he perdido 5 cm y de peso 4 kilos. Desde que di a luz no había perdido nada a pesar de la lactancia.
    Lo que estoy haciendo? Pues ejercicios de suelo pélvico (quedé bastante tocada del embarazo y parto) que me enseñó la fisio para hacer en casa, entre ellos 2 ejercicios de hipopresivos. Llevo como dos meses con eso.
    De alimentación, pues decidí hace un mes cambiar mis hábitos. Nada de pasar hambre en absoluto. Eliminar calorías vacías, que dice cualquier nutricionista… Reduje un poco consumo de grasas, aunque tampoco abusaba mucho, y sobre todo eliminé los azúcares añadidos completamente, sin cambiar por edulcorantes, con una sola excepción, algo de chocolate negro que tomo de vez en cuando, o varios días consecutivos cuando cuadra, según me apetezca. No paso hambre, regla básica para mí, me gusta todo lo que como, no tengo ningún “sufrimiento” y hasta me encuentro mejor. Supongo que no es algo que valga para todo el mundo. No quiere decir que nunca tome un trozo de bizcocho o lo que sea, pero es algo que he eliminado de mi día a día.
    Os cuento mi experiencia para quien le pueda valer. Mi decisión fue pensando en mi salud. No me parece sano mi perímetro de barriga y con 3 kilos más que pierda me pondré en mi peso previo al embarazo. Ahora me falta el ejercicio, cuando tenga un poco de tiempo… aunque no encuentro forma mejor de pasarlo que con mi pequeño.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com