Contentar a todo el mundo

Uno de mis grandes problemas es ser hipersensible. Me importa muchísimo lo que opina la gente de mi y siempre me quedo con mal sabor de boca cuando intuyo que algo les ha molestado. No me gusta estar peleada con nadie y no es raro que busque la reconciliación con gente que se ha portado mal conmigo (hasta que vuelven a pegarme la puñalada, claro). Además, tengo una gran empatía hacia los problemas ajenos y termino haciéndolos míos. Tengo mucha sensibilidad para captar los estados de ánimo de los demás, así que enseguida noto si algo no les gusta o les molesta.
He intentado mejorar este rasgo de mi carácter, con escasos resultados. Ojalá pudiera cambiar un poquito, sólo un poquito, pues estoy segura de que me haría mucho más feliz. Me produce ansiedad tratar de contentar a todo el mundo y, al mismo tiempo, hacer lo que siento que tengo que hacer y decir lo que realmente pienso.
Desde que mi hijo está en este mundo, esas situaciones incómodas se han multiplicado. Porque es difícil contentar a todo el mundo que quiere ver al niño, que quieren manosearlo, que quieren atenderle de una forma que no es la que yo concibo para la educación y cuidado de mi hijo.
Siempre estoy con la sensación de que cuando contento a unos disgusto a otros. Y en muchas ocasiones tengo la impresión de que a la gente, en su egoísmo, le importa muy poco los que quedamos en medio.
Hay algo que me preocupa especialmente: mis padres. Viven relativamente cerca, a unos 40 km, pero trabajan los dos. A esto hay que sumarle el hecho de que entre semana el tráfico en Madrid es totalmente infernal, por lo que sus visitas se limitan a los fines de semana. Siempre me siento mal porque no puedan ver más al niño, y ellos no se cortan en hacerme sentir culpable. Desde que me vine a vivir a Madrid, parece que tengo que estar siempre excusándome por “haberme ido lejos” y defendiendo que me gusta vivir donde vivo.
Muchos días, después de que se vayan, me quedo con muy mal sabor de boca. Muy triste.
Y ya ni os cuento los días en que, ya es mala suerte, coinciden en mi casa mis padres y mi familia política (que se presentan sin avisar en el momento más inoportuno). Entonces sí que lo paso realmente mal. Porque mis padres se encuentran incómodos y no pueden disfrutar del niño igual que si estuvieran a solas. Y porque los otros son muy egoístas y no les importa absolutamente nada si molestan o no, pero, a la vez, me ven la cara de circunstancias y, en lugar de comprenderme, me miran con cierta cara de reproche, como si yo tuviera que estar feliz porque conviertan mi casa en el c* de la Bernarda.
Nadie es perfecto. Trato de hacer estos encajes de bolillos lo mejor que puedo para que todo el mundo esté contento. ¡¡¡Pero hay que ver qué complicado resulta!!!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

7 comentarios sobre “Contentar a todo el mundo

  • el 18/01/2010 a las 19:42
    Permalink

    Te comprendo más de lo que me gustaría… porque yo también soy así… y es cierto que se pasa muy mal. Y yo creo, no lo digo por tus padres, que la gente sabe que somos así y se aprovechan de ello…

    En fin… ¿aprenderemos?

    No se puede ser la madre, la hija, la curranta, la esposa perfecta… Yo me lo tengo que grabar a fuego, pero cuesta mucho

    Respuesta
  • el 18/01/2010 a las 20:37
    Permalink

    Es imposible contentar a todo el mundo. A mi tambien me paso cuando nacio el niño, todo el mundo quiere que hagas las cosas como ellos dicen aunque tu sepas que no es asi, pq el pediatra te lo ha especificado.
    Mi mayor problema es con mis cuñados que se empeñan a que el niño ya coma de todo cuando aun es muy pequeño para ciertos alimentos. En navidades me di la vuelta 1 minuto para coger una cosa del carro y cuando llegue ya le habian dado jamon cuando saben que todavia no puede, y lo peor es que sus 2 hijos son alergicos a alimentos y saben lo malo que es empezar a dar alimentos antes de tiempo y sobre todo cuando aun no se sabe si le va a dar alergia o no.
    Desde entonces cada vez q estan con comida cerca no puedo ni moverme no vaya a ser q le den algo.

    Respuesta
  • el 18/01/2010 a las 23:36
    Permalink

    Entiendo perfectamente lo que dices… También a mí me afecta muchísimo todo lo que la gente piense de mí, no me gusta estar a mal con nadie y eso, mcuhas veces, supone tener que ceder demasiado… Me gustaría ser capaz de pensar un poquito más en mí misma, pero no me resulta nada fácil, así que lo único que te puedo decir es lo que me digo a mí misma, aunque sé que es complicado llevarlo a cabo siendo como somos: "si yo no miro por mí, no mirará nadie", pero claro, la teoría es estupenda, pero llevarlo a la práctica es mucho más complicado. Mucho ánimo!

    Respuesta
  • el 19/01/2010 a las 15:10
    Permalink

    Me parece muy fuerte el egoismo generalizado que hay, nadie te puede reprochar nada, y la gente que de verdad te quiere te deja hacer lo q te hace feliz sin reprocharte ni una sola cosa, así que no les hagas ni caso!e intenta ser fuerte! que la fortaleza te enseña a decir que no en determinadas ocasiones!Besitos mami!:)

    Respuesta
  • el 23/01/2010 a las 0:17
    Permalink

    Es tu hijo y es tu casa, pon los puntos sobre la íes. Habla claro con tus padres y haz que tu marido hable con los suyos… Como dice el mío, más vale una vez colorado que ciento amarillo!! Supongo que esto es algo que ya te habrás planteado pero que nunca has llegado a afrontar, por experiencia te digo que te quitas un peso de encima, y aunque se molesten (que en un principio, se molestarán) no les quedará más remedio que aceptarlo. Un besote guapa!!

    Respuesta
  • el 06/01/2014 a las 18:39
    Permalink

    Por desgracia yo también soy asi. No te quiero preocupar pero desde pequeña intenté contentar a mis padres en todo. De los 19 a los 20 tuve un novio, llegando los 20 quiese dejar la relación y no lo hice por no herirlo a él , mis padres ( que con el tiempo comprendí que unos padres entenderían algo así) o a sus padres. Me casé con él a los 23, tengo 2 hijos y aunque se porta muy bien no lo quiero llevo así 19 años y cada vez se me hace mas difícil. Ahora no quiero hacerle daño a el , a mis hijos , a mi familia y a la suya.
    Es tarde para mi pero tengo claro que hay que ser egoista, y preocuparse primero por una misma. Besos desde Vigo Pontevedra.

    Respuesta
    • el 07/01/2014 a las 15:52
      Permalink

      Oh, Marisol, cuánto lo siento! No soy quien para aconsejarte, pero ojalá algún día te armes de valor y comiences a hacer cosas sólo para ti. Te mando mucha fuerza. Un abrazo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com