Buscando una nueva identidad

Primeros días de enero de 2010, Mayor tenía tres meses y yo no terminaba de encontrarme. Escribí, como buenamente pude con aquella confusión que me embargaba, que era raro no estar ya embarazada. Finales de mayo de 2012, Bebé a punto de cumplir un mes de vida: estoy en las mismas.

Si me preguntaran cuál es la etapa más complicada de la maternidad contestaría que, al menos para mi, ha sido el postparto. Incluso después de un embarazo tan malo como el del Mayor, creo que el postparto es el momento más delicado, por la cantidad de cambios que se producen a nivel físico, a nivel emocional, por el gran cansancio que se tiene, por la necesidad de adaptarse a una circunstancia vital completamente distinta y que supone una gran responsabilidad.

Al margen de una cierta tristeza postparto que estoy pasando ahora y que no pasé en su momento, siento que en gran medida estoy repitiendo todos aquellos sentimientos que, aunque ya conocidos, no dejan de ser desagradables.

Por un lado, físicamente ni me reconozco ni me gusto.

En este embarazo engordé unos 8-9 kilos, de los cuales me faltaría por perder unos 2-3. Aunque la pérdida de peso que debería conseguir para volver a mi ser es pequeña, mi cuerpo es otro completamente distinto y me acompleja, por más que sepa que con el tiempo todo volverá, más o menos, a su sitio. Tras la cesárea, es decir, tras mi tercera intervención uterina, me ha quedado un escalón entre la tripa y la cicatriz que da grima verlo. Unido a la tripa fofa, inflada y colgona, tengo que seguir llevando pantalones pre-mamá y con casi ninguna camiseta puedo disimular este pseudo-embarazo de pocos meses.

Aunque nunca he tenido ese brillo de embarazada del que tanto se habla, si es cierto que en ambos he notado la piel más luminosa y sin granitos y el pelo limpio por más tiempo. Pensaba que eso se me conservaría mientras lactara, pero lejos de la realidad, vuelvo a tener un pelo y una piel poco agradecidas. Si le unimos la falta de tiempo para pasar por chapa y pintura, la mayoría de los días prefiero ni mirarme al espejo.

Vamos, que me siento deforme, fea y poco deseable. Último punto también muy importante por lo que afecta a mi autoestima como mujer.

En el plano emocional, y dejando a un lado que esta vez no me siento la alegría de la huerta, sigo en periodo de adaptación. Antes de dar a luz tenía una identidad y ahora necesito forjarme otra, que será parecida a la primera, pero nunca igual. Es más, la adaptación ahora es más importante, porque no nos implica solamente a los padres, sino también al Mayor, y es un cambio que está costando. En tanto no consiga encontrar mi nuevo yo, en tanto mi familia no alcance un estado de normalidad, me seguiré sintiendo fuera de lugar: una sensación muy extraña.

Por supuesto que asoma por ahí también la culpa. Culpa por la comparación constante e inevitable que hago con mi experiencia con el Mayor, radicalmente distinta, y que me entristece. Culpa por no disfrutar de este momento como pienso que debería (odiosos debería). Culpa por no saber cómo ayudar al Mayor a encajar el destronamiento.

Esta vez cuento con la ventaja de que se que todo esto pasará y que es cuestión de tiempo, aunque me lo tenga que repetir un millón de veces diarias. Y no sé si es buen o mal consuelo, pero el hecho de estar disfrutando de la lactancia me está ayudando muchísimo, son los mejores momentos del día, incluso durante la enésima toma nocturna.

 

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

48 comentarios sobre “Buscando una nueva identidad

  • el 23/05/2012 a las 12:13
    Permalink

    No es fácil: lo que uno vive es lo posible, pocas veces el ideal, aunque en algunos momentos real e ideal se unan y todo sea (sólo entonces) perfecto.
    Después de tres puerperios mi conclusión es que la “gran barrera” es física: la ausencia de sueño, las hormonas, el estrés (de la adaptación a un nuevo estado… mamá de uno, dos o tres).
    Pero de alguna manera, en mi caso, he renacido de toda esa experiencia; he ganado una nueva piel (pero la piel entera, aunque suene raro, solo la he recuperado después del tercero y último hijo…. o sea, la nueva piel ha venido poco a poco).
    Una vez superado todo esto ya verás como todo se hará grande dentro de ti (“empoderante”, si quieres).
    Besos!

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:26
      Permalink

      Muchisimas gracias por tus palabras, yo también creo que se puede hablar de empoderamiento y está claro que esto no es cosa de un día, por eso hay que saber dejar fluir, por complicado que sea…

      Besos!!!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 12:48
    Permalink

    Son muchas cosas de golpe y encima las mujeres, que solemos ser demasiado autoexigentes, también tenemos que lidiar con la dichosa culpa. Toma fuerzas mirando a ese bebito dulce y piensa en todo lo bueno que ha traído este milagrito a tu vida. Todo lo demás se irá colocando poco a poco. Y aunque tú te veas fatal, seguro que estás preciosa. No te preocupes buscando una nueva identidad. Creo que ya la tienes desde hace tiempo: MAMÁ de tus hijos, ¿hay otra más maravillosa?. Un abrazo grande.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:17
      Permalink

      Muchas gracias por tus palabras! Es verdad que somos muy exigentes, yo la primera, aunque en este caso… creo que he bajado bastante el listón pero tendría que dejarlo tan bajo que ya es imposible jaja

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 13:06
    Permalink

    Una cosa que me encanta de las mamás blogueras es que cuentan lo que sienten, y esto a mi personalmente me está ayudando mucho. Estoy embarazada, en mi semana 24, y muy (pero que muy) pocas personas de mi entorno entienden los sentimientos que expreso. Es como si me sintiera una quejica en un mundo de super fuertes y competentes. Todo esto lo digo porque te quiero agredecer que digas lo que sientes, que abras una parte tan íntima de ti. Porque gracias a que lo dices no me extraño o extrañaré por cosas que siento.

    En cuanto a lo que dices, yo aun no puedo decirte nada, pero llevo leyendote más de año y me da la sensación de que eres una persona sensata que acaba consiguiendo el equilibrio necesario para seguir adelante. Así que ánimo y disfruta de todo lo que sientes. La sociedad no nos suele dejar ser sensibles o sentirnos diferentes, pero creo que una de las cosas buenas que tiene ser mamá es que lo que te diga la sociedad deja de importarte tanto.

    Madre mía, menudo discurso 🙂

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:16
      Permalink

      Es que creo que no tendría ningún sentido que yo escribiera aquí que todo es de color de rosa… Y encima estaría engañando a todo el mundo, porque no es cierto. Además, pienso que en la maternidad las mujeres solemos estar bastante solas y se espera de nosotras que no hablemos de estas cosas cuando precisamente lo que hay que hacer es compartirlas, que es la mejor manera de llevarlas. Como tu dices, la sociedad no espera que seamos sensibles, espera que sigamos un camino que, para bien o para mal, no todos cojemos porque todos somos diferentes.

      Gracias por tu “discurso”. ¡besos!.

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 14:18
    Permalink

    En el postparto de mi mayor una mañana había quedado con mi hermano para que me diera algo, ni recuerdo el qué, cuando me vió me dijo:
    -¿pero tú te has mirado al espejo antes de salir de casa?
    Iba con un pantalón de chandal viejo, zapatillas, un jersey de lana de vestir y una coleta con dos pinzas de las de los rulos.
    Toqué fondo, desde ese día todo fué mejorar.
    Animate que tienes dos tesoros en casa a los que les va muy bien las sonrisas.
    Buen día.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:15
      Permalink

      Jajajaa Yo con el Mayor, como enseguida llegó el invierno, varios días bajé en pijama debajo del abrigo. Efectivamente, después de eso la cosa sólo puede mejorar jajaja Besos!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 15:10
    Permalink

    Mucho ánimo.
    Nunca he pasado por un postparto pero sí por varios momentos en que tus ojos no te dejan ver tu propio brillo… Y debe ser intenso, porque a la “blogosfera” nos llega incluso a través de la pantalla.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:14
      Permalink

      Gracias por los ánimos, Estrella.

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 15:31
    Permalink

    Son muchos cambios en poco tiempo, así que es totalmente lógico como te sientes. Lógico, que no fácil 😉 Muchos ánimos, y besos a los dos príncipes de tu casa.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:14
      Permalink

      Muchas gracias Mo.

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 15:55
    Permalink

    Es interesante tu reflexión, nunca había reparado en eso.
    Espero que pronto consigas tu nueva identidad.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:14
      Permalink

      Es cuestión de tiempo!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 16:08
    Permalink

    Uff, el puerperio es que es muy difícil…
    Yo creo que lo mejor es cerrar los ojos ante el espejo, y navegar las olas de las hormonas, dejarse llevar… porque en realidad poco más puedes hacer…
    Es difícil volver a ser una, cuando hasta hace tan poco eras dos, pero ahora no eres una, eres una+uno, y es rarísimo.
    Lo bueno que tiene la LM son esas 500 calorías que gastas a diario en producir leche. En seis meses, figurín, ya verás.
    Y no te agobies, las que somos madres, sabemos por lo que estás pasando, lo entendemos perfectamente, y todo es normal. Y los que no lo entiendan, QUE LES DEN.
    Y quéjate todo lo que quieras. El puerperio es así, todas las que lo hemos pasado lo sabemos. Muy bonito, precioso, pero también doloroso, algo depresivo y bastante desquiciante. Es lo que tiene, y tienes derecho a quejarte de lo que no te gusta. Sobre todo aquí, que para eso una tiene un blog.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:14
      Permalink

      Muchas gracias, de corazón. Muaaaá!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 16:12
    Permalink

    Pues no he pasado por eso, solo tengo uno, pero ¿No sera solo eso que llaman depresión post parto?
    Animo, que seguro que de aqui a poco te encuentras

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:13
      Permalink

      Estoy un poco tristona pero no creo que llegue a la categoría de depresión postparto, afortunadamente!!! Un beso!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 16:12
    Permalink

    Ufff…creo que el postparto debe ser una de las etapas más intensas por las que pasa una mamá, tan llena de sentimientos y emociones encontradas…yo a veces me preguntaba en qué me había metido, con lo tranquila que estaba antes. Pero, como tú dices, todo pasa, te encontrarás nuevamente a ti misma y disfrutarás plenamente de esos dos regalos que te ha dado la vida!
    Un abrazo y mucho ánimo!

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:13
      Permalink

      Creo que esa pregunta nos la hemos hecho todas!!! jajaja Besos.

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 17:11
    Permalink

    Sabes, a mí me encantaría coger a la nenica recién parida que hablaba y se sentía como tú y explicarle que ese aspecto deforme pasará, esas inseguridades pasarán, esa tristeza cuando se supone que todo debería ser alegría pasará, y darle la confianza que en ese momento no tenía, me faltaba y no me dieron o no supe encontrar a mi alrededor.

    Porfa, no te sientas así! Eres totalmente consciente de que esto es pasajero, date un respiro!

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:12
      Permalink

      Eso siempre pasa, que cuando hemos superado algo quisiéramos poder volver atrás y enfrentarlo mejor pero no se puede. Yo cuento con la primera experiencia y por eso sé que pasará pero aún así reconozco que es difícil no dejarse arrastrar por esta clase de sentimientos. Un abrazo fuerte fuerte Nenica!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 18:06
    Permalink

    Nunca sabrás si aciertas o no, la verdad. Mi mayor tenía 7 años y medio cuando nació el bebé hace 18 meses, y por mucho que sepas o piensen en la anterior vez, no vale, todo empieza de nuevo pero con más niños de por medio. Todos los días cuesta, y cuesta, pero esta es la vida que queremos. ¡¡Puffffff!!!! Muchos ánimos.

    Un abrazo,

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:11
      Permalink

      Desde luego que sí, Lali. Besos!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 20:02
    Permalink

    Entiendo perfectamente cada una de tus palabras. Cuando me quedé embarazada de Antía me propuse cuidarme para no verme tan “no yo” en el posptarto, pero es algo inevitable. Para mí los primeros dos meses tras dar a luz son los peores estéticamente hablando, no me entraba la ropa, me veía fofa, con una barriga de embarazada sin embarazo, sin tiempo para arreglarme, visitendo como bien dices ropa premamá… sí, es un poco deprimente, y sin querer ser frívola, es una de las cosas que me da más pereza volver a pasar y por las que descarto un tercer embarazo.

    Pero sí, se pasa, no soy la Bunchend pero al menos llevo ya unos meses vistiendo mi ropa, viéndome y sintiéndome más yo. Pero cuesta llegar…

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:11
      Permalink

      Puede parecer una frivolidad pero no creo que lo sea. Todos necesitamos vernos bien, mínimamente bien, creo yo.

      Tu estás estupenda! Besos.

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 20:27
    Permalink

    Pues me parece durisimo lo que estas pasando. Solo de pensar en un segundo embarazo, y no deberia tardar mucho, me entra una tristeza enorme por L. Asi q tengo una ligerisima impresion de que a mi me va a pasar lo mismo.
    En mi primer embarazo me ayudo mucho a entenderme Laura Gutman. Es lo unico que se me ocurre recomendarte. Y mucho animo!!!

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:10
      Permalink

      Yo me he sentido muy traidora, durante el embarazo y especialmente los días posteriores a volver a casa con Bebé. Ahora lo llevo mejor, y creo que mi hijo ese aspecto lo lleva también algo mejor, porque los primeros días no quería verme ni en pintura. Pero… fue un embarazo muy deseado, un niño buscado, querido, una decisión muy razonada… en fin, que creo que hay que abandonar esos pensamientos.

      Tengo pendiente leer a Laura Gutman, nunca encuentro el momento!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 21:11
    Permalink

    Lo primero: date tiempo, todo pasa, doy fe de ello que sabes que lo tengo reciente.

    Lo segundo: estas guapisima. Seguidoras del blog que no conoceis a MCC, os lo aseguro: esta guapa de verdad!

    Un besote, amiga!

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:09
      Permalink

      Es que tu me miras con buenos ojos, ¡eso es lo que pasa!. Graciasssssss!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 22:36
    Permalink

    Yo también pienso que es cuestión de tiempo, la situación que estás pasando es bastante dura, y además se junta con el cansancio, y las hormonas que tampoco ayudan, además siendo que se trata del segundo hijo tienes doble responsabilidad. Trata de no exigirte demasiado y procura reservar algún tiempito para tí, te vendría muy bien para empezar a recuperar la autoestima. Un besote guapa y mucho ánimo!

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:09
      Permalink

      Me encantaría tener un tiempito para mi pero de momento está complicado, quizá dentro de unas semanas cuando Bebé tenga un horario más establecido… Besos!

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 22:38
    Permalink

    Es duro, y cuesta, pero poco a poco todo va encajando.
    Mucho ánimo.
    Besos.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:08
      Permalink

      Muchas gracias por los ánimos, guapa.

      Respuesta
  • el 23/05/2012 a las 22:46
    Permalink

    Del segundo el cuerpo no se recupera igual,pero tienes la ventaja de la experiencia previa y la seguridad de que lo vas a hacer fenomenal porque para eso somos mujeres y con eso ya está dicho casi todo.
    Llevamos miles de años sacando adelante a la humanidad.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:07
      Permalink

      Eso seguro! No te creas, es algo que me repito mucho!

      Respuesta
  • el 24/05/2012 a las 8:51
    Permalink

    Creo que casi todas te entendemos, porque el postparto no es fácil casi nunca ( aunque a veces sí, doy fe por alguna amiga). Para mi no fue fácil. Es una pena, pero creo que nunca se disfruta como deberíamos o como esperábamos. Porque el cambio físico y hormonal, y el cansancio, hacen estragos. Justo estás hecha caldo en el momento emocionalmente más delicado…Vamos, un lujo. POr eso en mi caso tendía pensar: con el segundo lo “haré mejor”, esto será asi o así,e tc. Pero…ay! con el segundo todo es distinto, tienes ya otro hijo que te necesita, es un bebé difernte, tienes menos tiempo aun que con el primero…asi que otra vez las expectativas a la porra. Quiero decir con esto que lo que te pasa no deja de ser normal, que no sufras por ello, que dejes que el tiempo vaya poniendo todo en su sitio. Un abrazo guapa.

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:07
      Permalink

      Yo también conozco algún caso en el que aparentemente lo han llevado muy bien, pero digo aparentemente porque me cuesta creerlo, además hay gente muy reservada… En fin, yo sé qué pasará, lo bueno de que sea la segunda experiencia es que se que todo volverá a su lugar, pero aún así es complicado, esto es una montaña rusa!.

      Respuesta
  • el 24/05/2012 a las 9:37
    Permalink

    Momento díficil que nos explicas hoy aquí. Ánimo preciosa, ánimo. Decirte que pasará, no ayuda, que tarde o temprano encontrarás ese lugar, tampoco. Las comparaciones son odiosas pero tendrás que aprender a llevarlas, porque por mucho que lo intentes son inevitables.

    Sólo espero que mi fuerza te llegue. Besitos

    Respuesta
    • el 24/05/2012 a las 11:06
      Permalink

      Claro que me llega, ¡muchísimas gracias!.

      Respuesta
  • el 25/05/2012 a las 22:42
    Permalink

    Guapa! (que seguro que lo estás)
    Tenemos que dejar el “tengo que” y el “debería”. En un momento de mi vida, aprendí que también hay que “disfrutar” de la tristeza, bajón…etc.
    ARRIBA LA MAMACONTRACORRIENTE!!!!!!!!!!!!!
    Besos,besos y aunque sois cuatro (ya 4!) besos solamente para ti toditos!!!!!!!!!!!

    Respuesta
    • el 29/05/2012 a las 5:58
      Permalink

      Jajaja ¡muchas gracias Paula!

      Respuesta
  • el 27/05/2012 a las 11:35
    Permalink

    Baja el listón y no te exijas tanto, muchas veces somos nosotras quienes nos ponemos metas incumplibes. No temas pedir el apoyo y la ayuda que necesitas, reconciliate con tu cuerpo y piensa que sigue siendo hermoso y solo refleja las vidas que has albergado en tu interior. El puerperio es complejo al igual que los sentimientos que en él nos embargan pero también es una etapa muy importante en nuestras vidas y saldrás fortalecida de ella. Un abrazo

    Respuesta
    • el 29/05/2012 a las 5:56
      Permalink

      Muchas gracias, ¡que sabias palabras!. Un beso grande guapa.

      Respuesta
  • el 27/05/2012 a las 21:19
    Permalink

    Te entiendo. No es fácil. Pero recuerda: eres perfecta tal como eres, tal y como estás. Eres la madre que Mayor y Bebé necesitan y quieren. Aleja la culpa, el “debería”, el miedo, lo que sea que entorpezca que vivas el presente. Sin etiquetarlo, sin pensar si es bueno o malo, si es mejor o peor… Es otro momento, eres otra persona, distinta a la de hace un, dos o cuatro años. Vive lo que ES plenamente, con presencia y con consciencia y verás como poco a poco vas sintiéndote un poquito más cómoda en este proceso inevitable de adaptación.
    No estás sola.

    Respuesta
    • el 29/05/2012 a las 5:56
      Permalink

      Muchas gracias Miriam. Esto trato de hacer, poco a poco espero que vaya funcionando.

      Respuesta
  • el 28/08/2012 a las 18:48
    Permalink

    Me encanta leer vuestras experiencias, consejos, comentarios….
    Qué importante es poder poner palabras (aunque cueste, aunque tan sólo refleje una mínima parte) a lo que se siente y poderlo compartir…..
    Muchas gracias a toda….. hay algunas frases, ideas y reflexiones que sé que me acompañárán dentro de unos meses….

    Respuesta
  • el 03/05/2018 a las 17:53
    Permalink

    ¡Me encanta tu blog, muchas gracias por tus entradas! Yo he tenido un bebé preciosisimo, pero estoy acabando de pasar una depresión postparto agotadora, y tu blog me gusta porque es realista pero a la vez optimista! Me veo identificada en muchas cosas que dices y me ayuda mucho, de verdad. ¡Gracias!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com