¿Hacen los hijos más felices a las personas?.

Adry me pidió, a través de Formspring, que comentara este artículo publicado la semana pasada, titulado “¿Somos los padres masoquistas?”.

Aunque os dejo el enlace, resumo brevemente de qué trata por si alguien no tiene tiempo/ganas de leerlo. Su autora comenta que la maternidad tiene muchas cosas positivas pero también negativas y, en cuanto a estas últimas, indica que según estudios recientes las personas que tienen hijos no son más felices que los que no los tienen y que algunas, incluso, son más infelices
Dos citas me han parecido interesantes:

“Las investigaciones recientes revelan que cuidar de los niños no es ni divertido, ni contribuye significativamente a la escala de felicidad, sino al contrario”, explica Eduardo Punset en El viaje a la felicidad.

Según Norbert Schwarz, catedrático de Psicología de la Universidad de Michigan “en la escala de preferencias de Kahnemann, educar a los hijos figura detrás de llevar una vida social, comer, ver la televisión o hacer la siesta (…). De hecho, cuidar de la prole es una tarea obligatoria y el ánimo que muestra la gente cuando se ocupa de realizar dicha tarea no es particularmente positivo si se compara con otras actividades”.

La autora se pregunta si tener hijos da realmente la felicidad y es lo que voy a tratar de responder yo, desde mi punto de vista, claro.

Que hay padres, no muchos afortunadamente, pero aún así seguro que demasiados, que prefieren jugar a la Wii, irse de vacaciones sin la prole e, incluso, trabajar hasta las tantas para no aguantar a la familia, es un hecho. Todos conocemos casos, es algo que se ve a diario. Y no hablo de gente que quiere evadirse y respirar un poco, no, hablo de gente que está hasta el moño y más allá de sus vástagos.

Desde que el hombre es hombre, cada cual ha tenido sus gustos y preferencias. Que hay personas que son infelices teniendo familia porque se sienten lastrados o porque les aburre compartir tiempo con ellos es algo que ocurre desde siempre. Ahora bien, me parece que la gran diferencia con respecto a la época actual es que ahora se puede elegir. Hasta hace no mucho, no casarse, no tener descendencia, era algo muy raro y desde luego nada deseable. Había que arrejuntarse con alguien, para siempre, y tener muchos churumbeles, porque eso integraba socialmente. Afortunadamente, ahora las personas son mucho más libres, se puede optar por no tener pareja, por tenerla y no casarse, por convivir con personas del mismo sexo, por tener muchos hijos, por no tener ninguno…

Entonces, lo que no me cuadra a mi es por qué se lanzan las personas a tener hijos como si nada, para luego descubrir que es un coñazo, hablando en plata. Creo que todas las embarazadas (yo la primera) hemos tenido pensamientos del tipo: ¿y si cuando tenga al niño esto no es lo esperado, si no me llena, si no me hace feliz?. Tener dudas es normal y deseable. La impresión que yo tengo es que a día de hoy hay bastantes personas que se dejan llevar con la corriente, que nunca se hacen preguntas, que hacen lo que tienen que hacer porque es socialmente correcto sin plantearse si realmente es lo que quieren o no. Entonces viene el disgusto, la tristeza, el vacío, la sensación de haberse equivocado… Sólo que en el caso de los hijos no hay marcha atrás, pobrecitos, a mi se me parte el alma…

Muchas veces he dicho que a los adultos hay que pedirles responsabilidad, madurez, reflexión. Equivocarse, tener dudas, meter la pata una y mil veces, todo eso es normal, así se aprende en la vida. Lo que no me parece justificable es vivir al día, hacer la cosas sin pensar y según vayan viniendo, porque hay cosas, como la maternidad, que es un asunto que trasciende de nosotros mismos y, por eso, porque hay otra vida implicada, merece la reflexión más profunda que podamos hacer en nuestras vidas.

¿Los hijos hacen felices o infelices?. Mi sentido común me dice que quienes los han deseado con todas sus fuerzas, quienes han traído vidas a este mundo desde el convencimiento absoluto de que eso era lo que deseaban, tienen necesariamente que ser felices. Criar un niño tiene sus momentos duros, por supuesto, pero quien ha sentido el amor por un hijo sabe la felicidad que eso despierta en el alma de unos padres. ¿Por qué repite la gente si no?. ¿Por qué quiero yo tener otro hijo a pesar de lo que he pasado?. Porque jamás en mi vida me he sentido más feliz, porque he encontrado mi sitio en el mundo, porque no concibo mayor felicidad la de haber engendrado a mi hijo.

Del mismo modo, quien haya tenido hijos sin que la idea estuviera madura, corre el riesgo de no ser feliz. Menos mal que estoy convencida de que un hijo engrandece tanto a una persona que incluso así, estoy segura de que muchos verán en ese vástago una felicidad inesperada. Sobre los demás, los que no meditaron suficiente lo que iban a hacer y después se encuentran acorralados, poco tengo que decir. No puedo hacer leña del árbol caído porque debe ser muy duro darse cuenta de que has traído un niño a este mundo teniendo muy pocas ganas de criarlo… aunque quizá algunos ni se hagan ese planteamiento… Sólo espero que, al menos, tengan la bondad suficiente para esconderlo y darles a esos niños una vida feliz porque infancia sólo hay una y, desde luego, ellos no tienen la culpa.

Si os apetece, os invito a que contestéis vosotros la pregunta y me deis vuestra opinión.

Y aprovecho para recordaros que si os apetece que comente cualquier tema, noticia o artículo, podéis pedírmelo por mail o a través de la casilla de Formspring que se encuentra en la columna de la izquierda.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

33 comentarios sobre “¿Hacen los hijos más felices a las personas?.

  • el 16/11/2010 a las 10:11
    Permalink

    Como bien dices, ahora tenemos la posibilidad de elegir entre múltiples alternativas, y lo que me parece muy triste es que la gente no se plantee los pros y los contras de sus decisiones cuando aún tienen remedio. Todos conocemos casos, es cierto, de gente que ha tenido hijos porque era lo que tocaba, por salvar su relación de pareja o porque todos sus amigos tenían hijos ya… Qué se puede esperar con esta motivación? Bajo mi punto de vista, poca cosa.

    Evidentemente, los que sopesan, los que tienen ilusión, los que tienen un proyecto de vida que incluye tener una familia, lo viven de una manera muy diferente y creo que en ese caso, sí que son mucho más felices, o al menos es lo que percibo en mi entorno.

    Muy interesante post mamá c.c.! Un besazo!

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 10:35
    Permalink

    Este es un tema delicado y muy interesante. Yo creo que uno debe analizar su vida, su situación, sus intereses. No hay que tener hijos porque "se pasa el arroz", "porque es lo que toca", "porque ya estamos casados". Hay que convertirse en padres porque se desee traer un hijo a este mundo, criarle, educarle y hacerle una persona de bien. Puede sonar muy idílico pero así lo veo yo.

    Sobre si te hace más o menos feliz…. no puedo afirmar tajantemente. Nuestra especie tiene escrito en sus genes que hay que procrear, y seguramente si no lo haces es como si te faltara algo en tu vida.

    Mi caso particular, tardé unos cuantos años en decidirme a ser madre. En aquellos momentos tenía otros intereses, otras motivaciones tanto laborales como sociales, como de pareja. Y sabía que NO quería ser madre, EN ESE MOMENTO. Por supuesto postpuse la decisión. Después de repente me di cuenta que estaba lista, que quería tener un hijo y tuve much´simos problemas. Ahí entendí que mi deseo era grande, necesario. Cuando por fin después de años, de esfuerzo y sufrimiento conseguí tener a mi pequeño en brazos supe que era feliz. Que no iba a ser fácil, pero ?cuándo es fácil ser feliz?.

    Ahora le miro, con orgullo de madre, y cuando veo a este niño bueno, noble, maravilloso me siento feliz y completa.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 10:50
    Permalink

    Yo no sé si los hijos hacen más felices a las personas, pero lo que sí se es que yo soy infinitamente más feliz desde que soy madre.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 10:57
    Permalink

    Tú lo has dicho: "la maternidad, que es un asunto que trasciende de nosotros mismos y, por eso, porque hay otra vida implicada, merece la reflexión más profunda que podamos hacer en nuestras vidas". Yo como Belén tardé en ser madre, de hecho tuve a Alex con 32 añitos y lo tuve entonces porque hasta un par de años antes (lo que me costó tenerlo) no quería tener hijos aún. Lo tenía claro. Y cuando la gente de mi entorno me decía que se me pasaba el arroz, que ya llevaba tiempo casada, tres añitos, yo ignoraba los comentarios y les decía que tener un hijo no era una cosa que se debiera hacer porque todo el mundo lo hace sino porque uno quiere hacerlo realmente. Porque tener hijos es una decisión que requiere gran meditación y tenerlos sin querer…. bufff ha de ser muy duro. Así que no me puse a ello hasta que estuve convencida del todo. Y me costó tenerlo, dos largos años y un aborto por medio, pero el día que lo tuve en mis brazos, justo ese día, fue el más feliz de mi vida. Y el amor que siento por él es el más grande que pueda sentir. Lo sí. Así que sí mi hijo me hace la más feliz del mundo. Pero eso no significa que tener un hijo le de la felicidad a todo el mundo por igual. Afortunadamente hoy más o menos se puede elegir… no?

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 10:57
    Permalink

    Está claro que ser padre es duro, no es camino de rosas. Se les quiere con toda el alma, pero cansa. Todos estamos aquí por la misma vía. Nuestros padres también pasaron estos momentos por nosotros, y se quejarían a veces, pero afortunadamente nos trajeron a este mundo.
    El que no quiera tener hijos me parece bien, si lo tiene claro que no los tenga.
    Pero aquel que tenga un hijo porque aunque no está muy convencido, no quiere arrepentirse más adelante, al menos que tenga la decencia de asumir lo que ha hecho. Es una vida humana que merece ser feliz, no se devuelve con un ticket.

    Besos

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 11:06
    Permalink

    Gem, tener un hijo para salvar la relación de pareja todavía te da más papeletas para ser infeliz que, por ejemplo, hacerlo porque todos tus amigos ya tienen. Y es que un hijo une mucho pero también hace discutir y cabrearse como nunca, ya te lo digo yo! jajaja.

    Belén, estoy de acuerdo contigo, totalmente. Así creo que deberia ser.

    Suu, fíjate que si es así que ya estás repitiendo!!.

    Arual, así lo veo yo, por lo menos. Eso de que se pasa el arroz es una tontería manifiesta, como tantas que se dicen. No tiene sentido tener un hijo sin pensarlo, por lo menos no en los tiempos que corren.

    Ana, muy bueno lo de que no se devuelve con un ticket, estoy de acuerdo con lo que has dicho.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 11:10
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo, alguna gente debería madurar un poco más y si no está seguro de tener hijos que no los tenga, uno puede llegar sin querer, pero la mayoría de esta gente que se "escapa" de su saga, tiene más de uno, habérselo pensado antes ¿no?
    Respecto a lo que nos hace más felices, por supuesto, un hijo nos provoca preocupaciones y miedos, pero ante todo nos hace más felices y siempre recordamos los buenos momentos junto con ellos y no los malos.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 11:43
    Permalink

    Desde luego que deberiamos traer niños a este mundo solo si estamos convencidos y preparados para asumir su crianza. Durante muchos años no quise tener hijos y cuando por fin me sentí preparada fue cuando fui a por él. Mi hijo me da muchos ratos de felicidad al igual que algún que otro de cansancio y ganas de que de una vez se metan en la cama para tener un rato de tranquilidad. Pero desde luego que a mi hijo me hace muy feliz, ¿más que antes de tenerlo? Pues es que antes de tenerlo también era feliz, con otras cosas. Creo que la clave para que tus hijos te hagan felices es tenerlos cuando se esta preparado y con ganas de asumir su crianza.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:03
    Permalink

    Podríamos hablar mucho sobre el tema, porque mucha gente se reproduce por que toca o por que es lo que se espera de ellos…. Pero, en cierta manera, por muy meditada que sea la decisión, por mucho que lo desees creo que siempre te puedes sentir superado por la experiencia y sentirte infeliz…
    Ser madre es lo más maravilloso que le puede pasar a una mujer, pero como ya comente en un post, también puede llegar a ser una situación desesperante…Aunque también es cierto que todo pasa y siempre llega un día en que empiezas a disfrutar de la maternidad….

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:06
    Permalink

    En mi caso tener un hijo fue una decisión muy meditada. Quería estar segura, preparada y convencida de que ese era el momento y sabría asumir los momentos duros que, sin duda, llegarían, además de los cambios en el modo de vida que conlleva. A pesar de todo, cuando tuve a mi hija en brazos me entró pánico, no sabía si sería capaz de hacerlo bien. Lo que si tengo claro es que quiero hacerlo, con todas mis dudas sobre si lo hago bien o mal, con toda la incertidumbre del mundo sobre los pasos que damos juntas estoy convencida de que es lo mejor que he hecho en mi vida. Sin embargo también creo que cuando te ponen a tu hijo encima no te cae la felicidad del cielo, pero es algo muy parecido.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:21
    Permalink

    Hola mamá cc, llego un pelín tarde, te agradezco mucho que hayas hecho caso de mi pedido, el artículo me pegó de lleno, por eso te pedí si lo podías comentar. Yo no sé si sabes que tuve depresión post-parto, o como se llame, y eso que mi hijo fue súper deseado y meditamos si tenerlo o no muchísimo tiempo antes, porque llevamos 14 años de casados y al principio decidimos que no íbamos a tener hijos. Lo que me pasó a mí fue muy raro porque estando segurísima de tener un hijo, y planeando todo milimétricamente, cuando nació me encontré desbordada y tristísima por ver que no podía con todo, sentía que el mundo se me venía encima y que mi vida anterior había desaparecido por completo y para siempre (eso pensaba yo en esos momentos tan duros, o sea el primer mes de vida del bebé)lo que me hizo sentir como si se me hubiera muerto alguien o algo parecido, por la tristeza tan profunda que sentía. Tal vez influyó que mi familia me dió la espalda, solitos mi marido y yo apechugamos con todo, y fue durísimo hasta los 3 meses por lo menos. Ahora que leo un poco los comentarios anteriores, es lo que dice Lady A y Nuria.
    Recién ahora que el peque va a cumplir 8 meses me siento mucho más segura y he aprendido muchas cosas, y así estoy disfrutando más de la maternidad y todas las cosas buenas que tiene, que son muchas: Por ejemplo, el amor que una madre siente por su hijo, si nunca tenemos uno no podremos saberlo. Yo en mi vida me había imaginado que el sentimiento hacia un hijo podría ser tan fuerte y tan por encima de todo. Eso de estar dispuesta a dar la vida por un hijo me parecía de película, hasta que empecé a sentirlo en carne propia. Sin duda es una experiencia maravillosa cuando una está preparada para vivirla. Besos.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:27
    Permalink

    Cartafol, así lo veo yo.

    Treintañera con hijo, creo que debería ser así siempre.

    LadyA, estoy de acuerdo contigo. Pero yo no me refiero a momentos desesperantes y espantosos, porque ya cuento con ellos, eso es muy normal. Me refiero a personas que 5, 10 años después de haber tenido a sus hijos no es que tengan momentos malos, es que realmente se arrepienten de haberlos tenido y eso se refleja en sus actos, en sus sentimientos, en todo!!.

    Nuria, tener momentos de duda es lo más normal del mundo, creo que es señal de que estamos vivos y de que nos importan las cosas.

    Adry, la depresión postparto no es de lo que estoy hablando. Como sabrás, deprimirse justo después de haber tenido un bebé es algo por desgracia bastante habitual y que presenta todos los síntomas que tu has contado. Tiene un indudable origen hormonal, pero entran en juego también otros factores como la falta de sueño, la falta de ayuda… Y, además, yo creo que hasta cierto punto también se puede dar en mujeres que se plantean mucho las cosas, que le dan muchas vueltas a la cabeza… En cualquier caso, lo que te quiero decir es que no tiene nada que ver depresión postparto, que lo puede tener cualquiera, a lo que le comento a LadyA, personas que años después de haber tenido a sus hijos piensan que sus vidas son una mierda por su culpa, que están atados, y que claramente les hace infelices tener familia.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:38
    Permalink

    Mi respuesta es un SI con mayúsculas. No en general sino en particular. Yo siempre he querido ser madre y no sé qué hubiese hecho si no hubiese podido serlo. Mis hijos es lo mejor que he hecho en la vida. ¿Qué a veces puede ser un coñazo? ¿qué te quita libertad? ¿qué dejas de ser quien eras para convertirte en la mamá de…? Sí a todo pero, a pesar de ello, a pesar de que pueda haber desventajas o cosas negativas, las positivas ganan por mayoría. No hay más que mirar a tu pequeñín, ver cómo te mira, cómo para él lo eres todo y como para tí lo es él… no sé, es algo tan grande que es difícil explicarlo con palabras.
    Evidentemente, entiendo que no todo el mundo comparta esta opinión. Pero, como bien dices, ahora hay muchas alternativas y muchas formas de evitar tener hijos si no se desean. Pienso que hay que meterse en el mundo de la maternidad con las cuatro patas, sabiendo lo que es, sin hacerse ideas de nube de fresa, sabiendo que es algo que requiere un sacrificio. Pero si uno tiene claro lo que le espera y aún así lo quiere…, pues supongo que sí, que hace feliz. Ahora bien, si se tienen hijos porque hay que tenerlos, porque ha llegado el momento, porque mis amigos los tienen, para perpetuar la especie…, en ese caso, más que felicidad pueden traer problemas y, lo peor, es que acaban pagando el pato los propios pequeñajos.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:40
    Permalink

    Siempre había que querido tener hijos. Pero cuando llegó la edad y el momento de tenerlos no sentía el "famoso" instinto maternal. Mi marido tenía muchas ganas y al final decidimos ir a por el bebé. Nos dijeron que posiblemente no me pudiera quedar embarazada por problemas de movilidad de espermatozoides. En ese momento me di cuenta de las ganas que tenía, y de que fuera como fuera quería tener un bebé. Milagrosamente después de unos seis meses, contra todo pronostico, me quede embarazada de mi bebé. Desde que la vi por primera vez supe que ya nada sería igual y que pasara lo que pasara por muy malo que fuera mirar a mi hija me daría las fuerzas necesarias para todo.
    Con esto quiero decir que puede que quieras tener un hijo pero no veas el momento o no te sientas preparada. Yo creo que sentirse preparado para tener un hijo es difícil, porque no sabes lo que puede venir. Opino que te vas preparando poco a poco, que tu hijo te enseña a ser madre o a ser padre. A mi me parece muy muy difícil que un hijo no te de la felicidad, pero está claro que eso ocurre, sino no tendríamos que escuchar ciertas noticias lamentables.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 12:53
    Permalink

    No estoy nada de acuerdo con las dos citas, sobre todo con la de Eduardo Punset, para mi un hijo si conribuye a mi felicidad, es cierto que hay momentos que por diversas circunstancias el cuidado de los hijos se hace más o menos pesado, pero es que nadie dijo que la maternidad fuera fácil (doy fe que es muy complicada!!) El problema es dejarse llevar, tener hijos porque toca, porque es lo que la sociedad espera de ti (sobre todo llegada cierta edad) y claro después los hijos molestan, claro! Creo que la decisión más importante y por tanto más meditada debería ser la de tener hijos porque no solo te afecta a ti sino (sobre todo) a una personita que en ningún momento te pidió venir a este mundo.
    Mamá cc, me ha encantado tu port!!

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 13:02
    Permalink

    Yo la verdad es que no lo pensé demasiado, me dije "si llega que llegue" y vaya si llegó!! y por supuesto que soy muy feliz con ella. Creo que a veces el problema es que nos venden una imagen muy edulcorada de la maternidad y del embarazo también y cuando llega y ves que hay momentos malos (que a veces son bastantes) es cuando te agobias y puedes pensar que te queda grande, aunque al final lo que recuerdas es lo bueno y lo bonito.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 13:09
    Permalink

    Hola de nuevo, ya sé que no hablas de depresión post parto, pero como a mí me marcó tanto eso y pensé que era mala madre por estar así, y ahora dudo de ir a por otro hijo porque no soportaría pasar por lo mismo una segunda vez. No por nada también estuve de acuerdo con un par de comentarios de aquí mismo, sobre lo duro de la maternidad los primeros tiempos. Sobre lo que vendrá no puedo hablar porque todavía no lo he vivido.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 13:10
    Permalink

    Precisamente es algo que queria comentar desde hace tiempo, empece algun post que despues no he publicado sobre el tema.

    Para mi, personalmente como persona, como madre, como mujer… me han hecho y hacen mas feliz que nunca. Me llenan y me dan sentido.

    Aparte creo que los niños, sena propios o no, nos ayudan a muchas cosas, no hay sonrisa mas sincera, no hay ojos mas limpios, expontaniedad, frescura… Que pena que no lo apreciemos tanto como se merecen.

    Por ultimo os dejo esta frase que me encanta:
    “Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquéllo que desea.”Paulo Cohelo

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 13:34
    Permalink

    estoy deacuerdo contigo, la maternidad me ha hecho feliz, bueno ya era feliz, pero en dias como los que vivimos, con crisis, estirando las nominas, no pudiendo salir cuando se quiere (yo creo que hariamos lo mismo sin el niño) una sonrisa, un abrazo o una moneria del niño hace que te sientas mucho mejor!
    que vale, a veces no sabrias lo que harias con ellos, que vamos cansadas, y mas ahora que no tenemos "tribu" perdon por robar, jeje. pero cualquier chorrada del niño nos cambia la actitud, a veces le estas riñendo y segun como responda tienes que aguantarte la risa!
    el problema, que tenemos que saber escuchar a nuestros niños, que tenemos que tener tiempo para ellos, que estamos en una sociedad de prisas y prisas, y no seguimos su ritmo vital, queremos que sigan el nuestro de corre corre.
    lo he discutido en otro blog.
    mi hijo anda desde que aprendio a andar y cuando se cansa le llevo en brazos, a no ser que tenga que cargar o vaya dormido el niño no va en coche, por ejemplo. que voy a comprar con poca gente para que podamos disfrutar los dos de la compra y el paseo. que si quiere hacer algo intento acoplar mis quehaceres a los suyos.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 13:49
    Permalink

    Precisamente esta semana una amiga sin hijos me comentaba que cada vez se planteaba más el no tenerlos, que ella era egoísta y no quería que le pasara como a su hermana, que acaba de tener un niño y dice-tiene 10 días el niño- que si llega a saber que tener un hijo ers ésto se lo habría pensado 🙁

    A mí me dio mucha pena, porque parece que hay gente que los tiene porque "hay que tenerlos" y entonces hay miles de hogares con niños no deseados aparcados mil horas al día en una guardería (ojo, no hablo de casos en los que los padres no tienen opción, hablo de casos en que los padres podrían no llevarlos a la guardería y los llevan, conozco alguno).

    Yo siempre quise ser madre, lo deseaba hace años y mi milagrito llegó en el mes de Julio. Y estpy más que feliz, con ojeras, agotada, pero feliz,todo el día con mi niña, no echo de menos nada de mi vida de antes, la verdad, y tengo claro que me encantaría repetir!!

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 14:11
    Permalink

    Este tema podría ser muuuuy extenso, pero resumiendo mis ideas te diré que la respuesta a la pregunta que planteas (desde mi punto de vista)es, DEPENDE.

    En mi caso la respuesta es sí. Yo lo tenía clarísimo. Quería un hijo cuando lo tuve. No antes.
    En la vida tenemos tiempo para todo y para mi el momento de tener hijos fue cuando nosotros sabíamos que queríamos tenerlos,y no cuando debíamos, que parece ser el caso de algunas que personas que tienen hijos porque toca, xq mis amigos tienen, o xq es lo que hay.
    En ese caso no me extraña que algunos se sientan infelices.

    Que tener hijos no es fácil, hombre claro!, quien dijo que fuera fácil, pero es que yo creo que tener y vivir con una pareja tampoco es fácil pero si quieres a esa persona pues haces el esfuerzo de adaptarte. Aunque en este último caso siempre puedes dar marcha atrás y en el de los hijos no.

    Yo me pongo mala cuando oigo a la gente decir si llego a saber lo que era esto (tener un hijo)no lo hubiera tenido.
    Pero soooo gilipollas y tu que coño creias que era tener un hijo?, igual que tener una planta, o que?
    En esos caso me da una pena terrible el niño. LA que le espera con unos padres así.

    Si tu sabes la que te espera, eres consciente de lo duro y de los malos momentos que vendrán (pasas noches malas y tienes quebraderos de cabeza, etc etc etc), pero decides tener un hijo y descubres que lo que te da tu hijo lo compensa con creces, entonces SÍ, los hijos hacen más felicies a las personas.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 15:16
    Permalink

    Me parece un tema muy interesante para plantearlo, de hecho yo he escuchado miiiiiles de veces lo de "los hijos te cortan la vida radical" y otra frase que me encanta es "no te cases, que te arrepentirás".

    No entiendo bajo qué condiciones las personas que dicen ese tipo de cosas se casaron (o "rejuntaron", como se dice por aquí)/tuvieron hijos, pero tanto la vida en común con mi marido como mi recién nacida hija son las dos cosas más grandes, importantes y que más felicidad me aportan en la vida.

    Por supuesto que hay momentos duros, de ello tengo ya amplia experiencia en la pareja y poca en la maternidad, pero los buenos los superan siempre con creces.

    En mi caso soy de esas mujeres que no tenían claro si querían ser madres. Realmente tuve el instinto maternal hiperdesarrollado allá por los 21-25 años, luego se me pasó por completo hasta llegar al punto de plantearme seriamente si querría ser madre algún día, porque el tiempo iba pasando y yo no sentía "la llamada". Mi marido en cambio sí que veía su paternidad como un objetivo claro en la vida y le dolía mucho que yo no me decidiera.

    Pero mi instinto llegó un buen día arrasando con todo!! Sí, lo sentí fuerte, sentí que quería ser madre, dar vida, criar infundiendo unos valores y hacer de mi proble un ser humano de bien, y en ello me encuentro en estos momentos 😉

    Desde mi casi nula experiencia puedo decir que mi Nena me ha hecho no solo más feliz, si no mejor persona además de haber impulsado mi relación de pareja y redescubrir a mi marido amándolo más todavía.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 15:22
    Permalink

    Sin embargo (parece que me han dado cuerda jajaja) comprendo que a todos no les pasa igual. Hay quién se ve con hijos por accidente o por no haberlo pensado o por vete tú a saber qué, y sus hijos en vez de llenarles de felicidad les llenan de desdichas.

    No sé si mi madre por ejemplo se planteó ser madre alguna vez, pero sí sé que se vio siéndolo sin haberlo buscando y yo he sido testigo en primer plano de lo que es tener hijos sin haberlos deseado.

    Ahora en cambio, mi relación con mi madre ha dado un giro de 180º, ya no es para nada la persona que era y sé que me adora, que además de su hija soy su amiga, pero soy consciente de que mi presencia y mi cuidado le supuso una carga en cierto momento.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 16:28
    Permalink

    Tener hijos es una necesidad natural y por eso la naturaleza (mucho más inteligente que nosotros) nos gratifica con el lado positivo como la conexión, el amor, o la satisfacción de haber generado y formado ese ser tan complejo. Eso no quita que algunas personas (que generalmente tienden a quererse más a si mismas que a su entorno) no les llene ese tipo de satisfacciones.
    No me parece para nada mal que haya esos dos tipos de vertientes, es una forma de selección natural. Si todos tuviesemos cinco hijos, y viviesemos 100 años seríamos demasiados humanos.
    Y por eso lo mejor es dejar que la naturaleza fluya y no forzarla con convencionalismos o protocolos de sociedad.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 22:50
    Permalink

    Laky, estoy de acuerdo contigo, totalmente. Creo que parte del proceso de reflexión sobre la maternidad/paternidad implica enterarse de qué va realmente la historia, porque como sólo hagas caso de la visión edulcorada que se suele dar, difícil es que luego puedas encajar la realidad. Si no estás dispuesto a ponerte el uniforme de faena, mejor no atreverse….

    Anonimo, llevas mucha razón, me alegro de que finalmente pudieras tener a tu bebé.

    Pettro, yo tampoco estoy de acuerdo con las citas, de hecho de Punset no me la esperaba para nada. Gracias por tus palabras!.

    Lamamadeunabruja, totalmente de acuerdo contigo, la visión edulcorada es bastante dañina y muy engañosa.

    Adry, ya veremos cuando me toque a mi tener un segundo hijo, pero así a priori creo que algunas cosas deben ser más fáciles. Puedes tener miedo a padecer nuevamente depresión postparto, pero también sabrás que se sale de ello, que es algo a lo que tu eres propensa, podrás estar más preparada, más fuerte, más decidida… Al menos así lo veo yo.

    Magda Pérez Hervás, genial la frase, gracias por tu comentario.

    Estanjana, así es!!, estoy de acuerdo!!.

    Albertina, qué tremendo que una madre recién parida diga una cosa así, qué lástima… Estoy de acuerdo contigo, un beso.

    La teta reina, pues sí, podría ser muy extenso el tema y estoy de acuerdo en tu depende porque, claro, cada situación personal es distinta. Ahora bien, como tu dices, yo también me pongo enferma cuando veo gente que se muestra claramente arrepentida, me parece de una inmadurez y de una irresponsabilidad casi delictiva, ¡qué estamos hablando de niños inocentes que no pidieron venir a este mundo!.

    Mamá Coqueta, gracias por tu macro-comentario!! jajaja. Yo creo que cuando una persona no desea ser madre/padre y le llega de pronto, tiene muchas papeletas para ser infeliz. Y lo lastimoso no es ya pensar que ha sido un error, sino pagarlo con ese niño inocente.

    Mafalda, estoy de acuerdo contigo.

    Respuesta
  • el 16/11/2010 a las 23:04
    Permalink

    Desde el amor y la capacidad de sacrificio y sobre todo el deseo de tenerlos y respetarlos y quererlos, si dan la felicidad. Ya puedes ver noticias de atrocidades en contra de criaturas inocentes concebidas por seres insconcientes que no asumen lo que es traer al mundo otro ser humano. Pena me dan las personas que lo hacen por que asi cayó o los que los utilizan como moneda de cambio para sacar dinero o para dañar a otros.

    Respuesta
  • el 17/11/2010 a las 0:09
    Permalink

    En mi caso te digo que a pesar de los malos momentos que los ha habido, rotundamente si.

    Respuesta
  • el 17/11/2010 a las 1:10
    Permalink

    yo creo que los hijos hacen felices cuando los deseas y estás dispuesto a renunciar a muuuuchas cosas. Vale que a veces cuesta mentalizarse, pero no cambio nada por ver a mi hijo reir o cogerme el brazo para que lo abrace (vala la rebundancia)

    Respuesta
  • el 17/11/2010 a las 11:02
    Permalink

    Muy intersante todo lo que dices, estoy de acuerdo con casi todo.

    Respuesta
  • el 18/11/2010 a las 0:11
    Permalink

    Esmeralda, estoy contigo.

    Mamadejulio, bien!.

    Bichito, jajaja está claro!

    Mamareciente, gracias!!.

    Respuesta
  • el 21/11/2010 a las 17:27
    Permalink

    Ingrese a tu blog y me fui inmediatamente a leer este articulo me engancho el titulo, porque es una idea que he tenido en mi mente. tengo una hija de casi 18 años y estoy iniciando cun una bb que en enero cumplira 2 años, imaginate despues de 16 años volver a tener hijos, cuando tenia una vida independiente, linda, de amigos, salidas, vacaciones, fiestas, todo para mi solita!!independencia!! pero me embarace sin planear y estube en la terrible situacion pensando que hacer? tener a la bb? o decir no?
    Que me cambio la vida fue indudable, pero para mejorar, cada sonrrisa de mi nena, cada detalle, cuando me llama MAMA, todos esos detalles me llenan de amor, y me haces ver y confirmar que los hijos te cambian la vida .. para mejorar. saludos.

    Respuesta
  • el 21/11/2010 a las 20:14
    Permalink

    Maryley, bienvenida, gracias por pasarte por aquí y enhorabuena por tu niña. Me alegra mucho que te haya traído esa felicidad tu nena, los bebés tienen ese don!. Un beso.

    Respuesta
  • el 04/08/2017 a las 17:04
    Permalink

    Yo tengo tres hijos de casi 15 12 y 6 y me hacen extremadamente feliz a pesar de los sacrificios que conllevan. Los dos mayores fueron buscados y mi pequeño vino porque quiso, ya empezada la crisis…
    Pero nos hacen extremadamente felices.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com