Volver a nacer como madre

Bien sea por Instagram o bien por mi silencio en estos días, muchos ya sabréis que hace dos semanas que nació mi hija.

Después de un embarazo largo por los achaques y por la incertidumbre de los últimos meses, al final todo sucedió tal como me imaginaba: llegó el día, la abrazamos por primera vez y entonces el tiempo empezó a correr a toda velocidad. Estos días han pasado tan deprisa que parece mentira que una vez estuve embarazada.

Desde el momento en que la tuve en brazos supe que mi vida había vuelto a ponerse patas arriba, con más intensidad que nunca (si es que eso es posible).

Después de tanta incredulidad, la certeza de su calor, su olor, su peso y sus ruiditos… ¡Cuánta perfección en un cuerpo tan pequeño!

Desde entonces no he podido dejar de abrazarla, de acariciarla, de amamantarla. Cada segundo con ella me parece escaso. Es como estar en una permanente borrachera de amor.

Estoy inmersa en un enamoramiento tan intenso que disimula por completo todo lo menos bueno que tiene el postparto: el dolor, el cansancio, los sofocos, los puntos, los comienzos de la lactancia o el verse en un cuerpo que apenas es reconocible.

Mis hijos han acogido a su hermana con un entusiasmo que no esperaba. Parece que les pasa como a nosotros: no pueden dejar de mirarla, tocarla, buscarla todo el tiempo.

Tengo muchas ganas de empezar a contaros cosas, desde la más profundas hasta las más banales. Tengo ganas de hablar del postparto, de volver a dar el pecho, de compaginar tu vida de siempre con las necesidades de un recién nacido, de cremas, de carros de bebé, pañales diminutos y otros descubrimientos geniales de puericultura que ya he hecho en estos pocos días. Pero sobre todo tengo ganas de disfrutar de estos momentos con todos mis sentidos porque siento que se me escapan en cada pestañeo.

He vuelto a nacer como madre y siento que esta nueva oportunidad es el último tren de una experiencia tan revolucionaria y única que no me quiero perder ni un segundo.

Apenas puedo escribir estas líneas sin llorar de emoción. ¡Qué fortuna vivir el milagro de la vida una vez más!

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

4 comentarios sobre “Volver a nacer como madre

  • el 13/05/2018 a las 22:42
    Permalink

    Qué bonito. A mí me ha pasado igual con mi pequeña, sé que es la última de 3 y siento que cada día es un día menos de disfrutarla como bebé, aunque lo bueno es que da paso a otras etapas, también bonitas. En los momentos difíciles pienso eso, que es un bebé y dentro de unos años desearía tenerla así otra vez en mis brazos y que eso no volverá. Enhorabuena.

    Respuesta
  • el 14/05/2018 a las 9:21
    Permalink

    Ay, qué maravilla de entrada y de vida! No te pierdas un segundo, que se van y no vuelven jamás! Enhorabuena y a ser muy muy feliz

    Respuesta
  • el 14/05/2018 a las 22:43
    Permalink

    No sabes como me identifico con tus palabras..hace más de mes y medio que nació mi tercero..mes y medio ya!!! Dios mio que pare el tiempo q tb será mi último tren y siento mucha nostalgia.
    Enhorabuena!! A disfrutarla mucho.

    Respuesta
  • el 15/05/2018 a las 11:01
    Permalink

    ¡¡¡¡ENHORABUENA!!!! yo no tengo IG y tu ausencia por aquí me hacía intuir q había nacido tu chiquitina, me alegro que te sientas así de feliz y q todo lo bueno te haga menos difícil los inconvenientes.
    Que bien que los hermanos la hayan aceptado y al menos por el momento no tengas “pelusilla”. Mi hija tiene celos hasta de su primito pequeño cuando viene a casa 🙁
    Yo no puedo imaginar lo q sería tener un 3er bebé…creo q no podría, la verdad.
    ¡¡Disfruta todo lo que puedas!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com