Etiqueta: control de esfínteres

La operación pañal (fracasada) más corta de la historia

En una de las últimas entradas decía que había empezado la operación pañal ese mismo día. Pero pocas horas después de publicarla, decidí rajarme. Vamos, como dice el título del post: la operación pañal más corta de la historia; en concreto, unas cinco o seis horas y unos quince pises en el suelo y en el sofá. Siempre he pensado que esto debe hacerse cuando el niño esté preparado y dispuesto por dos motivos: porque es respetuoso con los ritmos del niño y porque de esa forma se consigue en pocos días. La razón por la que decidí empezar es doble también: la presión del mes de septiembre y su entrada al colegio y porque notamos que ya se siente incómodo con el pañal y puede retener el pis. Pero a mi hijo mayor le falta la parte de querer, que es fundamental y así no hay manera. ¿Cómo fue la mañana?. En realidad, no fue mal del todo porque demostró que puede retener perfectamente. Sí, se hizo quince pises o más en el suelo, en el sofá y donde buenamente pillaba, pero no porque hiciera pis tantísimas veces, sino porque estuvo reteniendo sus meadas durante horas para evitar lo que es el gran problema de este asunto: que no quiere sentarse en el WC ni el orinal ni en broma. De manera ocasional, muy ocasional, hemos conseguido que...

Leer más

Tema pañal: es muy pronto para quitarlo

Después de unos días introduciendo el orinal, ya tengo mis primeras conclusiones: tiene buena predisposición, no tiene miedos al respecto, pero no está en absoluto preparado. Los inicios fueron buenos, como expliqué el lunes por la noche (en esta entrada). El martes por la mañana sus tres primeros pises fueron en el orinal, con toda la naturalidad del mundo. Pero, a partir de ahí, los siguientes ¿tropecientos? se los hizo encima. No los llamo escapes porque realmente no lo fueron. El niño me desmostró no tener conciencia alguna de cuando hace pis y cuando no. Se daba cuenta de que estaba mojado pero no le daba ni la más mínima importancia y, teniendo los calzoncillos puestos, creo que ni sabía de dónde provenía ese líquido. Así que a la hora de comer le puse de nuevo el pañal. Nada más terminar la comida, le senté de nuevo en el orinal. Hizo pis y su primera caca, como digo, con toda la naturalidad del mundo. Miró la caca y… realmente no sé si sabía que eso había salido de su cuerpo. Francamente, creo que no. A partir de ahí las cosas han ido regular. O, mejor dicho, como eran de esperar conforme a la edad que tiene. Me he dado cuenta de que si hace pis en el orinal es porque en ese momento tiene ganas y le pillo justo...

Leer más

Primer acercamiento al orinal

En febrero empezamos con los escapes y a día de hoy, cuando se producen, son XXL. ¡Yo misma me sorprendo al comprobar cuántos meses llevamos así, cambiando pañales a un ritmo poco menos que de recién nacido!. Si no recuerdo mal, en ambas entradas fueron varios los comentarios que me recomendaron ir presentándole a mi hijo el orinal, como mejor manera de combatir esas meadas tipo adulto que ningún pañal medio lleno podría contener. A esto le sumo signos que indican que va estando preparado: – Desde hace unos pocos meses el niño es consciente de la caca, nombrándola,...

Leer más

Escapes XXL

En febrero comenté que estábamos teniendo escapes constantes. Todo sucedió de la noche a la mañana, nunca habíamos tenido problemas ni con cacas ni con pises; todo se quedaba en su sitio y no habíamos tenido sustos ni cambios de mudas en la calle o a horas intempestivas. Hasta que los pañales (Dodot, para más señas) empezaron a fallar y los escapes de pis empezaron a sucederse casi a diario. Cuando escribí aquella entrada me aconsejasteis varias cosas, de las que tomé buena nota. Lo primero que hice fue cambiar de marca de pañales. Nos pasamos a los Huggies Super Seco y notamos el cambio. Como expliqué en su día, los Dodot siempre me daban la sensación de estar húmedos por fuera y olían a rayos. Eso se acabó con los Huggies: incluso cuando están llenitos de pis no huelen mal ni dan impresión de estar mojados por la parte exterior. Lo segundo fue probar una talla más. ¡Desastre total!. La talla 5, que empieza con los 15 kilos, le queda enorme (pesa unos 11 kg). Ya no es sólo que le quede tan alta de cintura que parecen pañales a lo Julián Muñoz, es que le queda grande de culo, poco ajustado. Así que, lejos de ser una solución, comprar pañales más grandes sólo incrementó el problema. Durante unos meses hemos tenido una tregua, más que nada porque...

Leer más
  • 1
  • 2

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets