Ya sabéis que en casa estamos enamoradísimos de nuestra Roomba. Ay, Limpito, ¿¡por qué no te conocimos antes!?

Cada vez que os la enseño en redes me hacéis un montón de preguntas. ¡Lo entiendo! Porque aún teniendo una pinta estupenda, nosotros teníamos también muchísimas dudas antes de probarla. Y mira que éramos el target perfecto: una casa con tres mascotas y dos niños, es decir, polvo y pelo a raudales. Todo el día pasando la aspiradora estábamos. Pero a pesar de soñar con la Roomba, siempre surgían preguntas que nos echaban para atrás y nunca dábamos el paso.

Con este post quiero hablaros de cómo ha cambiado nuestra limpieza en casa desde que tenemos la Roomba en relación con el aspirador Dyson sin cable que estábamos usando hasta el momento. También un pedazo de aspirador, sin duda alguna, pero con las limitaciones que os explicaré a continuación.

Os cuento:

Cuando empiezas a convivir con tres mascotas

Como casi todo el mundo, en esta casa empezamos por la escoba y el recogedor de toda la vida. Para una una pareja que vive sola, no estaba mal.

Pero al poco de empezar a convivir adoptamos a nuestras tres  mascotas y pronto nos dimos cuenta de que aquel sistema era absolutamente ineficaz. Como digo, para una pareja, vaya, pero para una pareja, dos gatos y un perro, era insuficiente.

El pelo de los animales vuela que da gusto. Y forma las pelotillas esas tipo Far West… que son curiosas de ver pero complicadísimas de barrer. Tu vas con la escoba y en realidad no estás recogiendo, estás venteando. Al final recoges la mitad de lo que querías barrer. El resto se queda en el aire, flotando un rato, esperando a depositarse de nuevo en el suelo o, lo que es casi peor, en los muebles.

Al cabo de un tiempo compramos una aspiradora Dyson con cable. La razón de irnos a por una buena aspiradora estaba clara: por aquel entonces ya teníamos tres animales y, si no recuerdo mal, Mayor acababa de nacer. Además yo soy asmática. Necesitábamos algo con potencia, con un buen depósito y un filtro anti alergias.

La experiencia con la Dyson con cable duró un suspiro. Porque pasar una aspiradora con cable es lo menos práctico del mundo. Creo que ahí fue cuando descubrimos que nuestra casa tenía pocos enchufes. ¡Vaya rollo! Al final no aspirábamos nunca porque entre la pereza que daba sacarla (¡con lo que pesaba!), ir de enchufe en enchufe y luego volverla a guardar… Fue un error. La acabamos vendiendo de segunda mano.

 

¿Por qué teníamos una aspiradora Dyson sin cable?

Tras la experiencia agridulce de la Dyson con cable, nos quedó claro que necesitábamos una aspiradora igual de potente pero sin cable.

Primero tuvimos una normalita, no recuerdo la marca. La experiencia no estuvo mal pero duró dos asaltos. No tenía potencia suficiente, ni depósito en condiciones, ni le aguantaba la batería. La idea era buena pero nos arrepentimos de no haber ido directamente a por una Dyson, que es la que finalmente compramos.

Con la aspiradora Dyson sin cable nos ha ido bien. En concreto, el modelo que tenemos ahora, por si os interesa, es la Dyson V6 AnimalPro.

Si la tuviera que recomendar lo haría sin dudas: no desmerece en nada la potencia de un aspiradora de la misma marca pero con cable, el depósito es más que de sobra para todo la suciedad de nuestra casa y la batería es excelente. Además pesa poco, incluso una persona con poca fuerza como yo puede pasarla sin esfuerzo. Y colgada detrás de la puerta de la cocina, con su cargador, que es como la tenemos nosotros, no te molesta cuando no la estás usando y te permite tenerla siempre a mano.

También le doy buena nota en durabilidad. Es muy decepcionante cuando haces una inversión en un producto y al final éste no consigue aguantar el tute que le das. Nuestro uso no es ocasional, nosotros la Dyson muchos días la pasábamos dos veces por el suelo y al menos una vez por el sillón. Para nosotros era importante que el aparato pudiera aguantar mucho trajín diario sin problemas de motor. Y en ese aspecto, fenomenal.

 

Los peros de la Dyson sin cable…

Sí, nuestra Dyson tiene un pero. O unos cuantos.

El primero de todos es que hace mucho ruido. Y más allá de que pueda resultar poco agradable, el tener una aspiradora ruidosa en casa en una casa como la nuestra es un problema porque:

  • Los animales se vuelven locos. No les gusta nada nada nada el ruido de la Dyson, así que normalmente tengo que andar cambiándoles de habitación para que no se estresen.
  • Cuando estás pasando la aspiradora se entera todo el bloque. Así que hay ciertas horas a las que no la puedes pasar y si tienes un bebé durmiendo, olvídate también.
  • El escándalo que organizas impide ver la tele, por lo que es muy probable que los niños protesten si te pones a pasarla a su hora.
  • En general podríamos decir que el ruido que organiza impide hacer vida normal, por lo que es una molestia para una pareja que trabaja en casa porque al que pretende seguir trabajando le estás molestando bastante.

En conclusión: que cuesta encontrar el momento para pasarla porque siempre molestas a alguien. Al final la pasas menos de lo que la pasarías, por no molestar.

Otro problema que tiene es la limpieza. No voy a decir que sea farragosa, pero a mi se me hace incómodo limpiar el depósito. No sé cómo me las apaño pero a menudo termino echando la mitad fuera de la basura. Y me cuesta volver a encajarlo. Creo que es un punto a mejorar en esta aspiradora, sinceramente. La sencillez de la limpieza siempre es un punto a favor de un producto de uso diario.

 

El maravilloso descubrimiento del robot aspirador Roomba

Aunque me repita hasta la saciedad, no puedo dejar de insistir en que ojalá nos hubiéramos decidido antes por una Roomba. Y no lo digo porque la Dyson sea mala, que no lo es, pero la Roomba 896 no sólo ha cumplido nuestras expectativas sino que las ha superado con creces.

Desde mi punto de vista, la Roomba aporta todo lo bueno de una aspiradora potente, con capacidad de aspiración y durabilidad unido a la comodidad de no tener que hacer nada para limpiar.

Ya sabéis que algunos de nuestros miedos eran que Roomba no tuviera potencia para retirar bien todo el pelo que se nos acumula en el suelo y que su depósito no fuera capaz de hacer la casa de un tirón. Pues nada de eso sucede.

Lo mejor de la Roomba es que:

  • Deja el suelo impecable, sin un solo pelo.
  • No ventea, que es algo fundamental, porque como los pelos vuelen estás perdido. Lo recoge todo incluso de las esquinas.
  • El depósito da para limpiar la casa de una sola vez.
  • La batería aguantar perfectamente la limpieza de toda la casa.
  • Se carga rápidamente, de modo que si quieres que trabaje mañana y tarde puedes encargárselo perfectamente. Nosotros lo hacemos muchas veces y así nos aseguramos de tener el suelo siempre impecable.
  • Vaciar el depósito es súper fácil, ¡hasta los niños pueden hacerlo!
  • No ha sido difícil encontrarle un rincón para tenerla siempre lista, incluso en una casa pequeña como la nuestra. Nosotros la hemos dejado puesta bajo la mesa del ordenador, que tenemos en el salón.
  • Aunque hace cierto ruido, no te obliga a hablar a gritos ni a subir el volumen de la televisión. Es un ruido llevadero.
  • No asusta a los animales, algo muy importante en casa.

Una cosa que me encanta: ¿os hacéis una idea de lo cómodo que es poner en marcha la Roomba desde la calle? Si, sí, gracias a la app de iRobot, si estoy en la calle y de pronto me acuerdo de que no he conectado la Roomba en todo el día o por ejemplo me avisan mis padres de que van a venir luego a casa, no tengo más que ponerla en marcha y ella solita se pone a aspirar. ¡No necesito estar en casa para ponerla en marcha!

 

Robot aspirador Roomba vs aspiradora Dyson sin cable: ¿con cuál me quedo?

Si no pudiera quedarme con las dos y tuviera que elegir sólo una, sin duda me quedaría con nuestra Roomba 896.

Para ser justos, hay que tener presente que son dos aspiradoras diferentes. La Dyson sin cable es más versátil, pero la Roomba es autónoma.

La razón de quedarnos con Limpito es clara: con la Roomba realmente hemos mejorado nuestra calidad de vida porque aspira el suelo sin que nosotros tengamos que ocuparnos de nada y lo deja impecable.

Sí, ciertamente la Dyson sin cable te da una versatilidad mayor si quieres aspirar otras superficies o rincones, como sofás, persianas, el interior de los muebles, colchones… Pero en el día a día es mucho menos práctica tanto por el hecho de tener que estar tu pasándola (y perdiendo el tiempo, por tanto) como por el escándalo que organizas y el tener que limpiarla luego.

En cambio, mientras la Roomba hace su trabajo, nosotros podemos estar dando una vuelta o, simplemente, haciendo otras cosas en casa.

Si tu preocupación principal es la limpieza de los suelos, yo apostaría por la Roomba sin lugar a dudas.

 

¿Vosotros ya tenéis una Roomba en vuestras vidas? ¿Os habéis decantado por una aspiradora sin cable? ¡Contadme!