Hace tiempo que quería hablaros de cómo organizamos nuestras cajas de recuerdos para poder conservar esas cositas que hace tanta ilusión encontrarnos al cabo de un tiempo. Mis peques, además, son de guardar y guardar, ¡les encanta! Y yo creo que produce mucha emoción cuando las rescatamos pasados los años. Es algo que me gusta mucho hacer.

Así que cuando desde que conocí MyRetrobox me ha apetecido mucho enseñaros sus cápsulas del tiempo, una forma muy bonita (y súper organizada) de conservar nuestros recuerdos.

 

¿Qué es MyRetrobox?

Son unas cajas metálicas que nos permiten organizar de forma ordenada nuestros recuerdos.

La idea es que metamos dentro de ella todo lo que nos parezca importante, que completemos los cuadernillos que incluyen, y que después la precintemos. De esta forma, la guardamos durante una temporada, por ejemplo en la parte alta de un armario, y la abrimos al cabo de un tiempo.

Personalmente creo que lo bonito es ir haciendo la caja poquito a poco. Y cuando ya la tengamos bien cargada de recuerdos, la cerramos y la dejamos reposar durante una larga temporada. Me parece una idea preciosa el poder rescatarla pasados los años y encontrarte con tu escritura, tus fotos, esos pequeños detallitos de los que ya ni te acordabas…

Ahora mismo en su página tienen cuatro tipos de cajas: para bebés, para niños, para bodas y para cumpleaños. Así que ya véis que se adaptan a cualquier situación.

¿No os parece un detalle genial una MyRetrobox para una boda? Esta caja incluye, para que os hagáis una idea, un libro de firmas, una cronología con los hitos más importantes de la pareja, una hoja de pegatinas, unas tarjetas para anotar los detalles más relevantes de ese día y hasta un sobre para guardar arroz o confeti de ese día. No le falta detalle.

 

Nuestras Peque MyRetrobox 

Cuando elegimos las nuestras estuve dudando si elegir la de Bebé o la de Peques.

La Bebé My Retrobox está pensada para niños hasta unos cuatro años y la idea es que la completen sus padres. La Peque MyRetrobox está pensada para niños desde unos 5 años, para que la puedan completar ellos mismos.

La de Bebé me llamaba mucho la atención pero hoy por hoy tenía mucho más sentido que fueran ellos mismos los que completaran sus cajas. Y ya tengo un álbum de bebé para cada uno de ellos, el típico donde pegas el test de embarazo, las ecografías, la pulsera del hospital y la pinza del cordón umbilical. Así que la elección estaba clara, ¡dos Peque Retrobox!

La caja les gustó muchísimo nada más verla. Vienen personalizadas con su nombre y fecha de cumpleaños. ¡Qué contentos se pusieron al verlas! Ya os digo que a mis niños les encanta la idea de guardar recuerdos, no es algo que les resulte extraño ya que hace tiempo que lo hacemos en casa, aunque con una caja muchísimo menos bonita. Así que se emocionaron un montón y enseguida quisieron ponerse con ella.

Os cuento lo que lleva cada caja Peque Retrobox:

    • La cajita metálica personalizada con su nombre y fecha de nacimiento.


My Retrobox (1)

  • Instrucciones, pensadas para que las lean los peques y así sepan qué hacer.
  • Un diario con ilustraciones en el que van a poder anotar todas las cosas que sean importantes. Os enseño una de las páginas para que veías lo entretenido que es y cómo les facilita la tarea de completar la caja.

My Retrobox (4)

  • Una pequeña libreta en la que sus padres, abuelos o amigos pueden ir dejándole mensajes para leer en un futuro.
  • Un cuaderno con los acontecimientos y datos más relevantes del año en el que nacieron. Aquí os muestro una de las páginas del libro de mi hijo pequeño, que es de 2012.

My Retrobox (3)

  • Un álbum de fotos para que podamos completarlo con aquellas que muestren los momentos que nos encantaría recordar para siempre. También podemos pegar dibujos, entradas de cine, pequeñas manualidades… Está encuadernado en espiral así que el formato es comodísimo.
  • Una carta que pueden escribir a su yo del futuro.
  • La pegatina para precintar la caja.

Nosotros nos lo hemos planteado como algo a largo plazo. Como véis, la caja viene muy completa así que no hay prisa. Las iremos completando poco a poco y cuando estén ya llenas, cerraremos y las guardaremos un largo tiempo. Mi intención es hasta que se cumplan la mayoría de edad, pero ¡ya veremos! Con el Peque esperaremos un poquito a que sepa escribir, me parece súper tierno que puedan guardar estos cuadernos escritos por ellos y cuando sean mayores ver cómo escribían y qué pensaban.

Una cosa que me gusta mucho es su formato. La caja metálica es muy bonita, no pesa nada y está pensada para durar. Obviamente no la vamos a poder enterrar (aquellos afortunados que tengan un jardín) porque no es una caja estanca. Pero sí que tenemos la seguridad de que la vamos a poder guardar todo el tiempo que queramos que va a quedar intacta. Además, yo que siempre estoy preocupada por la falta de espacio, me gusta mucho que tenga bastante capacidad pero que abulte poco. Y se puede apilar muy bien si, como en nuestro caso, tenéis dos.

 

En definitiva, MyRetrobox me parece un regalo precioso para hacer a un niño o a una familia, incluso para regalárnoslo nosotros mismos. Una forma muy bonita y además muy organizada de guardar nuestros recuerdos y luego disfrutar con ellos años más tarde.

 

¿Os gusta atesorar recuerdos como a nosotros? ¿Conocíais las cápsulas del tiempo MyRetrobox?

PD. ¡No os perdáis el sorteo que he organizado en Facebook! Podéis ganar una Baby Retrobox o una Peque Retrobox.