La mejor receta de nuggets de pollo para niños exigentes

No puedo resistirme: tengo que compartir con vosotros la mejor receta de nuggets de pollo para niños exigentes como los míos.

Creo que nunca antes había compartido una receta en mi blog. ¡Pues hoy me estreno!

Y es que esta receta está tan rica y estoy tan contenta de haber dado por fin haber con una receta de nuggets de pollo que están realmente deliciosos y que tienen éxito con mis peques, ¡que necesito contároslo!

No voy a decir eso de ¿a qué niño no le gustan los nuggets de pollo? porque ese tipo de frases con mis hijos no funciona. A mis hijos no les gusta la pizza, ni los perritos, ni las hamburguesas, ni las chucherías ni la gran mayoría de esas cosas que normalmente le gustan a los niños.

Pero si en vuestras casas triunfan los nuggets de pollo como en la nuestra, es probable que hayas intentado reproducir en casa los congelados, que francamente no son nada del otro mundo y mucha confianza no inspiran, ¿verdad?

Yo he probado mucha recetas de nuggets de pollo en este tiempo.

Y no daba con una que realmente me gustara.

No hablemos de mis hijos… mis hijos son el jurado más estricto que te puedas encontrar. ¡Ninguna les gustaba!

Así que hoy os traigo una receta más que aprobada por ellos con toda mi ilusión de que os guste a vosotros también:

 

La mejor receta de nuggets de pollo para niños exigentes 

 

Ingredientes:

  • 200 gramos de pechuga de pollo de corral sin piel troceada en cuadraditos.
  • 1/2 cucharada de sal.
  • 1/2 cucharada de ajo en polvo.
  • 2 rebanas de pan de molde sin corteza en trocitos.
  • 60 gramos de queso crema tipo Philadelphia.
  • 60 gramos de leche entera.

 

Preparación:

  1. Pica la pechuga de pollo con la sal y el ajo en polvo.
  2. Añade el pan, el queso crema y la leche entera.
  3. Pica todo bien hasta que quede una masa uniforme.
  4. Haz bolitas pequeñas con la masa y luego aplástalas un poco para darles forma de nuggets.
  5. Tapa con papel film y reserva un rato en la nevera.
  6. Cuando las vayas a comer, pasa por huevo y luego por pan rallado.
  7. Fríe en abundante aceite a fuego no demasiado caliente (para que no revienten) y deja reposar sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Te recomiendo utilizar una sartén freidora o una freidora pequeña pero bien honda para que queden bien cubiertos durante la fritura y no tengas que estar volteándolos.

 

¡Listo!

Es que es tan fácil y están tan buenos que tenéis que probarlos.

Con estas cantidades salen unos 20 nuggets de tamaño estándar. Podéis hacer nuggets más grandes, el tamaño es al gusto, claro.

Si tenéis una Thermomix os saldrá perfecta la masa para hacer los nuggets, y sin ningún esfuerzo. Pero podéis utilizar cualquier picadora que tengáis en casa.

Si queréis congelar, podéis doblar las cantidades. Yo los congelo sobre un plato (tapados con papel film) y cuando están duros los meto en una bolsa especial para congelados.

 

Espero que os guste la receta.

Ya me diréis si de verdad es la mejor receta de nuggets de pollo para niños exigentes como los míos.

¡No dejéis de contarme por favor!

 

Créditos | Foto y receta original de Cookidoo.es (TM5)

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

6 comentarios sobre “La mejor receta de nuggets de pollo para niños exigentes

  • el 01/09/2016 a las 11:19
    Permalink

    Yo los hago según la receta de mamá en Bulgaria, muy parecida a esta, y salen buenísimos. Los congelados no los hemos probado nunca, los de restaurantes de comida rápida alguna vez sí, pero desde que vi un vídeo de como se fabrican no he vuelto a probarlos.
    Los caseros han sido todo un éxito, nos gustan a todos. A mi, como me da muchísima pereza lo de rebozarlos y el pan rayado y eso, suelo comprar un kilo de pechuga, los hago todos de golpe y luego congelo, así tenemos para una temporada.

    Respuesta
  • el 19/09/2016 a las 8:58
    Permalink

    Hola, guapa!
    Te prometí que iba a hacer la receta, pero me he retrasado un poco… ayer al final me lancé !!!!!

    Les han encantado, y a mi también.
    Es muy muy fácil y lo mejor de todo es que queda suavecita. De hecho la masa me han propuesto que la utilice también para hacer otras cosas como filetes rusos y demás…

    Y con las cantidades que pusiste, cenamos los cuatro tranquilamente. Vamos, que nos pusimos las botas anoche! 😉
    Puse un plato con su ketchup, mayonesa y alguna salsa más que tenía por casa y nos montamos una cena estupenda!

    Lo único ( y eso fue culpa mía, la cantidad de la receta está bien) que la masa no me quedó tan tan solida porque me pasé con la leche, pero vamos, que eso fue culpa mía por fiarme de mi “ojimetro” y no medirla con el vaso jajajajajajaja. Con un poco de pan extra lo solucioné 😉

    Enhorabuena!!!!!! Has ganado una adepta a tus recetas!

    Besos,
    Sonia.

    Respuesta
    • el 20/09/2016 a las 9:14
      Permalink

      Me alegro muchísimo Sonia!!! Es que están buenísimos de verdad, si no no os lo hubiera comentado. De verdad que me pongo súper contenta, a ver si comparto otro día una receta de albóndigas que llevan mucha verdurita “escondida” y estaban riquísimas también. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 01/11/2016 a las 23:40
    Permalink

    Oye, ¡buenísimos! Nos han encantado, y como habíamos comprado una pechuga de pollo entera, hemos congelado unos cuantos para tener algo más de variedad al lado de las croquetas y las empanadillas caseras que vamos guardando para las cenas de emergencia. Muy ricos, y no hace falta investigar mucho para darse cuenta de que dejan a los congelados a la altura del betún…

    A nuestra hija también le han gustado. En general es de buen apetito y le gusta probar de todo, pero con las cosas empanadas muchas veces se limita a roer el pan y deja intacto el relleno, jajaja. Pues hoy sí que ha mordido a conciencia, aunque ha usado su otra técnica con este tipo de comidas: empezar todas las piezas que caen a su alcance y dejarlas todas a la mitad. Un mal menor, jejeje.

    La única variación que hemos introducido ha sido el queso. En lugar de un Philadephia, hemos usado un queso de untar de leche de cabra que teníamos justo congelado de la última vez que hicimos queso casero. Y oye, como el queso de cabra tiene tanto sabor, estaban aún mejor.

    ¡Queda apuntada la receta!

    Respuesta
    • el 07/11/2016 a las 9:58
      Permalink

      Me gusta mucho esa variación Enrique, lo que pasa es que a mis hijos me parece que no les gustaría. Quizá aparte un poquito para probarlo nosotros los papis. Gracias!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com