Un día me voy a entretener averiguando cuál es el top ten en Google relativo a la búsqueda de un embarazo. Apuesto a que una de las consultas estrellas es esta: si los test de ovulación dan positivo señalando embarazo y no ovulación días antes de la menstruación, cuando un test de embarazo normal aún no daría positivo.
¿Enrevesado?. Con lo que ya he explicado estos días creo que queda claro que la desesperación lleva a creer en muchas cosas, unas más verosímiles que otras, y esta teoría está ya muy extendida, hasta el punto de que casi todos la damos por cierta.
Desde el punto de vista de un escéptico, un test de ovulación sólo puede dar positivo cuando mide la suficiente cantidad de la hormona luteinizante (LH) en la orina de la mujer, hormona que tiene todo que ver con la ovulación pero en teoría tiene poca relación con el embarazo. La hormona que miden los test de embarazo es la Gonadotrofina Coriónica Humana (conocida como hCG). ¿Guardan relación ambas hormonas?. ¡Qué lío!.
No he sido nunca capaz de encontrar una explicación coherente en Internet que me convenciera lo suficiente así que decidí contactar con Anna, de Una historia Clínica (en alguna ocasión ya os he hablado de ella, es una chica encantadora y tiene un blog fantástico). Para no liarme yo con mi propia versión de lo que comentamos, copio y pego su explicación:

- Los TO mide la LH, que tiene muuuchas funciones en el ciclo reproductivo. Pero cuando nosotros vemos una alta concentración de LH, que es lo que determina el TO, nos indica sólo que ha habido ovulación.

- Los TE mide la beta-HCG, que aumenta cuando hay embarazo (y alguna enfermedad, pero eso olvídalo!). Por lo tanto, cuando aumenta en un test, podemos decir que hay embarazo… aunque luego hay que comprobarlo con la eco.

Lo que pasa es que si nosotros hacemos un TE y sale negativo (porque la beta-HCG no ha aumentado todavía lo suficiente), pero nuestro TO es positivo y no ha habido regla significa que ha habido ovulación (es lo que dice el TO), pero si no ha habido pérdidas será porque el óvulo ha sido fecundado y todavía no ha aumentado lo demás para dar positivo el TE. Es por eso que, a veces, coincide un TO positivo con un TE negativo y se asume, o coincide, con que hay embarazo… a pesar de que la función del TO no es esa, sino sólo determinar si esa mujer ovula o no.

¿Qué puede pasar (para desmontar la leyenda)? Que el TO diera positivo (ha habido ovulación), el TE negativo y, creyendo que el TE está tardando en dar positivo se asuma que hay embarazo, cuando en realidad lo que pasa es que la regla se ha retrasado… Piensa que pueden pasar mil cosas, y a veces la ovulación se adelanta pero el endometrio no está preparado para “descamarse” y por eso no hay regla. Por eso te decía que, como esto puede pasar, lo más sensible para determinar embarazo es el TE (la beta-HCG en orina), porque si aumenta casi casi seguro que hay embarazo… y por eso no hay que fiarse mucho del TO para esto, aunque muchas veces coincide.

Hasta aquí, la teoría. Ahora viene la parte práctica, la parte en la que yo comento mi experiencia y llego a la fantástica conclusión de… sí predicen el embarazo pero con ciertas reservas.

Cuando me quedé embarazada de mi hijo, yo estaba en un ciclo en el que todo me importaba ya un pimiento. Estaba agotada de intentarlo sin éxito y sólo quería que me viniera la regla para tomarme el Omifin que me acababa de recetar el ginecólogo. Fue el destino el que quiso que me diera un ataque de locura y rescatara de la basura el test de embarazo que minutos antes me había dado negativo para descubrir que, ¡oh, sorpresa!, ahí había una sombra que parecía un positivo (28 de enero en la foto).

Al día siguiente decidí hacerme test de ovulación y test de embarazo y ambos dieron positivos. En la foto podéis ver a lo que me refiero (29 de enero). Los test está ya algo desgastados y amarillos, la líneas se han descolorido un poco, pero todavía puede apreciarse bien.Los test de ovulación son los verdes, los de embarazo los azules.

Al día siguiente repetí ambas pruebas (30 de enero). El test de ovulación sacó una línea de test aún más oscura que la de control, es decir, un súper positivo (que en la foto no se aprecia). Y el test de embarazo dió un positivo más marcado. No cabía duda, estaba embarazada y, además, la leyenda urbana era cierta.

Aquello me hizo creer a pies juntillas que la profecía era cierta y he mantenido ese pensamiento durante bastante tiempo. Sin embargo, mi adicción a los test y el interés en comprobar hasta qué punto se cumple siempre esta regla me ha hecho comprobar en varias ocasiones que no es todo tan bonito como parece.

Cuando me he hecho test de ovulación días antes de la regla, en ciclos que no han acabado en embarazo (obviamente, si no habría más de un bebito en este blog), no he obtenido positivos pero tampoco negativos rotundos. Siempre he visto dos líneas y en algunas ocasiones he llegado a ver dos líneas de una intensidad bastante similar. Cualquier persona con exceso de entusiasmo podría haber llegado a forjarse falsas esperanzas, considerando además que soy una persona que bebe bastante agua y hago pis con bastante frecuencia, es decir, que mi orina debe ser poco concentrada (y probablemente con más concentración daría una línea de test más marcada).

Mi opinión a día de hoy es que para poder hacerse ilusiones deben darse dos situaciones:

- Que el test de ovulación sea positivo, pero positivo de verdad, con dos líneas igual de intensas o, idealmente, con la línea de test más marcada que la de control.

- Que pueda observarse una progresión en la intensidad de esa línea durante al menos dos o tres días, igual que ocurre con la línea del test de embarazo, que cada vez se marca más.

La segunda situación es importante. En este último ciclo he hecho la prueba para poder comentarlo aquí y, sí, he obtenido dos líneas bastante marcadas (nunca con intensidad suficiente para darlo por positivo, pero bien visibles) y, sin embargo, todos los días eran iguales, no existía progresión ascendente en absoluto.

Quizá por esto en los foros existen testimonios para todos los gustos. Gente que dice haber tenido test de ovulación positivos con embarazo y gente que dice haber obtenido positivos y, después, la regla. En cualquier caso, como no podemos conocer el caso personal de cada mujer ni su ciclo ni cómo ha realizado e interpretado los test, siempre nos cabe la duda.

Lo que sí tengo claro es que si algún día me quedo embarazada de nuevo me haré el pertinente test de ovulación, sería un elemento más para contrastar si la teoría es cierta o no.

¿Qué os parece? Seguro que en más de una ocasión habéis oído hablar de esto. ¿Cuál ha sido vuestra experiencia, os ha sucedido?.

Contesta