¿Y si el bebé no quiere chupete?

Una de las muchas cosas que las señoras se precipitan a decirte en cuanto te ven con tu bebé en brazos es «este niño necesita un chupete».

Resumiendo mucho te diré que, bueno, quizá en algunos momentos no venga mal pero ¿y si el bebé no quiere chupete? Porque estamos dado por hecho que el bebé lo necesita y no es cierto. Quizá lo pensamos porque no hay representación del bebé que se precie si no incluye chupete. Pero esto no refleja la realidad, igual que tampoco la refleja asociar siempre bebé y biberón.

Cuando nos estrenamos como padres tenemos la sensación de que necesitamos decenas de accesorios para nuestro bebé como estos productos de FarmaDistrict o cualquier otro que nos sugieran… ¡porque nos los sugieren por todas partes! Y luego ¿qué? ¿Los vamos a usar todos?

Te cuento mi experiencia con el chupete a través de mis tres hijos.

Mi primer hijo: prefiero chuparme el dedo

Otra cosa que no te cuentan cuando acabas de tener a tu primer bebé es que muchos se van a chupar el dedo hagas lo que hagas. Mi hijo Mayor ya se lo chupaba en la ecografía de las 12 semanas y al nacer lo tenía clarísimo.

Te puedes imaginar la cantidad de consejos no solicitados y hasta impertinencias que tuvimos que aguantar cada vez que alguien le veía que se chupaba el pulgar.

Obviamente nosotros intentamos que no se lo chupara. Digo obviamente porque había gente, extraños y conocidos, que nos acusaban de estarle dejando hacerse adicto a un vicio espantoso, como si fuéramos unos dejaos irresponsables.

Si tu bebé se ha chupado el dedo coincidirás en lo que estoy contando: es que no hay nada que hacer. Cuando un bebé se ha encontrado el dedo y le gusta y tiene claro que eso le calma ya te puedes poner como quieras que se lo va a chupar sí o sí. Claro que probamos cosas para intentar que no lo hiciera pero al final era una tortura porque además un bebé no puede entender que le estés impidiendo darse ese consuelo.

Mi Mayor, además, apenas tomaba teta, y a los tres meses ya solo tomaba biberón. Nunca tuvo el consuelo del pecho.

Y, ¿pasó algo monstruoso? Como te podrás imaginar: NO.

Sí, se estuvo chupando el dedo durante muchos años. Chuparse el dedo de día lo dejó en cuanto entró al cole porque allí se encargaron de quitarle el vicio a base de ridiculizarle (esto da para un post). De noche se lo ha estado chupando durante muchos años, al principio durante toda la noche, luego solamente para conciliar el sueño si se despertaba entre medias, más tarde sólo para dormirse… hasta que ya no lo hizo más.

De verdad, si tu bebé se chupa el dedo, déjale tranquilo. Si quieres intentar disuadirle, genial, pero no le hagas sufrir porque es cruel. Tu hijo dejará de chuparse el dedo cuando esté preparado. No hay más.

Mi bebé de alta demanda: qué asco esa cosa de plástico

Llegó mi Mediano y una vez establecida la lactancia, pasadas las grietas y demás, intenté el chupete.

Sus caras de asco máximo eran la monda. Le daban hasta arcadas.

Sí, mi bebé de alta demanda tenía un reflejo de extrusión muy evidente y además la textura, sabor o temperatura le daba mucho mucho asco.

De hecho, ha sido un niño con mucho asco a cualquier cosa de plástico. No sólo los chupetes, también las típicas cucharas que se suelen utilizar para iniciar la alienación complementaria, la boquilla de los vasitos adaptados…

Mi Mediano tomaba teta a demanda, la tomó a demanda hasta el destete natural a los tres años y medio. Gracias a él confirmé que el chupete es un sustituto de la teta y no al revés. Teniendo la teta no nos hacía falta chupete, esa es la verdad.

La Tercera: paso de rollos

La pequeña de la casa ha venido a demostrarme que dos hijos y una década de experiencia no consiguen que dejes de ser primeriza en muchas cosas.

Ella también toma teta a demanda, de momento llevamos 18 meses y seguiremos hasta el destete natural.

Pero, al contrario que el Mediano, ella no es tetadicta y eso se nota porque hay muchos momentos en que no me deja que la consuele con el pecho. ¿Nos vendría bien el chupete? En algunos momentos creo que sí, por ejemplo creo que le hubiera venido genial (a ella y a nosotros) para hacer los viajes en coche más llevaderos y con menos berridos.

Pero ella tampoco ha querido chupete y lo hemos respetado.

¿Cómo hacer para que un bebé acepte el chupete?

Mi experiencia a través de tres hijos es que no hay nada que se pueda hacer para que tu hijo acepte el chupete. He oído muchas burradas por ahí y, en fin, no veo la necesidad.

A lo mejor es que yo tampoco le he puesto mucho entusiasmo. Reconozco que me costaba encontrar el momento de dárselo. En los primeros días no quería porque mi prioridad número uno era establecer la lactancia. Y pasado un mes o dos pues quizá ya sea tarde para intentarlo. Tampoco veía muy claro en qué momentos ofrecer el chupete porque al final siempre me parecía mejor proporcionar otro tipo de consuelo.

Una de las cosas que me han enseñado estos cinco años de la lactancia materna es que no nos usan de chupete. En todo caso al revés: usarían el chupete como sustituto de la teta. Se que es una conclusión que no cae muy bien a algunas personas pero… es la pura verdad.

El lado bueno de que un bebé no acepte el chupete es que luego no hay que quitárselo. Ya bastante complicada es de por si la operación pañal como para tener que quitar algo más, que encima se lo hemos dado nosotros sin una necesidad real para ellos. Yo, al menos, me he alegrado de que no lo hayan querido. Un problema menos.

El lado malo es que quizá en algunos momentos pueda estar bien si no le puedes atender, por ejemplo, me pregunto si un bebé que lleve chupete por la noche quizá duerma algo mejor porque quizá pueda utilizarlo en alguno de esos microdespertares que tienen. Recalco el quizá porque si se le cae, o si no lo encuentra, pues es muy posible que llame igual. O porque aunque lo tenga puesto es posible que su necesidad sea otra y entonces no cuele.

En cualquier caso, si estás dando el pecho y quieres mantener la lactancia debes tener en cuenta que las tomas nocturnas son vitales para tener una buena producción de leche durante el día, así que tampoco nos interesa sustituir todos esas tomas por un chupete. No dormir es espantosísimo pero yo no he echado en falta el chupete y en la teta nocturna solo he encontrado una aliada porque el KO que les produce es espectacular.

Como todo en la crianza, las cosas no son blancas o negras.

¿Te ha pasado que tu bebé lo rechazara? Si el bebé no quiere chupete ¿a ti también te parece que casi mejor?

Foto | Pexels

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo!Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada.Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

2 comentarios sobre “¿Y si el bebé no quiere chupete?

  • el 21/11/2019 a las 12:03
    Permalink

    Mira, pues yo con los tres he intentado que se aficionaran, los tres lactancia a demanda y…
    Mayor) Ni probarlo, lo intenté con empeño varios meses. Rozando la AD, nos habría venido bien el chupete. Tampoco el bibe. Pasó algo? Pues se chupó el dedo un par de semanas y fue muy llorona y demandante. A los 3 años hizo click y creció de golpe. Dormir del tirón empezó entonces pero muchísimas noches, ajn con 7 años, viene a nuestra cama.

    Mediano) le pusé el chupe un dia después de nacer, lo quiso hasta los 10 meses cuando ibamos en coche o en el carrito, pero de noche, con la teta cerca, no habia chupe que valiera…Al año empezó la guarde y ya no lo usó más. No se lo quitamos, simplemente no lo quiso más. Al año empezó a dormir seguido.
    Pequeño) se lo puse al minuto de nacer jajaja…lo quiso más o menos hasta los 3 meses pero solo en el coche o en la mochila. A los 3 meses lo escupía y solo quiso pecho.
    Tanto mediano como pequeño han sido bebés fáciles, de dormirse en todas partes…
    Resumen…yo puse mi empeño, pero la teta triunfó.

    Respuesta
  • el 02/12/2019 a las 17:34
    Permalink

    En mi caso mi primer hijo usó chupete casi desde el primer día, la lactancia tardó en instaurarse y el chupete permitía que le calmase un poco mientras dejaba de pasar hambre. En mi hija, la lactancia triunfó desde el minuto uno, y el chupete no lo quería ni en pintura. Acostumbrada a usar el chupete cuando no podía sacar la teta, al principio era un horror, pero lo conseguimos.
    El problema, la vuelta al trabajo. Al principio se quedó con su abuela… y los berridos eran insostenibles. La pobre abuela no sabía que hacer, ¡ella no tenía teta! y encima mi hija era de las que sabia que su madre no estaba… Usamos todos los biberones inventados, pero tampoco quería… quince días horrorosos hasta que encontramos un chupete que aceptaba. Era raro de narices, el philips avent shottie… la gente la miraba sin parar cuando se lo ponía.
    Y que quieres que te diga, cuando estaba yo no le hacía falta, pero para quedarse con la abuela, en la guardería o ir en el coche era imprescindible.
    Así que estoy contigo, cada niño es un mundo, y cada familia tiene unas necesidades diferentes.
    Eso sí, si usan chupete eso de quitarselo de golpe ni hablar. Ellos solos tienen su tiempo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com