Trocitos, ¡ñam ñam!

Suele ocurrir que los bebés cambian de un día para otro. Lo que hasta el momento funcionaba, llega un día que ya no. A nosotros con los purés nos ha pasado exáctamente eso.
Mi hijo no es nada glotón. Nunca le he visto disfrutar con la comida. Nada más nacer la lactancia fue un desastre, hacía un millón de tomas diarias de unas cantidades ínfimas y era más una lucha consigo mismo por succionar que una alimentación en condiciones. Conforme mejoró en este aspecto, fue espaciando bastante las tomas, demostrando que comía porque tenía que sobrevivir pero nada más. 
Yo le tenía algo de miedo a la introducción de la alimentación complementaria. Por lo que me cuenta mi suegra, sus hijos no fueron buenos comedores y mi hijo parecía ir por ese camino. Sin embargo, aceptó muy bien todos los alimentos que le puse por delante (salvo el yogur) y se comía unos buenos platos (hasta hace nada se estaba zampando a mediodía purés de más de 300 ml). 
Eso sí, el espacio entre comida y comida tenía que ser de bastantes horas. Nada de comer cada 4/5 horas, mi hijo para comer a mediodía tiene que haber desayunado ligero y que hubieran pasado al menos 5 horas, mejor 6, y si es posible con siesta de por medio porque con sueño directamente no come. Ahora en verano empezó a levantar más tarde, sobre las 8. La comida la he ido retrasando, adecuando al momomento en que me parecía que tenía hambre (porque él nunca ha dado signos de estar hambriento más allá del tercer mes de vida), y ha habido días que ha comido a las 3 de la tarde porque antes de esa hora se negaba a abrir la boca.
Su interés por nuestra comida se despertó hace un par de meses. Empezamos a darle pan y galletas. La mitad iba fuera y la mitad que iba para dentro lo hacía casi sin masticar, pero a él le gustaba y poco a poco ha ido mejorando. Mi perra encantada de todo lo que caía al suelo, todo hay que decirlo.
El sábado 21 de agosto salimos fuera a comer y se negó a comerse su puré. Lo intenté a las 12.30, a las 14 y finalmente a las 15.30h conseguí que comiera apenas 3 cucharadas. Mientras tanto, como nosotros sí comimos (a duras penas porque además montó un pollo de impresión) le dimos patatas fritas y trocitos diminutos de hamburguesa. Esos sí iban para dentro, lo que no quería era el puré. Merendó más bien poco, unas 5 cucharadas de puré de frutas y cenar cenó bien, su biberón con cereales habitual. Durante los días siguientes la situación fue a peor hasta que el martes 24, que encima yo me acaba de cortar el dedo, directamente pasó de comer y de merendar. 
Yo sabía lo que pasaba: se había cansado de los purés. 
Hablé con mi amiga Belén, ¡siempre dispuesta a echar una mano!.  Me daba un poco de vértigo iniciarle con los trocitos por miedo al atragantamiento, por no saber qué darle y cómo darselo (y eso que sois varias las que me habíais hecho ya sugerencias, de las que he tomado buena nota) y también, por qué no reconocerlo, por pereza. Siguiendo sus consejos, plasmados estupendamente en esta entrada que le pedí que publicara, le empecé a dar trocitos. ¡Exito total!.
Desde el miércoles a hoy (5 días) ya le he dado trocitos finísimos de filete de ternera blanca a la plancha, de jamón york, de tortilla a la francesa, de queso fresco y de rape rebozado. Lo que hago es bastante menos cantidad de puré y más ligero que los que hacía y esos trocitos a parte. Le pongo un plato de plástico con los trocitos y los va cogiendo con la mano. Cogerlos los coge muy bien, con mucha destreza, aunque el metérselos en la boca es otro cantar y unos cuantos se pierden por el camino, para regocijo nuevamente de nuestra perrita. Le ha gustado tanto lo que le he dado a probar que hasta se sonríe, está muy claro que quería comer trocitos y comérselos por él mismo (¡porque cuando se los doy yo no los quiere!). Cuando veo que está entusiasmado con los trocitos, aprovecho para que coma un poquito de puré.
Es evidente que está comiendo menos cantidad. Eso me preocupa y no me preocupa. Por un lado, es bien sabido que los niños a partir de un año crecen mucho menos y, por tanto, necesitan menos alimento. Pero también es cierto que mi hijo tiene un peso tirando a bajo y nadie quiere que su bebé se convierta en el espíritu de la golosina. De todas formas, estoy bastante tranquila a ese respecto y algo me dice que no veré caer estrepitosamente su percentil de peso en la revisión del año.
En realidad, la única “preocupación” que tengo ahora mismo es qué tal va a comer en la guardería. Me han comentado que se come a las 12, una hora bastante temprana para el escaso apetito de mi hijo y más si no le dejan dormir siesta en toda la mañana. Tengo dudas de que realmente vaya a comer algo por el sueño que tendrá si no ha reposado durante la mañana y porque darle de comer requiere bastante paciencia, más que nada porque se distrae con una mosca, mueve la cabeza y el cuerpo sin parar (¡qué difícil es acertar!), se chupa las manos, los pies y hasta muerde la cuchara. Voy a apuntar en la hoja que nos han pasado que ahora prefiere comer trocitos suaves con la mano, aunque no sé si me hace gracia que coma trocitos de comida sólida sin una supervisión total por parte de una cuidadora, por muy suaves que sean los trozos.
¡Ya veremos!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

17 comentarios sobre “Trocitos, ¡ñam ñam!

  • el 30/08/2010 a las 12:12
    Permalink

    Qué gracia lo de los trocitos de comida! sabía lo de darles pan y galletas, pero no tenía ni idea de todo lo demás!

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 12:22
    Permalink

    A la mía lo de los purés no le ha ido nunca demasiado. Los de verduras, aún, pero desde luego los de frutas te dice que te los comas tú. Las caseras, ni de coña, la textura no le gusta, y de los otros, a veces cae algún frutapura que es lo único que tolera…

    … pero le das comida a trocitos y se vuelve loca. ¡Come como una lima! Con decirte que su plato favorito es la paella y que se come un plato más grande que su hermana la de 4 años… Así que yo pasé de todo, y básicamente le hemos dado trocitos desde que empezó con los sólidos, como aquel que dice. Por el peso no te preocupes. Mencía era tirando a pequeñaja (percentil 10) y de repente en un mes, en julio, cogió 1 kilo la muy burra. Y comiendo a trocitos, sin un puré casi ni medio. Así que no te des mal.

    La verdad es que yo he tenido suerte en ese sentido porque las dos peques son de buen comer así que nunca ha sido nuestro caballo de batalla (bastante teníamos con lo que teníamos). Pero si con la mayor me mataba poco la cabeza, con esta menos aún. Yo le doy de todo, si mi pediatra supiera/supiese… No hago barbaridades como metérselo todo de golpe, pero si le gusta, quiere probarlo y le sienta bien ¡para adentro!

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 12:22
    Permalink

    Mi hija menor siempre comiò mal y siempre tenía que ser potitos, de casa comenzó a comer sopa, croquetas, salchichas, pizza casera, y poco más, pero un día no quería ni la sopa, se la dejé delante y se la comió ella sola, eso era lo que quería comer como una chica mayor!…cada niño es un mundo hay que dejarlos que ellos vayan descubriendo la comida

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 12:25
    Permalink

    mi hijo es un pequeño gloton y con sus 9 meses (6 de edad corregida) come trozos de patata, zanahoria, vaina, pollo, ternera incluso cordero asado de las fiestas del otro dia.. mi madre el otro dia le dio un trozo de sandia y poco a poco "padentro", y las frutas en trocitos come bien (excepto la manzana).. el "problema" es que se come su vol de ikea de colorines hasta arriba de pure con pollo o pavo (alguien sabe cuanto es ??) a la 1.. (da igual a la hora que haya desayunado y almorzado, eso si solo teta) y si no se duerme la siesta porque estamos fuera de casa, come con nosotros sobre las 3 lo que le demos..
    todo el mundo dice que que mono, que abre la boca como un pajarito¡¡ como un cococdrilo diria yo, pedazo gloton.. el miedo que tengo es que salga a mi rama de la familia, glotones y con tendencia a la obesidad.. o cmo mi hermano o mi sobrina con un claro problema de obsesion por la comida ..
    uff cada loco con su tema¡¡
    menos mal que de momento esta delgadito
    yo todavia no le puedo dejar que coja el los trocitos, porque no hace la pinza y no atina a comer..

    yo de todas formas creo que en la guarderia le meteran el pure, asi que intenta darle trocitos para la cena..
    yo en el colegio que he mirado para empezar con dos años (el no los tendra n¡ cumplidos) me comentaron que al año y principios de los dos años daban pures, y paulatinamente metian trozos para que al entrar en el aula de tres años ya comiesen entero

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 12:47
    Permalink

    Me alegro que este yendo tan bien el tema de los trocitos¡¡¡¡
    De la guarde mi consejo es que no te agobies de momento, yo tambien ando dandole vueltas al coco y creo que voy a parar porque me esta empezando a quitar el sueño y me preocupare cuando vayamos viendo que tal le va.

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 12:48
    Permalink

    Los niños acaban cansándose del puré, pero el tuyo se ha cansado superpronto!
    De todos modos, no hay mal que por bien no venga; al menos, eso pensará tu perra…

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 13:02
    Permalink

    Mi sobrino comía trocitos desde los 8 meses, en su momento me parecía normal, pero en cuanto me enteré de que los bebés hasta más o menos el año comen purés, me quedé boquiabierta, aunque doy fe de que a él le encantaba comer así y le sentaba de maravilla la comida. Un besito.

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 14:40
    Permalink

    Al mío también le gusta eso de los tocitos, el problema es que para comerse una loncha pequeña de pechuga de pollo se puede tirar toda la tarde. otro problema es que da lo mismo el tamaño que tenga el trozo que el se lo intenta meter (y tragar) entero.
    Me ha llamdo la atención lo que has dicho de que no le dejan dormir siesta (imagino que la "no oficial"), en la que nosotros llevamos al peke no ponen ninguna pega si se duerme, claro que es de los más pequeños y a esas edades como un bebe diga que se duerme o le dejas o prtepárate para aguantar el "lado oscuro". (Al menos el mío)

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 14:57
    Permalink

    Perdona que vuelva a opinar, pero creo que deberias confiar mas en la guarderia que has elegido, porque si no te vas a volcer loca. En la guarde saben como hacerlo, sin son profesionales claro, y ya veras como lo que te digan no te lo vas creer,porque cambian tanto cuando estan en grupo que es increible. Al principio le costara un poco regularizarse pero luego el problema lo tendras los fines de semana para no fastidiarle tu el ritmo a el.
    Confia en la guarde o buscate otra por tu salud mental

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 22:10
    Permalink

    Gem, no te creas que yo tenía mucha idea, más allá de lo que marca el sentido común. Pero, claro, por algo hay que empezar, por cositas suaves. No sabes lo rico que está comiendo sus trocitos!.

    Walewska, está claro que cada niño es un mundo. Y cuando un niño come bien, es un alivio para los padres. No me imagino lo que debe ser tener una batalla todos los días para que coman algo. En cuanto a lo del peso, pues ya veremos, no voy a preocuparme antes de tiempo!.

    Cartafol, pero se comió la sopa con cuchara? porque mi hijo la sopa se la echaría por la cabeza, directamente! jajaja.

    Brujilla, jajaja, me lo cuentas y en mi hijo es totalmente impensable. De hecho, fíjate, mi hijo es justamente al revés, la pinza la hace muy bien (estoy realmente asombrada) y sin embargo lo de mascar todavía está en pruebas, no me fío mucho. En la guardería comentaron que al principio les daban purés y conforme avanzara el año probarían con trocitos en el puré. Ahora mismo no sé qué harán, porque lo mismo si sólo le dan purés no los quiere. Yo a la educadora le dije que ella misma, que a mi las 12 de la mañana y con sueño me parecía que les iba a suponer un problema, que no me importaba si mi hijo se negaba a comer un día porque le conozco, pero que si no iba a comer ningún día, entonces íbamos a tener un problema. Creo que con eso ya le quise decir bastante.

    Mamadejulio, ¿nos consolamos mútuamente?.

    Laky, el mío se ha cansado muy pronto, es un reflejo más de su gran frustración por hacer cosas de mayors! jaja. Mi perra está encantada, desde luego y nosotros, bien mirado, cuanto antes coma como los adultos, mejor.

    Adry, para que veas, cómo cambia la cosa de un niño a otro!.

    Papalobo, mi niño empezó muy despacio pero ha ido cogiendo velocidad, sobre todo cuando el alimento le gusta. Sobre la siesta, te digo lo que me comentaron: que a las 09.30 hacen una asamblea y a partir de ahí juegos, estimulación y demás, sin parar, por lo que en principio no está previsto que ningún niño se duerma; a las 12 comer y, después, "higiene" y a dormir hasta las 3. Yo le dije que toda la mañana del tirón no lo veía posible y que cansado no iba a comer y me comentaron tanto la directora como la educadora que al principio se les deja libertad pero, vamos, es cosa de que el niño en un momento dado se quede frito en el sitio, no que le vayan a llevar a la cunita (al menos yo lo entendí así). Conociendo a mi hijo, si le estimulan sin parar, por mucho sueño que tenga, no se va a dormir ni de coña. Si la estimulación continúa, es probable que incluso coma y caiga rendido a dormir la siesta. Pero como se descuíden y decaiga la atención que le prestan, te digo yo que se les duerme justo a la hora de comer, si no, ya os contaré ! jajajaja

    Carmen, no te preocupes, te agradezco tu consejo. Acabo de contarle a PapaLobo lo que ellas me han dicho. En realidad no estoy preocupada en letras mayúsculas, efectivamente creo que saben bien lo que se hacen. Sólo que lo que ellas me cuentan no veo que se adapte a las rutinas actuales de mi hijo pero es más que probable que se vaya adaptando a esa rutina sin más problema.

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 22:38
    Permalink

    Va a ser que si. El dia 1 voy a hablar con la directora. A ver con que impresion vuelvo.

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 23:09
    Permalink

    si se comió la sopa con una cucharilla de estas más grandes que del café, pero la niña tiene 20 meses ;D y algo caía por el suelo tambien…

    Respuesta
  • el 30/08/2010 a las 23:12
    Permalink

    Mamadejulio, yo cuando hablo con la directora o con la educadora vengo mala a casa. Y no es que me digan burradas ni nada por el estilo, pero me siento tan extraña, tan rara, tan plof… en fin, es lo que hay!. Ya me contarás.

    Cartafol jajaja, ya decía yo! jajajaja. Cuando empiece a hacer algo más de fresco voy a empezar a darle sopita de pollo con pasta maravilla, pero a dársela yo, ¡claro!.

    Respuesta
  • el 31/08/2010 a las 0:04
    Permalink

    Yo te diría que no te preocuparas por la guardería, niños que comen mal han visto millones, que no quieren purés también, y no he oído de ningun niño en españa que se haya atragantado con los trocitos de la guardería. También es verdad que ahí no se comportan como en casa. Si ves que las cosas van más o menos bien, yo te aconsejo que te despreocupes del tema, lo primero, porque no estás ahí y no puedes hacer nada, lo segungo, porque si las cosas van, para qué preocuparse ?

    Respuesta
  • el 31/08/2010 a las 16:02
    Permalink

    David ya empieza a parecer el espíritu de la golosina, como tu dices!!! esa comiendo poquiiisimo.

    Respuesta
  • el 01/09/2010 a las 7:26
    Permalink

    Cómo me alegro que haya ido bien la introducción de trocitos!! Por la guarde no te preocupes, los bebés y los niños se portan de una manera diferente cuando no estamos nosotros y sin comer no creo que se quede, si no le darán mas tarde. Además, imagino que se lo habrás explicado a la cuidadora.

    Mucha suerte con los nuevos alimentos!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com