Trastos que no volvería a comprar

No sé si mis elecciones hubieran sido mejores en caso de haber tenido mucha experiencia a mi alrededor con bebés, quizá hubiera metido la pata igual en algunas cosas…¡Nunca lo sabré!.
Lo que sí tengo claro a estas alturas es que algunas compras han sido una auténtica metedura de pata. Os cuento:
El puesto nº 1 a la peor compra de todas es para… 
Bañera anatómica-cambiador de Prenatal. Se trata de un cambiador plegable, con bañera anatómica. Desde el principio quería una bañera que fuera anatómica para que el bebé se pudiera sostener y así disponer de las dos manos para poder bañarle. Pero, ¿en qué estaba yo pensando?. Mi bebé no se ha sostenido en ese artilugio hasta hace bien poco (no antes de los tres meses, desde luego) y hasta el momento ha sido lo más incómodo del mundo. 
La mejor forma de bañar a un recién nacido es tumbado sobre el brazo izquierdo de la madre, que puede meter el brazo en la bañera y así dejarle bien sumergido, lavándole con la mano derecha (o al revés si se es zurda). Por culpa del cachivache del medio, no hemos podido bañarle tumbado en horizontal, pues siempre molestaba el dichoso pivote, lo cual ha hecho de los baños una experiencia incomodísima. Y aún hoy, que sí se le puede poner sentado, me parece una solución poco práctica porque el agua cubre poco a menos que la pongas hasta el borde y, si lo haces, el niño flota y entonces se va para todos los lados. ¡Un desastre!.
Por otro lado, es cierto que en mi casa el tema del baño tenía mala solución puesto que a mi no me cabía un mueble ni aunque fuera plegable en el baño, que realmente es muy pequeño y, además, no tengo bañera. Más adelante pondré una bañera plegable en el plato de la ducha, pero a día de hoy me apaño con este cacharro de Prenatal y lo uso en la misma habitación del niño. Ah! y ahora las salpicaduras que hace al chapotear me llenan todo de agua: la cuna, el suelo de parquet…Pero, bueno, eso no es culpa de la bañera-cambiador, sino del hecho de tener que bañarle en su habitación.  
Y una última cosa:  no tiene sentido plegarlo. Porque para plegarlo hay que quitar la bañera y colocarla en otra parte y hay que olvidarse de colocar nada en la bandeja inferior porque todo eso se caería…

(Eso sí, bonito, es muy bonito; para mi gusto, 
el más bonito de todos los cambiadores-bañera plegables para un bebé niño)
En segundo lugar…
Carro Trio For me, de Chicco. No es que sea un mal carro, no. De hecho, lo compré con el convencimiento de que es uno de los mejores de su segmento. Pero es un auténtico trasto. El capazo pesa un riñón y no hablemos del chasis, que hay que ser Hulk para cogerlo a pulso. Tenemos problemas para meterlo en el maletero y, vale, tenemos un coche pequeño, ¡pero tampoco tanto!.  
Y la silla no me acaba de convencer. Es verdad que se puede poner mirando hacia la madre, algo que tuve muy en cuenta, pero la veo estrecha y pequeña. Así que no me cabe la menor duda de que dentro de un tiempo compraremos una silla ligera de paseo, que se pliegue mejor y pese menos.  
Si volviera atrás, no me lo pensaba y me iba de cabeza a por el Bugaboo (y mira que es un carro que tampoco me gusta, pero si me garantizan que pesa menos, ¡pago lo que sea!).
 
(En la foto se aprecia lo mucho que ocupa la silla plegada. 
Va mirando hacia la madre y tiene el saco polar puesto)
Y en tercera posición…
Proyector musical estímulos y juego de Fisher Price. Esta metedura de pata me duele menos porque me costó bastante poco y no es gran pérdida (unos 20 euros, creo recordar). Pero es un claro ejemplo de que no siempre las cosas de marcas conocidas están bien diseñadas. 
El proyector está pensado para poner desde el nacimiento, pero como sólo se puede enchufar hacia el techo o ligeramente hacia la pared, ningún bebé recién nacido le presta ni la más mínima atención. Que no es que mi casa tenga los techos altos, pero un bebito pequeñín no puede prestar atención a unos dibujos que se ponen en el techo, que está lejísimo para ellos. Además, para que se vean bien hay que tener la habitación súper oscura. Pero el verdadero fallo es que es muy difícil de orientar así que el bebé no lo verá bien a menos que metas el cacharro en la cuna, al lado de su cabeza. Y no es plan.
Como “caja de música” no está mal, nosotros le ponemos los tonos de la naturaleza para dormir y le relaja bastante, pero para eso no hubiera comprado este chisme, que además lleva un montón de pilas de las gordas, que son bien caras.
Estas han sido mis tres peores compras. Y como supongo que volveré a meter la pata en un futuro, ya os iré contando.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

15 comentarios sobre “Trastos que no volvería a comprar

  • el 13/02/2010 a las 12:08
    Permalink

    En cuanto a la bañera tienes razón, te habías apañado mucho mejor con cualquiera de las bañeras cambiadores del mercado y al menos la mía fue baratísima y me hizo muy buen servicio. 🙂
    El proyector. De acuerdo contigo, es una de las cosas más inútiles que existen. Primero porque mi peque no tenía problemas para dormir en total oscuridad y segundo porque no le llamaba la atención en absoluto. Menos mal que a mí me lo regalaron y no gasté ni un duro.
    Yo añadiría otro trato inútil, aunque todavía no has llegado a él, pero ya te aviso por si no quieres tirar el dinero. El correpasillos. Aparte de ser un trasto enorme lo más probable es que el crio vaya pasillo adelante lanzándose contra las paredes para chocar, con las claras consecuencias XDDD Ya estás avisada. 😛

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 13:44
    Permalink

    Yo la bañera compre la 3 en 1 de fisher price que es de las que no llevan patas y la pones en cualquier lado y la verdad es que genial pq al principio le tumbaba con la redecita y no se movia y se le bañaba muy bien, además se acopla al ancho de la bañera que encajaba perfectamente y asi no habia problemas de salpicar fuera. http://www.fisher-price.com/fp.aspx?st=122002&e=product&pid=37083
    Yo compre el bugaboo y la verdad es que me alegro un monton de haberlo comprado es super comodo de llevar y no pesa nada, además lo compré porque el capazo no es rígido con lo cuál se podía plegar para meterlo en el maletero y no ocupaba casi el capazo (ojo las ruedas si ocupan).
    Para mi la compra más inútil fue el calienta biberones que no lo use mas q una o dos veces y es que teniendo microondas ese cacharro no sirve para nada porque tarde bastante aunque era de los rápidos.
    Tifoidea lo del correpasillos te refieres a los que son coches o motos o los tacata?? yo de momento estoy contenta con el mio es un cochecito de esos se monta como si fuera una moto aunque todavia no sabe girar jejejeje pero este es muy tranquilo y no se choca todavia con las paredes

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 13:51
    Permalink

    Yo tuve una bañera cambiador similar a la tuya pero de otra marca, más barata seguramente. Proyector no tuve. Y el carrito fue de Prenatal y estuve muy contenta con él porque, dentro de lo que cabe, era muy manejable. Una amiga mía tenía uno de esos Arrue pesadísimos y no veas a la hora de coger las curvas!
    Proyector no tuve así que no puedo opinar.
    Yo metí la pata con una de las sillas-tronas. Tuve una de esas que se sujetan a la mesa, superpráctica, no abulta ni pesa nada y el niño está seguro y al lado de la mesa con lo que se entretenía más. Pero compré una de viaje, tipo sillón de director de cine que era la cosa más insegura e inestable del mundo.
    Tampoco me gustó un anillo para el baño (para bañarlos cuando ya no caben en la bañerita pequeña). No nos hicimos con él y no sé si lo usamos un par de veces

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 16:44
    Permalink

    Marisa me referia a los taca taca, me equivoqué de nombre, perdonadme. Los correpasillos que mencionas tipo cochecito o moto si que son utiles, al menos al que tuve yo si que le dio mi hijo. 🙂

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 17:08
    Permalink

    Las tres cosas fueron "regalos". Vamos, que lo pagué yo pero luego me dieron el dinero. La bañera no me costó cara, creo que fueron 75 euros, pero vamos, un horror de invento!!!!.

    No os preocupeis, que en breve llegaré a esa segunda fase: parque, correpasillos…Ya vereis como en algo meto la pata de nuevo!.

    Por cierto, la trona la tengo desde antes de dar a luz, es una de Chicco que ha ganado unos cuantos premios a mejor producto de puericultura así que a ver si hace honor a ello y me resulta práctica, que de momento no la he estrenado!.

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 17:51
    Permalink

    Yo desde que ha aparecido IKEA ( en Zaragoza solo lleva un par de años) me pregunto como pude vivir antes sin ella. Me compré un cambiador por 25€ ( dos bandejas, una para el cambio y otra para dejar las cosas) que va de maravilla y está requeteamortizado. La trona, con mi hija mayor me dejaron una de jane de esas que luego se convierten en silla y mesita, en el pueblo está. Para la pequeña compramos una de ikea de 12 €, asiento de plástico y sus cuatro patas, iguales a las que hay en las cafeterías de ikea. De verdad os digo que no hace falta más. La bañera, con las dos niñas igual, la Tummy Tub, " el pozal" lo llama mi marido, por cierto va genial para temas de cólicos. No hay que echar mucha agua, el bebé se sostiene practicamente solo y puedes usarlo en cualquier cuarto. Cuando se queda pequeña, mis hijas han ido las dos directamente a la ducha, sentaditas, sin ningun problema. Cosas inútiles: los intercomunicadores ( mi casa es tan pequeña que no tienen sentido, además, puedes tener la mala suerte de que la frecuencia sea la misma que la del radio taxi. Mi conclusión al tener a mi segunda hija es que compramos demasiadas cosas para los bebes, la mitad no han falta( lease, proyectores de luz y dibujos) , o por lo menos no hace falta que sean "el no va más".

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 18:00
    Permalink

    Llevas mucha razón, Pilar. A veces nos cargamos de trastos que ni usamos. Yo creo que muchas cosas es mejor esperar antes de comprarlas, para ver primero si las vas a necesitar, porque cada niño y cada familia son distintas.

    Fíjate que a mi el intercomunicador sí que me ha venido fenomenal y tengo una casa muy pequeñita. Será por la acústica que tenemos o porque es una casa alargada aunque sea chiquitita, pero yo si le tengo en la habitación y estoy en la cocina no le oigo nada. Así que lo hemos usado muchísimo, aunque lo de las interferencias es cierto!.

    Respuesta
  • el 13/02/2010 a las 21:39
    Permalink

    Estoy totalmente deacuerdo con Pilar, compramos de cosas innecesarias, y caras para aburrir. Y luego con cositas baratas y apañadas nos va la mar de bien. Pero creo que todas, o muchas al menos, pecamos de inexpertas. Y todo nos parece poco para nuestro pequeño.
    Eva, a mi también me vino genial el intercomunicador. Mi casa tampoco es muy allá, pero si me duchaba cuando él dormía, me iba tranquila, aunque lo hacía deprisa y corriendo. Si estaba cocinando o similar, pues me iba con ello y lo hacía mucho más tranquila.

    Respuesta
  • el 14/02/2010 a las 12:42
    Permalink

    Lo de la bañera-cambiador ya verás como no es tan mala compra, no tanto por la bañera sino por el cambiador que lo vas a usar hasta que tu niño sea bastante mayor y tu espalda lo va a agradecer.
    Qué pena que no tengáis bañera en casa, porque hay una cosa que a los bebés les encanta: llenar la bañera un poco (como 6 ó 7 cm) y dejarles tumbados solos boca arriba. Patalean, se mueven a su aire y se lo pasan fenomenal.
    Lo del chisme de luz, sí que es poco útil. A nosotros nos regalaron dos con Irene y no los llegamos a usar nunca.
    El carrito sí que abulta bastante plegado, pero tiene buena pinta. Hace falta que la gente tengamos coches diferentes que el bugaboo, que parece una plaga… y además es carísimo.

    Respuesta
  • el 14/02/2010 a las 17:27
    Permalink

    Está claro que como cambiador sí que lo voy a usar bastante, pero la bañera no ha sido un acierto.

    Sólo tenemos un baño y es muy pequeñito, si tuviera bañera no tendríamos donde guardar todos los trastos…Vamos, es que toda la casa es chiquitita.

    El carro abulta una barbaridad pero por lo menos tiene pinta de resistente, sí, en eso no me quejo.

    A mi el bugaboo no me gusta. Me parece un robo y estéticamente feucho. Pero, como dije en la entrada, si me garantizan que es más ligero y más fácil de plegar, pago lo que sea!.

    Respuesta
  • el 15/02/2010 a las 10:41
    Permalink

    Qué bien viene tener gente experimentada alrededor para que te aconseje lo que NO debes comprar! Gracias guapa!
    Aparte de tus consejos y lode las demás "comentaristas" (gracias a todas!) mi cuñada va por el tercer retoño y, aparte de hacerme el traspaso de todos los trastos que le sobran en casa (bugaboo incluido!!! hamaquitas, cuna de viaje, maxi-cosi, grupo 1, ropa casi nueva…) me ha dado un gran consejo: no comprar NADA hasta que no tenga claro que lo necesito. Me lo dijo esta semana sobre el cojín de lactancia, que no lo comprase hasta ver que no me apaño con un almohadón o almohada de casa, que es algo que se compra en 5 minutos y te puedes ahorrar 30 euros…
    Desde luego, creo que nos creamos un montón de necesidades absurdas que a la larga nos cuestan una pasta…

    Respuesta
  • el 15/02/2010 a las 10:43
    Permalink

    30 euros? Yo todos los cojines de lactancia que vi costaban 50 euros. Yo no lo compré de primeras, pero a las pocas semanas fui a por él porque a mi me estaba destrozando las cervicales y los brazos, pero en cambio hay gente que no lo ha necesitado para nada.

    Así que yo también creo que el mejor consejo es esperar, incluso para la ropa, que nunca sabes qué talla le va a quedar bien cuando son tan peques.

    Respuesta
  • el 15/02/2010 a las 13:48
    Permalink

    Nos lo venden todo…Seguro que con el segundo ya no picamos 🙂

    Respuesta
  • el 16/02/2010 a las 23:07
    Permalink

    Qué gracia, nosotros tenemos la misma bañera cambiador. Es verdad que el pivote de enmedio es muy incómodo y que para plegarla hacía falta un buen esfuerzo, más todavía para abrirla. Pero también es verdad que es muy bonica, con esos ositos…

    Respuesta
  • el 15/10/2018 a las 1:30
    Permalink

    Me cabo de comprar esa bañera cambiador, con adaptador flotante y estas experiencia me hacen sentir q no me va a servir 🙁

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com