R-E-S-P-E-T-O

Empecé a leer sobre la maternidad, la crianza y la educación de los niños allá por 2008. En aquel entonces, si me hubieran dicho que iba a terminar reivindicando a capa y espada la crianza con apego, lo hubiera negado una y mil veces. No porque no compartiera sus principios, sino porque la expresión me parece poco afortunada, como muchas otras de las que se utilizan en algunos ámbitos por los que me muevo. Y es que si algo he aprendido en estos meses de blog es que hay que tener cuidado con las palabras que se utilizan, porque, más allá de su significado en la RAE, tienen una carga simbólica importante, y es fácil utilizarlas como arma arrojadiza. Utilizar la expresión crianza con apego, con empatía, con respeto, parece querer decir que otras formas de crianza no son naturales ni adecuadas y esto son ya palabras mayores… ¿o no lo son?.
Me explico. 
Agosto ha sido el mes de la confirmación del poco respeto que se tiene por la infancia actualmente. Confirmación porque tenía mis sospechas desde mucho antes de tener a mi hijo conmigo y confirmación, también, porque conforme mi hijo ha ido creciendo e interactuando más con el mundo hemos ido teniendo más ocasiones de comprobar las prácticas que la gente considera normales y cuáles se consideran raritas.
Ejemplos puedo poner muchos. Uno de los que más me cabrean y que con más frecuencia estamos sufriendo es el de la educación con amenazas. Desde que mi hijo empezó a sacar su carácter, no dejo de oír, incluso en boca de sus propios abuelos cosas como:
– ¡Malo!.
– ¡Que viene el chatarrero!.
– Palo, palo te voy a dar.
– Mano dura es lo que necesitas.
– Duérmete niño, que viene el coco y te llevará.
– No te portes mal que viene el hombre del saco.
Un largo etcétera de formas distintas de amedrentar al niño y tratar de educarlo por la vía del miedo y de la negatividad. A mi si me dijeran que me tengo que dormir porque si no viene el hombre del saco y me llevará, vayaustedasaberdóndeperoseguroqueaningúnsitiobueno, creo que del miedo no iba a pegar ojo en toda la noche. A parte de la falta de respeto que estas palabras expresan, me pregunto si los que las dicen creen que pueden servir de algo. ¿Realmente se plantean si es conveniente o no educar en negativo? ¿Se preguntan, si quiera, si resulta eficaz?.
Desde mi punto de vista, en la crianza de un niño habría que tener varias cosas claras:
– En primer lugar, respetar la naturaleza y el desarrollo del niño. Es inútil empeñarse en enseñarle a un bebé normas de conducta abstractas porque, simplemente, no tiene un desarrollo neurológico que le permita entenderlas. Es posible que consigamos que en el momento concreto en que le decimos NO entienda que eso no debe hacerlo, pero volverá a repetirlo una y mil veces simplemente porque, hablando en plata, su cerebro no da para más. No se trata de que nos esté retando ni de que sea un tirano, sencillamente, ¡es un bebé!.
– En segundo lugar, parece bastante lógico, incluso para quien no ha leído mucho sobre el tema, que lo más óptimo (tanto desde un punto de vista de respeto como desde un punto de vista de eficacia a la hora de enseñar) es educar en positivo. Los niños deberían sentir gusto, alegría y satisfacción de hacer las cosas bien por el mero hecho de hacerlas bien. Deberían sentirse satisfechos de controlar sus impulsos, de hacerse mayores, de ser capaces de hacer cosas por si mismos. Esa motivación debería ser el eje central de su conducta como la vía más propicia para que en un futuro adulto sigan comportandose de acuerdo con las normas sociales por el mero placer de ser un buen ciudadano y una buena persona. Creo que un niño educado desde el castigo y la negatividad tenderá a comportarse adecuadamente sólo cuando se sienta observado y controlado y, del mismo modo, se corre el riesgo de que sea un adulto que sólo respeta las normas si existe un sistema punitivo muy estricto y controlador, de forma que buscará la forma de hacer las cosas a su modo siempre que tenga ocasión.
– En tercer lugar, habría que plantearse para qué hemos traído a los niños a este mundo. Ante tanta falta de empatía, me pregunto qué esperan los adultos de sus bebés (de sus hijos y nietos). Existe un nivel de exigencia con respecto a lo que un bebé/niño debe hacer que realmente me deja perpleja. Si el niño no deja comer a los adultos, si duerme mal por la noche, si reclama mucha atención, es un niño malo. No he sido nunca (y ya es raro) de las que se molestan con la pregunta ¿es bueno tu niño? pero, en cambio, sí que reacciono mal ante estas expectativas completamente injustas que tan profundamente están arraigadas en la sociedad.
A estas alturas, cada vez me cortó menos al hablar de crianza con respeto, que es la expresión que más utilizo. A mi madre ya la he llamado la atención alguna vez, a los políticos no me he atrevido todavía, pero todo se andará. Porque me parece inadmisible regañar de esta forma a un bebé de 10 meses que, por ejemplo, pide que le saquen del carro para explorar el mundo a sus anchas.
Los bebés son bebés, ni más ni menos. No son personas de segunda, que es lo que parece muchas veces.  Como no se enteran, como son unos listillos, podemos dejarlos en la cuna llorando, podemos darles un azote porque no quieren andar sino gatear, podemos insultarles llamándoles tiranos y malos porque no quieren dormir a la hora que los adultos quieren comer… Yo me niego a esto. Rotundamente. Aunque no puedan expresarse, tienen sentimientos. Aunque su percepción del mundo esté limitada por su desarrollo, merecen que les tratemos con respeto y con cariño. No sé si es que me estoy volviendo cada vez más rara (a juzgar por las caras que me pone la gente, diría que sí) pero cada vez me importa menos. Simplemente, no puedo entenderlo de otra forma.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

39 comentarios sobre “R-E-S-P-E-T-O

  • el 18/08/2010 a las 11:21
    Permalink

    Es curioso comprobar como, en cuanto nos ponemos a leer un poco, en cuanto nos abrimos a aprender, (casi) todas las madres terminamos convencidas de esto.

    En cuanto al término "crianza con apego" aunque yo también lo utilizo como etiqueta en mi blog, he pensado también que sería más correcto lo de "crianza con respeto".

    Pero fíjate tú, me parece que puede hacer más pupa lo de "crianza con respeto" jejeje 🙂 porque sí está dejando claro que entonces otros tipos de crianza no respetan a los bebés y niños.

    Lo que para mí, es desde luego, cierto.

    Darnos cuenta de esto, abandonar el enfoque adultocéntrico, ponernos en el lugar del niño, abandonar el "apartheid" en que tenemos recluidos a los niños, mejorar las ciudades y los entornos pensando en los niños, abandonar el "último tabú" es la revolución atronadoramente silenciosa que viene llegando…

    Un abrazo!!!

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 11:29
    Permalink

    Ay, este tema da mucho de sí… Ayer en plena rabieta de mi hijo, motivada pq lo está pasando mal con mi vuelta al trabajo tras las vacaciones, tuve que oir de su tia-abuela: "te está echando un pulso, Es duro, pero es así". Me tuve que morder la lengua.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 11:30
    Permalink

    Que puedo decirte que a estas alturas ya no sepas, estoy totalmente de acuerdo contigo. Coincidimos en nuestro modo de ver la crianza de un hijo.

    En mi caso también he tenido que llamar la atención a abuelos, tanto del bando paterno como materno por esa tendencia a lo negativo, a la amenaza. Parece que era lo propio hace unas decadas, pero ahora creo que las cosas deben cambiar.

    Yo no educo a mi hijo bajo amenaza, castigos, regaños y demás. Parto de la base de que mi hijo es un niño, y antes un bebé y por supuesto no puede haber maldad en sus intenciones o en sus actos.

    Personalmente creo que no nos ha ido mal, ya que puedo afirmar que mi hijo es un niño cariñoso, bondadoso, generoso, empático y si me lo permitís, maravilloso. Tiene unos sentimientos increíbles y desde luego no hay maldad en ninguna de sus intenciones.

    Mi niño no pega, no amenaza, sabe decir te quiero y es más, lo necesita decir continuamente. Se le está educando en el respeto por los demás, se le enseña a ser educado, a ponerse en el lugar de los demás, en fin, se le está enseñando a ser una personita.

    Tienes mucha razón en defender una crianza basada en el R-E-S-P-E-T-O. Sabes que me uno a tu plan.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 11:58
    Permalink

    Desde luego que los bebés merecen respeto, todo el mundo merece respeto. Alguna vez me he tenido que morder la lengua por decirle a mi hija cariñosamente mala por haber hecho alguna trastada. Y yo no se lo digo a mal, sino se lo digo con cariño y cuando la he dicho mala, en seguida digo "Mala, no, eso no se hace"
    Sé que no debo de poner adjetivos y que debo de decirla qué es lo que se puede y que es lo que no se puede hacer.
    Y si esto me ocurre a mi que soy su madre e intento todo lo que puedo no ponerla adjetivos, no me puedo ni imaginar el esfuerzo que tiene que ser para una persona que no comprenda eso y que no intente regañarla, sino que lo dice cariñosamente.
    a mi me cuesta horrores, de verdad y a mi marido más que a mi. Pero siempre que uno de los dos dice mala, el otro está ahí para decir nooo, mala no, eso no se hace.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 11:58
    Permalink

    Yo también he tenido que soltarle algún que otro moco a mi madre… su frase preferida es " llora, llora, que es bueno pa los pulmones "… si no fuera mi madre le arreaba dos hostias para que llorase… si tan bueno es para los niños, mejor para los adultos,no???
    En fin, estoy de acuerdo contigo, lo que sueles oir por la calle es horrible, a mi se me ponen los pelos de punto cuando oigo según que cosas…Lo peor de todo es que luego esos niños se convierten en adultos faltos de toda educación…

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 12:04
    Permalink

    Que fuerte me parece que a un bebe de 10 meses le puedan decir que es malo.
    Ni al mio de 2 años le digo yo eso nunca ni he oido que se lo digan, podemos decirle mira que eres pillo, listo, travieso incluso a veces le he llamado desobediente en ocasiones derivado de tirar una y otra vez cosas al suelo o golpear el ordenador (luego me arrepiento mogollon), pero en casos extremos me sale, intentare evitarlo porque no me gusta.
    A mi lo que no me gusta por ejemplo es engañarle, yo no le engaño nuuunca, le puedo intentar convencer de mil formas, e incluso prometiendole cosas factiles para que haga algo, pero decirle que "mira que viene papa"para que se siente en la silla como hace su tia abuela pues me revienta enormemente. Creo que a la proxima saltare.
    Cosa que me revienta tambien es el gesto que hace la bisabuela con la mano simulando un azote, mi hijo supongo que eso no sabe ni lo que es, no sabe lo que es un azote porque nunca se lo hemos dado, pero solo ese gesto me repatea.
    Yo siempre tengo presente que es un bebe que quiere explorar y que no tiene ni un apice de maldad. NI el mio ni ninguno, son niños joer.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 12:24
    Permalink

    Como bien dices hay que tener muy en cuenta que es lo que "entiende" un bebé. Si yo a mi hijo le digo "cabroncete" es lo mismo que si le llamo diplodocus, pues ni sabe lo que es uno ni lo otro. Lo que si empieza a entender son los tonos de voz y sabe que no es lo mismo que le digamos algo usando un tono que otro.
    Como ya he dicho muchas veces, no entiendo como es posible que la gente diga de un bebé de 4 meses "que te está echando un pulso", amos que si con 4 meses sabe lo que es eso, con 2 años reescribe la teoría de la relatividad, seguro.
    A todos nos gustaría que nuestro hijo durmiera cuando nosotros necesitamos que duerma (o por lo menos que se quedara tranquilo), pero no es así, quizás en unos años se le podrá decir que ahora necesitas hacer esto o lo otro y no puedes estar pendiente de él, y en unos cuantos más vas a ser tú el que esté todo el día detrás de él para que pase algún tiempo contigo.
    Un saludo

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 12:34
    Permalink

    A mi me pone de los nervios en el super,en el metro o en algun lugar publico cuando mi hija me monta algun pollo a cuenta de las rabietas y siempre hay alguien para opinar:

    -Es que hoy en día estan consentidos.

    -Dejalá que llore,que si llora no mea.

    -Dale un azote que asi llora con motivos y se le quitan todas las tonterias.

    Y cosas así,es alucinante lo que se mete la gente en la forma de educar de cada uno,que yo opto por ignorar sus pataletas en plena rabieta,sentarla ,tranquilizarla y intentar hacerla entrar en razon con cariño y siempre oyendo a alguien por detras:tu enseñala así que cuando tenga 15 hará lo que quiera.
    En fin lo que hay que oir…

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 12:50
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo, hay que dejarles observar, mirar y tocar, cuando van algo más mayorcitos decirles lo que está bien o mal, aunque a veces, a veces demasiado, hagamos o obtemos por usar esa negatividad.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 14:21
    Permalink

    Ileana, ¿sabes que hay mujeres/madres que aún sabiendo que existe esa información y dónde obtenerla, no quieren informarse?. ¿Por qué será?. Esto daría para muchas entradas, ¿eh?. Es cierto que crianza con respeto también hace pupa, sí, pero creo que quizá haga menos pupa porque para mucha gente piensa que con los niños no hay que tener respeto sino mano dura. En cambio si dices "apego" parece que les estás diciendo que no los quieren. Que probablemente si los quieran, lo que pasa es que algunas formas de querer son un tanto peculiares, ¿no?.

    Mamareciente, lo de los pulsos es un clásico.

    Belén, hay un dicho que dice "si educas a tu caballo a voces no esperes que te obedezca cuando le hables". Yo creo que un niño educado desde la mala leche, los castigos y las amenazas no puede desarrollarse igual que uno educado como tu hijo.

    Suu, es que educar es difícil. A todos se nos escapa alguna vez alguna palabra o frase poco afortunada, eso es casi casi inevitable, a mi la primera, hay días que estoy tan cansada que no puedo con él, es normal.

    LadyA, estoy de acuerdo contigo.

    Mamadejulio, es que engañarles es tratarles también como si fueran tontos. Una cosa es adaptar lo que se les dice a su nivel de comprensión y otra bien distinta es tomarles el pelo, digo yo.

    Papalobo, debe ser que los niños de ahora son listiiiisimos! jajaja. Yo creo que cuando tienes un hijo tienes que tener claro que todo son fases y cada fase tiene sus cosas, las cosas "malas" hay que pasarlas y la mejor manera de hacerlo, digo yo, es desde la comprensión de que el niño tiene que pasar por ellas y los padres, también.

    Kithy, si, es que la gente habla por no callar. Yo creo que no hace falta más que ver como son muchos adolescentes de ahora para darse cuenta de que algo ha fallado en su educación.

    Cartafol, eso creo yo.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 15:07
    Permalink

    El respeto es la base de cualquier relación, empezando por nuestros hijos. Respeto a su libertad. Respeto a su carácter…
    Pero todo eso no quita para que yo tenga malos días, o malos momentos cada día. Y por ejemplo a la hora del baño los amenace con lo que sea (dibus, muñecos, juguetes…) si no entran en la bañera a la de tres. De todas formas, poco a poco, voy abandonando las técnicas de amenaza, porque la verdad es que me doy cuenta de saco más partido a mis hijos cuando me armo de paciencia, respiro hondo y cuento desde cien hasta cero, que cuando estoy al borde del ataque.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 15:51
    Permalink

    Pues yo sí soy de las que se molestan con lo de "¿es buena?", de hecho estoy pensando en escribir sobre ello.

    Entiendo perfectamente lo que comentas, que venga alguien por la calle y te diga algo así al ffin y al cabo por un lado te entra y por otro te sale, pero que sean sus propios abuelos… jode y mucho

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 16:22
    Permalink

    Me encanta tu forma de pensar, aunque es difícil porque creo que a casi todos nos han criado con esas amenazas. ¿Qué libro me recomiendas para leer sobre el tema? Muchas gracias!!

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 16:38
    Permalink

    Yo también intento criar a mi hijo con respeto aunque reconozco que a veces me satura demasiado y le pego un grito o le amenazo con algo. Me molesta mucho que le etiqueten y le llamen malo o que es un pequeñajo porque no quiere hacer algo(pues claro que es pequeño, tiene dos años) y ya lo último es que le tengo muy mimado y le consiento todo(lo único que hago es no negarle las cosas por sistema, sólo si no pueden ser por algun motivo lógico). De todas formas me parece que el tema da para mucho.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 16:51
    Permalink

    Estoy absolutamente de acuerdo en que el tema da para mucho. Pero aquí ni somos santas ni somos heroínas, todas sin excepción perdemos los papeles, damos un grito a nuestros hijos, o nos comportamos mal en determinados momentos. Porque todas somos humanas, y en consecuencia imperfectas.

    Pero mi hijo sabe que los gritos no son la tónica habitual en nuestra casa, sabe que el comportamiento a seguir es otro bien distinto.

    Todas nos ponemos nerviosas y todas, a veces, gritamos. Pero los gritos no son el día a día en nuestras casas y eso es lo fundamental.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 17:51
    Permalink

    A mi también me indigna muchísimo ver como se trata a los niños. No entiendo porque se tienen actitudes con ellos que no toleraríamos en la relación con otro adulto. O nos parecería bien encerrar a nuestra madre en el cuarto, para quitarle la mala costumbre de dormir con su marido,y no atender sus gritos de auxilio?, por poner un ejemplo.

    Creo que el secreto reside en lo que tú dices, en no tratar a los bebés como seres humanos de segunda, sino tratarlos como iguales, no consintiendo ningún trato hacia ellos que no toleraríamos hacia nosotros mismos un otro adulto.

    Muy buen post! Besitos!

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 18:02
    Permalink

    Camaleona, llevas mucha razón en que el respeto es la base de cualquier relación. Y también es cierto que una de vez en cuando pierde la paciencia. De todas formas, una cosa es decirle al niño "si no haces esto, te quedarás sin ver los dibujos", que me parece normal, al fin y al cabo es una forma de llegar a acuerdos. Y otra cosa es decirle que si se porta mal, va a venir el hombre del saco y se lo va a llevar o que te vas a quitar el cinturón.

    Lamamadeunabruja, no me molesta esa pregunta porque pienso que es un cliché, la gente la dice sin pensar, realmente quieren decir: ¿qué tal come? ¿qué tal duerme? ¿llora mucho?. Y como todo eso es largo de preguntar y parece un interrogatorio, lo resumen así. Que no es que me guste la expresión, pero intento no tomármelo a mal.

    Velvetinna, gracias!. Pues ahora estoy leyendo Mi bebé lo entiende todo y es un libro muy inspirador, no comparto todo lo que se dice pero me está resultando muy interesante.

    Treintañera con hijo, como le decía a Camaleona, una cosa es amenazar dentro de un orden, para llegar a algún acuerdo razonable, y otra es perder los papeles, algo muy habitual, por otra parte (en la calle se ve cada cosa…). El tema da para mucho sí.

    Pues sí, Belén, yo de santa tengo bien poco. Reconozco que soy una persona muy poco paciente y a veces me desespera y le digo: ¡pero qué quieres!. Creo que todas tenemos estos momentos, es normal. Lo que no es normal es que la tónica habitual sea considerar que el niño es una persona inferior y, por tanto, debe vivir sometida a los dictámenes de sus padres por muy absurdos e incoherentes que a veces sean.

    Ana, estoy de acuerdo contigo, muy bueno el ejemplo que has puesto. Yo tengo muy claro que ningún adulto toleraría comportamientos que se ven muy normales en la relación padres-hijos. Me quedo de piedra.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 20:31
    Permalink

    Es lo que yo pienso, mamá cc, si los bébes/niños son al fin y al cabo personas como nosotros!! Mucha gente se cree que porque son pequeños de tamaño son inferiores a los adultos, y no es así. Yo me paso a veces de optimista, y le hablo a mi niño como si tuviera 10 años, o sea, bien clarito y explicándole las cosas, y magia! me resulta, porque me hace caso en casi todo, y solo tiene 5 meses!! (bueno, los cumple el lunes, en realidad). Así que ya ves, lo mío ya se va al otro extremo, pero es algo que yo no tuve, porque de pequeña era tratada como una retrasada, y tengo feos recuerdos de eso.

    Respuesta
  • el 18/08/2010 a las 23:38
    Permalink

    Un bebé de 10 meses por supuesto que sabe que el chatarrero lo va a llevar "si se porta mal"…En fin, me he reído mucho imaginandome la situación de unos adultos diciendo eso a un niño de 10 meses…Luego se quejarán que los niños de mayores no los quieren o los ignoran, como para no hacerlo…

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 9:17
    Permalink

    Adry, eso que cuentas pasa mucho, yo a mi hijo le hablo como una persona adulta, adaptado a su nivel, pero no como si fuera tonto.

    Ana, muchas gracias!! ya me pasé por tu blog.

    Ricinhos, pues eso, a mi tampoco me extraña, luego cuando el niño tiene un poco más de entendimiento y vea que lo que le dicen son chorradas, tu me dirás el caso que va a hacer (y la credibilidad del adulto por donde queda).

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 10:58
    Permalink

    en el mio también tienes un regalo… así que ves preparando el carretón para llevarlos todos!!!! je,je,je

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 11:12
    Permalink

    No puedo estar más de acuerdo contigo Eva, a mi tambien me repatea sobremanera lo de ¿es buena? aggg
    Por cierto, me alegro mucho de que te encuentres mejor.

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 11:53
    Permalink

    Tienes un premio en mi blog¡¡¡

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 12:49
    Permalink

    Madre mía, cuantos premios, como dice LadyA, voy a necesitar una carretilla!! jajaja. Muchísimas gracias!!.

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 13:46
    Permalink

    Estoy muy de acuerdo contigo. NO me gusta que amenazen a mi hijo, me parece absurdo y que no conduce a nada. Se tiene que portar bien porque eso es lo mejor para él; para mí no tiene sentido que se porte bien porque si no le va a ocurrir alguna desgracia. Y es que, además, tu pobre hijo tiene sólo 10 meses, pero qué esperan de un bebé tan chiquitín?!!!

    Respuesta
  • el 19/08/2010 a las 23:00
    Permalink

    Totalmente de acuerdo. En casa no hay cuco ni hombre del saco ni nada, está prohibido. Primero porque asustaría a mi nena y segundo porque en cuanto se enteren que no existen nos perderán el respeto y será peor.
    Inspirar miedo es bueno sólo a corto plazo, pero si lo que buscamos es una educación y la comprensión del niño más allá de la obediencia fiel, entonces prefiero pasar el camino difícil que mencionas como "educación con respeto": que llegue a entender por qué debe hacer caso, por qué tiene que acostarse a tal hora, por qué tiene que comer la comida…
    Pero en tema general, creo que podemos comprender un poco a nuestras madres, abuelas, tías, suegras…. Ellas se criaron y criaron hijos con esos métodos. Han vivido casi toda su vida con eso y será difícil conseguir de ellas una aprobación total de nuestras ideas de crianza.

    Respuesta
  • el 20/08/2010 a las 6:18
    Permalink

    Tu bebe tiene 10 meses???!!!! uf como si entendiera lo que es el cuco, jajaj, paciencia…

    Respuesta
  • el 20/08/2010 a las 8:37
    Permalink

    yo ayer tuve que aguantar oir a mi suegra y a su hermana recordar las ostias que les daba su madre.. a una con tres años por no cuidar de su hermano bien¡¡¡
    me mordi la lengua hasta casi hacerme sangre, pero con mi suegra es mejor no decir nada porque sino la oyes hablar durante horas y si la ignoras a veces se calla..
    pero me dio pena oir hablar a dos mujeres casi ancianas (rondan los 70) rememorar como su madre las pegaba y como estan hoy en dia "sin marcas".. seran fisicas porque esta claro que no psicologicas..
    y luego se quejan de que los hijos no les dejen los nietos y tienes que oir frases como "no comen pero como su madre no les arrea por ello, si los tuviera yo ya comerian ya.."
    ufff tuve que recordar mis años de taichi y respirar muy muy ondo¡¡

    Respuesta
  • el 20/08/2010 a las 12:55
    Permalink

    Laky, estoy de acuerdo contigo. Y no se que esperan, no tengo ni idea.

    Mayo, así lo veo yo. Cuando mi hijo me pregunte por el hombre del saco (porque seguro que alguien se lo dirá) le diré que es una invención de los adultos para meter miedo a los niños pero que tenga claro que no existe. Igual que le explicaré los motivos reales por los que tiene que hacer determinadas cosas y portarse "bien".

    100%Mamá, 10 meses y 18 días, para ser exactos! jajaja

    Brujilla, lo que tenemos que aguantar, eh?! En fin, respira hondo, no queda otra.

    Respuesta
  • el 20/08/2010 a las 15:50
    Permalink

    Muy buena entrada!!!

    Por cierto, también tienes un premio en mi blog

    Respuesta
  • el 20/08/2010 a las 15:54
    Permalink

    Muchas gracias Rebe!!

    Respuesta
  • el 20/08/2010 a las 17:10
    Permalink

    Desgraciadamente no sólo las abuelas y gente de esa generación tienen esas teorías: muchos bestsellers anglosajones actuales también, del tipo "no cojas al bebé en brazos que se acostumbra". Como mi hija lloraba mucho los primeros meses y se negaba a dormir me prestaron dos libros de Gina Ford, supuestamente una eminencia… se me ponen los pelos como escarpias al recordar sus teorías y rutinas. También ha escrito libros sobre niños más mayorcitos pero ¡no seré yo quien los lea!

    Respuesta
  • el 21/08/2010 a las 18:52
    Permalink

    Heidi, estoy de acuerdo contigo. Para mi el problema no es sólo que una generación que podríamos decir que está obsoleta en temas de educación piense así. El problema es que muchas personas de nuestra edad, que tienen hijos pequeños, piensan así y no se plantean cambiar su manera de educar. Es más, cuando se menciona el respeto a los niños y a su desarrollo natural, normalmente lo confunden con criar salvajes a los que no se les ha puesto límite alguno.

    Respuesta
  • el 25/08/2010 a las 9:35
    Permalink

    No puedo más que aplaudirte, mama(contra)corriente. Una entrada de 10!

    Respuesta
  • el 25/08/2010 a las 10:04
    Permalink

    Gracias Miriam!

    Respuesta
  • el 09/10/2010 a las 22:28
    Permalink

    Hola,

    he llegado a tu página por el artículo del país y me siento muy identificada con la mayoría de las cosas que cuentas…

    yo lo peor que he tenido que oír por parte de un tío mío es el comentario de: "este nino te mea en la cabeza" o "si te mea en la cabeza que vas a hacer"? no recuerdo exactamente. y solo porque intento entender a mi hijo, dialogar con él, tratarlo con respeto, amor y comprensión en vez de llenarlo de miedo con amenazas o castigos.

    la primera vez que lo dijo reaccioné bruscamente y casi causo una tragedia familiar. lo repitió al cabo de unos meses, esbocé una sonrisa y lo ignoré… o me iba a volver a pelear con un hombre de 60 annos que tiene unas convicciones de lo más retrógadas posibles?

    la verdad es que lo peor de todo es que se creen que tienen razón y que en su opinión, el nino te está tomando el pelo y tu eres una madre sin idea que no sabe imponerse…

    en fin, una lástima, la verdad…

    saludos

    Respuesta
  • el 09/10/2010 a las 22:32
    Permalink

    Nana, gracias por llegar hasta mi blog. Desde luego que es una pena porque estas ideas están todavía muy extendidas, nos queda mucho camino por recorrer.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com