El niño que nunca creyó en Papá Noel

Papá Noel

Hace unos días estábamos sentados en el salón. Mayor llevaba unos minutos callado, algo raro en él. Y de pronto dice:

Mamá, la Navidad realmente sois vosotros, ¿no? Papá Noel y eso, lo compráis vosotros, ¿verdad? Porque nos queréis mucho.

¡Me quedé de piedra! ¿A qué edad se supone que hay que tener esta conversación? ¿Con seis años no es un poco pronto?

Lo primero que pensé es que le habían dicho algo en el parque, acabábamos de venir de allí. Y lo segundo: ¡horror, El Peque está escuchando esto!

Así que me lo llevé a la habitación sin saber muy bien qué decirle pero al menos para poder charlar sin tener a su hermano pequeño delante.

Creo que Mayor se pensó que le iba a echar la bronca por algo que había dicho o hecho porque iba un poco receloso y la charla no dio para mucho. Sobre la marcha decidí optar por dejarle hablar a él sin mojarme mucho, para no ser yo la que me decantara por una opción o por otra, ya que ambas me parecían malas:

– Mentir, lo llevo realmente fatal. Siempre hemos creído que es correcto este pequeño engaño para preservar la magia de la Navidad pero mantener el engaño cuando tu hijo está tirando ya del hilo… Yo creo mucho en la confianza y aunque son pequeñas mentiras, todo va minando. No nos vemos en ese papel de empezar a inventar excusas para prolongar esa fantasía más allá de lo que se sostenga de forma natural.

– Decirle la verdad… Un poco crudo y quizá innecesario con su edad. Es posible que el niño tenga dudas pero todavía le falte un tiempo para terminar de convencerse de la verdad. Al fin y al cabo la fantasía en los niños es parte de su vida, no es complicado de mantener como nos ocurre a los adultos.

Tirándole un poco de la lengua me dijo que no le habían dicho nada en el parque, que lo había pensado él, que los papás querían mucho a sus hijos y que la Navidad era precisamente un tiempo de demostrar el amor.

¿Y tu qué crees? le pregunté.

A mi me encanta la magia de la Navidad me respondió.

Y con esto se dió media vuelta y volvió al salón, dando por terminada de la conversación.

No sé si me lo dijo porque en mi cara leía que yo no quería confesar, esa fue la impresión que tuve.

La cuestión es que desde entonces no ha vuelto a sacar el tema. Es más, éste ha sido el primer año que ha escrito de su puño y letra a Papá Noel y en el cole hace unos días hizo un dibujo (a mi juicio genial) del Portal de Belén.

Portal de Belén

Pensándolo luego con calma, en realidad creo que Mayor nunca ha creído en todo ese misterio y sorpresa que de pequeños muchos sentimos en Navidad. Le encantan las luces, los adornos, los villancicos… Pero nunca se ha sentido especialmente atraído por la figura de Papá Noel (y mucho menos de los Reyes Magos) y ni siquiera ha puesto especial interés en escribirles una carta llenísima de juguetes, siempre hemos tenido que animarle a hacerlo.

La sensación que tuve tras esa conversación es que siempre ha pensado que somos nosotros y que tiene claro que lo de Papá Noel es una especie de leyenda para adornarlo.

Hace unos días, viendo una actuación de Papá Noel en un centro comercial que a mi me pareció genial noté claramente que ninguno de los dos estaba ensimismado como lo estaban muchos de los niños asistentes, la mayoría con la boca abierta. Mayor se cansó bastante pronto y se marchó con su padre a hacer otra cosa. El Peque aguantó conmigo hasta el final pero tras haber dejado claro que no se creía nada con un “ese no es Papá Noel, es un señor disfrazado” y otro “no es Papá Noel porque Papá Noel no lleva gafas“.

No será porque en casa no nos guste la Navidad, ¡a mi en concreto me parece la mejor época del año y la espero con ganas desde finales de cada verano! Quizá es que no nos hemos esforzado lo suficiente en hacer creíble toda la parafernalia de la llegada de Papá Noel. Desde luego, mentir se nos da realmente mal. O quizá es que estos niños de ahora están más espabilados de lo que lo estábamos nosotros. No soy capaz de recordar cuándo descubrí la verdad (aunque sí recuerdo cómo) pero el tiempo que participé de esta magia lo viví intensamente.

¿Qué os parece? ¿Vuestros hijos son fans de Papá Noel y los Reyes o pasan también bastante? ¿A qué edad suelen descubrir la verdad?

Foto | Andrés Nieto Porras en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

19 comentarios sobre “El niño que nunca creyó en Papá Noel

  • el 14/12/2015 a las 16:12
    Permalink

    Un tema peliagudo. Yo me lo creí todo a pies juntillas hasta los 12 años, y porque las niñas de mi clase me lo chivaron. Pero mi hija con 7 años ya empieza a dudar. Yo creo que es normal que duden, demuestra que son inteligentes, que piensan por sí mismos.

    Es un engaño global muy bonito y quiero alargarlo todo lo que pueda, aunque sé que llegará un momento en que habrá que admitir que se acabó. De todos modos cuando llegue ese momento, a mi hija la pienso “meter en el ajo” conmigo para mantener la magia para el pequeño.

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 23:01
      Permalink

      Pienso lo mismo 🙂 Besos.

      Respuesta
  • el 14/12/2015 a las 16:49
    Permalink

    Yo lo llevo fatal. Nunca le miento a mis hijos, NUNCA, excepto con estos temas «màgicos»
    Si por mí fuera nunca les habría metido en esta bola de Papas Noeles y Reyes Magos pero para mi marido (y en realidad para toda la gente que conozco) es superimportante que los niños crean en estas cosas así que he terminado pensando que soy yo la confundida.
    Igual que nunca he mentido a mi hijo mayor sobre el ratoncito Pérez y lleva con toda naturalidad e ilusión que yo le entregue un detallito cuando se le cae un diente.
    También sabe que no debe corregir a sus compañeros que sí creen en el Ratoncito porque cada cual puede creer en lo que quiera, como el que cree en las hadas o en los dragones y nunca ha tenido problemas ni desvelado el secreto.
    Así que no me gusta naaaaada contarles historias como si fuesen ciertas, pero ya en el ajo, a ver qué hago, esperar a que me expongan esas dudas y suavizarles lo más posible que al final mamá, aunque fuese en una sola cosa SÍ les mintió.

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 23:00
      Permalink

      El tema de las verdades / mentiras es súper complicado y para debatir sobre horas, verdad? Gracias por compartir tu punto de vista, Raquel.

      Respuesta
  • el 14/12/2015 a las 21:55
    Permalink

    Mi hijo es muy de Papa Noel, pero yo le digo que esta vendido a coca-cola, que olentzero es un pinche carbonero, y que los reyes magos seguro que son yihadistas…. no se como el pobre tiene tanta ilusión (es culpa de los dibujos americamos, en todos sale papa noel)

    Respuesta
  • el 14/12/2015 a las 23:48
    Permalink

    Oooh, qué lindo! También estaba pensando en escribir sobre esa “magia infantil” que creo que es alimentada por la inocencia y la fe a partes casi casi iguales. En mi caso, como soy madrastra, es todo más complejo, pero la nena tiene 8 años y no sabemos realmente si sigue creyendo,aunque creo que más bien quiere creer pero sabe que “no puede ser posible”. Me parece lo normal porque ahora somos portadores de un mejor pensamiento crítico y eso es bueno. Pero no hay que dejar de creer en la magia ni cuando uno crece, madura y se hace adulto porque esa magia es fe en que algo que deseamos o nos hace felices, ocurra… En fin, muchas gracias por compartir tu experiencia y tu reflexión 🙂

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 22:57
      Permalink

      Gracias a ti Mónica, qué complicado es ser padres!!!

      Respuesta
  • el 15/12/2015 a las 9:27
    Permalink

    A mi me pasa igual con mi hijo, yo de pequeña hubiera querido creer siempre aunque ya vas atando cabos y al final se rompe la magia. Pero mi hijo de 3 años, tambien se da cuenta de que Papa noel es un señor disfrazado, y tampoco le llama mucho la atencion, solo quiere los regalos, je. Creo que la culpa de que cada vez se den cuenta antes, es el efecto de que esta tan generalizado que te encuentras papas noeles y reyes magos en cada tienda, calle o festival y todos son distintos, y ellos son muy observadores y listos…. Creo que mi hijo creeria mas si le dijera que le traen regalos los personajes de marvel. De vez en cuando jugamos a que los piratas le traen un regalito, pintamos un mapa y buscamos por la casa y le dejo algo bajo un cojin. y asi si que lo vive como algo mágico porque es mas fácil ya que es un invento nuestro y nadie mas interviene.

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 22:57
      Permalink

      ¡Qué bonito! Me encanta tu idea, Ana, me encanta!!

      Respuesta
  • el 15/12/2015 a las 11:47
    Permalink

    A mí no me gusta mentir, y muchas veces me voy por las ramas cuando Peque me pregunta, pero disfruté tanto de la magia de la Navidad siendo niña, que he seguido con la tradición; aunque me huelo que, como tu hijo, va a descubrir la verdad prontito (ya se lo cuestiona todo…).
    Besos!

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 22:56
      Permalink

      Qué remedio Mo! Si tiene que ser pronto pues habrá que asumirlo 🙂 Un abrazo.

      Respuesta
  • el 15/12/2015 a las 16:06
    Permalink

    Me ha gustado que hayas traído aquí este tema, y es que yo también soy de las que odian mentir a los niños. En cuanto al tema del Papa Noel y los Reyes estoy haciendo un esfuerzo (mi hijo cumplirá cuatro años en unos días) más que nada por la inercia del ambiente y por la familia y también el resto de los niños, “hay que mantener la ilusión” (supongo…). Pero a mí me fastidia cuando su padre le gasta una broma y le suelo decir “no le engañes al niño que es pequeño y se lo cree todo”, y a él “¿a que mamá no te engaña nunca?” y por eso me cuesta bastante seguir toda esta parafernalia. Y eso que cuando a mí me lo dijeron mis padres, con unos nueve años creo, tampoco me llevé una gran desilusión. De todas formas hay una carta por ahí muy bonita que estaría escrita por los Reyes Magos pidiendo a los padres que les hagamos tres favores: ayudarles a poner los regalos a los niños, no decírselo hasta los siete años y compartir algunos regalos…

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 22:56
      Permalink

      A nosotros nos gusta esa inocencia infantil, esa ilusión, esa mezcla entre fantasía y realidad… que nuestros hijos no han tenido mucha, la verdad, pero que no se la quitemos nosotros. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 15/12/2015 a las 20:16
    Permalink

    Disfruto la época, las reuniones familiares, pero de pequeña siempre supe que eran mis padres quienes regalaban, esto por varias razones: mi padre detestaba la mentira, dice que no hay mentiras blancas, son mentiras y punto; si pedía algo fuera de presupuesto, me explicaban que no era por mi buen o mal comportamiento que no llegaba, sino porque el dinero no daba para tanto. Disfrutaba con mis primos y amigos de los juegos, no sé como no les arruiné la idea “mágica” a ellos… y ahora con un niño de casi 2 años, no sé qué decirle, creo que le entregaré sus regalos y no le diré nada mientras pueda, me fastidia tener que venderle esa idea.

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 22:55
      Permalink

      Es complicado, ¿verdad? Es un tema que me parece súper interesante.

      Respuesta
  • el 17/12/2015 a las 19:14
    Permalink

    Creo que mi Redondo va a ser como Mayor, porque por lo que cuentas su reacción hacia papa noel y los reyes es similar. No sé cómo reaccionaré cuando empiece a sospechar, aún me queda bastante tiempo, pero supongo que de manera parecida a cómo lo has hecho tu… además, yo soy gallega y aquí hacemos mucho lo de responder a una pregunta con otra pregunta jeje

    Respuesta
    • el 17/12/2015 a las 22:51
      Permalink

      Jajaja Así que la fama es cierta?! 😉

      Respuesta
  • el 19/12/2015 a las 21:34
    Permalink

    A mí no me parece mal contarles estas historias a los niños. Cierto que es mentir, porque mentir es no decir la verdad, pero no creo que por ello sea algo necesariamente malo. Si alguien nos pregunta si sabemos qué le pasa a Fulanito no le decimos “sí, pero no te lo voy a contar” o si alguien nos hace de comer y no le ha salido bien no le decimos que está malo, como mucho le sugerimos algún consejo para mejorar. Creo que es importante decir la verdad, pero también creo que la verdad debe servir para construir y hay que asegurarse que la persona que recibe la verdad está preparada para recibirla. También pienso que alargarlo por alargarlo es tontería, y si los niños ya lo intuyen, o bien se lo cuentas o bien hacéis algo como hiciste tú, en el que comentas una situación de complicidad en la que, sin haber dicho nada, habéis dicho todo, y es un código entre vosotros. Por supuesto pienso que el tema de los reyes no debe servir para chantajear a los niños, sino que hay que enseñarles a pedir, a no ser consumistas, a dejar incluso que los reyes se tomen la licencia de añadir o no algunas cosas porque saben que con esto o lo otro nos divertiremos más o menos… No sé muy bien si me explico 😛 el caso es que yo como niña lo viví con mucha ilusión, y cuando me enteré, pues ya está, a otra cosa mariposa. Y con mi hija haré lo mismo 🙂

    Respuesta
  • el 01/01/2016 a las 18:21
    Permalink

    En realidad estaba bien lo q pensaba tu hijo, de hecho no tenía nada de malo q se lo hubieras dicho, decirle q si q era vdd..porq la navidad es el nacimiento de Jesús o al menos la fecha para conmemorarlo..no se que tendrá q ver un viejo gordo con un traje tan caluroso..acá navidad se da en pleno verano y no tiene mucho sentido un tipo gordo disfrazado de una pesada barba y un abrigo ya q las temperaturas llegan a los 40° c..y si son más espabilados los chicos es muy difícil tomarles el pelo.. Pienso q es mejor darles el regalo con mucho cariño y listo..tarde o temprano van a descubrir la vdd

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com