Tula Free to Grow: la mochila portabebés evolutiva que me ha conquistado

La mochila Tula Free to Grow es el primer portabebés evolutivo de Tula, una marca que nunca me cansaré de recomendar por su excelente diseño, su cuidado acabado, su comodidad, la estupenda relación calidad/ precio y lo bonitos que son todos sus modelos.

El nacimiento de mi hija me ha traído la oportunidad de volver a portear y así probar esta fantástica novedad que llegó al mercado para proporcionar una solución a todas las familias que buscan un portabebés ergonómico que:

1.- Resulte muy sencillo de utilizar,

2.- Sea rápido de quitar y poner,

3.- Que tenga una larga vida útil,

4.- Y que permita llevar a sus bebés desde recién nacidos (o casi) sin tener que recurrir a incómodos sistemas de reducción.

En este post analizo la mochila a fondo.

 

¿Por qué es diferente la mochila Tula Free to Grow?

Hasta el momento Tula nos ofrecía dos tallas de mochilas, referidas al tamaño del bebé:

  • Una talla estándar o baby, pensada para portear a bebés desde unos 7 kg (en torno a unos 6-8 meses)
  • Y otra talla toddler, pensada para portear a niños desde unos 11 kg y 85 cm de altura.

 

Opciones si se quería portear con mochila desde el nacimiento

Los papás que querían portear desde antes de los 7 kg solo tenían dos opciones:

  • Optar por utilizar la Tula de talla estándar con un cojín reductor.
  • Utilizar otros sistemas de porteo hasta que el bebé alcanzara complexión y todo muscular suficiente como para poder usar la mochila Tula de talla baby sin necesidad de reductor.

Mochila Tula Free to Grow

Lo que ofrece esta mochila evolutiva 

La mochila Free to Grow es la solución idónea a los papás que no estaban convencidos por ninguna de estas opciones porque:

  • Querían un portabebés tipo mochila (es decir, muy fácil y rápido de quitar y poner)
  • Y no querían usar reductor (que no deja de tener inconvenientes como que no garantiza la postura del bebé igual de bien, que abulta, que da calor, que suele quedarse pequeño antes de que el bebé pueda utilizar la mochila sin nada, etc).

De este modo, la mochila portabebé Free-to-Grow es el primer portabebés evolutivo de Tula.

Esto quiere decir que su panel adaptable se ajusta en ancho y alto para, así, poder ofrecer un óptimo soporte a bebés desde unos 3.5 kg.

Y todo ello con la calidad que ya conocemos de Tula: gran comodidad para el porteador, excelente ajuste para porteadores especialmente pequeños o fuertes, preciosos diseños, muy buen acabado y un tejido ligero, suave y de calidad. En fin, los que habéis tenido Tula entendéis mi pasión por esta marca.

 

Principales características de la mochila

1.- El tejido característico de la marca se mantiene: suave, ligero y amoldable. Sarga de algodón 100% certificado por el Standard OEKO-TEX®.

2.- Posibilita portear al bebé tanto delante como a la espalda en una óptima posición ergonómica tanto para el bebé como para el que lo lleva.

3.- Panel ajustable en alto y ancho, para poder usarse con bebés pequeñitos (desde unos 3.5 kg), casi desde recién nacidos, sin necesidad de reductor.

4.- Mantiene el soporte máximo de la mochila de talla baby que ya conocíamos: hasta 20 kg del bebé.

4.- Tirantes y cinturón muy bien acolchados, para máxima comodidad del porteador.

5.- Muy buena regulación para todo tipo de porteadores, desde la talla 32-34 (algo fundamental en mi caso ya que muchas mochilas me quedan grandes)

6.- Borde del panel acolchado, para dar más comodidad a los muslos del bebé, algo que se agradece muy especialmente en verano.

7.- La capucha se puede quitar cuando no está en uso.

8.- Mochila ligera, fácil de plegar y transportar cuando no estamos porteando al bebé.

9.- Bolsillo de fácil acceso en el cinturón, en el que cabe un smartphone.

10.- Fácil de lavar en la lavadora en un ciclo corto de agua fría (cerrando bien todos los broches).

 

¿Cómo se adapta el panel de la mochila Free to Grow?

Ajuste en ancho y alto

El sistema que utiliza la Tula Free to Grow para adaptar su panel es realmente sencillo:

El alto se adapta mediante una cinta, que podemos deslizar para hacer que el panel alcance su altura máxima o bien podemos apretar para que se frunza y quede en la posición más bajita de todas. Este ajuste es progresivo, según vuestra necesidad en cada momento. De hecho, una sugerencia que os hago si no estáis usando la capucha y en un momento dado queréis darle más soporte, es subir solamente un lado del panel.

En la siguiente imagen os muestro este ajuste:

Mochila Tula Free to Grow - Ajuste del alto del panel

El ancho tiene un ingenioso sistema que permite que la base se deslice a lo largo de una cinta y quede fijada con unos snaps. En función de en qué snaps abrochemos la base deslizante al cinturón tendremos un ancho de un tamaño u otro. Este ajuste no es progresivo sino que está delimitado por las posiciones prefijadas por Tula.

Mochila Tula Free to Grow - Ajuste del ancho del panel

 

Posiciones del ancho del panel

El panel de la mochila Free to Grow admite tres posiciones de ancho:

  • La más estrecha, para recién nacidos y bebés muy chiquititos, con un mínimo de 3 kg de peso.
  • Una posición intermedia, pensada para bebés desde los 3 a los 9 meses (siempre a modo orientativo).
  • La posición más ancha, pensada para bebés desde unos 9 meses en adelante (teniendo en cuenta que el peso máximo que soporta la mochila es de 20 kg).

Os recomiendo que veáis el vídeo de instrucciones que ha publicado Tula:

Medidas de la mochila Free to Grow de Tula

Las medidas del panel, es decir, la parte donde viaja el bebé, son las siguientes:

  • En cuanto al alto, la mochila se ajusta desde 36 cm en su posición más alta hasta 27 cm en su posición más bajita. Dado que la parte superior hace una ligera curva, esa parte más alta llega a los 43 cm.
  • Con respecto al ancho, como ya he comentado, la mochila se puede ajustar en tres posiciones:
    • La más estrecha nos daría un ancho de tan solo 18 cm (teniendo en cuenta el pre-formado del asiento).
    • La posición intermedia tiene unos 27 cm de ancho (teniendo en cuenta el pre-formado del asiento).
    • La posición más ancha alcanza los 36 cm.

El cinturón mide 13 cm de alto y se ajusta a cinturas desde unos 69 cm hasta unos 145 cm.

La mochila pesa 800m gramos.

 

Edad de uso recomendado: de la teoría a la práctica

¿Cuándo empezar a portear con la mochila Free to Grow?

La mochila está homologada para utilizarse con bebés desde los 3.2 kg.

En la siguiente imagen podéis ver la mochila con sus ajustes en la posición de recién nacido, la que configura el panel lo más pequeño posible.

Mochila Tula Free to Grow - posición recién nacido

La niña tardó bastante en alcanzar ese peso, por lo que tuvimos que esperar más de un mes para poder estrenarla.

Al hablar de mochilas siempre digo que no hay que atender solamente a las homologaciones de peso sino que hay que verificar que el portabebés le está dando un buen soporte al bebé. En nuestro caso, cuando probamos la mochila al poco de alcanzar los 3.2 kg nos pareció que aunque se podía utilizar porque la base se podía estrechar muchísimo, la niña no la rellenaba bien como para tener un buen soporte, le quedaba holgada por la parte superior. ¿Podríamos haberla utilizado desde ese momento? Sí, pero en nuestro caso no había necesidad ya que tenemos otros portabebés ergonómicos en casa.

A mediados de junio, camino de los dos meses de edad, la niña superó los 3.700 gr y ahí sí que empezamos a usar la mochila intensivamente.

Mochila Tula Free to Grow posición recién nacido

Como podéis ver en la foto, tomada justo en esos días en los que la estrenamos, en ese momento no estábamos usando la capucha. Como el panel en su posición más baja le llegaba a la altura de las orejas, era más que suficiente para proporcionarle el soporte que le hacía falta a la cabeza. Creo que se puede apreciar que si bien el ancho le queda perfecto, en la parte superior de la mochila un pelín de holgura, lo que explica que antes de esa talla no hubiéramos podido utilizarla.

 

Entonces, ¿cuándo podré empezar a portear a mi bebé con una Tula Free to Grow?

Dicho lo anterior, ¿quiere esto decir que hay que esperar a estar cerca de los 4 kilos para usar la mochila? No necesariamente ya que cada bebé es diferente. Incluso dos bebés que pesan lo mismo pueden tener alturas diferentes, algo que se nota muchísimo cuando porteamos con una mochila. De modo que para saber cuándo comenzar a utilizarla yo apelaría simplemente al sentido común:

  • Que las rodillas del bebé alcancen el borde de la mochila sin tener que forzar. Si quedan dentro del panel, el bebé es pequeño y hay que esperar.
  • Que con el panel en su posición más corta la cabeza del bebé no quede cubierta por la mochila.
  • Que el panel sujete bien al bebé, algo que resulta muy evidente cuando hablamos de recién nacidos que lógicamente tienen muy poco tono muscular. Si el bebé se escurre dentro de la mochila por falta de soporte NO la debemos utilizar ya que podría ese arrugarse le puede provocar dificultad para respirar. Ojo con esto, no corramos riesgos por adelantar su uso unas semanas.
  • Respetar siempre el mínimo de peso homologado.

Dicho de otro modo: nosotros tuvimos que esperar hasta pasado el mes y medio de vida para poder estrenar la mochila, pero si tu tienes un bebé grande es muy posible que puedas utilizarla desde el primer día (o casi).

 

¿Hasta cuándo se puede usar la mochila evolutiva de Tula?

El modelo Free to Grow soporta hasta 20 kg de peso.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que con el panel extendido al máximo, tanto de ancho como de alto, tenemos una mochila de tamaño baby.

Esto quiere decir que podemos tener un niño muy por debajo de los 20 kg de peso pero al que la mochila le quede realmente pequeña porque mida, por ejemplo, 90 cm de altura. En este caso habríamos perdido ya toda ergonomía ya que el bebé llevaría buena parte de sus piernas y espalda fuera de la mochila, algo que sería incómodo tanto para él como para el porteador. Ese bebé debería ir ya en una talla toddler, adecuada a su envergadura.

Por eso, el límite máximo de uso de una mochila ergonómica es relativo. ¿Puedes subir a esta mochila a un niño como mi Mediano, que con 6 años pesa 18 kg? Pues sí, poder puedes, y la mochila va a aguantar. Pero irá bamboleándose notablemente porque con 1.10 cm de altura este panel le resultaría insuficiente. Incomodísimo para ambos.

 

¿Cuándo ir cambiando el ajuste del panel?

Lógicamente vamos a empezar por su posición más estrecha.

El momento para ampliar el panel es claro: cuando veamos que éste ya no le recoge los muslitos de corva a corva.

Nosotros empezamos con el panel en su ajuste más estrecho cuando la niña pesaba unos 3.700 gr y medía unos 53 cm. Tenía algo más de mes y medio. Corresponde con la primera imagen de este post.

El segundo ajuste de la Tula Free to Grow (para entendernos, el intermedio) lo empezamos a utilizar en torno a los tres meses y medio, más o menos cuando alcanzó los 5 kg de peso. Su altura en ese momento rondaba los 57 cm. Aquí podéis ver ese momento en el que le ampliamos el panel a la posición intermedia.

Mochila Tula Free to Grow posición intermedia

Aquí sí estábamos usando ya la capucha porque, aunque no sé si se aprecia bien en la foto, la cabeza de la niña ya sobrepasaba la altura del panel (ajustado al máximo). La capucha es de utilidad para sujetarles la cabeza cuando se duermen o cuando atravesamos una zona de sol, para protegerles.

De momento estamos en este ajuste y no hemos tenido necesidad de pasar al más ancho de todos.

Aquí podéis ver una imagen tomada con la niña pesando 5.600 gr, ya con cuatro meses.

Mochila Tula Free to Grow bebé 4 meses

El alto del panel seguimos llevándolo en su posición más baja. Cuando era recién nacida le llegaba más o menos por las orejitas, es decir, cubriendo la nuca, y ahora tiene ya toda la cabeza fuera, pero como sigue cubriéndole toda la espalda no hemos tenido necesidad de hacerlo más alto. En la foto parece que le cubre algo más pero en realidad es la capucha.

La siguiente imagen muestra lo bien que garantiza la postura incluso en un bebé tan pequeñito (59 cm). Posición de ranita con el bebé correctamente sentado, espalda redondeada y culete ligeramente más bajo que las rodillas:

Mochila Tula Free to Grow posición de ranita

Lo mejor y lo peor de la Tula Free to Grow

Ventajas

Desde mi experiencia en estos meses de uso diario, lo mejor del modelo Free-to-Grow es que tienes todas las ventajas de una Tula sin las desventajas que tendría el utilizar un reductor (tanto integrado como tipo cojín). Y sin tener que esperar a que el bebé pese más de 7 kilos para usar la talla estándar… que en nuestro caso 7 kilos son bastante más de 6 meses.

Gracias a su sistema de panel evolutivo tienes:

  • Una mochila comodísima para el porteador.
  • Que, a pesar de ser evolutiva, sigue siendo realmente sencilla de ajustar, quitar y poner.
  • Con un tejido suave, ligero, fresco, amoldable, que a gusto tocar.
  • Con la que dar el pecho resulta muy sencillo.
  • Que se lava muy bien y en un momento tienes seca de nuevo (basta un lavado en agua fría con los broches cerrados y dejar secar colgada de una percha).
  • Una mochila que garantiza una buena posición al bebé desde muy temprano, eliminando la necesidad de usar reductores.
  • Por tanto, un portabebés con una larga vida útil por delante y muy fácilmente amortizable.

 

Desventajas

¿Lo peor? Quizá no sea objetiva porque me encanta Tula y pocos defectos le encuentro a la mochila.

Por señalar uno, muy obvio pero relevante, es que no estamos ante un portabebés que se pueda ajustar al bebé punto por punto. No es un fular, no es una bandolera, no es una mochila evolutiva con panel de fular. Hay que tener claro que el panel es evolutivo pero en ningún caso se va a ajustar al bebé punto por punto. La Tula Free to Grow es una mochila pre-formada (soft structured baby carrier, como lo denominan en inglés) que mediante un sistema muy bien diseñado permite su uso desde temprana edad de una forma más que adecuada, siempre y cuando atendamos al sentido común, más allá de la homologación de peso mínimo que venga con la mochila.

 

En definitiva, la mochila Tula Free to Grow es una mochila portabebés evolutiva que me ha conquistado y con la que no puedo estar más contenta.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

Un comentario sobre “Tula Free to Grow: la mochila portabebés evolutiva que me ha conquistado

  • el 03/09/2018 a las 12:42
    Permalink

    Nosotros tenemos que recuperar la Tula Toddler para el pequeño, aunque por altura no sé si aún será pronto para poder llevarlo, pero de peso va sobrado. Este nuevo modelo parece que tiene el panel de tela más flexible y adaptable, o eso es lo que parece en las fotos. Por cierto, el estampado es muy chulo, y un ahorro poder usar una sola mochila durante prácticamente toda la vida de porteo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com