Me persigue

Lo bueno (o lo malo) de mi hijo es que va por rachas. A estas alturas ya se de sobra que cuando tenemos tres o cuatro días malos luego vendrán otros dos o tres mejores y vuelta a empezar. 
Desde el lunes estamos en una racha de las malas. Esta vez la obsesión que ha tocado es perseguirme. Desde que se levanta hasta que se acuesta, me persigue con muy mala leche, tirándome de la ropa, lloriqueando, lanzando al suelo todo lo que pilla a su paso. 
No puedo barrer sin que se me agarre por detrás, con el riesgo que tiene de caerse, o sin que pise una y otra vez lo que estoy barriendo o me quite la escoba o el recogedor. 
No puedo cocinar porque me empuja, me tira de los pantalones, me golpea con las manos, me pisotea, intenta escalarme… o empieza a abrir todos los cajones, a meter la mano en el cuenco de agua de los bichos o a zarandear el cubo de la ropa sucia. 
No puedo hacer pis ni lavarme la cara porque me coge de la mano y tira de mi o intenta meter el brazo por la taza del WC o aprovecha que estoy ocupada para jugar a meter sus juguetes en el arenero de los gatos o para meterse dentro del plato de la ducha o para jugar con el agua del bidet, metiendo los brazos hasta el codo o mojando sus esponja y después refregándola por todo el baño. Por supuesto que no puedo ducharme porque si le ato a la trona y me meto con él al baño no aguanta ni un minuto, apenas me he mojado y ya está pegando gritos y berridos que cualquier día se presentan en casa los servicios sociales.
No quiere comer en condiciones porque si le doy algo en el momento que no quiere me lo tira al suelo con mala leche. Me da patadas con los pies mientras estoy sentada delante de él. Se niega a que le de yo nada pero no tiene habilidad suficiente para coger él la cuchara así que se pringa de arriba a abajo, no come nada y encima le tengo que cambiar de ropa. 
No quiere que le cambie los pañales ni que le cambie de ropa. Tengo que hacerle una llave para conseguirlo mientras nos pringamos los dos de mierda hasta arriba y llora como si le estuvieran matando. Me pregunto si es que prefiere estar con la caca pegada al culo todo el santo día. 
Mientras escribo esto no deja de tirarme de las mangas y de lloriquear. Si le subo en brazos me arranca las teclas del portátil (el ctrl ya me lo ha estropeado), me tira el ratón y, si le dejo, me tiraría el portátil al suelo  (ha estado a punto varias veces). 
Esto no es mamitis. Esto es otra cosa, no sé qué nombre ponerle, pero no es mamitis. No me persigue porque quiera mimos, me persigue porque se aburre y se le ha vuelto a olvidar lo divertido que era entretenerse mínimamente con sus juguetes. 
Hoy me duele la cabeza y estoy resfriada, no me encuentro muy allá. Él tiene las encias inferiores muy abultadas. A lo mejor es por eso que él está así y que yo tengo uno de esos días en los que veo el tema… negro gris marengo.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

35 comentarios sobre “Me persigue

  • el 15/12/2010 a las 12:59
    Permalink

    Uffff, Alex también lleva una semanita de ordago…debe haber una conjunción astral que afecta a los niños….

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:10
    Permalink

    Ya somos 3.
    Llevamos una racha que para vestirlde por la mañana que tengo que hacer el pino puente.
    El otro día me dió un manotazo cuando le estaba dando el puré y me pusó de gotelé el pantalón y la camiseta que telita.
    Hoy parece que está más sociable…

    Paciencia!!!!!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:19
    Permalink

    Pues yo pensaría que es culpa de los dientes y está muy rabioso. Espero que se le pase pronto. Ánimo!!!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:22
    Permalink

    Me uno al club….la semana se me está haciendo muy cuesta arriba….yo lo que me pregunto es: ¿porqué a su padre no se lo hace?.
    Al mio, con 16 meses, le ha dado ahora por pegarme una torta cuando ve que no consigue algo o le digo que no….ya no sé que hacer…¿qué narices hago mal???????
    Besos

    Mónica
    http://siguiendoalalibelula.blogspot.com/

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:32
    Permalink

    Paciencia y una caña! Cuando se ponen así son terribles y si además te encuentras mal tú pues es un infierno. Lo comprendo. He pasado fases como esa. Y justo esta semana no estamos en nuestro mejor momento tampoco. Vestirle y cambiar pañal es una coreaografía de kung fu la mar de agotadora! Sólo me consuela pensar que todo pasará.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:35
    Permalink

    Me suena todo lo que cuentas, a mi tambien me paso y me pasa.
    Animo¡¡¡

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:45
    Permalink

    El mío tiene dias sueltos de tontería, ahora, y toco madera, esta bien, aunque tonto pero no llega a esos estremos de todoooo el día, tiene ratitos.
    una solución con estanjanito es pasarme un buen rato tirada en el suelo haciendo construcciones y luego juega él solito, otra es estar un buen rato de mimo con él, y otra es ponerle a pocoyo o cars, y queda hiptonizado una media hora, tienes que encontrar una distracción, igual funciona

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:47
    Permalink

    Yo he llegado a la conclusion de que mi enano se pone así cada vez que le da un achuchon de los dientes…de normal, no para y no te deja tranquila, pero por lo menos no está ñoño todo el día y tan rabioso.
    Cuando lo oigo con el ñiñiñiñiñi me descoloco completamente y no doy pie con bola.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:58
    Permalink

    Mi hija ha tenido muchas épocas así y creo que lo que le pasa es que se aburre, sus juguetes ya no le deben divertir mucho y lo que quiere es que mamá le entretenga. Lo se es imposible pasarse el día entero entreteniendo porque es agotador, pero para mi que lo que le pasa es eso. Mi hija ayer tuvo una tarde así y es un poco agobiante, pero bueno esperar a que pase, no queda otra!
    Beso

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 13:58
    Permalink

    PUES SERA LA LUNA PORQUE MI HIJO ESTA IGUAL
    Ha pasado de ser un niño tranquilo , dormilon y pachorro a ser un chinche cojonero que no para de gritar y perseguirme..
    acabo de darle un azote (ni ha llorado , imaginaros el mini cachetillo en su culete..pero yo me siento super culpable).. pero no doy a basto.. encima no duerme casi siesta (donde estan sus siestas de tres horas).. y yo estoy rendida¡¡ ayer ni se durmio tras la natacion (y a mi me deja hecha polvo) y cambiarle tras cagar es un suplicio¡¡
    parece un gremblim tras mojarle y darle de comer por la noche¡¡
    donde esta mi pequeño de poco mas de un kilo que no haia mas que comer y dormir¡¡ este solo quiere ponerse de pies, y ya me ha mordido la teta con su mini diente afilado¡¡
    y mi marido con mi suegro de quimio que no llega hasta las mil, y mis padres que no pueden venir a acharme una mano porque les han cambiado las horas de su gimnasia¡¡
    siento pisarte el post de desahogo..
    pero se acaba de dormir y le tengo que despertar en hora y pico para ir a atencion temprana y yo tengo que comer y prepararme..
    ommmmm.. hecho de menos mi taichi

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 14:01
    Permalink

    Después de leer esto no me quejo!!! Mucha suerte! Un abrazo!!!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 14:29
    Permalink

    Cada vez que mi hija tenía una época así yo también lo achacaba a los dientes y casi que le salieron cuando tenía 15 meses, jeje. Ahora ya no sé a qué achacarlas, pero será como dices, aburrimiento.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 15:42
    Permalink

    El mío está ahora en plena fase gateo-pararse, así que tengo que estar con cuatro ojos, porque no hay día que pase sin que se dé algún coscorrón, y eso que es bastante prudente!
    En cuanto a tu situación, se me ocurre que podrías ducharte de noche? Así tu marido te puede cuidar al peque ese rato y disfrutas ese momento, para mí por ejemplo, es el gran relax del día. O hacer las cosas durante las siestas del peque, yo con lo poquito de siesta que duerme el mío hago bastantes cosas, o si no lo voy llevando conmigo a las distintas habitaciones y el verme en movimiento lo mantiene entretenido y tranquilo. Besos y que pase pronto esta etapa.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 15:50
    Permalink

    Es terrible cuando están así verdad? el mío también lleva unas semanas que no me deja parar, o estoy con él jugando o sino hay que salir de casa porque se aburre, de su padre pasa, sólo está encima mío, me pone sus juguetes encima, normalmente las rampas que son grandes y luego encima se quiere sentar él que yo no se cómo se piensa que va a coger él y sus juguetes, pero en fin no nos queda otra que tener paciencia, yo también se lo achaco siempre todo a los dientes y luego nunca son.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 15:55
    Permalink

    Y dices que ¿no puede ser mamitis?, pues no te puedo dar una solución pero… si la encuentras dinósla por favor!

    Debe ser una situación muy frustrante y agobiante!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 16:44
    Permalink

    Pos no, mamitis no, mala leche un poco, jejeje. Noooo pobrecito mío, lo que le pasa que no se aguanta a sí mismo el pobre, seguramente la boca. Si dices que tiene así las encías…. pero es que además él ya puede hacer muuuchas cosas de golpe, la casa se le queda pequeñas, necesita estímulos, estímulos y más estímulos.
    Solo puedo desearte MUCHO ánimo e INFINITA paciencia. Son tus dos armas corazón. Esas y llevártelo a la calle a dar una vueltita. Aunque con el frío que hace hoy prepara gorro y bufanda.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 16:46
    Permalink

    Ays…mucha paciencia!! es muy duro cuando se ponen así. David ha pasado por muchas épocas de esas, en las que era imposible vestirle y cambiarle el pañal y que parecia enfadado con el mundo.

    Traquilidad…al final pasara!!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 16:51
    Permalink

    Yo cuando tiene esos ratos lo que hago es coger y parar todo lo que tenia pensado hacer estar el rato que necesita estar acompañada y después de un rato intentar intercalar faenas, yo pienso que a veces a mi tampoco me gusta estar todo el rato sola y es lo que les pasa a ellos.Esto que digo no es siempre fácil de aplicar y entonces una se pone nerviosa y ellos pues más. No se si te has fijado que muchas veces que una está nerviosa por alguna preocupación justamente ellos estan tambien nerviosos.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 16:52
    Permalink

    no permitas que te haga nada de eso ( supongo que ya lo harás)cuando estan asi … puuf espero que se “ponga bueno”porque si no es un sin vivir bueno chica mejórate tu tambien besitos!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 17:10
    Permalink

    No sé, mi niña también llora como si la estuvieran matando. Los vecinos tienen que alucinar! ¿Será en un futuro como tu peque? Madre mía!No, en serio, será una racha mala, vete tú a saber por qué, los dientes, aburriemiento o cualquier otra cosa. Lo bueno que tiene es que sabes que en breve llegará la racha buena (en la que viene después, mejor no pensamos=

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 17:20
    Permalink

    Son rachas, mi hijo también alguna de estas en las que me dejaba muy agotada sobre todo a nivel anímico. Seguro que se la pasa antes o despué. Mucho ánimo.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 17:30
    Permalink

    Pero que mala leche tiene este niño!! A quién habrá salido??Seguro que pasa, don´t worry!!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 21:10
    Permalink

    Mucho ánimo guapa! espero que pasen pronto estos días malos! un besazo!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 23:19
    Permalink

    A mí me va mejor cuando le sigo el ritmo a mi niña, a ella la desespera que me siente frente al PC. O si yo juego con ella y al mismo tiempo quiero estar haciendo otras cosas empieza a protestar. Así que me relajo y le dedico el tiempo que ella necesite sin tener mi mente en hacer otras cosas, hasta que ella encuentra algo en que ocuparse sola y puedo continuar con lo mío. No es fácil cuando las tareas por hacer se acumulan pero se disfruta más la vida. Para ellos uno está solamente para complacerlos y jugarles y todavía no entienden las necesidades de los demás. Y del cambio de pañal ni hablemos, el otro día me vencí y la dejé estar así un rato y luego no había quien le despegara la caca de la cola.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 23:44
    Permalink

    LadyA, pues viendo que son varios los niños que están así, lo mismo es una fase de la luna, si!.La teta reina, lo de los manotazos es súper habitual en él, por eso procuro mantener el plato fuera de su alcance. Mucha paciencia, sí!.Suu, algo de la boca debe tener. Esta tarde le vi muy mal y le di Apiretal. No te voy a decir que se pusiera suave como la seda pero sí le noté más relajado y menos quisquilloso. Lo de los dientes no es que se vaya a pasar pronto, mejor se mentaliza una porque si no…Mónica, a mi marido se lo hace igual, mira por dónde. De hecho, cuando llega de trabajar se olvida de mi y es a él a quien no le deja ni a sol ni a sombra. No es nada que tu o yo o la de más allá hayamos hecho mal, es su carácter y una racha mala, mejor no darle muchas vueltas.Arual, yo tengo el mismo consuelo. De hecho, como sé que son rachas de días me consuelo pensando que para el fin de semana probablemente esté de mejor humor. Pero hay que pasarlo.Mamadejulio, gracias guapa!.Estanjana, uuuh, eso ya lo he probado! qué te crees ! jajaja. Normalmente juego con él un buen rato y cuando le veo que ya está entretenido, me levanto y me pongo a hacer cosas. Pero no tarda ni dos minutos en venir casi corriendo donde yo estoy para cogerme de la mano y que me vuelva a sentar con él. En cuanto a la tele, le sigue gustando pero cada vez le hipnotiza menos. Antes podía caer una bomba a su lado, que si estaba Baby Einstein puesto ni se inmutaba. Desde que anda ya no es lo mismo, si le pongo la tele pero por ejemplo me pongo a barrer, deja la tele y se pone a perseguirme. Ya no funciona.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 23:44
    Permalink

    Descubriendo mi mundo, mi hijo igual, ese ñiiiiiiiiiii es desquiciante, que me vas a contar. Hacía mucho que no lo sacaba, llevábamos una temporada que estaba de bastante mejor humor pero desde el lunes madre mía!!. Mamalis, lo has clavao, hija, lo has clavao!.Brujilla, qué me vas a contar!. Mi hijo por las tardes está que se cae pero con el baño se espabila y se pone frenético, no se deja poner el pijama y luego no quiere dormir ni loco. Además yo estoy en casa sola casi todo el día, vamos, que te entiendo perfectamente.Zary, gracias!Adry, mi hijo se da muchísimos coscorrones desde que empezó como el tuyo, no sé si es que no aprende o no quiere aprender. Mi marido llega bastante tarde a casa, justo para empezar la rutina del baño y cena de mi hijo. Podría ducharme a las 22h pero me da muchísima pereza porque además tardo mucho en secarme y alisarme el pelo. Lo haría si no tviera más remedio pero de momento casi prefiero hacerlo durante el día. En cuanto a las siestas, mi hijo duerme la siesta con un ojo abierto y otro cerrado: no puedo ni pestañear si no quiero que no se despierte. Para decirte que a veces se despierta simplemente porque me pongo a teclear en el ordenador en la otra habitación.Mis chicos y yo, primero achacamos todo a los cólicos del lactante y luego a los dientes y, como tu dices, la mayoría de las veces no es eso. Mi hijo tiene mucho carácter y poca paciencia. De normal es duro el día a día, yo se que hay gente con niños de la edad del mío que si hiciéramos un cambio iban a terminar destrozados y anonadados, pero es que cuando además entramos en fases de estas es desquiciante… Leia Organa, en el caso de mi niño no es mamitis, al menos no mamitis en plan “quiero estar pegadito a mi mamá y que me de muchos mimos”. El quiere estar pegadito a mi porque yo le divierto, le entretengo, le enseño cosas nuevas y, en teoría, satisfago todos sus deseos. En este caso es más aburrimiento que necesidad de contacto (porque el contacto ya lo tiene, ¡todo el que quiera!. La situación es, sobre todo, desquiciante. Ni guardar los platos en el lavavajillas puedo!.Belén, mala leche un poquito, sí, para qué engañarnos. Efectivamente, no se aguanta ni a sí mismo. Hoy he estado yo muy tocadilla, si mañana estoy algo mejor me lo llevaré a algun sitio resguardado a que se pegue unas cuantas vueltas y por lo menos se canse!Ana, ya hija, si al final pasará, ¡pero hay que pasarlo!.

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 23:45
    Permalink

    Nieves, si realmente mi hijo pasa muy poquito rato desatendido porque yo no hago casi nada en la casa. Es decir, que hace ya meses asumí que con su nivel de exigencia y demanda yo no podía tener la casa como una patena y no lo llevo mal. Pero tengo que hacer un mínimo diario, eso es impepinable… y hay días que me lo pone súper difícil. Sariita, muchas gracias!. Laky, mi hijo es así desde que nació. A veces echo la vista atrás y recuerdo cosas de recién nacido y ahora puedo ir atando cabos. En realidad, hoy me doy el desahogo pero no me puedo quejar. Mi hijo tiene un carácter excelente para relacionarse con los demás y a la hora de divertirse es el que mejor se lo pasa de todos. Una cosa por otra, supongo. Treintañera con hijo, sobre todo a nivel anímico, tu lo has dicho.Lamamadeunabruja, tanto mis padres como mis suegros aseguran que nosotros fuimos unos “bebé seta” en toda regla… En fin, estoy convencida de que si tuviera un niño tranquilísimo tampoco estaría yo muy convencida.Gem, gracias!

    Respuesta
  • el 15/12/2010 a las 23:45
    Permalink

    Jessica, llevas razón, es así. Yo le dedico mucho tiempo, casi todo el día. Siempre estoy por los suelos con él, además es que me gusta. Pero necesito un rato para otras cosas, ya no hablo de mis cosas de ocio, sino para cosas que son necesarias como barrer o hacer la comida. A mi hijo a veces le tengo que cambiar el pañal de pie, es increible.

    Respuesta
  • el 16/12/2010 a las 0:28
    Permalink

    No puedo darte consejos en general, que bastante faena me da el mío también, pero delante del ordenador tengo un truco que me funciona: media pantalla izquierda para él, normalmente en el canal de youtube de cantajuegos, y la media de la derecha para mi, con el correo, el face o lo que sea. Lo único es ir cambiando los videos cuando se terminan, y saltarse las canciones que no le gustan, por lo demás, de lujo 😀

    Respuesta
  • el 16/12/2010 a las 0:32
    Permalink

    Angela, mañana pruebo, a ver si funciona! jaja

    Respuesta
  • el 16/12/2010 a las 1:33
    Permalink

    yo lo de los pañales no lo aguanto, me saca de quicio, parece que tenga una guindilla metida en el culo!

    Respuesta
  • el 16/12/2010 a las 11:25
    Permalink

    pues imagina cuando eso se multiplica por tres…así estoy yo rendida, cansada y con dolor de espalda!

    Respuesta
  • el 16/12/2010 a las 14:30
    Permalink

    y has probado la pagina del buho boo a mi hijo le pirra..

    Respuesta
  • el 16/12/2010 a las 15:07
    Permalink

    Últimamente tengo a la nena “flamenca” y lo que hago para relajarla es sacarla a dar un laaaaargo paseo. Bien abrigada, eso sí, que vaya con el frío polar que estamos sufriendo!! Y no falla, cuando volvemos está cansada y tranquilita 🙂

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com