Libros: "Todo un mundo de sensaciones" y "Todo un mundo por descubrir"

Siempre he tenido obsesión por saber. Para mi la información es, sobre todo,  tranquilidad, certeza. No soporto la duda, necesito conocer. Por eso antes de quedarme embarazada me hice un master autodidacta en fertilidad y embarazo. Y, por eso, durante el embarazo devoraba cualquier libro, revista o artículo que tratara sobre la gestación, el cuidado del bebé, la estimulación infantil, etc, igual que ahora me interesan especialmente los temas acerca de la educación en la etapa 0-3 años. 
Estando embarazada de 8 meses fue mi cumpleaños y pedí que me regalaran “Todo un mundo de sensaciones”, un libro del que había oído hablar en una entrevista que hicieron en verano a dos de sus autoras en el programa matutino de Telemadrid.

Oyéndolas hablar, me parecieron juiciosas y el libro me suscitó un gran interés, sobre todo por unas tarjetas en blanco y negro que incluía para la estimulación visual del bebé.

A mi marido no le hacía mucha gracia que le enseñara las dichosas tarjetas, decía que le iba a hipnotizar. La verdad es que el bebito las miraba con interés incluso con 15 días de vida, lo cual es mucho decir para la capacidad de concentración que tienen con ese tiempo.
Debo reconocer que las primeras lecturas del libro me resultaron decepcionantes. Los capítulos dedicados a las primeras horas y días del bebé me parecieron una exageración, en tanto que no considero necesario en absoluto tener un “plan de ejercicios” para un bebito que apenas es un recién nacido. Además, por mucho interés que uno le ponga, llevar a cabo esos “juegos” diariamente, que es la propuesta que ellas hacen, resultaba prácticamente imposible, sobre todo considerando que yo estaba todo el día sola en casa y si no tenía ni tiempo para quitarme el pijama, mucho menos para hacer estas cosas.
Sin embargo, el libro me fue conquistando con el tiempo y terminó convirtiéndose en una guía que consultaba muy frecuentemente. Cierto es que nunca me tomé en serio realizar diariamente todos los juegos propuestos, en parte porque a mi hijo algunos no le gustaban o no sabía hacerlos, pero me sirvió de orientación y, sobre todo, de inspiración. 
Algo importante, además, es que estoy en buena sintonía con prácticamente todas las opiniones de las autoras del libro, algo básico para poder digerirlo sin atragantarme.
En mi caso, el libro fue de menos a más y sentí auténtica pena cuando llegué a los 6 meses de edad, que es hasta donde llega, porque aprendí bastantes cosas leyéndolo.
Por ese motivo, al poco tiempo me compré la continuación, “Todo un mundo por descubrir”, que abarca desde los 6 hasta los 24 meses.
Esperaba que tratara cada mes del segundo semestre de vida con detenimiento, igual que en la primera parte, pero desgraciadamente no es así. Se limita a dar una serie de ejercicios y juegos que pueden resultar interesantes, pero no entra a valorar pormenorizadamente cuáles son los progresos que pueden experimentar los bebés mes a mes. Es una pena porque ese análisis del primer libro me parecía muy interesante puesto que explicaba los por qués, que es lo que yo siempre he buscado conocer.
Sí que es cierto que ambos libros he tenido la impresión de que pecan un poco esperando demasiado del bebé. Es evidente, y ellas mismas lo dicen, que cada bebé alcanza ciertos hitos en momentos distintos, algo que se acentúa especialmente durante el segundo semestre, con ejemplos tan claros como el gateo, que algunos niños no llegan a realizar. 
Por ejemplo, en el primer libro se dice esto en el capítulo dedicado a los seis meses.
Mi hijo pasó desde los tres meses mucho tiempo en su mantita o en una cama de colchón duro y cuando llegaron los seis meses no levantaba la tripa siquiera. De hecho, cumplió los siete meses y ahí empezó a levantar ligeramente el culillo. No fue hasta una semana más tarde, pongamos que con 7 meses casi y medio cuando dobló las rodillas un poquito y pudimos percibir ese balanceo. En cualquier caso, mi hijo el balanceo lo hace más bien poco porque enseguida se ha dado cuenta de que no lo necesita para reptar a toda velocidad por la casa, por lo que le veo muy poco interesado en el gateo. 
Lo que quiero decir es que hay que entender muy bien esos “probablemente”  o “generalmente” y no preocuparse en exceso.
De este último trozo que os extracto me parece interesantísima la explicación que dan de cómo evoluciona el gateo, primero homolateralmente y después en patrón cruzado. A esto me refiero cuando digo que me gusta entender el fundamento de las cosas.
Desde luego, lo mejor de ambos libros, al menos desde mi punto de vista, son este tipo de explicaciones y capítulos muy interesantes como la personalidad del niño, el interés por la cultura u otros consejos útiles.
Existe un tercer libro, llamado “Todo un mundo de sorpresas”, que comprende la etapa hasta los 5 años. Quizá lo compre en un futuro.
Es cierto que ambos libros son carillos, pues superan los 20 euros, pero encuentro que son una buena compra pues es, a parte de inspiradores, pueden quedar como libros de consulta para cualquier situación.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

17 comentarios sobre “Libros: "Todo un mundo de sensaciones" y "Todo un mundo por descubrir"

  • el 10/06/2010 a las 9:03
    Permalink

    El primer libro también lo tenemos nosotros y me pasó lo mismo que a tí, sólo que yo dejé de leerlo, tenía muchas cosas por leer como para perder el tiempo en algo que me parecía una tontería. Pero ahora viendo que el tema mejora le volveré a dar otra oprtunidad a ver que tal.

    Un saludo

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 10:32
    Permalink

    Yo con la mayor también tenía un libro parecido que hojeaba casi todas las noches. Tenía un sentimiento ambivalente con él, por una parte me atraía leerlo pero por otra me creba ansiedad. Y es que, aunque había cosas que hacía y superaba para la edad que indicaba en el libro, otras no llegaba ni por asomo. Por ejemplo empezó a gatear a los casi once meses. Mi marido me decía que dejara de leerlo, que era mejor descubrir y experimentar cada avance del niño sin apoyo de ningún libro, que sólo servía para agobiarme. Con los demás ya no he tenido ni tiempo ni ganas de volver a cogerlo, pero sí que es verdad que con cada uno estoy atenta a ver si van avanzando con normalidad. Por ejemplo Maite no tiene ningún interés por avanzar tumbada y de hecho protesta siempre que está boca abajo. A mí me gustaría que empezara a gatear, pero está claro que cada niño tiene su ritmo y por mucho que la tumbemos boca abajo si no quiere, poco tenemos que hacer.
    PD: Ahora, como sabes, estoy con otros libros, los que me están preparando para la adolescencia, pero eso ya es otra historia. Igual con el tiempo me doy cuenta de que tampoco son necesarios, aunque de momento sí los estoy encontrando útiles.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 11:43
    Permalink

    Mira que me gusta leer pero ni en el primer embarazo ni en éste leo libros de maternida. Es que no me gustan nada y no creo que me aporten nada. Hay tantas corrientes con las que no estoy de acuerdo, que no quiero que me envenen la cabeza con ideas que, en muchos casos, considero absurdas. Lo único que leo de este tema son las típicas revistas de bebé, que veo más razonables (aunque superficiales). De maternidad sólo he tenido el famoso y horrendo libro del doctor Estivill del que me desembaracé convenientemente tras ponerlo en práctica una noche.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 12:22
    Permalink

    Oh que pasada de libros, me los apunto todos todos. No los conocía…
    Bueno qué puedo decir yo, que soy super curiosa para todo y también pienso que la información es PODER y como tal prefiero estar informada y luego sacar las conclusiones propias de todo lo que leo. En este sentido he leído tanto a Estivill como a la Gutman o González, una cosa no quita a la otra, yo necesito nutrirme de todo tipo de conocimiento y luego con mi sentido común y experiencia personal espero poder aplicarlo el día que tenga un bebé…(que espero que no sea a mucho tardar jejeje)

    Ni que decir tiene que tengo un master del universo(como He-Man jaja) sobre fertilidad y reproducción humana, si esque va a tener razón mi pareja cuando me dice que soy un poco control-freak. :))

    PS: Por pedir que no quede, me gustaría saber o que escribieras algún día sobre cuánto te costó quedarte embarazada y si seguiste alguna rutina especial (tomarte la temperatura, test de ovulación etc).

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 12:26
    Permalink

    Yo también me compré los 2 libros. Es cierto que no lo he seguido al pie de la letra pero si intentaba hacer a mneudo los ejercicios que recomendaban. Había algunos que se supone que tenia que conseguir hacer y no lo conseguia y otros que deberia hacer más adelante y los hacía antes de tiempo. Cada niño lleva un ritmo diferente. Pero en general si me gustaron bastante. Aunque al segundo le he prestado menos atención que al primero.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 12:47
    Permalink

    Pues yo no conocia estos libros pero creo que tampoco los compraré para un futuro embarazo. Me imagino que más o menos lo que cuentan lo puedes consultar en otros sitios como internet.
    Por cierto, mi hijo si que se balanceaba hacia adelante y hacia atrás ya con cinco meses y medio y empezó a gatear con seis y medio,lo que no pasó fue la étapa de reptar, gateo directamente.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 13:34
    Permalink

    Yo n conocia tampoco estos libros. En el embarazo me lei dos de embarazo, y asi iba viendo semana a semana el estado del bebe en mi tripa y cuando nacio mi peque aparte de libros acerca del sueño me lei, el de "como tener bebes tranquilos u felices" q no me sirvio para nada pq mi bebe ya era grande para ese libro y el de "como educar hasta los 2 años sin lagrimas" de Elisabeth Pantley, el segundo no esta mal, si q os lo recomendaria.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 13:52
    Permalink

    Lobo, a mi los ejercicios, pensados como un plan de entrenamiento, me parece totalmente absurdo. Pero me han resultado inspiradores y los capítulos de consejos y en los que explican el desarrollo psicomotor, social y neurológico del bebé me han encantado.

    Naia, espero que cuando llegue el momento me recomiendes esas lecturas. Yo ahora mismo estoy interesada en la educación infantil, de 0-3, que de estimulación infantil ya he leído bastante. Es cierto que a veces te puedes agobiar con cosas que lees, pero hay que intentar mirarlo con perspectiva. Tu que tienes varios hijos eres una buena muestra de que cada niño tiene su ritmo. Fíjate que mi bebito ahora sólo quiere estar bocabajo, no hay quien le siente (y ya ni hablemos de ponerle boca arriba).

    Laky, yo al principio leía revistas pero aportan tan poco que en cuanto empecé a documentarme un poco más me parecía tan superficial que me aburrían, además de que yo tenía ya mis criterios formados.

    Mistress, para mi es muy importante conocer bien los temas que me tocan más de cerca, no concibo eso de "dejarse llevar". Así que tu también tienes un master en fertilidad jajajaja esero que no tardes mucho en plasmarlo en un embarazo, si es lo que buscas!.
    Tomo nota de tu petición para explicarlo más adelante. De los tests de ovulación hablé el día que dije que era adicta a ellos xDDDD

    La Teta Reina, es que seguirlos al pie de la letra no creo que lo haga nadie, salvo las autoras, quizá. Ellas en la entrevista dijeron que se notaba mucho cuando los bebés lo habían hecho diariamente, pero no me lo creo demasiado. Como he comentado, mi hijo ha pasado mucho tiempo en el suelo y, sin embargo, no veo que eso le haya influido demasiado.

    Treintañera c/ hijo, en el caso de estos libros yo creo que alcanzan bastante más profundidad que cualquier cosa que puedas leer por Internet, aunque quizá te lo diga porque me han resultado muy interesantes. ¿En qué momento empezó a andar tu hijo? ¿Y a hablar?.

    Mamadejulio, tomo nota de tu recomendación. Yo ahora tengo encargados dos que vi recomendados en el blog de Caro, a ver si me los leo y os los comento

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 14:22
    Permalink

    Mamá cc me parecen lecturas muy interesantes estas que recomiendas. Y me parece muy acertada tu recomendación: "entender muy bien esos "probablemente" o "generalmente" y no preocuparse en exceso".

    En cuanto a las tarjetas en blanco y negro para estimular a los bebés si son interesantes y los bebés suelen prestar mucha atención a ellas. No es fácil mantener la atención de niños tanpequeños y con los contrastes de tono claro y oscuro se consigue. Es increíble. Yo al mío le mostré también algunas que sacamos de internet. No es que haya que obsesionarse con planes de trabajo para bebitos, pero sí es interesante ver cómo reaccionan y estimularles un poquito.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 15:13
    Permalink

    A lo mejor es que estoy un poco cansada de leer libros sobre bebes y niños y por eso pienso que no me van a aportar nada nuevo, pero miraré en la biblio por si los tienen y los echare un vistazo.

    Pues andó con once meses recien cumplidos pero hablar se tomo su tiempo, con 16 meses dijo su primera palabra consciente en un cumpleaños "tarta" y a partir de ahi repetia todo como un lorito, ahora ya hace frases bastante largas y se puede mantenter un conversación medianamente con él.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 15:22
    Permalink

    Hola.
    A mi un profe de psicología me dijo que esos dibujos y muchos otros se les ponía a los bebés enfrente porque aunque no entendieran los familiarizaba con ello, que al entrar a cada etapa de aprendizaje (dependiendo de cada dibujo) ya no les extrañaba y tenían mejor disposición a aprender, un precedente para evitar el rechazo a la escuela, ya que muchos niños pasan sus 2-4 primeros años jugando y jugando y luego se encuentran con que una mañana tienen deberes y tareas, levantarse temprano y todo eso.
    Pero, la psicóloga a quien consultaba (por temas personales, pero le hice la preguntita un día) me hizo hincapié en que no siga al pie de la letra todo lo de estimulación temprana porque era de alguna manera forzar al niño y no dejar que disfrute ni disfrutar nosotras mismas su desarrollo natural. Que muchos de los genios de antes no la necesitaron y no ve que los niños deban depender de ella, que uno que otro jueguito que el niño disfrute y no se sienta obligado está bien, pero nada que no deje de ser un juego, que con los juegos que se inventan (en grupo o individuales) aprenden mucho más.
    Así que hay opiniones y opiniones. Lo más importante es que con lo que sea que te apoyes (libros, internet, consejos…) te sientas cómoda y sientas que tu bebé tb está cómodo.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 15:27
    Permalink

    Treintañera, yo creo que ya para la edad de tu niño a lo mejor no te interesan mucho estos libros sino otros que toquen otros temas, pero si los encuentras échales un vistazo porque lo mismo te llevas alguna sorpresa con alguna idea que te puedan dar.

    Mayo, estoy muy de acuerdo con esa psicóloga, lo has expresado muy bien.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 15:39
    Permalink

    MAyo estoy totalmente deacuerdo contigo. La estimulación temprana es estupenda, pero en su justa medida. No hay que forzar a los niños más allá de su evolución natural. No está mal familiarizarles, mostrarles cosas, jugar, pero el aprendizaje en sí mismo se desarrollará hagamos nosotros lo que hagamos.
    Recientemente he conocido a un grupo de mamás que siguen una línea de estimulación temprana, desde mi punto de vista muy agresiva, y que ´han enseñado a leer a sus hijos que tienen la misma edad que el mío, 3 años.
    A ver, potencial hay, sus cerebros están en continua expansión, pero en estos primeros años, no me cansaré de repetirlo, lo más importante son los cimientos emocionales. Una buena y sólida estructura emocional que sujete después todo el aprendizaje posterior. Sin esa base emocional todo se irá al garete con un simple soplido. La estimulación tan temprana no les garantiza a esas madres que sus hijos sean Einstein, que sean los más inteligentes. Y si así fuera, ¿les garantizará su felicidad?. Yo creo que no. Qué queremos, que nuestros hijos sean felices o que sean unos genios?.
    Yo estimulo a mi hijo y le enseño muchas cosas, pero todo mediante juegos, y sin pautas ni horarios, ni forzando situaciones. Él es muy curioso y pregunta, con lo cual aprende. Pero todo a su tiempo.

    Respuesta
  • el 10/06/2010 a las 16:27
    Permalink

    Yo me saturé tanto que ya no creo que lea nada del género… pero suenan de los más interesante !!
    Un beso
    Alexandra

    Respuesta
  • el 14/12/2010 a las 14:26
    Permalink

    Me parecen interesantes los dos libros, no los conocía, recomiendo los libros de Doman.
    Me gusta mucho tu Blog, te invito a pasarte por el mío que escribosobre Literatura Infantil y Juvenil.

    Un beso!

    Daniela

    http://www.milibroteka.blogspot.com

    Respuesta
  • el 17/03/2013 a las 19:51
    Permalink

    Belén, no sé que sistema agresivo emplearán esas madres que mencionas. Mi padre me enseñó a leer con el método de G. Doman (sin seguirlo al pie de la letra) y no lo considero para nada excesivo. Supone unos 5 ó 10 minutos al día, lo que no me parece que te vaya a quitar tiempo para dedicarlo al desarrollo emocional de tu hijo. Yo no creo que aprender a leer antes así como otros aprendizajes tempranos me hayan hecho más inteligente, sólo te puedo decir que me han facilitado mi vida académica. Leo mucho más rápido que la gente que conozco, por ejemplo. He sacado siempre muy buenas notas, terminado con éxito una ingeniería y un doctorado, aprendido 4 idiomas… Y todo esto sin perderme una fiesta universitaria, ir a la playa todo el verano, salir con mis amigos, montar a caballo, etc… porque el tener estas capacidades me deja más tiempo para dedicarlo a otras cosas que me gustan. Ahora estoy embarazada de 9 meses y tengo claro que voy a intentar estimular a mi hija de la misma manera sin por ello descuidar la importancia de otros valores.

    Respuesta
  • el 07/07/2013 a las 10:46
    Permalink

    Todo en exceso es malo. Pienso que el libro esta muy bien y yo no he realizado todos los juegos. Solo los que le llamaban la atencion. No pienso que por hacerlos mejore por ejemplo la concentraccion. A el hijo de una amiga se los hizieron, lo de las tarjetas y movil. Se concentraba bien en clase mas chico pero ahora quees mas mayor cuesta mucho que se concentre para hacer los deberes que odia. Asi que no creo en absoluto que el libro cambie ese tipo de aptitudes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com