Cuando no sabes qué le pasa

A lo largo de este primer año como madre he ido haciendo, casi sin darme cuenta, un listado mental de cosas frustrantes cuando tienes un bebé. En el nº 1, sin lugar a dudas: cuando no tienes ni idea de qué le pasa.
En mi caso, esta frustración no ha ido a menos sino a más. Aunque mi hijo fue exigente y demandante desde que nació, las funciones básicas del recién nacido son muy limitadas por lo que no es excesivamente complicado acertar: hambre, cansancio, necesidad de cariño, pañal sucio y poco más. Al principio puede ser estresante porque quisieras que tu precioso bebé no llorara ni una milésima de segundo pero en unos días le coges el tranquillo y se cumple eso de que como una madre conoce a su hijo no lo hace nadie, ni siquiera su padre.
El “problema” surge, según yo lo veo, cuando el bebé sigue creciendo y empieza a demostrar su personalidad y empieza a ser más consciente de su entorno. A las funciones básicas se suman unas nuevas que ya no son tan intuitivas: el niño se aburre, el niño quiere ir hacia tal sitio, el niño no quiere estar aquí sino allí, el niño quiere coger tal enchufe o meter la cabeza en el arenero de los gatos, el niño no quiere puré sino trocitos pero los trocitos no los quiere calientes sino solamente templados, el plato no le gusta encima de la mesa sino encima de tu cabeza… Un largo etcétera.
Cuando el bebé recién nacido se despierta por la noche las opciones son pocas: hambre, pañal sucio o mimitos. O todo a la vez. Pero cuando mi hijo de un año se despierta ahora por la noche, llorando con un cabreo morrocotudo  y haciendo gestos de que algo le pasa pero tu no sabes qué es, te surgen un montón de dudas y echas de menos ese manual con el que deberían venir todos. ¿Hambre? Lo dudo, no ha cenado mal y nunca lloraría tanto por hambre. ¿Dolor de boca?. Puede ser, puede ser ¿Le doy paracetamol? ¿Y si no se calma en 45 minutos es que no era de la boca? ¿Mimos? Pero le coges y te empuja con los brazos y las piernas ¿Le dejo en el suelo? Tampoco quiere estar en el suelo, ni brazos, ni suelo ni nada. ¿Sed? Apenas un sorbito de agua. ¿Pañal? No, el pañal está limpio. ¿Frío/calor? No, ni suda ni tiene frío el cogote. ¿Ganas de caminar? No lo descarto, pero está tan cansado que le se van doblando las piernas… ¿Un berrinche, sin más? También es probable, sí.
Cuando son las 04.30 de la mañana, lleva llorando una hora y media y has probado todo, cada vez está más enfadado con cara de vaya padres más torpes que me han tocado, sólo puedes preguntar: cariño, ¿qué te pasa?, por favor, ¡dínoslo!.
Hay días que aciertas y otros muchos días que no. Algunos días se duerme finalmente de puro agotamiento de tanto llorar, que pareciera que hubieras aplicado el método Estivill pero con él en brazos. Se duerme con su cara de angelito y a nosotros se nos queda sensación de torpeza e impotencia. A ser padres sólo se aprende así, probando, probando y probando.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

16 comentarios sobre “Cuando no sabes qué le pasa

  • el 17/10/2010 a las 11:57
    Permalink

    Ojalá viniesen con libros de instrucciones porque es verdad que es muy frustrante no saber qué les pasa para ponerle remedio!

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 12:01
    Permalink

    La verdad es que te da una impotencia de las grandes, no hace mucho, la pequeña se puso a llorar a eso de las nueve de la noche y no se calló hasta cerca de las diez, no quería colo, no quería cama ni sofá, ni estar de pie…no se retorcía pero daba la impresión como si le doliera la barriga o tuviera un erupto, nada le di manzanilla, dalsy, le masajeé la barriga pero ella lloraba siempre igual o más…apuntito estuve de llevarla al médico pensando que pudiera ser apéndice, es lo una de las cosas que más me asusta…

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 12:14
    Permalink

    el mio (cruzo los dedos) nunca ha llorado tanto tiempo.. a veces llora de puro cansancio pero se le nota.. y como de momento no ha cojido catarros, el dalsy lo compre para las vacunas y esta sin estrenar

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 13:37
    Permalink

    Esto me viene al pelo para contarte lo que nos pasó ayer con el bebito. De hecho le están saliendo los dos dientecitos de abajo, y se queja bastante, pero anoche no paraba de llorar, como nunca, porque él no es de llorar tanto tiempo y de la forma en que lo hacía. Se puso colorado como un tomate y hasta parecía que le faltaba el aire. Como había estado constipado decidimos llevarlo a urgencias,por si se trataba de un empeoramiento, y cuando llegamos se había tranquilizado, lo suficiente como para que la auxiliar del pediatra nos tomara por tontos insinuando que el niño tenía cólicos. De mala manera le contesté que con casi 7 meses no eran cólicos. Por suerte el pediatra estuvo muy comprensivo con nosotros y trató al bebé muy bien y cariñosamente, lo revisó de arriba a abajo y cuando llegó a la boquita del niño éste rompió a llorar, o sea que lo suyo son los dientes, que al estar por romperle la encía lo tiene todo muy dolorido y le molesta mucho. A todo esto mi marido me comentaba cuando más tranquilos volvíamos para casa, lo frustrante que es no saber qué tienen los bebés, porque no pueden comunicar lo que les pasa. Ánimo y paciencia, mamá cc, lo mismo me digo a mí misma!! Besos.

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 15:04
    Permalink

    Para mi es un alivio que mi hijo ya me diga lo que le duele. Por lo menos si llora por dolor es capaz de decirmelo o si tiene fiebre casi te dice él antes que el medico lo que le pasa. Pero llevas razón es muy frustante que lloren y no saber que les pasa.

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 15:27
    Permalink

    Es frustrante y muy duro, esa es la verdad. Y ahora que mi hijo habla, me cuenta todo lo que le pasa, recuerdo esa época en la que el niño lloraba de dolor y yo sin saber.
    Por lo que cuentas parece que es la boca, pero claro, es difícil tener la certeza, y el llanto en la noche desespera tanto a los papás. Es horrible.

    Te mando todo mi ánimo y mi comprensión. Es muy duro, lo sé, pero solo queda dejar que el tiempo pase.

    Un beso grande.

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 15:54
    Permalink

    Pues el mio es igualito que el tuyo, llevamos un par de meses que raro es el dia que no llora, normalmente le das el chupete y se vuelve a dormir un rato, y cada 15 dias o asi duerme un par de noches del tiron, eso o que yo estoy tan echa polvo que ya no me entero, no lo descarto.
    Alguna noche de esas q se tira 1 hora llorando al final hemos acabado metiendole a la cama otra vez y a los 2 minutos el tio estaba sopa y nos quedamos con cara de tontos pensando lleva 1 hora llorando porque no queria dormir, pero en realidad estaba deseando dormirse, quizá fuera imsomnio, o pesadillas pero claro eso hasta que el no hable y nos lo explique nunca lo sabremos

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 16:25
    Permalink

    Yo soy de las que piensa que cuando los peques se despiertan sobresaltados es por culpa de una pesadilla o un sueño.Si se le da de comer y no come, se le cambia el pañal y no hacía falta, etc, tiene que ser por eso, sólo que a ver como nos dicen que han tenido una pesadilla…

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 16:53
    Permalink

    Buf, has ido a dar justo con lo que más me preocupa para cuando tenga hijos… Por lo que leo, lo unico que puedes hacer es ir probando y esperar a que pase no? Me pasaba cuando cuidaba a mis primos y me desesperaba tanto….

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 17:41
    Permalink

    Es realmente frustrante…yo al menos, en esos momentos, me siento la mami mas incompetente del planeta!!

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 21:41
    Permalink

    que impotencia!!! Tambien pueden ser pesadillas pero claro, hay que adivinar…la cuestion es q no dejan de llorar.

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 22:22
    Permalink

    Laky, es lo que yo le digo al bebito, que me diga que le pasa que yo le pongo remedio!Cartafol, yo en el apéndice nunca me ha dado por pensar… pero si que he tenido momentos en los que he pensado en ir a urgencias y decir, simplemente: oiga, el niño no para de llorar y no sé por qué. Qué complicado es algunas veces!Brujilla, cruza, cruza… porque mi hijo no ha sido nada llorón pero de un tiempo a esta parte está llorando todo lo que no ha llorado antes!Adry, mejor quedarse tranquilos aunque te pueda tocar alguien borde, sinceramente. Con 7 meses no creo yo tampoco que sea cólicos!. Lo de que le falta el aire supongo que te refieres a que “se priva”, mi hijo eso lo hace mucho, desde que nació. Gracias guapa!Treintañera con hijo, ojalá mi nene cuando tenga la edad del tuyo sea capaz de decirme algo, espero que sea más fácil entonces.Belén, parece la boca aunque creo que es un poco de todo. Desde que estuvo tan malito y hemos ido tanto a urgencias parece que está asustado, quiere mucho contacto, mucho mimo.Mis chicos y yo, mi hijo ha ido a peor, creo que merece que le haga una entrada al tema porque antes dormía muy muy bien y ahora, aunque sigo sin poder quejarme en exceso, nada qué ver!.Ricinhos, pues es posible que sean pesadillas, sí. O también puede ser que se despierte, se vea solo y se acuerde de mami, qué se yo!Drew, yo creo que lo único que puedes hacer es ir probando. Enseguida conoces a tu hijo y sabes qué le pasa, mejor que los demás, desde luego. Ahora, hay días que no tienes ni idea y, además, cuanto más nervioso se pone el niño menos le entiendes y más nerviosa te pones tu, claro!Ana, igual que yo!Patry, pues sí!

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 23:17
    Permalink

    La verdad es que yo también agradezco ahora que ya empieza a hablar y me cuenta que le pasa a su manera y empezamos a entendernos. Pero en ese sentido la fase que va desde el año hasta los dos es horrible, yo no puedo olvidar los berrinches de órdago que me pillaba el año pasado a las siete de la tarde, todos lo días, sin excepción, era agotador, agotador. En fin paciencia y muchos ánimos!

    Respuesta
  • el 17/10/2010 a las 23:27
    Permalink

    Arual, ya hablaré de las rabietas porque ya estamos con ellas, de un día para otro, cómo cambian! jaja

    Respuesta
  • el 18/10/2010 a las 1:05
    Permalink

    Es verdad, a mi tambien me gustaria saber que le pasa en esos momentos…a veces le pregunto, que te duele? espero que algun dia me conteste, aunque sea señalando con el dedito…

    Respuesta
  • el 18/10/2010 a las 8:29
    Permalink

    Jeje, cada noche que eso ocurre sólo te toca probar. La cara que se te queda cuando nada funciona, cuando cogerle es malo y dejarle es más malo aún. Cuando ninguna cosa de las que haces surge efecto. Imagino que a veces llora también de impotencia porque no sabe hacerse entender. Después de un buen rato se calma y te vas a la cama con la sensación de no entender a tu hijo y con un mal cuerpo que pa que. Ay madre, qué mal se pasa!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com