Entre unas cosas y otras, no he comentado cómo voy con el tema de comprarle unos zapatos al bebito, con ese pie tan diminuto que tiene.
¿Puede un pie crecer de un día para otro?. Hace un par de semanas le llevamos al parque a hacerle unas fotos, con sus sandalias sin suela, y al ponerle de pie vi que ¡se le salían los dedos!. Claro, como cuando va sentado siempre lleva los pies en plan “garra”, parecen más chiquitillos. Al apoyar toda la planta tiene que estirar los deditos. Así que esas sandalias de telilla ya no le valían.
Al día siguiente fuimos a una tienda de Nike, porque como conté, lo que estaba buscando en concreto eran unas zapatillas de tipo deportivo para ponérselas en septiembre, cuando ya irá todos los días con el chandal de la guardería. En Nike me llevé una grata sorpresa porque tenían zapatillas para andar desde el número 18. Nos atendió una chica muy agradable que nos explicó que tenían muchas tallas, además de números intermedios, y que no habría ningún problema con su talla. Le probamos unas que eran talla 19.5 y puesto de pie no le estaban tan grandes, ¡no sé cómo puede haber tantas diferencias entre modelos y marcas!. No le compramos ningunas porque viendo cómo le crece el pie y viendo que ahí tienen talla sin problema, prefiero esperar a finales de agosto.
Justo al lado de la tienda de Nike hay un espacio de El Corte Inglés y entramos a mirar si, por casualidad, habría sandalias de su talla. ¡Qué sorpresa!. Nos encontramos con la marca Crio’s y varios modelos monísimos de la talla 18. De hecho, en ese stand lo que más había eran esas tallas tan pequeñitas. 
Le probamos varias y las que más nos gustaron fueron estas de las fotos porque son muy anchas y se ponen y se quitan muy bien. Además, la suela no resbala nada y me gustó por su flexibilidad. 
Así que he tomado buena nota de esta marca, de cara al invierno, a ver si tenemos la misma suerte.