¿Y si se acabara ahora la lactancia?

Niño mayor tomando teta

Al comentar que Bebé ha pasado 48h con mis padres, sin mi y sin tetita, y que al haber salido tan bien la experiencia, van a repetir vacaciones con los otros abuelos y en este caso por más días, varias personas me habéis preguntado qué pasará entonces con la lactancia y cómo me sentiría si este fuera el final.

Normalmente me funciona muy bien la intuición pero en este caso no tengo ningún pronóstico. Desde hace ya tiempo (mucho antes de haber hecho esta prueba) tenía claro que mantenemos la lactancia porque a ambos nos gusta pero que no hay una dependencia ni por su parte ni por la mía.

Al volver de esta pequeña escapada con mis padres, Bebé ha retomado la lactancia con normalidad. Desde hace varios meses son muy poquitas las tomas que hace, en forma siempre de mini chupitos, puede dormirse él solito (aunque normalmente quiere tetita) y ya no toma por la noche si se despierta. Es decir, que en este punto la lactancia es prácticamente ya testimonial. De aquí a no tomar nada, desde mi punto de vista, habría poca diferencia.

Si Bebé pasa una semana sin tetita es posible que se le olvide. No sé qué se le pasará por la cabeza. También es posible que al volver retome sus chupitos durante algún tiempo más.

Si tengo que acudir a mi intuición, pienso que el fin no anda lejos. Pero también podría ser que se mantuvieran los chupitos durante varios años más.

En cuanto a mi, si se acabara ahora no me importaría. Sin duda la lactancia materna ha sido la experiencia más emocionante, intensa e íntima que he experimentado en mi vida. Pero después de más de tres años, me siento llena. He vivido todas las fases de la lactancia, las he disfrutado todas, he experimentado incluso la lactancia prolongada, que es algo que nunca pensé que llegara a vivir. Me siento tremendamente afortunada por haber podido vivir algo tan intenso y mantenerlo todo este tiempo. Siento que ha sido maravilloso pero que yo, al menos, no necesito más.

Tengo la suerte de contar con algunas poquitas amigas que dan el pecho a niños de edades más o menos similares. Y creo que todas compartimos sentimientos parecidos. Algunas veces me siento cansada y poco predispuesta a ese mini chupito que me pide. La verdad es que no me cuesta nada ofrecérsela por esos dos segundos que la pide, es un sentimiento quizá contradictorio, pero a veces no me apetece porque estoy haciendo otras cosas, porque ya estoy vestida y no me apetece levantarme la ropa, porque estoy cansada… O simplemente porque no.

De alguna forma siento que este larguísimo puerperio va llegando a su fin pero no estará cerrado del todo hasta que no termine la lactancia. No tengo prisa, la lactancia terminará cuando Bebé lo decida, pero yo podría cerrar este capítulo de mi vida ahora mismo. ¿Sentiré pena? Seguro que sí, de hecho se me empañan los ojos mientras escribo estas líneas. Sentiré pena y muchísima nostalgia. Estoy convencida de que habrá momentos en los que me gustaría volver a repetir todos esos instantes tan increíbles que hemos vivido. Pero la crianza, al menos para mi, ha sido siempre fluir. Y si el fluir lleva a que este verano termine nuestra la lactancia, pues así será.

Foto | Jessica Lucia en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

8 comentarios sobre “¿Y si se acabara ahora la lactancia?

  • el 05/08/2015 a las 13:46
    Permalink

    Yo creo que ese sentimiento contradictorio es normal. Al menos yo siento lo mismo desde el momento en que empezó mi lactancia hace dos años y medio. Quiero y no quiero, a veces deseo acabar de una vez y otras me da terror pensarlo. Quizá haber cerrado el chiringuito reproductivo le da otra dimensión al fin de la lactancia…

    Respuesta
  • el 06/08/2015 a las 9:36
    Permalink

    Una vez más me siento bastante reflejada en lo que comentas. Mi hijo cumplió tres años y medio en junio, y aunque no ha dejado completamente el pecho los últimos meses son apenas unos chupitos. La lactancia nocturna la dejó cuando cumplió tres años más o menos, de pronto ya le bastaba con la mano y no necesitaba el pecho. Y por aquel entonces decidimos que la última toma fuera antes de lavarle los dientes (después de haber tenido que empastarle varias piezas). Ahora, como te pasa a ti, me siento llena y satisfecha por haber llegado hasta aquí, cuando al nacer yo sí quería darle pecho “lo que pudiera”, “al menos hasta empezar a trabajar”, y luego ya “a ver si hasta el añito”. Pasaron los meses y por una parte sentía curiosidad por ver cuándo mi hijo decidiría dejar por sí sólo el pecho, y por otra parte una tremenda pereza por emprender una lucha (el destete precoz) que la verdad tenía bastante poco claro iba a ganar yo (y sabiendo que mi hijo sufriría en el camino).

    Hace más o menos un año cuando nos tumbábamos en la cama por la tarde, mientras mi hijo mamaba de un pecho del otro a veces salía un pequeño géiser, y sí que me da un poquito de pena por algo que ya no volverá (y en mi caso sabiendo que casi seguro tampoco se repetirá en otro bebé) pero para bien y para mal, los niños crecen… y no nos queda otro remedio que ir cerrando etapas.

    De todos modos, no quería dejar de agradecerte por tantos post que en estos años me han ayudado muchísimo en mi día a día como madre lactante, pues aunque no me he encontrado grandes piedras en el camino (ni grietas, ni mastitis, ni recomendaciones de “dale un biberón a ver si aguanta más”) cuando van pasando los meses y empiezan los comentarios “¿pero todavía le das teta?” leer tus experiencias a mí me ha servido enormemente como apoyo.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:23
      Permalink

      Me alegra MUCHÍSIMO que te hayan servido, Laura, muchas gracias por comentármelo.

      Respuesta
  • el 06/08/2015 a las 12:06
    Permalink

    Gracias x hacer un post de esta pregunta. Yo fui una de las personas q te las formuló pq tenia mucha curiosidad por conocer el.sentimiento q tenías tú ya q yo desgraciadamente no conozco a nadie q haya dado tanto tiempo como tú el pecho. Mi hijo tiene 8meses y a veces pienso lo mismo q tu, me siento cansada,pero por otro lado me encantaría poder vivir una etapa tan larga como la tuya. Enhorabuena y ya nos contarás!

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:22
      Permalink

      Un abrazo Beatriz.

      Respuesta
  • el 08/08/2015 a las 14:33
    Permalink

    Con las dos mayores tuve lactancias de más de año y medio, lo hice porque considero que es lo mejor para ellas, pero reconozco que al final estaba un poco harta. Necesitaba volver a ser “dueña” de mi cuerpo. Ahora estoy dándole el pecho al pequeño que tiene 9 meses y me he encontrado con algo que no me había pasado antes, me muerde, pero me muerde hasta el punto de que me ha hecho sangre. Yo le digo que no con voz seria pero él me mira y se parte de risa. No me gustaría tener que dejar de darle el pecho por esto, pero realmente no sé qué hacer.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:18
      Permalink

      Hola María, eso se le pasará, seguro. Creo que la mayoría de los niños de su edad lo hacen en algún momento. Dile con suavidad que no te gusta, que te hace daño. Dale unos días, verás como deja de hacerlo. Un abrazo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com