Una de las cosas que he aprendido con esta tercera gestación es acerca de la vacuna de la tosferina durante el embarazo.

Durante el embarazo de mi segundo hijo, entre 2011 y 2012, no escuché hablar del tema, nadie me la mencionó ni tampoco conocí a ninguna mamá que se la hubiera puesto. Sin embargo, las cosas han cambiado en los últimos años debido al repunte de la enfermedad, lo que llevó a tomar la decisión de vacunar a las embarazadas.

 

¿Qué es exactamente la tosferina?

Estamos ante una infección respiratoria que puede ser muy grave. Vamos, del tipo de enfermedad que yo como asmática temo.

Puede afectar a personas de cualquier edad, pero resulta más grave durante los primeros meses de vida del bebé, momento en el que puede ser incluso mortal.

La tosferina está producida por una bacteria, llamada bordetella pertussis.

Es una enfermedad muy contagiosa.

Además, la inmunidad que adquirimos frente a ella a través de la vacunación o por haberla padecido solamente dura unos años (de 4 a 12, dicen los expertos). Dicho de otro modo: una persona puede pasar la tos ferina varias veces a lo largo de su vida.

Los síntomas de la tosferina pueden confundirse, al menos al principio, con un resfriado cualquiera: mocos, congestión, estornudos y algo de tos. Además, es una enfermedad que no se suele diagnosticar en adultos, por lo que puede pasar desapercibida en un principio y durante ese periodo podemos contagiarla a los más débiles: los bebés de nuestro entorno.

Al contrario del simple constipado, al cabo de una o dos semanas, en lugar de mejorar, el enfermo de tosferina empieza a tener una tos muy fuerte, con accesos violentos y rápidos. Esto puede producir que cueste mucho respirar y se produzca una especie de silbido, que se conoce como “gallo inspiratorio”.

En los bebés más pequeños es posible que no haya tos… pero pueden llegar a tener pausas en la respiración.

Muchos niños que la padezcan requerirán hospitalización y algunos desarrollarán complicaciones graves, como neumonía, convulsiones o daño cerebral.

 

¿Por qué se pone la vacuna de la tosferina durante el embarazo?

Como acabo de explicar, la tosferina puede ser grave a cualquier edad pero el periodo donde mayor gravedad alcanza es durante los primeros meses de vida.

El propósito de la vacunación frente a la tosferina durante el embarazo es proteger a los niños frente a esta enfermedad en sus primeros meses de vida.

He consultado el calendario de la Asociación Española de Pediatría para 2018 y, como creía recordar, esta vacuna se administra por primera vez a los 2 meses, luego a los 4 y a los 11-12 meses. Además, debe ponerse otra dosis en la revisión de los 6 años y una quinta dosis a los 12-14 años. Vacunando a la madre estaríamos cubriendo esos dos primeros meses de vida tan delicados.

Dicho de otro modo, los bebés están desprotegidos contra esta enfermedad en sus primeros meses de vida, justo en el periodo más crítico. Además, se ha comprobado que las embarazadas no tienen suficientes anticuerpos como para transmitírselos a sus hijos a través de la placenta durante el embarazo, ni tampoco durante la lactancia materna.

Por ello, con esta vacunación se trata de realizar una doble protección: a la madre y al recién nacido.

Al administrar la vacuna frente a la tosferina durante la última etapa del embarazo aumentan las defensas en la embarazada. Estas defensas de la madre (anticuerpos) pasan a través de la placenta y protegen al recién nacido hasta que éste reciba la primera dosis de la vacuna frente a la tosferina según el calendario de vacunación (periodo en el que es más vulnerable a las complicaciones de esta enfermedad).

Por otro lado, como la mamá está recién vacunada, no contraerá la enfermedad. De este modo, evitará contagiarla a los demás niños.

¿Deberían vacunarse todas las personas del entorno de un bebé? Varios profesionales con los que he hablado me han dicho que sí, igual que deberían vacunarse de la gripe… Pero no es fácil convencer de que se vacunen a adultos sanos y muchas veces sin conciencia del verdadero peligro que existe. Vacunando a las mujeres embarazadas nos aseguramos, al menos, de proteger a las dos piezas más importantes: bebé y mamá.

¿En qué semana del embarazo se pone la vacuna de la tosferina?

Se recomienda vacunar a las embarazadas entre la semana 27 y la 36 de gestación pero lo ideal sería entre la semana 28 y la 32.

Tanto mi ginecóloga como mi matrona me han comentado que el periodo en que la mamá fabrica esos anticuerpos y empieza a pasárselos al bebé es de unas 2 semanas.

Una de las razones por las que se recomienda ponerla antes de la semana 33 es para garantizar que aunque exista un parto prematuro, el bebé habrá recibido esa vacuna a través de su madre.

Si por lo que sea hemos llegado a la semana 37 sin ponernos la vacuna, aún se puede poner. Pero hay que tener cuenta que puede suceder que el bebé no haya recibido todo ese trasvase antes del parto simplemente por falta de tiempo.

En mi caso, debido a la amenaza de parto prematuro, me la puse en cuanto me dieron cita, a finales de la semana 29.

Hay que tener claro que se debe vacunar en cada embarazo, independientemente de cuando se haya recibido la última dosis de vacuna frente al tétanos y de si se ha vacunado en un embarazo anterior.

 

¿Es segura durante el embarazo?

La mayoría de las embarazadas tenemos cierto resquemor a meternos cosas en el cuerpo durante la gestación… Pero lo cierto es que las vacunas como la de la gripe o esta de la tos ferina son vacunas seguras.

Obviamente, como cualquier otro medicamento, puede tener efectos adversos, pero suelen ser muy leves y, lo que es más importante, en ningún caso afectan al bebé.

Recordemos también que son vacunas inactivadas, de modo que no pueden producir la enfermedad.

Por cierto, que es compatible esta vacuna con la de la gripe. Se pueden poner en el mismo día. Y también se puede combinar con la del Rh, que se pone en la semana 28. Preguntad a vuestra enfermera o matrona sobre cómo organizar el calendario, pero que sepáis que no hay problema con ellas.

 

¿Dónde se pone la vacuna contra la tosferina?

Yo iba preparada para un pinchazo en el culo ya que ahí es donde me ponen la vacuna del Rh… pero no, la vacuna de la tosferina se pone en el brazo.

Os recomiendo que os pongáis la vacuna en el brazo que menos uséis. Más adelante os cuento por qué 😉

 

Vacuna Boostrix

Hablamos de la vacuna contra la tos ferina pero lo cierto es que es una vacuna trivalente, es decir, además de la tosferina, recibimos inmunización contra la difteria y el tétanos.

En España se comercializan dos vacunas, a mi me pusieron la llamada Boostrix, que pertenece al laboratorio Glaxosmithkline.

 

Efectos secundarios de la vacuna de la tosferina en el embarazo

La reacción que puede producirnos esta vacuna es muy similar a la de la gripe:

  • Que se nos forme un bulto en la zona del pinchazo.
  • Enrojecimiento en la zona.
  • Dolor en ese área.
  • Sensación de malestar general.
  • Somnolencia
  • Fiebre.

En mi caso, la reacción que me ha dado la vacuna contra la tosferina ha sido, sobre todo, bastante dolor en el brazo.

El pinchazo fue casi en el hombro. En el momento no me dolió apenas. Es cierto que enseguida noté molestia en el brazo, incluso antes de salir de la consulta, pero tampoco puedo decir que fuera dolor.

Cuando realmente me empezó a doler fue al caer la noche. Me puse la inyección a las 12.30 de la mañana así que calculo que en torno a unas 9-10 horas después, sobre las 22h. Noté que cada vez me dolía más el brazo y en una zona más extensa cuando estaba ya en la cama, en aumento durante toda la noche. Cuando me levanté a la mañana siguiente me dolía desde el cuello hasta casi la mitad del brazo, es decir, una zona realmente grande. Me molestaba mucho mover el brazo pero no tenía la zona roja ni la noté caliente o inflamada.

Afortunadamente la vacuna no me produjo fiebre, pero al día siguiente sí noté bastante decaimiento, como esa sensación que se tiene cuando sospechas que estás incubando una enfermedad y no acabas de caer.

El dolor en el brazo me ha durado varios días. Sin duda alguna ha sido molesto e incapacitante, hacía mucho mucho tiempo que no me molestaba tanto un pinchazo. Así que os recomiendo, por si acaso, que os pongáis la inyección en el brazo no dominante.

 

Situación de la vacuna contra la tosferina durante el embarazo en Madrid 2018

Por desgracia, la situación de las vacunas no es igual en todas las Comunidades Autónomas y además puede haber cambios de un año a otro, así que yo os cuento cuál es la situación de la vacuna contra la tosferina para embarazada en Madrid capital en el año 2018.

Tanto si llevas el embarazo por lo privado como por lo público, la vacuna de la tosferina te la pone la matrona de la Seguridad Social. Sí, es una vacuna que está cubierta (al contrario de la del Rh, que incomprensiblemente no lo está). Y aunque la vacuna de la gripe o la del Rh la pone la enfermera de tu Centro de Salud, en el caso de la de la tosferina te la pone la matrona que te corresponda.

En mi caso ha sido la primera vez que he visitado a una matrona, ya que en anteriores embarazos no había tenido necesidad. En mi zona acaban de implantar el servicio en el mismo Ambulatorio, por lo que ya no hay que buscar un centro de especialidades. He debido tener suerte porque me comentaron que el servicio de matronas lleva poco más de un mes en mi Centro de Salud.

Al contrario de lo que me pasó con la vacuna del Rh, que me la puso la enfermera pero la tuve que comprar yo y pagar íntegramente en la farmacia porque no la cubre la Seguridad Social, en el caso de la vacuna de la tosferina no tienes que comprarla tú. Esta vacuna está disponible en el centro de salud y no tienes que avisar ni encargarla ni nada, al menos en Madrid capital en 2018, por lo que desconozco el precio de la vacuna de la tosferina por si la tuviérais que comprar por cualquier causa. Mi recomendación, por si acaso, es que cuando llaméis a vuestro Centro de Salud para pedir la cita con la matrona, aprovechéis para decirle que la cita es para esta vacunación.

 

Más info | Ministerio de Sanidad: Información sobre vacunación frente a tosferina en embarazadas | Comité Asesor de Vacunas de la AEP: documentos divulgativos de consenso

Foto | Kelly Brogan MD