Confieso que ni yo misma me lo creo, que me da miedo que todo sea un sueño…

Pero esta imagen, de hace una semana, habla por si sola: