Hace un tiempo me contactó una mamá, Lidia Ferrer, con una idea solidaria muy bonita. Iba a autoeditar el cuento que ella misma contaba a su hija, la sencilla historia de la ovejita Cascabel que duerme junto a su mamá en un prado verde, y por cada venta donaría un euro a la Asociación Aragonesa de Fibrosis Quística.

La Fibrosis Quística es una enfermedad genética, degenerativa, que afecta sobre todo a los pulmones y al sistema digestivo. Si tener un recién nacido ya de por si es complicadillo, imaginarios el golpe tan duro que supone para los recién estrenados padres asumir que su bebé padece esta enfermedad, conocer en qué consiste, qué caminos tomar.

El dinero de las donaciones se utiliza para dar a conocer la enfermedad, ofrecer sesiones de fisioteapia respiratoria a las personas que padecen fibrosis quística y también para tener a disposición de las familias a una trabajadora social para darles apoyo psicológico e información sobre la enfermedad.

Si vivís en Aragón, podréis adquirirlo en varias librerías pero para el resto del mundo podéis contactar con ella en el Facebook de su proyecto. Es un cuento muy dulce, ideal para niños chiquititos que se inicían en el mundo de los cuentos. Seguro que les gusta a vuestros peques y, además, estaréis contribuyendo a una buena causa.