Casi sin darme cuenta llevo ya un mes desayunando batidos verdes o green smoothies.

¡Estoy muy muy contenta! Y como me ocurre siempre que algo me entusiasma llevo unas semanas que le cuento a todo el mundo lo de los batidos de frutas y verduras, ¡qué gran descubrimiento! ¡Soy la nueva pesada de los smoothies!

Lo primero que hago por la mañana, bueno, después de la tetita a Bebé, es prepararme uno de estos batidos en la Thermomix. Como soy un poco rebelde no he seguido todavía ninguna receta así que voy echando lo que me parece cada mañana, procurando no repetir. Un día de estos me compraré algún libro de recetas para ver qué tal salen smoothies que ya estén muy testados. Os recomiendo la página de Being Biotiful, es una chica súper maja, que hace unas fotos geniales y proporciona mucha información de forma gratuita. Además, si te suscribes a su newsletter recibes acceso a un ebook muy inspirador.

Una combinación que me parece muy rica es sandía, fresas, un poquito de apio, un poquito de pepino y una zanahoria grande. Y si tengo remolacha, un poquito también. Vale, este batido no es green pero sí que lleva verduras. Normalmente le pongo un hielo o agua fría, fresquito está mucho más rico. Y también le sueño añadir semillas de chía, que quedan completamente trituradas por la máquina, o anacardos o nueces. Otra combinación que me parece rica es piña, un kiwi gold, espinacas / canónigos, un trocito de apio, lechuga y un trocitín muy pequeño de jenjibre. En fin, que voy probando.

Cositas buenas que he ido notando:

– La mayoría de las veces quedo muy saciada por lo que el smoothie en si mismo es todo mi desayuno. Me sienta súper bien, me da energías (yo cuando contaban esto no me lo creía) y no paso nada de hambre hasta la hora de la comida. En cualquier caso, como algunos días me resulta más ligerito, si al cabo de un rato me apetece me preparo un bagel con jamón serrano o fiambre de pechuga de pollo y lo comparto con Bebé, que le gusta bastante.

Se acabó el estreñimiento. Nunca había sido tan fácil ir al baño.

Noto que drena, en las horas siguientes a tomármelo voy más al baño de lo habitual.

He perdido algo de volumen de tripa, sobre todo de retención de líquidos.

En los primeros diez días perdí un kilo y en las semanas restantes otro medio kilo. Como ya comenté, no me lo plateaba como dieta sino como algo sano, pero está claro que los batidos verdes tienen merecida su fama de detox. Me noto que los pantalones que me apretaban ya no me aprietan, así que estoy contenta.

Algo que me ha sorprendido muchísimo es que me apetece mucho tomarlos, que el cuerpo me los pide. Muchas veces el cuerpo me pide un batido verde, ¡a mi que odio las frutas y las verduras! Así que a veces me preparo otro de merienda, variando los ingredientes. Parece que el cuerpo me va pidiendo más de estas cosas sanas, por ejemplo me pide cenar espárragos trigueros a la plancha o un simple aguacate con aceite y sal.

Poco a poco el cuerpo me va pidiendo menos cosas grasientas y de hecho ahora mismo si tuviera que comerme una hamburguesa del McDonald’s creo que me costaría. ¡No me lo creo ni yo! He tenido una racha muy larga en la que el cuerpo sólo me pedía cosas calóricas y muy cocinadas, muy condimentadas y ahora me pasa lo contrario. De hecho, en todo este mes no he tomado ningún refresco quitando un par de cervezas (0.0%) con limón. ¡Yo que era capaz de beberme un litro de coca-cola diario!

Tengo la piel un poquito mejor. No es que la tenga perfecta, ya me gustaría, pero este mes he tenido bastante menos granitos y menos grasa. Esto tendré que comprobarlo con el paso de los meses pero creo que podría tener cierta relación.

Me da muchísima satisfacción estar haciendo algo bueno por mi cuerpo. Me siento bien con este hábito saludable y no me cuesta nada hacerlo cada mañana.

Lo único malo, por decir algo y que no parezca todo perfecto, es que estoy gastando bastante en fruta y verdura, que antes no compraba apenas. Y que la fruta y la verdura pesa y si me pilla sola es un rollo cargarla hasta casa acompañada de los niños así que me estoy planteando comprarla a través de Internet y ecológica ya de paso. Todo se andará.

Foto | Smoothie cremoso de Coco de Being Biotiful