Tres años de lactancia

Hace unos días superamos los tres años de lactancia. ¡Tres años!

Miro hacia atrás y me parece un suspiro aunque entiendo que para todos los que desconocen la lactancia materna prolongada puede parecer una eternidad. No sé si sólo me pasa a mi pero desde que cumplí los treinta el tiempo ha subido de ritmo y cuando pienso en ayer resulta que es años atrás. Da un poco de vértigo.

Como ya contaba el otro día, llegar hasta aquí no ha tenido más secreto que dejar las cosas fluir. De hecho, llegar a los tres años de lactancia nunca ha sido un objetivo, igual que tampoco lo era llegar al año o a los dos años. Simplemente hemos fluido y hemos llegado a este punto… y hasta donde lleguemos.

El primer año de lactancia materna fue el año de la fascinación. Bebé estaba todo el día mamando pero seguramente yo estaba incluso más entusiasmada que él, apenas podía creer que la naturaleza fuera tan perfecta. Muy pocas veces en mi vida he sentido tanta felicidad, satisfacción y fascinación.

El segundo año de lactancia materna fue el año más contradictorio. Lógicamente mi euforia del primer año fue disminuyendo y el cuerpo me pedía menos marcha pero Bebé en ese momento estaba tetadicto a tope. Aunque la mayoría del tiempo fue agradable, tuve momentos de estar hasta el moño porque era frecuente que Bebé pidiera y a mi no me apeteciera y en aquel momento él no estaba preparado para entender que yo estuviera cansada o necesitara espacio.

Adentrarme en la lactancia prolongada no siempre fue sencillo porque empecé a sentirme sola. Que sola he estado siempre porque la crianza que nosotros vivimos no te llena de amigos precisamente. Pero continuar con la lactancia muy por encima de lo que la gente espera en algunos momentos me hizo sentir incómoda, tener que dar más explicaciones de las que uno quisiera, sentirse tan tan diferente…

El tercer año de lactancia ha sido el año más tranquilo. El verano pasado, con dos años y algunos meses le expliqué a Bebé que la tetita la tomaríamos solo en casa. No soy partidaria de meter la lactancia en el armario, de hecho a veces siento ganas de rebelarme contra mi misma, pero el espectáculo que dábamos en el parque cada vez que me pedía teta me hacía cabrearme todas las tardes. Porque no había tarde que no se parara una señora a contemplar el espectáculo como si estuviera en el Zoo de excursión. Y aunque en general no hacían comentarios desagradables y su asombro era positivo, Bebé no entendía las cosas que le decían y a ambos nos resultaba desagradable que un tercero se asomara a nuestras vidas de esa forma. Curiosamente Bebé lo aceptó muy bien y han sido muy muy poquitas veces las que ha vuelto a pedir tetita en la calle después del verano pasado.

Aunque en general Bebé ha seguido bastante tetadicto, desde los 32-33 meses para acá la demanda ha ido disminuyendo. Obviamente tiene días pero un día normal solamente toma por la mañana al despertarse, en la siesta para quedarse dormido (aunque a veces se duerme en el sofá él solito) y por la noche para dormirse y si tiene algún despertar. La mayoría de los días ya no pide fuera de los momentos de acostarse / despertarse e incluso en estos momentos suelen ser tomas bastante cortas. Si alguna vez pide entre horas, suele ser un chupito de apenas algunos segundos, como para comprobar que todo sigue en su sitio.

En los últimos dos meses yo he empezado también a ponerle nombre a esos chupitos, sobre todo cuando estoy cansada o simplemente no me apetece en ese momento. Muchas veces le digo “venga, el último chupito” y lo acepta fenomenal. O le digo “venga, vamos a contar hasta 5“. Ahora ya se puede razonar.

Bebé ama a su tetita. La acaricia, la besa, la mima. Dice que la quiere mucho, la acuna como si fuera un bebito. Es precioso y muy emocionante.

Ahora mismo para mi está todo bien. No tengo momentos de agobio, Bebé tiene menos ansiedad tetil y todo parece indicar que continuaremos así durante mucho tiempo más. Si la gente fuera capaz de respetar lo que no comprende sería ya todo perfecto, pero… eso sería mucho pedir.

Foto | Various Brennemans en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

34 comentarios sobre “Tres años de lactancia

  • el 08/05/2015 a las 15:39
    Permalink

    Mi hijo con ahora 8 años recién cumplidos se me acerca todavía a acariciar la teta si me ve desnuda. Me da besitos en ella y dice que es maravillosa. Yo sigo siendo su tetita y eso que dejamos la lactancia cuando tenía tres años y medio….

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:47
      Permalink

      Qué bonito Ana!

      Respuesta
  • el 08/05/2015 a las 16:38
    Permalink

    Sólo puedo darte la enhorabuena por ese teticumpleaños. La teta no es sólo alimento, es cariño, es calor, es ternura. De cuántas cosas bonitas estás llenando la mochila de tu bebé!!

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:47
      Permalink

      Gracias Raquel 🙂

      Respuesta
  • el 08/05/2015 a las 16:45
    Permalink

    Si que es mucho pedir que la gente lo entienda… Pero si es precioso! Yo no creo que dure tanto como tu porque antes de los tres años desearia encargar otro bebé, y lo de la lactancia en tándem me parece de heroínas y creo q yo no lo soy, pienso que necesitaría descansar en el embarazo para afrontar la segunda maternidad con energía. Mi hija con 14 meses toma más o menos como el tuyo, si estamos en casa también entre horas, porque en la calle ni se acuerda de la teta. Felicidades por esos tres años!

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:46
      Permalink

      A mi me pasaría igual, yo no tendría otro embarazo hasta acabar la lactancia, para mi sería requisito imprescindible.

      Respuesta
  • el 08/05/2015 a las 19:04
    Permalink

    Enhorabuena por esos tres años de lactancia!
    Y estoy contigo, a partir de los treinta la cosa se desmadra. Hay que disfrutar cada segundo. 😉
    Besos!

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:46
      Permalink

      Jo, es que el tiempo vuela!

      Respuesta
  • el 09/05/2015 a las 0:55
    Permalink

    Qué preciosa tu historia y su evolución. Las madres como tu deberíais estar en la calle/plaza/parque demostrando lo que es una lactancia existosa con todas sus letras. Entiendo lo desesperante que tiene que ser sentirse como un espectáculo de circo, pero sinceramente yo sería una de esas mujeres que se te quedaría mirando, pero en mi caso totalmente embelesada, porque si ver a un RN mamar es bonito, ver a un niño, con toda su maña para subirte la camiseta y mamar hasta haciendo el pino me deja fascinada.
    Cómo será que sólo de pensarlo se ha puesto en marcha el reflejo de elección de mi teta izquierda!!

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:45
      Permalink

      Gracias!!!!! Besos

      Respuesta
  • el 09/05/2015 a las 9:59
    Permalink

    Madre mía tres años! Si hace tres años yo no habría podido imaginar que se puede dar el pecho más allá del primer año! Enhorabuena…

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:45
      Permalink

      Uy, ni yo más allá de los primeros meses!

      Respuesta
  • el 09/05/2015 a las 12:59
    Permalink

    Hola! Que identificada me he sentido contigo. Nosotros cumplimos también 3 años de lactancia el 21 de mayo. Y llevamos 4 meses en tándem que han sido algo complicados sobre todo a la hora de dormir por la noche a los dos. Paso de tomar teta una vez al día en el embarazo a ser su único alimento cuando nació su hermana durante al menos 15 días o mas. No me considero una heroína al hacer tándem, es otra opción.
    Ah! Muchas tetifelicidades!

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:45
      Permalink

      El tándem para mí es súper meritorio, de verdad que te felicito. Yo creo que no podría 🙂

      Respuesta
  • el 09/05/2015 a las 15:46
    Permalink

    Enhorabuena!!! No es fácil llegar hasta este punto. Nosotros vamos a hacer 4 años de lactancia. Y hemos pasado por todas las etapas que mencionas,y muuuchas veces he estado a punto de tirar la toalla porque reconozcámoslo,es muy sacrificado. Pero como dices, si dejamos fluir…nos presentamos en los 3,4 años sin darnos cuenta. Ahora comento con orgullo que sigo siendo mamá lactante,y las caras de alucinación que intuyo no son la mayoría de las veces de aceptación, pero dejaron de afectarme hace ya tanto…sólo tengo que mirar a mi retoño y siento esos momentos de complicidad que compartimos en exclusiva.

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:44
      Permalink

      Qué bonito Lasai

      Respuesta
  • el 10/05/2015 a las 10:32
    Permalink

    Que bonito como lo cuentas. Felicidades! Yo solo tengo una duda. cuando se tiene un segundo bebe, q se hace? Se les da el pecho a los dos? perdonad mi ignorancia jeje

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:43
      Permalink

      Se le daría a los dos priorizando siempre al recién nacido. Eso se llama “lactancia en tándem”. Besos!

      Respuesta
  • el 10/05/2015 a las 17:47
    Permalink

    Me ha encantado el post!, me he sentido muy identificado
    Nosotras vamos a llegar a los 3 años.
    Y la descripción que haces de cada añño es muy cierta.

    Ahora es otra cosa, de a chupitos! pero ahi esta. Le dece “te amo teta”
    Me parto!, porque se lo dice más a “ella” que a mi
    felicidades!!
    http://emprendedorasycreativas.blogspot.com.es/

    Respuesta
  • el 11/05/2015 a las 9:14
    Permalink

    Yo sí sufrí al principio porque pensaba que no llegaría ni a los 6 meses de lactancia. Ahora vamos a cumplir 18 y mi bichilla sólo quiere la teta en el desayuno, la siesta y para dormir, o si está nerviosa o en un entorno raro, la reclama más pero no es lo habitual. Eso s?, tiene cantidad de despertares nocturnos en los que la necesita.

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:42
      Permalink

      Los primeros meses son los más complicados, un abrazo!

      Respuesta
  • el 11/05/2015 a las 10:37
    Permalink

    Muchas felicidades por esos tres años de lactancia. La verdad es que una vez más me he visto reflejada en tu historia, pues nuestro primer año también fue de fascinación (por verle crecer gracias sólo a mi leche, por ver que no abandonaba el pecho a pesar de mi reincorporación al trabajo…), el segundo también un poquito contradictorio ya que supuestamente iba a bajar la demanda y aquello parecía un “non stop” a veces, y el último año y pico ha sido más tranquilo… Y yo también tuve que tomar la decisión de dejar de amamantarle en la calle a partir de los dos años y algunos meses, precisamente para que mi hijo no tuviera que oír comentarios desafortunados, aunque lógicamente ha habido excepciones, y jamás le he dejado llorar por no darle teta… Por cierto, también me dijeron que en cuanto empezara el cole lo dejaría (aquí empiezan con dos años, y el mío como es de diciembre no los había cumplido) y lleva en el cole ya casi dos cursos y ahí seguimos…

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:41
      Permalink

      Hola Laura, lo del cole parece que es el último recurso de todos los que están deseando que se acabe pero yo creo que por aquí tampoco será el final! 🙂

      Respuesta
  • el 11/05/2015 a las 11:04
    Permalink

    Feliz tetacumpleaños!!!

    Nosotras estamos también cerca de los 3 años, jeje! Y también utilizamos mucho lo del ultimo chupito y el truco de contar, porque hay días que mientras estamos en casa la patita estaría todo el rato medio colgada de la teta, ella y sus muñecos 😉

    Respuesta
    • el 13/05/2015 a las 9:41
      Permalink

      jajaja qué bueno Mamá Pata, son geniales!

      Respuesta
  • el 20/05/2015 a las 1:01
    Permalink

    Otro post genial!
    Escribes y describes de una forma tan sincera, clara y directa que creo que eso es lo que hace que me identifique tanto.
    Me identifico totalmente con las situaciones que describes, las reacciones de Bebé y tus sentimientos…

    Respuesta
  • el 16/07/2015 a las 14:15
    Permalink

    Yo también estoy a punto de cumplir los 3 años de lactancia con mi hijo. Él toma igual que el tuyo (al despertar, antes de la siesta y antes de acostarse) y a veces también hace comprobaciones de que “todo sigue ahí”. Como el tuyo (me ha emocionado leerlo) la quiere mucho, y también la trata como un bebé, es muy bonito la verdad.
    Yo he acordado también con él que la teta sólo se toma en casa o en la intimidad. También me he hartado de la incomprensión social y de gente, incluso próxima, que me mira como un perro verde, pensando que he perdido la cordura irremediablemente y que el niño se ha viciado, y que me está consumiendo porque me ven muy delgada (peso exactamente lo mismo desde hace años).
    He ido a parar a tu blog buscando en internet sobre lactancia prolongada, porque no conozco a nadie en mi situación. Cuando me preguntan “¿y hasta cuándo le piensas dar?”, no tengo respuesta. Yo tampoco pensé nunca llegar tan lejos, pero los dos somos felices con la lactancia y creo que precisamente es un asunto nuestro, de nadie más.
    Un abrazo.

    Respuesta
    • el 20/07/2015 a las 1:15
      Permalink

      Hola Elisa, no puedo estar más de acuerdo contigo, un abrazo grande y a seguir con la lactancia hasta que los dos queráis 🙂

      Respuesta
  • el 14/09/2017 a las 23:40
    Permalink

    Sonreí en muchos momentos de la lectura de post, porque estaba leyendo mas o menos mi historia. Mi bebe cumple 3 en 2 meses y a veces me dan ganas de cortar con la lactancia, pero es tan bonito. Igual las tomas son mas cortas que antes para quedarse dormido en la noche y en la siesta y al despertar en la mañana. También consiente su tete, dice “Mi tete bebe” Le da besos y lo acaricia. Vamos a ver hasta donde nos lleva este camino. Encontré tu post buscando info de la lactancia prolongada queriendo saber si esta bien, si aún le aporta en nutrición o no. No conozco a nadie que llevara tan lejos la lactancia me critica mi medico y hasta la pediatra de mi bebe así que opte por no comentar si aun lo lacto o no. Te felicito por tu post. Un abrazo.

    Respuesta
  • el 15/08/2018 a las 16:09
    Permalink

    Gracias por tu precioso escrito y por acompañarnos con tus frases a esas mamás que tenemos un recorrido parecido al tuyo y hacernos sentir un poco menos contracorriente. Mi hijo tiene 32 meses y me ha encantado leerte.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com