Recientemente he dado mi opinión sobre la ropa para bebés: tallaje, tiendas que me gustan, tiendas que no me gustan…Y no se me había pasado por la cabeza hablar de mi experiencia con la ropa de embarazada hasta  haber estado dialogando con Glory sobre el tema. 
Ya sabeis que a mi lo de la moda no es algo que me atraiga demasiado. Los cosméticos me pirran, los veo como una inversión de futuro, siempre están ahí, difícilmente pasan de moda. Si un día te apetece, te maquillas. Si no te apetece, cara lavada. La moda es más tirana, te obliga a estar siempre perfecta, a aparcar el comodísimo chandal, va cambiando cada temporada, se llevan cosas que a una le sientan como un tiro…En fin, que no es lo mío.
También es cierto que mi experiencia con la ropa premamá no es extensa porque me puse malita con 16 semanas y no levanté cabeza. Y para ir del sofá a la cama y de la cama al sofá no necesitaba mucha ropa, así que me limité a lo básico. 
Os cuento mi experiencia:
H&M. Aquí me compré un par de cosas que veo imprescindibles: unos vaqueros y unos pantalones de chandal negro. Los vaqueros fueron comodísimos y me gustaban tanto que he sentido tener que dejar de ponérmelos. Unos vaqueros oscuros y de corte recto, afortunadamente encontré unos que no fueran pitillo. Si no me equivoco, me costarón 40 euros. Me los empecé a poner con 12 semanas de embarazo, más o menos y me duraron hasta el final. 
Los pantalones de chandal son un best seller de H&M. Creo que no conozco una embarazada a la que no se los haya visto o no me haya comentado que los tiene. Son comodísimos, sientan bien, valen para todo, no pierden color, no necesitan plancha…Espero que los sigan vendiendo ad eternum porque son una maravilla.
También me compré, en rebajas, una camiseta de lactancia y unos pantalones cortos color beige con bolsillitos. Los pantalones cortos me los puse muchísimo durante todo el verano, tanto que los lavaba y al día siguiente me los volvía a poner. Tampoco necesitaban mucha plancha, ni se arrugaban mucho. Comodísimos. También me los ponía para todo. La camiseta de lactancia la di menos uso porque no me apaño con esas prendas, veo más cómodo arremangarse la camiseta normal y listo. O abrirse la camisa.
Mothercare. Aquí me compré un sujetador de lactancia que es una maravilla. De triángulos, sin aros y con copas preformadas. Comodísimo. Los tirantes no se caen. De buenísima calidad (lo lavé un millón de veces). Me lo empecé a poner a las 12 semanas porque mis sujetadores se me quedaron pequeños enseguida. Direis que por qué no me compré un sujetador normal sin aros. No lo hice porque ya tenía claro que no me iba a crecer el pecho en exceso y que si me compraba un sujetador de lactancia podía irlo usando y amortizarlo más. Y no me equivoqué. Me lo compré con 12 semanas y me sirvió hasta dando el pecho, una compra 10. No recuerdo el precio, pero juraría que unos 24 euros. 
Zara. No todos los Zaras tienen sección premamá y los que la tienen suele ser un mini-perchero. Sólo vi unos vaqueros tan tiesos que se sostenían solos. Ahí se quedaron.  
Benetton. Me compré una falda vaquera en rebajas por 30 euros (carilla), que no me puse mucho porque si me montaba en el coche no me podía poner el pasador especial para el cinturón de seguridad. Usé varias camisetas de esta tienda y la verdad que fantásticas, aunque el algodón quizá un poco gordo para el calor que pasé en verano. Mi madre me compró una blusa sin mangas muy chula pero su defecto principal es que se planchaba muy mal. Esta tienda me gusta más para bebé que para premamá.
Prenatal. Me parece un horror de tienda. Encuentro horrorosa casi toda su ropa, lo siento, me parece de señora mayor. Y además es carísima. Algunas cosas se libran, lógicamente, pero yo no estaba dispuesta a pagar esos precios. Mi suegra me regaló una camiseta de lactancia a rayas (como del barsa) y la devolví porque era más fea que un dolor. Lo que sí me compré aquí fue una faja para el postparto, que es la recomiendo y mucho.
Women’s Secret. Aquí me compré un sujetador de lactancia cuando ya tenía a mi hijo. El sujetador es majo, pero el problema de los sujetadores de lactancia normales es que son de telilla fina. Esto significa que se clarea la aureola (que se oscurece mucho durante el embarazo) y se marca todo el pezón. Y si os colocais un disco protector para evitar los derrames de leche, también se marca. Pero este problema lo tienen todos los sujetadores normales, salvo el de Mothercare que os digo. Ahora, el sujetador de calidad majísimo, muy suave, y de precio…creo que unos 20 euros, no estoy segura.
Kiabi. Unas camisetas de algodón buenísimas. No necesitan plancha y son de un algodón súper suave. Además, tienen mensajes muy bonitos. En una ponía “the most perfect gift: wait nine months until opening”, e otra “future super mama”…cosas así. Muy chulas, muy recomendables.
Alia. Es la marca de El Corte Inglés para pre-mamá. Tiene cosas muy monas y de precio no está mal. El problema es que no tienen tallas que realmente sean pequeñas. A mi casi todo me quedaba súper grande. Me compré unos pantalones pesqueros blancos que me puse mucho, pero la goma era un poco rollo, a media tripa, y se me caían bastante. En cambio otros blancos largos que me compré no se me caían para nada. Si no sois pequeñas como yo, seguro que encontrais ropa mona ahí.
C&A. Me compré unos pantalones negros básicos comodísimos que fueron los primeros que me puse. Tan cómodos que he sentido muchísimo dejar de usarlos. Tienen cosas que no están mal pero el problema es el mismo que en el Corte Inglés, que las tallas son muy grandes para gente pequeña como yo.
¿Me he dejado alguna tienda? Ahora mismo no se me ocurre ninguna.
La verdad es que la ropa que necesiteis depende mucho de vuestra vida diaria. Si teneis la mala suerte mía de estar de baja, con cuatro cosas os apañais. Si teneis que ir a trabajar, necesitareis algo más y también depende del tipo de trabajo, claro…Eso ya depende de cada una. Pero yo creo que no merece la pena gastar mucho salvo que pienses tener varios hijos y mantenerte siempre en la misma talla. Si no, no la amortizas casi nada. 
Y mi consejo también es aprovechar tiendas “normales” porque al final del embarazo será imposible por el exceso de volumen, y los pantalones premamá no os los va a quitar nadie, pero para la parte de arriba al principio podeis apañaros con muchas cosillas de tiendas normales, al igual que para dormir (yo usaba camisetas de mi marido) o para estar en casa.
A ver si otro día hablo de mi experiencia con ciertas prendas,  qué meter en la maleta para la clínica, qué me pareció más cómodo y qué cosas me parecieron incomodísimas, etc…