Después de unos días introduciendo el orinal, ya tengo mis primeras conclusiones: tiene buena predisposición, no tiene miedos al respecto, pero no está en absoluto preparado.

Los inicios fueron buenos, como expliqué el lunes por la noche (en esta entrada).

El martes por la mañana sus tres primeros pises fueron en el orinal, con toda la naturalidad del mundo. Pero, a partir de ahí, los siguientes ¿tropecientos? se los hizo encima. No los llamo escapes porque realmente no lo fueron. El niño me desmostró no tener conciencia alguna de cuando hace pis y cuando no. Se daba cuenta de que estaba mojado pero no le daba ni la más mínima importancia y, teniendo los calzoncillos puestos, creo que ni sabía de dónde provenía ese líquido. Así que a la hora de comer le puse de nuevo el pañal.

Nada más terminar la comida, le senté de nuevo en el orinal. Hizo pis y su primera caca, como digo, con toda la naturalidad del mundo. Miró la caca y… realmente no sé si sabía que eso había salido de su cuerpo. Francamente, creo que no.

A partir de ahí las cosas han ido regular. O, mejor dicho, como eran de esperar conforme a la edad que tiene. Me he dado cuenta de que si hace pis en el orinal es porque en ese momento tiene ganas y le pillo justo justo pero si no, es imposible. No tiene ningún control todavía de cuándo hace pis ni es capaz de retener la orina, ni siquiera creo que sea consciente de cuando le vienen las ganas. En cuanto a la caca, sí que la anticipa, pero como no le molesta tenerla en el culo, no tiene estímulo aún para hacerlo en el orinal.

En nuestra contra ha jugado el estreñimiento de los dos últimos días. Ayer estuvo todo el día muy molesto, con ganas pero sin poder y no quiso sentarse en el orinal en todo el día. Descansaremos una temporadita para que no le coja tirria.

Así que con estas conclusiones mantengo mi intención inicial: seguir sentándole en el orinal de vez en cuando, sobre todo en momentos clave, y poco a poco ir viendo cómo evoluciona, si empieza a pedir sentarse, si comienza a ser consciente de cuándo tiene pis, etc.

A pesar de todo, el primer acercamiento lo tomo como muy positivo. Tenía la idea de que no conseguiría que hiciera nada dentro y para nada ha sido así. Quizá dentro de unos meses todo vaya mucho mejor. ¡Hay que darle tiempo al tiempo!.