Etiqueta: trabajo

Crónica de un despido anunciado

Cualquiera que me haya leído sabrá que llevaba tiempo buscando una alternativa. Una lotería que evitara que me reincorporara al trabajo, una oferta irresistible para trabajar desde casa, un aumento del sueldo de mi marido… Cualquier cosa menos volver a una situación laboral que yo sabía que pintaba muy fea. Pues bien, el día ha llegado, el momento es aquí y ahora. Esta mañana he ido a la oficina a firmar el documento que acredita mi reducción de jornada y me he encontrado con que me ofrecían pactar mi despido, improcedente, por supuesto, y bien indemnizado. Aunque parezca lo contrario, no fumo nada raro. Porque del no saber qué decir ni qué hacer me ha dado por reirme y mover la cabeza que no salía de ahí. Y no será que estaba asombrada porque no, no lo estaba.  ¿Explicaciones?. Que la empresa no deja de despedir gente, que tienen pérdidas, que mi puesto y mis funciones ya no existen… Que puedo volver si quiero, que algo encontrarán para que haga, pero que si acepto el despido, mejor para ambas partes… Cuando he salido de allí y me he metido en el coche he tenido que concederme unos segundos para respirar. No se puede conducir con esa sensación de mareo producida por la imagen mental de uno mismo andando por una cuerda floja, sin red, a puntito de caer al...

Leer más

Tocarse el higo

Estaba dudando si hablar de esto o no porque el artículo que lo ilustra está en inglés. Al final me he decidido porque el tema es interesante y creo que se entiende bastante bien. Por si alguien tiene problemas con el idioma, hago un resumen.  Esta es una columna tipo consultorio del Washington Post. En el recorte que he escaneado, una chica le comenta a “la experta” que su mejor amiga tiene hijos y está agotada, muy ocupada, sin tiempo para ella misma y, por supuesto, sin tiempo para atender su amistad. Pero ella no lo comprende. ¿Qué hace...

Leer más

Puericultura: Sacaleches Medela Mini Electric

¡Cómo es posible que a estas alturas todavía no haya hablado de mi experiencia con los sacabuches y, en particular, con el Sacaleches Medela Mini Electric! ¡Vaya fallo! Mi madre asegura que en su época no estaban de moda para nada, sin embargo yo todavía no me he topado con una madre reciente que no haya tenido uno, con mejor o peor resultado, pero todas lo han probado.   ¿Por qué compré el sacaleches Medela Mini Electric? Hay muchas razones para comprar un sacaleches, cada cual tendrá la suya. En mi caso, pensé que podría estimular artificialmente mis pechos y...

Leer más

¿Me equivoqué con la excedencia?

Cuando estaba embarazada no me planteaba la excedencia. A pesar de que para los temas laborales he sido una pirada (algo que mis padres nunca han dejado de reprocharme), me parecía un atrevimiento del que no me consideraba capaz. No sólo por mi empresa (que también) sino por cómo lo fueran a encajar mis padres. Sí, ya sé que es penoso, pero mis padres en el tema laboral me han presionado, coaccionado, hecho chantaje emocional y vuelto a presionar. Con escasos resultados, eso sí, pero reconozco que su opinión en gran medida me ha influido en estos años… (marujaaaaaaaa, era el insulto más repetido por mi madre). Si hasta tenía miedo al día en que les dijera que estaba embarazada, pues para ellos era sinónimo de tirar mi vida (/carrera) por la borda. Caí de baja laboral con 16 semanas de embarazo. Mi empresa pasó de mi olímpicamente. Aunque estuve hospitalizada 2 semanas, que se dice pronto, no recibí ni una mísera llamada para interesarse por mi estado de salud. Más bien lo contrario, fui yo la que tuve que llamar varias veces a mi jefa, más que nada porque en esas 2 semanas despidieron a mi compañero (y sólo éramos él y yo como curritos y ella como jefa) y yo no entendía nada de nada. No quise averiguar mucho más y me quedé con la sospecha de...

Leer más

Horarios y calienta-asientos

Me cuenta una amiga que su marido se ha cambiado de trabajo hace poco. En principio, parece que es para bien, es decir, un trabajo más interesante, más estable, con posibilidades de proyección y algo mejor económicamente. Lo que ha empeorado es el horario.  No es para quejarse, hay horarios de oficina mucho peores, pero llegar a casa cuando la niña barrunta ya todo el cansancio del día, está bastante irritable y nada más que quiere baño, biberón y cunita… da pena. Al final del día, el tiempo que pasa este hombre con su hija es de una hora,...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets