Etiqueta: se me cae la baba

Las primeras 48h de Bebé sin tetita y sin mamá

Como expliqué la semana pasada, Bebé tenía claro que este verano quería sumarse al plan vacacional de su hermano y pasar unos días en casa de unos y otros abuelos. Hasta el momento no se había unido a estos planes porque él mismo se negaba, quería estar conmigo y con su tetita, pero este año parecía tenerlo clarísimo y llevaba tiempo asegurándonoslo. Nosotros sí teníamos dudas acerca de si podría estar sin mi y sin tomar tetita ya que nunca nos habíamos separado más allá de unas poquísimas horas y nunca por la noche. Para evitar que la ausencia fuera demasiado prolongada...

Leer más

¿Bebé puede dormir sin tetita y sin mamá?

No recuerdo si hace ya dos veranos (o quizá tres) que Mayor le ha cogido gusto a pasar unos días en casa de unos abuelos y otros días en casa de los otros. No es que hagan nada de particular, pero cambiar de casa, que te mimen mucho los abuelos, hacer otros planes, bañarse en bañera en lugar de en un plato de ducha, colechar con la abuela en una cama grande… siempre es divertido para un niño. Hasta ahora Bebé no ha podido incorporarse a ese plan porque él mismo, que es de ideas muy claras, decía que yo...

Leer más

Nuestro primer cine los cuatro juntos ¡llegó la fiebre Minion!

Hasta los dos años Bebé no miraba la tele ni de casualidad. Era el único bebé del planeta completamente inmune a Pocoyó, Dora, Baby Einstein o cualquier otro dibujo animado supuestamente hipnotizante. Así que aunque Mayor ya había entrado en una edad en la que podía ir al cine, han sido muy poquitas las veces que ha podido ir, y tan sólo una con nosotros (en la que pudimos dejar a Bebé no recuerdo con quién para poder llevarle). Poco a poco Bebé ha ido disfrutando más de los dibujos. Más que de las series, de las películas. Primero...

Leer más

La sonrisa del bebé va directa al corazón

Parece que fue ayer cuando describía mi experiencia con las primeras sonrisas del bebé, en aquel entonces de mi hijo mayor, pero han pasado ya más de dos años, y aquí estoy, nuevamente fascinada por la experiencia de ver crecer a tu hijo y sonreírte por primera vez. Al contrario que Mayor, que tardó 15 días, Bebé nació lanzando sonrisas automáticas a diestro y siniestro. Llegué a la habitación una hora después del nacimento, pasó del pecho desnudo de su padre al mío y fue ponernos piel con piel y empezar a sonreir. Desde entonces no ha parado. A la sonrisa automática le siguen, en torno al mes, las primeras sonrisas dirigidas, plenamente sociales. Bebé empezó a esbozarlas durante la quinta semana de vida, las perfeccionó al cumplir seis semanas y ahora que está a punto de cumplir siete semanas se está desatando. Cualquier cosita que le digas, simplemente que nos vea, una caricia, ver de pronto a su hermano asomándose al capazo y ahí aparece: una sonrisa de oreja a oreja, incluso acompañada de pequeños grititos de felicidad. Desde mi punto de vista, este avance supone un hito importante, no sólo en el desarrollo del bebé, sino en su acoplamiento en la familia. Después de varias semanas de muy alta demanda y gesto serio, poco dormir, mal comer y cero ocio en los padres, de pronto el bebé...

Leer más

Empezamos a entendernos

La explosión del lenguaje de mi bicho ha sido evidente de junio para acá pero es ahora cuando la intención comunicativa se ha reforzado. Precisamente esa intención era uno de los problemas que tenía cuando empezamos a ir a atención temprana. Su problema no era tanto que no dijera ni una sola palabra con 15 meses sino que no tenía ni la más mínima intención de hacerlo y aún cuando empezó a aumentar su vocabulario, le ha costado unas semanas descubrir las numerosas aplicaciones prácticas que esto tiene. Si algo he entendido de estos meses en atención temprana es...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets