Etiqueta: rabietas

Consecuencias

Desde que me dieron el alta he estado acompañada en casa por mis padres para evitar que yo hiciera esfuerzos con el niño, ya que a mi marido las circunstancias laborales no le han permitido cogerse unos días. Casualidades de la vida, mis padres justo iban a cogerse unos días de vacaciones. Gracias a eso he podido descansar un poco y estar más acompañada. Esos cuatro días laborables que hemos estado los tres en casa han sido muy buenos para el bebito. Ha tenido atención constante y absolutamente entregada 12 horas diarias. Mis padres le han cogido, le han...

Leer más

Perraques

¿Qué les está pasando a alguno de nuestros niños?. Ayer leí que no estoy sola en esto, son varias las mamás blogueras que están pasando con sus hijos por una fase de rabietas constantes, gritos, lloros… Aunque el mío se lleva la palma por edad, ni 13 meses tiene aún… ¿Qué es un perraque? Palabra de mi propia cosecha, quiero definir con ella a la rabieta que va mucho más allá, que es más un ataque de ansiedad que un berrinche. No se me ocurre otra forma de definir lo que le está pasando a mi hijo. Con las...

Leer más

Primeras rabietas

Yo suponía hace meses que no tendría que hablar de rabietas hasta que el bebito cumpliera dos años (y ya no fuera bebito… tendré que buscarme otro apodo para él, ¡admito sugerencias!). Me estaba engañando a mi misma. Mi hijo demostró su carácter desde recién nacido, primeramente negándose a comer. Como ya conté, mi hijo no fue de esos que cuando probó el biberón se tiró a por él como un desesperado muerto de hambre. No, mi hijo se negaba a alimentarse y cada toma de teta o de biberón era una lucha en la que se revolvía (increíble...

Leer más

Carácter

Hay cosas de las que te vas dando cuenta con el tiempo. Por simple observación, por comparación con el entorno. Desde que nació mi bebito sospeché el carácter que tenía, ahora sé que no me engañaba. Viendo otros recién nacidos, me he dado cuenta de que mi hijo ya nació protestón. Al margen de que las tomas duraban más dos horas y se juntaban unas con otras, el breve espacio de tiempo que había entre ellas consistía, básicamente, en lamentarse. Muy bajito, muy suave, sin llegar a llorar, pero lamentarse. Dormía muy pocas horas durante la mañana, alguna más durante la tarde, y por las noches tocaban llantos a pleno pulmón por los cólicos, desde las 19h hasta las 4 o las 6 de la madrugada.  Con dos meses y algo mejoró bastante de los cólicos y, por tanto, de los llantos nocturnos. Comenzó a dormir más y mejor durante la noche. Durante el día seguía durmiendo muy poco pero las tomas se fueron reduciendo en tiempo, se alimentaba mejor por lo que estaba más satisfecho, tenía menos dolores y, en definitiva, estaba de mejor humor. Por eso creo que la mejor etapa que tuvimos fue desde los 3 meses hasta los 5-6.  En estos diez meses y algo, no recuerdo haber comido tranquilamente más que cuando está durmiendo. De recién nacido, muchos días comía con él tumbadito en...

Leer más

¿Angelitos?

Me encantó leer ayer en el blog de Una mamá española en Alemania esta frase:  De los 8 a los 12 meses es, definitivamente, la peor edad para viajar con niños: no juegan, sino que exploran, no quieren brazos, no valen los chantajes… Lo único que puedes hacer es conseguir que esté tan cansado que duerma las 2 horas y media de vuelo Me sentí tan comprendida que me emocioné, si la llego a pillar cerca la hubiera dado un abrazo y un gracias como una catedral de grandes. Cuando el bebito cumplió los 5 meses, no sé si...

Leer más
  • 1
  • 2

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets